No está claro cuándo Boeing entregará los nuevos aviones presidenciales Air Force One.

Boeing se retrasará en la entrega de los dos nuevos aviones Air Force One que se están construyendo actualmente, según afirmó el máximo responsable de adquisiciones de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

El mes pasado, Boeing informó de un cargo de 318 millones de dólares en el programa VC-25B para convertir dos Boeing 747 en nuevos aviones presidenciales, que reciben el indicativo de llamada “Air Force One” cuando el comandante en jefe está a bordo.

Los cargos se produjeron apenas unas semanas después de que Boeing cancelara su contrato con GDC Technics, una empresa con sede en Texas contratada para suministrar los interiores del VC-25B, por llevar más de un año de retraso. Posteriormente, GDC contrademandó a Boeing, alegando que esta era responsable de los retrasos.

En última instancia, las Fuerzas Aéreas todavía están analizando el impacto total de la disputa en el calendario del programa, dijo el teniente general Duke Richardson, adjunto militar para la empresa de adquisición, tecnología y logística de las Fuerzas Aéreas.

La entrega del primer VC-25B estaba prevista inicialmente para 2024.

“Obviamente, en el Air Force One, los interiores son un proveedor muy crítico, así que tenemos que hacerlo bien”, dijo Richardson. “Boeing está trabajando duro. Han identificado a otro proveedor. Vamos a transferir la mayor parte posible del trabajo en los interiores. Ya hemos tomado muchas decisiones sobre el interior, pero queda mucho trabajo por hacer”.

Richardson calificó los problemas como un “contratiempo”, pero dijo que Boeing ha sido sensible a la hora de comunicar los impactos en el calendario del programa.

Lo más importante, afirmó, es que la empresa “no está tratando de retirarse” de su contrato firme y de precio fijo con el gobierno, que hace responsable a Boeing de pagar los costes que superen el límite máximo de 3.900 millones de dólares acordado en 2018. Se calcula que el precio del programa alcanzará los 5.300 millones de dólares una vez que se incluyan los costes auxiliares, como los nuevos hangares y los manuales técnicos revisados.

“Tengo mucha confianza en la transparencia que nos ha dado Boeing en cuanto a lo que ha ocurrido y lo que están haciendo para solucionarlo”, dijo Richardson. “Evidentemente, vamos a mirar el calendario, tenemos que mirarlo de forma pragmática”.

Hasta ahora Boeing ha registrado 486 millones de dólares en pérdidas en el programa debido a la pandemia de COVID-19.

En febrero de 2020, Boeing comenzó a realizar cambios estructurales en los dos Boeing 747 que se convertirán en VC-25B. Los aviones recibirán mejoras que incluyen una mayor potencia eléctrica, sistemas de comunicación especializados, una instalación médica, un interior ejecutivo personalizado y capacidades de operaciones autónomas en tierra.

Valerie Insinna

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com