Pakistán se inclina por ceder bases militares a Estados Unidos.

Con la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, están aumentando las especulaciones sobre la posibilidad de que Estados Unidos y Pakistán mejoren sus lazos militares, un acercamiento estratégico que podría levantar la antena tanto en China como en India.

El Pentágono ha anunciado que está buscando bases militares en la región para vigilar y prevenir el resurgimiento de Afganistán como centro del extremismo islámico y del terrorismo antiestadounidense.

Las bases también tratarían de dar a Estados Unidos una protección estratégica contra Rusia y China que llenaría el vacío de lo que se espera que sea un Afganistán dirigido en gran parte -si no totalmente- por los talibanes después de la salida de las tropas estadounidenses. 

Aunque Estados Unidos aún no ha confirmado que haya conseguido un nuevo acceso a las bases de Asia Central, Pakistán ha surgido como principal candidato teniendo en cuenta que Estados Unidos utilizó bases allí durante gran parte de los 20 años de “guerra contra el terrorismo” en Afganistán.

Cualquier movimiento de este tipo sería controvertido y requeriría un lenguaje matizado para venderlo al público pakistaní. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Pakistán ha negado públicamente que se hayan alcanzado “nuevos acuerdos” con el ejército estadounidense sobre el uso de las bases.

El ministro de Asuntos Exteriores, Shah Mahmood Qureshi, dijo a los medios de comunicación en Islamabad el 11 de mayo que “no permitiremos botas en el suelo ni bases militares en nuestro territorio”.

Al mismo tiempo, Pakistán ha confirmado que siguen siendo válidos los marcos esenciales de apoyo aéreo y terrestre a las fuerzas militares estadounidenses firmados en 2001.

El Cuerpo de Fronteras de Pakistán marcha durante un desfile militar para conmemorar el Día Nacional de Pakistán en Islamabad el 25 de marzo de 2021

La reactivación de estos marcos, ahora inactivos, volvería a situar a Pakistán en la órbita de Estados Unidos, abriendo nuevas vías de ayuda financiera y beneficios estratégicos.

Durante la “guerra contra el terror”, fueron las mismas Líneas de Comunicación Aérea (ALOC) y Líneas de Comunicación Terrestre (GLOC) las que permitieron una amplia cooperación militar entre ambas partes.

En ese momento, una parte crucial de las ALOC fueron los vuelos de drones estadounidenses que volaban desde el interior de Pakistán desde la base aérea de Shamsi, en la provincia suroccidental de Baluchistán, para atacar posiciones de militantes en Afganistán.

Sin embargo, un incidente de 2011 en el que las fuerzas de la OTAN lideradas por Estados Unidos abrieron fuego contra dos puestos fronterizos pakistaníes, ahora conocido infamemente como el incidente de Salala por la zona, mató a 28 soldados pakistaníes y provocó protestas a nivel nacional que dieron lugar a la evacuación de Estados Unidos de la base aérea de Shamsi y al cierre de la línea de suministro de la OTAN en Pakistán.

Las posteriores revelaciones de que el líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, estaba alojado en secreto cerca de una base militar pakistaní -y una misión furtiva de EE.UU. contra Bin Laden que violó la soberanía de Pakistán- provocaron un mayor deterioro de las relaciones estratégicas que posiblemente aún no se han recuperado.

Esos incidentes y la percepción persistente de Estados Unidos de que Pakistán apoya a los talibanes y su impulso islamista supusieron un importante revés para una relación militar que, con altibajos, se remonta a décadas atrás, con cadetes pakistaníes que asistían constantemente a las principales academias militares de Estados Unidos.

La cooperación en la guerra contra el terrorismo elevó a Pakistán al nivel de aliado principal no perteneciente a la OTAN de Estados Unidos en 2004, concediéndole diversas ventajas y privilegios militares y financieros. La designación también es conocida por facilitar el acceso de Pakistán a las facilidades del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Entre 1999 y 2008, Pakistán recibió un total de 23.000 millones de dólares en préstamos y subvenciones del FMI y otros organismos internacionales. De 2008 a 2013, Pakistán recibió otros 14.000 millones de dólares, incluido un paquete de rescate del FMI de 7.600 millones de dólares.

El acceso a estas fuentes de fondos estaba indirectamente ligado al apoyo continuado de Pakistán a la guerra contra el terrorismo liderada por Estados Unidos. Cuando la administración Trump canceló la ayuda militar a Pakistán en 2018, se debió a la falta de cooperación de Pakistán y a la acción indecisa contra los grupos talibanes afganos con base en Pakistán.

Bases militares paquistaníes a las que Estados Unidos históricamente ha tenido acceso.

Una reactivación de estos marcos en el contexto actual no sólo podría permitir a EE.UU. el acceso a las bases militares pakistaníes para volar aviones no tripulados para atacar a los islamistas en Afganistán, sino que también serviría para volver a integrar a Pakistán con EE.UU.

Como ha confirmado el Pentágono, Estados Unidos está actualmente en conversaciones con Pakistán sobre las bases. Islamabad ya ha accedido a dar a Estados Unidos “acceso de sobrevuelo” para apoyar su misión en Afganistán. Esto refleja la propia voluntad de Pakistán de desarrollar una nueva asociación con Estados Unidos.

Cuando el ministro de Asuntos Exteriores de Pakistán, Shah Mahmood Qureshi, se reunió recientemente con legisladores estadounidenses durante una visita a Estados Unidos, expuso la visión de Islamabad de una “asociación estratégica de base amplia” que vele por los intereses de ambos países, incluso en Afganistán.

En una reciente reunión entre los asesores de seguridad nacional de ambas partes en Ginebra, ambos países acordaron “avanzar en la cooperación práctica”.

El asesor de seguridad nacional de Pakistán, Moeed Yusuf, no sólo está familiarizado con Estados Unidos por su largo compromiso con la política estadounidense como vicepresidente asociado para Asia en el Instituto de la Paz, una institución respaldada por el gobierno de Estados Unidos en Washington DC, sino que ha sido durante mucho tiempo un defensor de la creación de mejores vínculos.

Su confirmación el 18 de mayo como nuevo asesor de seguridad nacional del primer ministro Khan, según los analistas, indica la seriedad de Pakistán en la búsqueda de una nueva asociación con Estados Unidos. Desde 2019 había servido como asistente especial de seguridad nacional del primer ministro.

La reunión de la NSA se produjo después de que el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, hablara antes en dos ocasiones con su homólogo pakistaní y con el jefe del Ejército, el general Qamar Bajwa. Asimismo, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, ha estado en contacto con Bajwa, que ha dirigido eficazmente la política exterior de Pakistán durante los últimos tres años.

Aunque Estados Unidos tiene sus razones estratégicas para buscar una nueva asociación “práctica” con Pakistán, también podría hacerlo Islamabad. La principal de ellas es el empeoramiento de la situación económica de Pakistán.

El jefe del ejército de Pakistán, general Qamar Javed Bajwa, antes del inicio del desfile del Día de Pakistán en Islamabad el 23 de marzo de 2019.

Algunos analistas afirman que Pakistán podría rehuir la reapertura a EE.UU. para evitar enemistarse con China, que se ha comprometido a invertir hasta 60.000 millones de dólares en el plan de construcción de infraestructuras del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC).

Pero puede que ese no sea el obstáculo que algunos perciben. Desde que llegó al poder, el gobierno de Imran Khan ha adoptado un enfoque poco convincente respecto al CPEC. De hecho, poco después de llegar al poder en 2018, su gobierno ha encontrado lagunas para paralizar la CPEC y ha expresado su intención de “revisarla”.

El Comité de Cooperación Conjunta (JCC), dirigido conjuntamente por China y Pakistán y responsable de todas las decisiones importantes relacionadas con la CPEC, en las reuniones de 2018 y 2019 no arrojó ningún nuevo proyecto de capital importante.

La 10ª reunión del JCC ya se ha pospuesto tres veces, con China reticente a aprobar un préstamo de 6.000 millones de dólares para la vía férrea Mainline-1 (ML-1), el mayor proyecto individual en el marco del CPEC.

La reticencia de Pekín, tal y como dijeron algunas fuentes con sede en Islamabad a Asia Times, se debe en parte a la todavía fuerte influencia del FMI sobre Pakistán, que se manifiesta en sus exigencias de mayor transparencia y supervisión de la financiación del CPEC.

Muchos funcionarios estadounidenses han calificado anteriormente el CPEC -y la más amplia Iniciativa de la Franja y la Ruta- como una “trampa de la deuda” china.

Con las relaciones entre Pakistán y China ya en problemas y con la economía pakistaní en el marasmo de Covid-19, se ha vuelto imperativo para Khan recurrir a EE.UU. y buscar vías de cooperación “práctica” que puedan dar acceso a Pakistán a nuevas fuentes de divisas y asistencia.

Una asociación reavivada con Estados Unidos también podría servir a los intereses financieros del ejército pakistaní. Las arcas del estamento militar han disminuido desde la aplicación en 2010 de la 18ª enmienda constitucional, que supuso la transferencia de importantes recursos financieros a las provincias en un impulso de descentralización.

Esto rompió el acceso que antes tenían los militares a las arcas del Estado, sin restricciones y en gran medida sin control. La suspensión por parte de Trump de la ayuda militar estadounidense en 2018 también perjudicó las finanzas del ejército.

Los militares de las fuerzas especiales del ejército de Pakistán practican la lucha contra los terroristas en una zona residencial.

El restablecimiento y la mejora de los lazos militares con EE.UU. no sólo reabriría los flujos de ayuda militar de Washington, sino que también serviría para eliminar algunas de las restricciones financieras a las que se enfrenta el país debido a su designación en la “lista gris” por parte de un organismo de control con sede en París como Estado de blanqueo de dinero y financiación del terrorismo.

Aunque en los últimos años no se han producido recortes reales en los gastos de defensa de Pakistán, el ejército pakistaní sigue sin estar dispuesto a permitir ningún recorte en las partidas no relacionadas con el desarrollo y/o la defensa incluidas en el presupuesto de defensa.

Por el contrario, los militares continúan, a través de sus oficiales retirados activos en los medios digitales y sociales como “analistas de defensa”, presionando sobre la necesidad de aumentar el presupuesto para igualar el creciente gasto en defensa y las capacidades militares de su rival la India.

Aunque está por ver si Islamabad permite a EE.UU. renovar el acceso a sus bases militares, esta cooperación “práctica” no carecería de precedentes. Tampoco es probable que la poderosa pero escasa estructura militar se oponga a ella.

A dos años de las elecciones generales, es probable que el gobierno de Khan vea cómo la cooperación militar con EE.UU. mejora su acceso a los préstamos del FMI y a las subvenciones del Banco Mundial, lo que ayudaría a dar una apariencia de crecimiento para evitar una posible derrota electoral.

Por lo tanto, una alianza militar con Estados Unidos en la era posterior a la retirada tiene cierto sentido para la élite política y militar de Pakistán y explica por qué están más dispuestos a desarrollar una nueva alianza militar de lo que están dejando entrever públicamente. 

Salman Rafi Sheikh

5 thoughts on “Pakistán se inclina por ceder bases militares a Estados Unidos.

  • el 31 mayo, 2021 a las 17:03
    Permalink

    Otros pobres desgraciados que cayeron en las garras del mal, yo me pregunt0, que dirán ahora los Indios..?
    estos “yanqees” que son unos artistas vendiendo humo, pero solo viendo sus intereses, para calmarlos le ofrecerán el “vimana” para j… a los chinos, y todos contentos. Pero con la estrategia geopolitica de estos HDPT, velando solo por sus intereses, que se le están acabando, están j…. a todo el MUNDO con sus guerras y conspiraciones desestablizadoras.

    Yo me pregunto que habrán hecho los Chinos y los Rusos, para que se erijan en los defensores del bien contra el mal, si los únicos que han provocado guerra, conspiraciones, y muchas otras historias que todavía no han salido a la luz , golpes de estado desde la ll GUERRA MUNDIAL y todo el resto del siglo XX y lo que va del XX1,.

    A estos (no al pueblo nortemaricano) hay que darle caña hasta en las orejas, que mpiezen a respetar como iguales a sus diferentes.

    Viva España.

    Respuesta
    • el 31 mayo, 2021 a las 20:28
      Permalink

      Todos tus comentarios son anti-anglosajones y antiamericanos. No sé por qué. ¿Te han hecho algo en especial? ¿O es solo envidia porque tienen una economía que supera los 20 billones de dólares? Y es que además, ¿qué país no vela por sus intereses? En plan, no veo por qué insultar a una nación que ha mantenido su posición de superpotencia a base de ingenio, esfuerzo y sí, métodos no muy ortodoxos, pero… ¿acaso no juegan todos los países al mismo juego? Creo que en España tendíamos muchas cosas que aprender de ellos, pero bueno, respeto tu opinión pese a no compartirla.

      Respuesta
  • el 1 junio, 2021 a las 09:35
    Permalink

    El imperio anglosajón no busca un balance y multilateralidad estratégica.
    Por lo tanto, será importante como de violentos se ponen al perder su supremacía absoluta en los próximos años.

    Respuesta
    • el 1 junio, 2021 a las 18:22
      Permalink

      ¿Pero es que piensas que China y Rusia, sí buscan un balance y una multilateralidad estratégica? Porque si crees que sí, me pareces muy inocente y muy crédulo.

      Respuesta
      • el 1 junio, 2021 a las 21:33
        Permalink

        Puedes suponer lo que quieras. Especular lo que quieras. Pero ni es Rusia ni China los que han destruido decenas de países en las últimas décadas. Y menuda mala suerte la tuya, si lo hubieran hecho tendrías algo más que especulaciones ya suposiciones.

        Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.