Pilotos ucranianos vuelan con misiles viejos y malos. Es una de las razones por las que son derribados.

Las fuerzas aéreas ucranianas empezaron la guerra actual en grave desventaja respecto a las rusas. Menos aviones y más antiguos, bases más vulnerables, escasez de pilotos.

Una desventaja en particular ha destacado y ha ayudado a definir la campaña aérea en curso cuando la guerra entra en su tercer mes. Rusia dispone de misiles aire-aire de disparo y olvido. Los misiles ucranianos, más antiguos, requieren un guiado constante y ponen en mayor riesgo a los pilotos de los cazas.

La disparidad es lo suficientemente grave como para que, en uno de sus llamamientos directos a los partidarios extranjeros, el ejército del aire ucraniano prácticamente rogara por misiles mejores y “más inteligentes”.

En un vídeo que el ejército del aire difundió en las redes sociales a finales de abril, el coronel Yuri Bulavka, piloto de un Su-27, suplicó que los cazas F-15, F-16 o F-18 de fabricación estadounidense le ayudaran a él y a sus compañeros a igualar los últimos cazas rusos Su-30 y Su-35.

“Al fin y al cabo, estas aeronaves cuentan con potentes radares aéreos, equipos tecnológicos y, lo más importante, misiles con cabezas direccionales activas”, dijo Bulavka.

Sin embargo, hasta ahora los Estados donantes han dado prioridad al suministro de piezas de repuesto en lugar de los nuevos aviones con misiles activos. Un lote de piezas que un país de la OTAN -probablemente Polonia, Bulgaria o Eslovaquia- envió recientemente a Ucrania ayudó a los ucranianos a reparar 20 aviones en tierra, probablemente cazas MiG-29.

Con esos MiGs reparados, la fuerza aérea de Kiev tenía en realidad más aviones de guerra “operables” el 19 de abril que dos semanas antes, según el portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, John Kirby.

Sin embargo, la fuerza aérea ucraniana se ha reducido a la mitad de su fuerza anterior a la guerra, que era de unos 125 cazas de ala fija, aviones de ataque y bombarderos. Los escuadrones que vuelan alrededor de una docena de aviones de ataque Su-25 y bombarderos Su-24 parecen haberse desintegrado tras las fuertes pérdidas sufridas al principio de la guerra.

Los seis escuadrones, que volaban juntos tres docenas de Su-27 pesados y unos 50 MiG-29 ligeros, aparentemente siguen activos. Sin embargo, a finales de marzo, los ucranianos no volaban más de 10 salidas al día, frente a los cientos que la fuerza aérea rusa, mucho más grande, podía volar cada día incluso después de perder docenas de aviones ante las defensas ucranianas.

Funcionarios del Pentágono, y pruebas de vídeo ocasionales en las redes sociales, confirman que la fuerza aérea ucraniana sigue luchando. Pero es evidente que los MiG y los Sukhois están volando principalmente en patrullas defensivas sobre el norte y el oeste de Ucrania, mientras que evitan las operaciones ofensivas sobre los campos de batalla activos en el este y el sur.

Los pilotos de Kiev protegen las ciudades que los ucranianos ya controlan. Pero no están ayudando activamente en el sangriento esfuerzo por liberar ciudades, como Kherson en el sur, que los rusos han capturado.

Las líneas del frente están repletas de defensas aéreas terrestres enemigas, por supuesto, defensas aéreas que los ucranianos, con sus obsoletos inhibidores electrónicos, no están necesariamente bien equipados para derrotar. Pero el desajuste de los misiles aire-aire es otra razón por la que los pilotos de los MiGs y Sukhois ucranianos de la década de 1980 no se arriesgan a menudo a volar cerca de las fuerzas rusas.

Ello se debe a que los aviones rusos pueden lanzar misiles aire-aire contra los aviones enemigos a 60 millas de distancia o más y luego girar inmediatamente. Eso permite a los pilotos rusos disparar hacia el frente sin aventurarse cerca de él, exponiéndose así al peligro.

Los pilotos ucranianos no pueden hacer eso. Después de disparar sus misiles aire-aire, tienen que seguir volando detrás de los misiles, hacia el enemigo y las baterías tierra-aire de apoyo del enemigo. Para luchar a lo largo del frente, los ucranianos no pueden evitar acabar dentro del alcance de las defensas aéreas terrestres.

La tecnología marca la diferencia. El misil aire-aire estándar de las fuerzas aéreas rusas es el R-77, una munición de 400 libras con un alcance de 60 millas o más y un buscador activo.

Es decir, el R-77 tiene un pequeño radar en su nariz. Antes de lanzar un R-77, el piloto fija el misil en un objetivo, es decir, le dice a qué punto de la pantalla del radar del avión debe ir. Aprieta el gatillo y lanza el misil, y su trabajo está hecho. El propio radar del misil escanea el cielo en busca del objetivo designado y lo dirige hacia él. No se necesita ayuda.

Los ucranianos no tienen el R-77 y, a falta de nuevos aviones, no podrían utilizarlo, aunque lo tuvieran. En su lugar, utilizan el antiguo R-27, que se fabrica en Ucrania en una fábrica de la época soviética en Kiev y es la mejor munición compatible con los modelos antiguos de MiG y Sukhois.

El R-27 de 550 libras viene en varios modelos, pero el R-27ER y el R-27ET son los más importantes. Cuando un piloto ucraniano de un Su-27 que esquivaba los bombardeos rusos aterrizó brevemente en Rumanía en el primer día de combates, el 24 de febrero, su avión llevaba dos ER y dos ET, además de un par de R-73 de corto alcance.

El ET tiene un buscador de infrarrojos que puede reducir su alcance efectivo a la mitad. El ER tiene un buscador de radar semiactivo que funciona en el rango máximo del misil de 60 millas o incluso más.

El problema es que el radar no está en el misil. En su lugar, el misil tiene un receptor de radar pasivo, una antena que detecta la energía del caza de lanzamiento y que se refleja en el objetivo. Si el piloto de lanzamiento apaga su radar o incluso gira el morro de su avión para alejarse del enemigo, el misil pierde la señal… y se desvía del objetivo.

Un R-27 vuela a cuatro veces la velocidad del sonido. Pero en el tiempo que tarda un R-27 en llegar a su objetivo -digamos, un par de minutos- el caza lanzador se ha acercado desde un máximo de 60 millas de su objetivo hasta tan sólo 45 millas. Y el tirador vuela recto y nivelado todo el tiempo.

Peor aún, un radar de caza, encendido, es “una lámpara de mano [en] un estadio oscuro”, para citar a Tom Cooper, autor y experto en la fuerza aérea rusa. Claro que puedes ver lo que estás iluminando. Pero el enemigo, mientras tanto, puede localizarte siguiendo tu luz.

Todo esto indica que una fuerza aérea que dispara misiles semiactivos está en gran desventaja en comparación con una fuerza aérea que dispara misiles activos.

Los aviones rusos y ucranianos se enfrentaron con más frecuencia en los embriagadores primeros días de la guerra, cuando las fuerzas rusas avanzaban por tres frentes -hoy son dos-. No está claro cuántos pilotos de cada bando fueron derribados en combate aire-aire o por fuerzas terrestres mientras participaban en un combate aire-aire.

Pero cabe destacar que Ucrania, con sólo 125 aviones, antes de la guerra, ha perdido nada menos que 16 de ellos. Rusia ha desplegado cientos de aviones de guerra para la campaña de Ucrania y ha perdido al menos 24 de ellos. Proporcionalmente, las pérdidas de ala fija de Kiev probablemente sean mayores.

Los pilotos ucranianos han intentado mitigar la brecha de los misiles evitando por completo los R-27ER guiados por radar y disparando en su lugar los R-27ET por infrarrojos. Pero hay un problema, señaló Cooper.

La cabeza del buscador del R-27ET “está anticuada… y tiene un alcance de adquisición relativamente corto”. “Varios MiGs y Sukhois [ucranianos] han sido derribados por interceptores rusos cuando intentaban reducir el alcance y desplegar sus R-27ET”.

Incluso con armas inadecuadas, los pilotos de Kiev han demostrado ser sorprendentemente resistentes frente a las abrumadoras probabilidades. Y luchar a la defensiva, bajo el paraguas de los SAMs amigos, alivia su desventaja en materia de misiles. Pero preferirían luchar ofensivamente, con municiones activas.

Sin embargo, a pesar de las súplicas de los ucranianos, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN no tienen ningún plan inmediato -que admitan- para suministrar a Ucrania nuevos cazas compatibles con los misiles de disparo y olvido.

“Esta es una fuerza aérea que depende principalmente de los viejos aviones soviéticos, eso es lo que están acostumbrados a volar, eso es lo que tienen en su flota”, dijo un funcionario anónimo del Pentágono a los periodistas el jueves. “Eso es lo que estamos tratando de ayudarles a mantener en el aire”.

David Axe

11 thoughts on “Pilotos ucranianos vuelan con misiles viejos y malos. Es una de las razones por las que son derribados.

  • el 2 mayo, 2022 a las 14:54
    Permalink

    Otro gran fallo estratégico del gobierno Ucraniano ( en eso se parece al español ) y de los defensores mundiales de la libertad y la democracia, los useños, o eso se autodenominan ellos con bombo y platillo. Los ucranianos hace tiempo que debieron integrar misiles occidentales a la par de los rusos. La desidia siempre se paga cara, que tome nota el EA y su JEMA.

    Respuesta
    • el 3 mayo, 2022 a las 17:57
      Permalink

      Fallo estratégico? En serio crees que los ucranianos no lo veían venir?
      Lo que pasa es que Ucrania ha sido un país pobre al nivel de tener sólo unos 200 millones de Euros para el presupuesto anual de su fuerza aérea. Ahí lo explico todo.

      Respuesta
  • el 2 mayo, 2022 a las 14:55
    Permalink

    La única solución más rápida y viable que yo veo, es dotar a los aviones ucranianos de una barquilla de contramedidas electrónicas para tratar de que los misiles rusos no alcancen su objetivo, y tratar de llegar a un combate cerrado con cañones y misiles guiados por infrarrojos. Esto se debería hacer en otro país como Polonia, Eslovaquia o Rumania, por una empresa occidental como Hensoldt, thales, MBDA, etc…

    Respuesta
    • el 2 mayo, 2022 a las 23:18
      Permalink

      Efectivamente, o cualquier otro pais. Mejora y entrenamiento expres. Y a boquita callada, nada de publicidad política de por medio. Verias como pronto empezarian a tener exito y cambiarian las cosas.

      Respuesta
    • el 3 mayo, 2022 a las 20:28
      Permalink

      Pero esas contramedidas electrónicas no son infalibles y además es un emisor activo muy potente. Sería como ir gritando por el campo de batalla para que todos oigan que estás ahí.

      Respuesta
  • el 2 mayo, 2022 a las 19:21
    Permalink

    El fantasma de Kiev entrará en depresión con esta noticia,casi estaba a la altura de von Richthofen,salvando que uno fue un as real de la aviación y el otro una de tantas fakes que inundan las redes y los informativos. Para cuando la toma de Moscú???

    Respuesta
    • el 3 mayo, 2022 a las 01:05
      Permalink

      Llegas tarde con la ironia. El propio gobierno ucraniano desmintio ese mito popular.
      La toma de moscu si o si hay que hacerla o esos psychos que tienen tras los muros del kremlin seguiran molestando.

      Respuesta
    • el 3 mayo, 2022 a las 07:34
      Permalink

      La arrogancia se paga y no es la primera vez que una pequeña nación haya sacado de patadas a una potencia militar como Rusia o los EE.UU. Todo depende de la determinación, valor y la cantidad de material bélico suministrado. La URSS envió a Vietnam lo mejor que tenía a su disposición y si esto ocurre con Occidente, en Ucrania, en 5 años cuando mucho, Rusia, aparte de su orgullo, pierde todo lo ganado. Rusia no es una potencia económica que aguante para tanto y tampoco Putin es eterno, cuando este muera, se desata toda una guerra interna por el poder…

      Respuesta
    • el 4 mayo, 2022 a las 08:18
      Permalink

      Von Richthofen era un cobarde obsesionado con su propia leyenda que engordó su estadística a base de atacar y derribar aviones de observación desarmados, así que mal ejemplo has elegido…

      Respuesta
  • el 2 mayo, 2022 a las 20:46
    Permalink

    Nada que no se supiera. Los deben tener bien puestos los pilotos ucranianos. Sabiendo de su inferioridad en todo siguen saliendo a pelear….. Visto en perspectiva lo que sabemos ahora, suena muy raro que la OTAN no haya hecho nada en estos años para equipar a la defensa aérea de Ucrania con algo mejor. No había nada en todo los aviones que se han retirado y/o vendido??

    Respuesta
  • el 4 mayo, 2022 a las 14:01
    Permalink

    Esto es medio mentira, si usted ve la mayoría de los aviones rusos armados vuelan con R-27 vistos en salidas de combate en todos los Flanker, el R-77 es exportado pero no se han adoptados en grandes números en Rusia.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.