¿Por qué Australia quería salirse del acuerdo de los submarinos franceses?

Canberra lleva meses señalando que quiere abandonar el contrato por los excesos de costes y los retrasos.

“Una puñalada por la espalda” es como el ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, describió la decisión de Australia de romper un acuerdo de submarinos por valor de más de 50.000 millones de euros para adquirir en su lugar submarinos de propulsión nuclear de Estados Unidos.

Francia lo veía venir.

Canberra señaló en junio que estaba buscando una salida al contrato, firmado en 2016 con la empresa francesa DCNS (ahora conocida como Naval Group) para construir 12 submarinos Barracuda.

Interrogado por una comisión del Senado sobre los problemas del proyecto, el secretario de Defensa de Australia, Greg Moriarty, dijo: “Me quedó claro que estábamos teniendo problemas… en los últimos 12 meses”. Señaló que su gobierno había estado considerando sus opciones, incluyendo lo que podría hacer si era “incapaz de seguir adelante” con el acuerdo francés.

La admisión de Moriarty se produjo después de que su gobierno se negara en abril a firmar un contrato para la siguiente fase del proyecto del submarino francés, dando a Naval Group hasta este mes para cumplir con sus exigencias. A principios de este año se informó de que Canberra quería abandonar el proyecto.

A continuación, se explica por qué Australia quería salirse del contrato, y lo que podría ocurrir a continuación.

Ciberseguridad

Los problemas comenzaron a gestarse casi inmediatamente después de que Canberra eligiera la oferta francesa por delante de los diseños alternativos de Alemania y Japón en abril de 2016.

Ese mes de agosto, antes de que se firmara formalmente el acuerdo con Australia, pero después de que se anunciara, la empresa DCNS admitió que había sido hackeada después de que se filtraran 22.000 documentos relacionados con la capacidad de combate de sus submarinos Scorpene que se estaban construyendo en la India, lo que suscitó preocupación por la seguridad de su proyecto australiano.

El departamento de defensa australiano advirtió al constructor de submarinos que quería una protección de alto nivel para su proyecto.

Mientras que los políticos del Partido Liberal, de centroderecha, que gobierna Australia, trataron de restar importancia a las implicaciones del hackeo de los submarinos Barracuda, las figuras de la oposición saltaron sobre las revelaciones, y algunos pidieron que se suspendieran las negociaciones con la empresa francesa.

Presupuesto desbordado

A pesar de ello, Australia firmó ese mismo año el mayor acuerdo de defensa de su historia con DCNS para la adquisición de 12 submarinos diésel convencionales Shortfin Barracuda Block 1A.

Al parecer, Canberra estaba especialmente interesada en la oferta francesa por la posibilidad de cambiar los Barracuda de diésel a energía nuclear, una tecnología que se consideraba veneno político recientemente tras el desastre de Fukushima en Japón, pero que el gobierno creía que podría ser más aceptable con el tiempo.

El proyecto debía costar 50.000 millones de dólares australianos (31.000 millones de euros). Pero desde entonces esa cifra casi se ha duplicado.

En el último recuento, las Barracudas iban a costar unos 90.000 millones de dólares australianos (56.000 millones de euros). Y eso es antes de que el gobierno tenga en cuenta el coste de mantenimiento, que, en noviembre de 2019, el departamento de defensa dijo a un comité del Senado que haría que Canberra gastara otros 145.000 millones de dólares australianos (90.100 millones de euros) durante la vida de los submarinos.

Y eso no es todo.

Australia necesitaba urgentemente nuevos submarinos para reemplazar sus seis envejecidos submarinos de la clase Collins, cuya jubilación estaba prevista para 2026. Sin submarinos, Australia quedaría vulnerable en un momento de crecientes tensiones con China. Pero el primer Barracuda no podría entregarse hasta 2035 o más tarde, y su construcción se prolongaría hasta la década de 2050.

Para evitar el vacío, el gobierno australiano anunció a principios de este año que reconstruiría por completo sus seis submarinos de clase Collins, con un coste de miles de millones.

Submarinos australianos clase Collins.

Cronograma

Los retrasos también plagaron el proyecto de los submarinos, y el departamento de defensa australiano y el Grupo Naval tuvieron que extender múltiples objetivos importantes del contrato.

En 2018, el gobierno australiano estaba tan enojado por un retraso en la firma de un acuerdo de asociación estratégica crucial por disputas sobre las garantías y la transferencia de tecnología que el entonces ministro de Defensa, Christopher Pyne, supuestamente se negó a reunirse con la ministra de las Fuerzas Armadas francesas, Florence Parly, y los ejecutivos de Naval Group cuando visitaron Australia. El acuerdo se firmó finalmente en febrero de 2019.

Puestos de trabajo

Pero quizás el principal punto de fricción en el condenado acuerdo fue la disputa sobre la participación de la industria local.

Cuando anunció el acuerdo en 2016, el entonces primer ministro Malcolm Turnbull hizo hincapié en que los Barracudas se construirían en Australia, con un 90% de aportación local, manteniendo 2.800 puestos de trabajo locales, lo que se consideró un intento de apuntalar el apoyo a su gobierno antes de las elecciones, que entonces estaban a pocas semanas de celebrarse.

Pocos pensaron que fuera una coincidencia que los submarinos se construyeran en Adelaida, sede del escaño que ocupa el ministro de Defensa, Pyne, y que en su día fue considerada la sede de la industria automovilística australiana, que su partido había acabado con ella.

Pero la promesa de miles de puestos de trabajo en Australia y el impulso a la industria local también se desvaneció pronto.

En 2020, Naval Group había revisado la cifra del 90% de aportación local al 60%. En 2021, la empresa francesa se opuso incluso a eso, diciendo que la industria australiana no estaba a la altura.

El cierre de la operación

Está claro que el acuerdo ha tenido problemas durante años. ¿Qué es lo que ha llevado a Canberra a retirarlo ahora?

Sencillamente, necesitaba una alternativa viable. O como el secretario de Defensa Moriarty dijo tímidamente al Senado en junio: “Yo no lo llamaría Plan B; diría que es un plan de contingencia prudente”.

Entra en escena AUKUS, una nueva alianza entre Canberra, Londres y Washington, que facilitará que los tres países compartan información y tecnología, y allanará el camino para que Australia obtenga sus primeros submarinos de propulsión nuclear. El primer ministro australiano, Scott Morrison, dijo el jueves que los nuevos submarinos se seguirán construyendo en Adelaida, “en estrecha colaboración con el Reino Unido y Estados Unidos”.

Está claro que, si bien París está molesto con Australia, está especialmente furioso con el papel que ha desempeñado Estados Unidos en el cambio.

El francés Le Drian dijo que la maniobra recordaba al predecesor del presidente estadounidense Joe Biden en el cargo, Donald Trump: “Lo que me preocupa también es el comportamiento estadounidense”, dijo a Franceinfo el jueves por la mañana. “Esta decisión brutal, unilateral e imprevisible se parece mucho a lo que hacía el señor Trump (…) Los aliados no se hacen esto (…) Es bastante insufrible”.

Lo que sucede a continuación

El senador de Australia del Sur, Rex Patrick, un feroz crítico del proyecto francés, dijo a los medios locales que Canberra ya había gastado unos 2.000 millones de dólares australianos (unos 1.240 millones de euros) en el proyecto.

“Habrá una tasa de salida”, dijo Patrick a la ABC el jueves. “Pero el coste de hacer eso [retirarse] es sustancialmente menor que continuar, en mi opinión”.

Le Drian indicó que París luchará contra la medida. “Esto no ha terminado”, dijo. “Tenemos contratos. Los australianos tienen que decirnos cómo van a salir de esto. Vamos a necesitar [una] explicación. Tenemos un acuerdo intergubernamental que firmamos a bombo y platillo en 2019, con compromisos precisos, con cláusulas; ¿cómo se están librando de él?”

En 2017, el gobierno australiano reveló los términos de uno de sus contratos con Naval Group, según el cual Canberra o la empresa francesa podrían rescindir unilateralmente “cuando la capacidad de una de las partes para aplicar el acuerdo se vea “fundamentalmente afectada por eventos, circunstancias o asuntos excepcionales.”

Si los retrasos, los sobrecostes y las promesas incumplidas constituyen “acontecimientos excepcionales” parece que será una cuestión que tendrán que resolver los tribunales.

Si Canberra decide retirarse, el contrato estipula que “las Partes se consultarán para determinar si se puede encontrar un terreno común que permita la continuación del Acuerdo. Si no se encuentra un terreno común en el plazo de 12 meses, la rescisión entrará en vigor 24 meses después de la recepción de la notificación original de rescisión”.

Este momento parece coincidir con el anuncio de la alianza AUKUS: Los líderes dijeron que trabajarían durante los próximos 18 meses para averiguar la mejor manera de suministrar la tecnología para los nuevos submarinos nucleares de Australia, que tradicionalmente sólo ha compartido con el Reino Unido.

Político.eu

38 thoughts on “¿Por qué Australia quería salirse del acuerdo de los submarinos franceses?

  • el 17 septiembre, 2021 a las 09:11
    Permalink

    El motivo esta claro. Los franceses ofrecieron un diseño imposible: meter un submarino nuclear en un diseño de uno convencional. A un precio exhorbitante y con unos plazos que no le sirven a Australia. Australia estaba pagando los costes desbocados de una I+D que luego se quedarian los franceses. Es decir, en vez de apostar por tecnologias solventes, pagaban por algo que no existia y que tenia pocas posibilidades de exito. Justo lo mismo que les esta pasando con los destructores britanicos. Para mas inri pretenden construir ellos la mayor parte. Y en eso ya han demostrado los Australianos que son un autentico desastre. No hay mas que ver lo que paso con los destructores de Navantia. Los retrasos inaceptables y los enormes sobrecostes han servido para terminar de matar al bebe. Asi que los franceses no tienen motivo de queja. Se lo han ganado a pulso. Ofrecer la luna para ganar los concursos tiene sus consecuencias.

    Respuesta
    • el 17 septiembre, 2021 a las 09:58
      Permalink

      Esta demostrado que USA no juega limpio, jamas ha jugado limpio, su complejo militar industrial provoca guerras e impone sus productos a sus estados vasallos, pero entre ellos hay unos que tienen algunas prebendas, Gran Bretaña y Australia. Cuando Europa se dará cuenta que USA no es un aliado sino que es un mafioso que te extorsiona, que te miente …

      Respuesta
      • el 17 septiembre, 2021 a las 11:10
        Permalink

        Asdruval no se muy bien que tiene que ver su comentario con la noticia. Todos, absolutamente todos los países tienen sus miserias y EE. UU no es una excepción. Claro que de los chanchullos de China, Rusia y toda la chusma neo comunista, nadie se entera. En las democracias occidentales hay contraooderes, en las dictaduras directamente te mandan al hoyo.

        Respuesta
        • el 17 septiembre, 2021 a las 11:35
          Permalink

          Sr. Alejandro.. ¿Y que tiene que ver en esta noticia China, Rusia, y la chusma neo comunista?
          ¿Es que China, Rusia y la chusma neo comunista son socios de la Otan, que se dan patadas en la espinilla?

          Respuesta
        • el 17 septiembre, 2021 a las 14:17
          Permalink

          Para Alejandro:
          Tu cita no es correcta porque Rusia NO es comunista. Será una dictadura encubierta e impresentable, pero No es comunista.
          Debemos ser veraces al afirmar las cosas, y más referidas a las realidades históricas actuales.
          Pero no te confundas, no defiendo a Rusia, pero tampoco a China o a Estados Unidos. Lo que no se puede hacer es decir cosas que no corresponden con la realidad.
          Ha sido una simple aclaración.

          Respuesta
          • el 17 septiembre, 2021 a las 16:39
            Permalink

            Hoy los neo-marxistas, tienen el descaro en decir que, el comunismo jamás existió y que ni China es comunista. El zorro cuando llega a viejo, perderá el pelo y los dientes, pero no la maña, precisamente lo ha estado demostrando Putin desde que tomó el poder en Rusia.

        • el 17 septiembre, 2021 a las 15:55
          Permalink

          Hace mucho tiempo un primer ministro britanico creo que fue Benjamin Disraeli ya digo que “ellos no tenian aliados que tenian intereses”

          Respuesta
      • el 17 septiembre, 2021 a las 13:38
        Permalink

        Hombre en Argelia aun se acuerdan de los mig29 rusos montados con chatarra de aviones antiguos que les intentaron colar……….

        Respuesta
    • el 17 septiembre, 2021 a las 19:33
      Permalink

      En el acuerdo por la adquisición de sub. Nucleares, está la instalación de bases USA en Australia.

      Respuesta
  • el 17 septiembre, 2021 a las 09:24
    Permalink

    Los europeos deberíamos hacer como ellos. No comprar sus productos e invirtiendo cada vez más I+D en Defensa para poco a poco ser cada vez más independientes de USA y sus lacayos de la Commonwealth. Creo que la UE se está dando cada vez más cuenta que estos aliados cada vez lo son menos. La prueba es que Von der Leyen pidió no hace mucho “ la UE de la Defensa”. En sentido similar se postuló Borrell.

    Respuesta
    • el 17 septiembre, 2021 a las 09:49
      Permalink

      Lo peliagudo del caso es la falta de voluntad política. Ahora que el Reino Unido está fuera de la UE, se deberían tener mejores expectativas. Pero Francia tiene una potente industria militar que compite con consorcios europeos y con otros países miembros del espacio económico. Ahí están los fracasos de la NFR90, el carro europeo, el retraso del NH90… y veremos qué sucede al final con el FCAS.

      Respuesta
      • el 18 septiembre, 2021 a las 19:37
        Permalink

        No , esto lo único que evidencia es que en Europa , nadie por libre es acreedor a nada . Ni aúnque te llames Francia . Los anglosajones se han unido a espaldas de los demás ( aliados ) y este es su resultado más visible . El mundo ha cambiado y el final de la OTAN , al parecer también ha llegado .

        Respuesta
    • el 17 septiembre, 2021 a las 09:57
      Permalink

      Y ahora vas y se lo cuentas a los que cada vez que se invierte un euro en defensa dicen que la defensa no hace falta y es mejor abrir quirófanos o ordenadores para los colegios. Porque ya se sabe que en España no hay ni quirófanos ni ordenadores en los colegios

      Respuesta
  • el 17 septiembre, 2021 a las 10:18
    Permalink

    Navantia cumplió los plazos y los precios acordados. Los 3 destructores los 2 barcos anfibios y las lanchas de desembarco que se vendió se entregaron en precio y en tiempo

    Los sobrecosto de los destructores que si que los hubo los pago Navantia, porque interesa que la gente trabaje. Los australianos no tienen ni la tecnología ni la gente preparada para acometer proyecto de alta tecnología, pero tienen dinero y primos.
    Algo que no tenemos y lo que si tenemos es gana de trabajar.

    Respuesta
    • el 17 septiembre, 2021 a las 20:25
      Permalink

      Navantia tuvo 10 años de retraso en el programa S-80 y un sobrecoste de mas de 200%, y eso sabiendo España hacer submarinos desde décadas, teniendo la base industrial y los ingenieros. Digo eso no para criticar a Navantia sino para demostrar lo extremadamente complejo que es de construir un submarino moderno. El proyecto Australiano era mas complejo y necesitaba estar hecho en Australia sin tener infraestructura ni conocimientos. Por eso los costes astronómicos. Una cosa, nadie habla de que mas de 35000 millones de euros del proyecto iban a Lockheed Martin para los sistemas integrados, sistemas de armas, y las propias armas (misiles y torpedos).

      Respuesta
      • el 18 septiembre, 2021 a las 23:30
        Permalink

        Navantia fabricaba los submarinos españoles, pero el diseño era francés. El S80+ fue el primer diseño español de un submarino por parte de Navantia.

        Efectivamente, es normal que se produzcan retrasos y sobrecostes. Lo que ya no veo con buenos ojos es que estos, retrasos y sobrecostes, se produzcan por motivos políticos. Creo que en el caso del S80+ hubo algo de eso. Desde luego, lo hubo en el caso de los AM400 y los Tigre, que a España le salen el doble de caros por los retrasos en los pagos, gracias a nuestros magníficos políticos.

        Respuesta
  • el 17 septiembre, 2021 a las 13:31
    Permalink

    Paso a paso los ” aliados ” USA van abriendo los ojos, desde España también podemos hacer algo, y es evolucionar tecnológicamente, mirar menos a USA y más a la CEE que es donde pertenecemos no sólo geográficamente, también económicamente .

    Respuesta
    • el 18 septiembre, 2021 a las 19:54
      Permalink

      Ahora sí que la unión con Europa es más necesaria que nunca . El problema es que tanto británicos y muy posiblemente italianos ya no pertenezcan a la comunidad para entonces , restando potencial e importancia en el nuevo ordenamiento global que se presenta a la UE . Llega un auténtico terremoto de cambios geoestratégicos provocados por el resurgimiento de China y la Alianza Anglosajona para pararlo . Y mientras tanto los demás , en medio y poco menos que convidados de piedra . Así se presenta este inquietante y desalentador panorama .

      Respuesta
      • el 20 septiembre, 2021 a las 13:33
        Permalink

        Alemania, Francia y España bien podrían acordar un pacto estratégico similar.

        Si Francia se baja un pelín del caballo, nosotros nos ponemos las pilas y Alemania se los encuentra otra vez…

        Imagínate las caras si se anuncia que Alemania y España van a operar submarinos nucleares basados en tecnología gala. Ahí si que cojo palomitas.

        Respuesta
  • el 17 septiembre, 2021 a las 15:59
    Permalink

    La verdad es que nosotros a EEUA sólo le vendemos aceite, aceitunas y jamon serrano y eso cuando no lo machacan con aranceles

    Respuesta
    • el 18 septiembre, 2021 a las 13:22
      Permalink

      El S80+ era idoneo para Australia por los sistemas de origen norteamericano y la preinstalación de los Tomahawk les iba como un guante lástima de los retrasos y de la falta de AIP probado. Una pena.

      Respuesta
      • el 18 septiembre, 2021 a las 14:07
        Permalink

        Sí. Pero habrá que ver si aún hay un hueco. ¿Todos los submarinos australianos van a ser nucleares, todos y absolutamente todos? ¿O nos pueden sorprender diciendo que, además (o parcialmente “en vez de”) quieren unos modernos diesel-eléctricos para complementar los nucleares? Veremos.

        Respuesta
  • el 17 septiembre, 2021 a las 16:05
    Permalink

    lo de meterse Australia en una flota de submarinos nucleares es un desbarre, ni tienen necesidad ni la sociedad australiana va a tragar tan fácil con armas de propulsión nuclear en su país, si no tienen ni centrales nucleares, de eso a armas nucleares solo hay un paso, los vecinos de Nueva Zelanda ya han dicho que por allí no vayan y es cuestión de muy poco tiempo que los australianos empiecen a movilizarse

    a los australianos les vendría muy bien el S-80 o el S-81 cuando llegue, es una lástima por las demoras, que son normales, pero lo de los submarinos nucleares de diseño británico son una pasada que en cuanto tengan elecciones y entre un nuevo gobierno laborista-izquierdistas lo van a tumbar

    Respuesta
    • el 18 septiembre, 2021 a las 14:12
      Permalink

      Efectivamente, solamente tienen un pequeño reactor nuclear para fines científicos.

      Y sin tecnología nuclear civil, no van a tener la tecnología e industria para poder mantener esos submarinos nucleares. Tendrán que mantenerlos fuera, bien físicamente, atracando en un puerto estadounidense cuando toque, bien haciendo que técnicos estadounidenses o británicos se desplacen y lo hagan con todo el material necesario para pasar las revisiones.

      Es cierto lo que dices de que es probable que acabe habiendo movilizaciones en Australia en contra de este acuerdo. No sería de extrañar que tuvieran que acabar cancelándolo. Baste con que bajase la intención de voto del partido de turno. Quizá aún no sea tarde para nuestro S80+; no hay que tirar la toalla hasta el último minuto del partido.

      Respuesta
      • el 20 septiembre, 2021 a las 17:26
        Permalink

        Los laboristas ya han dicho que sí.

        Los reactores se construirán en USA y se entregarán sellados durante todo su ciclo de vida, hasta ser entregados de vuelta a USA para su procesamiento.

        El pequeño reactor que tienen es de origen argentino. Dudo mucho que creen una industria nuclear en el futuro, pero con el apoyo de USA quién sabe.

        Respuesta
  • el 17 septiembre, 2021 a las 16:07
    Permalink

    Urge un ejercito europeo…se puede empezar por asignar el 10% de las fuerzas militares de cada Estado a la creacción de un verdadero ejercito europeo para año ir poco a poco integrando sistemas..compras…etc..en 20 años tendríamos un ejercito potente dejariamos de ser colonia de los USA

    Respuesta
  • el 17 septiembre, 2021 a las 17:22
    Permalink

    Menos mal,que no se los adjudicaron a Navantia,sino otro pufo mas a pagar aqui,
    Pues nos abrían hecho lo mismo.

    Respuesta
    • el 18 septiembre, 2021 a las 14:13
      Permalink

      Pues creo que Francia se va a llevar una buena penalización a cambio de la ruptura del contrato. He leído algo de 700 millones.

      Respuesta
  • el 17 septiembre, 2021 a las 17:23
    Permalink

    Hay que ser pragmático y pensar en la forma más eficaz y provechosa para España, de mejorar su defensa y su industria. Bien sea con USA o con los países europeos. Los Franceses no piensan en el mejorar nuestra industria o nuestra defensa sino en su propio beneficio.

    Respuesta
    • el 18 septiembre, 2021 a las 20:04
      Permalink

      Todo esto podría generar un giro total en las políticas y en las economías de ciertos países hasta ahora ciertamente inamovibles . Y ciertamente me refiero a Europa o a países europeos y NO a otros como p.e. USA .

      Respuesta
  • el 17 septiembre, 2021 a las 17:58
    Permalink

    El error de los australianos fue no aliarse con navantia en los submarinos S80 y futuros S90, borricos,,y vuelven a caer en lo mismo con los submarinos nucleares, carísimos y de los que no obtendrán nada de nada.

    Respuesta
  • el 17 septiembre, 2021 a las 19:20
    Permalink

    Por lo que yo sé, los australianos en los barracudas franceses, querían meter , tecnología americana, muy complejo y caro, uno de los motivos por lo que eran tan caros, un saludo

    Respuesta
  • el 18 septiembre, 2021 a las 07:48
    Permalink

    No calentarse la cabeza. En Asia se están preparando para la guerra.y si un pais tiene qué comprar armas. Se compra al país que esté dispuesto a qué la utilizes. En los acuerdos de armas hay clausuras y el país qué vende se puede negar a apoyó y suministros. En Europa falto huuuu para enfrentarse a China. Y cada país tiene qué mirar por sus intereses.la venta de navantia fue la constitución. La tecnología es yanki.

    Respuesta
  • el 18 septiembre, 2021 a las 16:04
    Permalink

    Francia se siente muy ofendida por esta “puñalada” traicionera de un “aliado”, pero ellos también actúan así siempre que pueden. El problema es que ahora les han ganado los ingleses y sus “hijos políticos”, los USA, que llevan siglos de práctica actuando como piratas. A nosotros también nos la jugaron con los “concursos” de las fragatas para Australia y Canadá, aunque eso fue un poco menos indecente. El problema, para nosotros, es que tenemos que trabajar con ellos (los franceses) sin remedio, por ejemplo en el FCAS. Solo espero que nuestros dirigentes estén atentos para que no nos “la metan doblada” (perdón por la expresión), lo cual ocurrirá seguro en cuanto nos descuidemos.

    Respuesta
    • el 18 septiembre, 2021 a las 20:14
      Permalink

      Pues ahora después de ésto , no creo fidedignamente que eso ocurra , sino más bien muy al contrario . Necesitan tapar de alguna manera ese agujero o traición producida y aúnque esto no era lo previsto , como bien dice un refrán , ” A falta de pan , buenas son tortas ” .

      Respuesta
  • el 19 septiembre, 2021 a las 14:44
    Permalink

    Los australianos querían que el proyecto de NG tuviera características de un submarino nuclear con la economía de un motor convencional y que, además ayudase a crear en Australia una fábrica de submarinos con empleo cualificado para miles de personas. No es que esto fuese imposible, pero tiene un costo monetario y de tiempo que, según lo avizorado en el contrato era lógico. Lógico el costo, pues preparar la ToT total para un modelo absolutamente novedoso (en el que pueden fallar muchas cosas) y en un país que jamás se destacó por su cultura industrial y que, además involucraba sistemas y armas estadounidenses era muy caro. Cuando hay ToT los costos se incrementan exponencialmente, ya que cuando ésta es total como en el caso australiano hay que crear las instalaciones, preparar el grupo humano (ingenieros, técnicos y operarios), adaptar la logística y preparar las empresas locales que pudieren intervenir en el proceso de fabricación. Una cosa es que los submarinos vengan en forma de “kits de ensamblaje” y otra muy distinta que los aceros (algunos de gran calidad) se produzcan localmente.

    Respuesta
  • el 19 septiembre, 2021 a las 15:02
    Permalink

    (Sigue): Además, NG debía encargarse de realizar el control de los procesos de transferencia y verificación de la marcha de las etapas de plan, desde el inicio hasta el final. Este nivel de responsabilidad tiene un alto costo. Además, cuando el proceso es tan largo, hay que tener en cuenta factores como inflación, tipo de cambio, economía global, etc. Francia tiene mucha experiencia en crear grupos de trabajo con ToT con su exitoso modelo Scorpéne, tal como evidencian los casos de Brasil (clase Riachuelo) e India (clase Kalvari); pero con Australia había que crear un sistema desde cero, si bien algunos procesos se podían extraer de las experiencias anteriores. Uno de los factores más vulnerables del contrato era el tiempo de fabricación (entre 2025 y 2050), demasiado excesivo -pero prudente y lógico- tratándose de la envergadura y características del proyecto. Esos tiempos exceden ampliamente las necesidades australianas (y en especial las de sus “aliados”), en especial como respuesta disuasiva a China. De esto se trata fundamentalmente la propuesta de EEUU+GB por transformar el proyecto de submarinos convencionales a nucleares.

    Respuesta
  • el 19 septiembre, 2021 a las 18:33
    Permalink

    (Sigue): Es muy probable que las autoridades castrenses australianas prefieran submarinos nucleares, aspecto que en el momento de la realización del concurso internacional que ganó NG, no podía ponerse en juego. Quizá por ello se exigió la modificación de un modelo de SSN para transformarlo en convencional. Ahora los vientos cambiaron a sotavento en el tema de la propulsión nuclear. Lo extraño es que quizá el mismo NG hubiera estado en condiciones de modificar el mismo proyecto, pero los australianos nunca hablaron con Francia acerca de esto y directamente se quieren salir del contrato y realizar otro “anglosajon”, como opinan algunos foristas. Es una situación que demuestra la falta de compromiso de Australia y es visto por Francia como una traición, no sólo de Australia, sino también por parte de EEUU, poniendo directamente en tela de juicio el concepto que EEUU tiene de “alianza”. Este tema seguramente va a traer consecuencias, no sólo a nivel de las relaciones entre Francia y Australia, sino también a nivel alianza con EEUU y Gran Bretaña.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.