Saab abre nuevas instalaciones en Indiana para apoyar la producción de los aviones T-7A

La empresa aeroespacial y de defensa sueca Saab ha inaugurado una nueva planta de producción en West Lafayette, Indiana.

Según un comunicado de prensa de la empresa, esta instalación construida a propósito representa un paso importante tanto en la estrategia de expansión global de Saab como en el crecimiento y la inversión en Estados Unidos.

Saab anunció en mayo de 2019 que West Lafayette sería la ubicación de su expansión en el sector aeroespacial estadounidense y la construcción de las instalaciones comenzó en 2020. Se ha completado a tiempo y dentro del presupuesto y comenzará siendo el lugar de producción nacional de la sección de fuselaje de popa de Saab para el programa de entrenamiento T-7A Red Hawk. También apoyará la investigación y el desarrollo en autonomía, inteligencia artificial y fabricación avanzada.

“Esta instalación de alta tecnología y su creciente plantilla son el resultado de la continua inversión de Saab en Estados Unidos. Al igual que el T-7A Red Hawk formará a la próxima generación de pilotos de cazas y bombarderos, esperamos dar la bienvenida y formar a la próxima generación de ingenieros aeroespaciales y otros empleados cualificados”, dijo el presidente y CEO del Grupo Saab, Micael Johansson. “Como socio local de confianza, Saab se compromete a invertir tanto en nuestra comunidad de West Lafayette como en la investigación y el desarrollo de un mundo más sostenible para mantener la seguridad de las personas y la sociedad.”

Para 2027, Saab espera contratar hasta 300 empleados para esta instalación, entre los que se encuentran ensambladores, ingenieros y administradores de sistemas, entre otros. La planta de West Lafayette también colaborará con Purdue en la investigación y el desarrollo de sistemas de sensores e inteligencia artificial, entre otros. Saab tiene previsto exportar productos y tecnología desde estas instalaciones.

Una de las líneas de montaje del T-7A Red Hawk.

El T-7A Red Hawk es un sistema de entrenamiento de pilotos totalmente nuevo y avanzado, diseñado y fabricado a través de una asociación entre Saab y Boeing para que las Fuerzas Aéreas de EE.UU. entrenen a la próxima generación de pilotos de cazas y bombarderos. La planta de Saab en West Lafayette construirá una sección de popa con subsistemas instalados que se extiende desde detrás de la cabina hasta el final del avión, y los suministrará a la línea de montaje final de Boeing en San Luis para que se unan con la sección delantera, las alas, las aletas y la cola.

El T-7A Red Hawk ha sido bautizado como una oda a los Tuskegee Airmen, los primeros aviadores militares afroamericanos del Cuerpo Aéreo del Ejército de Estados Unidos, que con el tiempo se convirtió en las Fuerzas Aéreas de ese país. En la Segunda Guerra Mundial, estos aviadores solían pintar sus aviones con un esquema de color de cola roja, y el T-7A ha sido bautizado oficialmente como Halcón Rojo en su honor.

Colton Jones

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.