Trump considera reemplazar al secretario de Defensa Esper después de las elecciones.

El presidente Donald Trump ha manifestado en privado que tiene la intención de sustituir al Secretario de Defensa Mark Esper después de las elecciones de noviembre, según personas familiarizadas con las reuniones internas.

Esper habría adelantado a gente cercana a él que tiene la intención de irse del gobierno independientemente del resultado de las elecciones, lo que significa que podría salir de la administración unos dos meses antes que Trump, en caso de que el presidente pierda las elecciones.

Trump, al parecer, se ha sentido frustrado porque Esper, que se convirtió en secretario en julio de 2019, ha hecho muy poco para defenderlo públicamente en temas clave como los informes de que Rusia estaba pagando “recompensas” a los combatientes talibanes por el asesinato de las tropas estadounidenses en Afganistán.

Trump también se habría sentido molesto con su secretario cuando en el mes de junio se opuso públicamente a la idea de desplegar militares en servicio activo para contener las protestas nacionales por el racismo. Asimismo, Trump se habría enfrentado a su secretario de Defensa el 3 de junio en la Casa Blanca después de que Esper celebrara una conferencia de prensa en la que dijo que el uso de las fuerzas militares en servicio activo para hacer cumplir la ley dentro de Estados Unidos es “una cuestión de último recurso” y que la Guardia Nacional era más adecuada para la tarea, según dijeron personas familiarizadas con el asunto.

Otro momento de retroceso de Esper en la confianza de Trump se habría producido tras la amenaza de Trump de enviar fuerzas militares a las ciudades y estados que no lograran sofocar la violencia de las protestas, que se desencadenaron con la muerte de un hombre negro desarmado, George Floyd, bajo la custodia de la policía de Minneapolis.

Al ser preguntada si el presidente aún confiaba en Esper, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, respondió que “si el presidente perdiera la fe, todos nos enteraríamos de eso en el futuro”.

El portavoz de la Casa Blanca Judd Deere dijo el miércoles: “No tenemos anuncios de cambios de personal en este momento ni tampoco sería apropiado especular sobre posibles cambios hasta después de las elecciones o dentro de un segundo mandato”.

El portavoz del Pentágono, Jonathan Hoffman, dijo que para Esper era el “más alto honor y privilegio” servir a la nación.

Por otro lado, un funcionario cercano a Esper, que pidió no ser identificado, añadió que Esper estará comprometido a servir tanto tiempo como Trump quiera.

Antes de rechazar el despliegue de tropas en ciudades con protestas a gran escala, Esper y el general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, se unieron a Trump en una caminata por un parque público frente a la Casa Blanca el 1 de junio, después de que se despejara de manifestantes pacíficos, una medida que provocó una protesta bipartidista en el Congreso y de ex líderes militares.

Esper, sin embargo, ha mostrado más voluntad que su predecesor para trabajar con Trump en temas como la reducción de fuerzas en Siria, Afganistán y Alemania, el envío de tropas de EE.UU. a la frontera con México y el cambio de la financiación para la construcción militar y programas de armas para ayudar a construir un muro fronterizo.

Desde que asumió el cargo, Esper también se ha puesto a sí mismo y a los altos funcionarios más a disposición de los medios, una práctica que había sido limitada bajo el primer secretario de defensa de Trump, Jim Mattis. Los funcionarios del Pentágono informan a los reporteros casi cada semana ahora y, durante las primeras etapas de la pandemia COVID-19, se dirigieron a los reporteros varias veces al día en ocasiones.

Trump – que ha afirmado ser “más inteligente” que sus generales – ha tenido una relación tumultuosa con los líderes militares desde que asumió el cargo. Mattis renunció abruptamente en diciembre de 2018 después de que el presidente anunciara planes para retirar las tropas de Siria con poca planificación. Trump nombró más tarde a Patrick Shanahan, quien se retiró de la consideración en junio de 2019 después de que aparecieran informes de noticias de un divorcio complicado años antes.

Más recientemente, el candidato de Trump para otro puesto importante en el Pentágono, el general de brigada Anthony Tata, fracasó el mes pasado cuando su audiencia de confirmación fue cancelada abruptamente y la Casa Blanca retiró su nominación. Tata había sido perseguido por la controversia sobre sus comentarios pasados, incluyendo comentarios despectivos sobre el Islam.

Incluso si permanece en su puesto hasta la próxima toma de posesión presidencial el 20 de enero de 2021, Esper sería uno de los secretarios de defensa con menos tiempo en décadas. Después de que Donald Rumsfeld y Robert Gates, juntos, sirvieran más de 10 años en el papel, la mayoría de los jefes del Pentágono han durado menos de dos años.

El primer secretario de defensa del presidente Bill Clinton, Les Aspin, estuvo un año y dos semanas en el cargo, el más corto desde la administración Nixon. Si se va en noviembre después de las elecciones, Esper habrá estado en el cargo durante un año y cuatro meses.

Anthony Capaccio

4 thoughts on “Trump considera reemplazar al secretario de Defensa Esper después de las elecciones.

  • el 13 agosto, 2020 a las 18:44
    Permalink

    Trump va a perder las elecciones, da igual.

    Respuesta
  • el 13 agosto, 2020 a las 19:18
    Permalink

    Madre mía la de Trump diciendo que es más inteligente que sus generales no la había oído, yo no se si el mundo aguantaría cuatro años más con este personaje, su nulo conocimiento de politica internacional por lo menos va parejo a sus ganas de pelea, sus amenazas/odio solo se dirigen a los no WASP de su país y sus bravatas contra china son de cara a la galeria, sabe que si China no compra la deuda que emite USA lo pueden pasar mal y sus ataques la U.E. su otro gran enemigo ya nos lo tomamos como algo normal. La que pudo liar al retirar su apoyo a los Kurdos y fuerzas aliadas de estos en Irak y Siria , los unicos aliados fiables que tenía occidente en la zona.

    Respuesta
  • el 13 agosto, 2020 a las 19:48
    Permalink

    Ni de coña. El EEUU profundo le adora. Es un gran presidente con grandes logros económicos pese a la pandemia comunista genocida china, es un presi sin ataduras y con principios arraigados, y sobre todo, ama a su patria, al contrario de todos los presidentes que hemos tenido en España.

    Respuesta
    • el 14 agosto, 2020 a las 10:33
      Permalink

      Los logros economicos son muy cuestionables, el deficit comercial pese a que ahora no importa petroleo es brutal, la economia USA con los ultimos años de Obama y todo el mandato de Trump sin la inyección que a supuesto el petroleo seria de un crecimiento normal tirando a bajo, los datos economicos y de empleo no son mejores que los de paises de centro norte de Europa, Japon y Corea y estos no tienen petroleo. Y ataduras mira la barbaridad del carbon y me dices si no tiene ataduras. Y que ama a su pais, me parto el culo se ama a si mismo como buen narcisista si considera aliado a Putin y en el pentagono estan que hechan chispas. Y que el cinturon evangelico te apoye, cuando cuando allí anteponen la biblia a la ciencia , la teoria de la evolución esta prohibida en el cinturon evangelico, ya te digo los más tontos e incultos del lugar lo adoran, pues no es para estar satisfecho, eso se puede leer como que solo engaña a los más tontos, que para mi en una democracia son tan validos los votos del cinturon evangelico como los de Silicon Valley

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com