Un F-22 sufre la rotura del tren delantero durante el aterrizaje en la base de la Fuerza Aérea en Eglin, Florida.

Un caza furtivo F-22 Raptor sufrió ayer un fallo en el tren de aterrizaje en la base de la Fuerza Aérea de Eglin, en Florida. El piloto, que aterrizó el avión tras sufrir una emergencia en vuelo no especificada, fue llevado posteriormente a un centro médico de la base para ser evaluado, pero su estado exacto no se conoce.

El percance se produjo en torno a las 15:30 hora local y se está investigando la causa o causas exactas, según un comunicado de prensa de la 96º Ala de Pruebas, la unidad principal de Eglin. El F-22 implicado en el accidente estaba asignado a la 325ª Ala de Caza, que técnicamente tiene su sede en la Base de la Fuerza Aérea de Tyndall, también en Florida. Sin embargo, los Raptors de la 325ª han estado volando desde Eglin, así como desde otras bases del país, desde que el huracán Michael devastó Tyndall en 2018.

“El F-22 experimentó una emergencia en vuelo”, decía el comunicado de prensa del Ala de Pruebas 96, según el Northwest Florida Daily News. “La aeronave aterrizó con seguridad.  Los equipos de bomberos respondieron inmediatamente y el piloto fue llevado a las instalaciones médicas de vuelo de la base para una evaluación.”  

Posteriormente, en la página no oficial de Facebook de la Fuerza Aérea “amn/nco/snco”, apareció una foto en la que se ve el avión de cabeza en la pista de aterrizaje con la capota abierta, junto con dos camiones detrás. Esto ocurre casi dos meses después de que otro F-22 sufriera un percance muy similar debido a un problema no especificado con el tren de aterrizaje en la base de la Fuerza Aérea de Langley, en Virginia.

Este no es el primer percance que sufre un F-22 desde que los cazas comenzaron a volar desde Eglin tras el huracán Michael. En mayo de 2020, uno de los Raptors de la 325ª se estrelló cerca de la base. El piloto, afortunadamente, pudo eyectarse de forma segura.

Un caza furtivo F-22 Raptor perteneciente a la 325th Fighter Wing aterriza en la Base de la Fuerza Aérea de Eglin.

Tampoco es la primera vez que un F-22 sufre un percance en el que su fuselaje roza el suelo. En dos incidentes distintos ocurridos en 2018, uno en la Estación Aérea Naval de Fallon, en Nevada, y otro en la Base de la Fuerza Aérea de Elmendorf, en Alaska, los Raptors acabaron panza arriba en la pista. Ese mismo año, otro de los cazas sufrió un fallo del motor mientras volaba desde Tyndall.

Si la foto que ahora circula por las redes sociales muestra al F-22 involucrado en este último percance, afortunadamente no parece ser una pérdida total. La Fuerza Aérea sólo cuenta con unos 185 de estos aviones furtivos, de los cuales unos 125 están preparados para el combate en todo momento. Los restantes están destinados a tareas de entrenamiento o de prueba y evaluación. Muchos de estos aviones requerirían extensas mejoras para hacerlos tan capaces como sus homólogos con código de combate.

Sin embargo, incluso un fallo en el tren de aterrizaje puede provocar daños que resultan caros y largos de reparar en estos aviones debido a los revestimientos especiales de su cubierta, al uso intensivo de materiales compuestos especiales y a las complejas estructuras internas, que les ayudan a mantener su carácter sigiloso. El coste de la reparación de un F-22 implicado en otro incidente en 2012 en el que el avión derrapó en la pista de Tyndall se cifró finalmente en 35 millones de dólares.

Esperemos que los daños de este avión en particular sean menos graves.

Joseph Trevithick

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.