Una mirada al misil que mató al líder de Al Qaeda.

Durante un año, los funcionarios estadounidenses han dicho que acabar con una amenaza terrorista en Afganistán sin tropas estadounidenses sobre el terreno sería difícil, pero no imposible. El pasado fin de semana, Estados Unidos hizo precisamente eso: matar al líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahri, con un ataque de un avión no tripulado de la CIA.

Otros ataques aéreos de alto perfil en el pasado habían matado inadvertidamente a civiles inocentes. En este caso, Estados Unidos eligió cuidadosamente utilizar un tipo de misil Hellfire que minimizaba en gran medida la posibilidad de que hubiera otras víctimas. Aunque los funcionarios estadounidenses no han confirmado públicamente qué variante del Hellfire se utilizó, los expertos y otras personas familiarizadas con las operaciones antiterroristas dijeron que una opción probable era el altamente secreto Hellfire R9X – conocido por varios apodos, incluyendo la “bomba cuchillo” o el “Ginsu volador”.

Ese posible uso del R9X, dijo Klon Kitchen, investigador principal del American Enterprise Institute y antiguo analista de inteligencia, sugiere que Estados Unidos quería matar a al-Zawahri con “una probabilidad limitada de muerte y destrucción colateral y por otras razones políticas relevantes.”

Una mirada al Hellfire, y cómo es probable que mataran a al-Zawahri:

¿QUÉ ES UN MISIL HELLFIRE?

Diseñado originalmente como misil antitanque en la década de 1980, el Hellfire ha sido utilizado por las agencias militares y de inteligencia durante las últimas dos décadas para atacar objetivos en Irak, Afganistán, Yemen y otros lugares.

Los misiles guiados de precisión pueden montarse en helicópteros y drones no tripulados y se utilizan ampliamente en combate en todo el mundo. Se han vendido más de 100.000 misiles Hellfire a Estados Unidos y otros países, según Ryan Brobst, analista de la Fundación para la Defensa de las Democracias, un centro de estudios de Washington.

“Puede hacer suficiente daño para destruir la mayoría de los objetivos, como vehículos y edificios, pero no lo suficiente como para arrasar manzanas y causar un número significativo de víctimas civiles”, dijo Brobst.

El ejército estadounidense ha utilizado habitualmente misiles Hellfire para matar a objetivos de alto valor, incluyendo a un alto dirigente de Al Qaeda en Siria el año pasado, y al propagandista de Al Qaeda Anwar al-Awlaki en Yemen en 2011.

¿QUÉ MATÓ A AL-ZAWAHRI?

Estados Unidos tenía múltiples opciones para el ataque. Podía haber utilizado un Hellfire tradicional, una bomba lanzada desde un avión tripulado o un asalto mucho más arriesgado por parte de las fuerzas terrestres. Los SEAL de la Marina estadounidense, por ejemplo, volaron a Pakistán en helicópteros y eliminaron a Osama bin Laden en una redada.

En este caso, la CIA optó por un ataque con drones. Y aunque la CIA no suele confirmar sus misiones antiterroristas y guarda celosamente la información sobre los ataques que lleva a cabo, funcionarios del gobierno estadounidense han dicho que se dispararon dos misiles Hellfire contra el balcón del edificio donde vivía Al Zawahri en Kabul.

Las imágenes en línea del edificio muestran daños en el balcón, donde Estados Unidos dice que se encontraba Al Zawahri, pero el resto de la casa está en pie y no ha sufrido daños graves.

A diferencia de otros modelos del Hellfire, el R9X no lleva una carga explosiva. En su lugar, tiene una serie de seis cuchillas giratorias que emergen en su aproximación final a un objetivo, dijo Kitchen. “Una de sus utilidades es la de abrir vehículos y otros obstáculos para llegar al objetivo sin tener que utilizar una ojiva explosiva”, explicó.

EVITAR LAS BAJAS CIVILES

Funcionarios y expertos estadounidenses dejaron claro esta semana que evitar las víctimas civiles era un elemento crucial en la elección del arma.

Hace menos de un año, un ataque de un dron estadounidense -con un misil Hellfire más convencional- impactó contra un sedán Toyota Corolla blanco en un barrio de Kabul y mató a 10 civiles alrededor y cerca del coche, entre ellos siete niños. En medio de la caótica retirada militar de Estados Unidos de Afganistán, las fuerzas estadounidenses creyeron que había explosivos en el coche y que éste suponía una amenaza inminente para las tropas sobre el terreno. Fue, según los líderes militares, un “trágico error”

Un ex funcionario estadounidense dijo que la probable elección de un R9X es un ejemplo del esfuerzo de la administración por encontrar formas de minimizar los daños colaterales y evitar la pérdida de vidas inocentes. Ese misil es un arma muy precisa que ataca en un área muy pequeña, dijo el funcionario, que habló bajo condición de anonimato para discutir las operaciones antiterroristas.

Un funcionario de la administración dijo el lunes que Estados Unidos investigó la construcción de la casa en la que se alojaba Al Zawahri para asegurarse de que la operación pudiera realizarse sin amenazar la integridad estructural del edificio y también minimizar los riesgos de matar a civiles, incluidos los miembros de su familia que se encontraban en otras partes de la casa.

La elección del misil es, en última instancia, una parte de la reducción de la posibilidad de matar civiles o causar otros daños colaterales.

“Yo diría que ésta es, con mucho, una opción de menor riesgo”, dijo Tom Karako, experto en defensa antimisiles del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, con sede en Washington. El uso del Hellfire, dijo, “refleja un alto grado de precaución en lugar de un riesgo”.

¿PROPORCIONA ESTADOS UNIDOS A UCRANIA AVIONES NO TRIPULADOS QUE PUEDEN DISPARAR MISILES HELLFIRE?

No. Aunque Estados Unidos ha entregado miles de millones de dólares en asistencia militar para ayudar a Ucrania a luchar contra las tropas rusas invasoras, se muestra cauteloso a la hora de proporcionar armas que puedan disparar hacia el interior de Rusia, lo que podría intensificar el conflicto o atraer a Estados Unidos a la guerra.

Por ello, Estados Unidos no ha proporcionado hasta ahora misiles Hellfire ni aviones no tripulados que puedan dispararlos. En su lugar, Estados Unidos ha suministrado drones kamikaze más pequeños, como el Switchblade y el Phoenix Ghost, que, en lugar de disparar misiles, explotan cuando alcanzan el objetivo.

Nomaan Merchant

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.