Vehículos robóticos de combate pesados puestos a prueba en las montañas de Colorado.

El ejército se ha enfrentado al difícil reto de incorporar vehículos de combate robóticos pesados en sus formaciones durante un experimento de un mes de duración en Fort Carson, Colorado. Estas pruebas le están permitiendo encontrar un camino más claro para llevar a estas máquinas al grupo, mientras que todavía está a años de distancia de que los robots terrestres encajen perfectamente con las unidades.

El Ejército ha estado evaluando el rendimiento y la posible utilidad de los RCV pesados mediante el uso de los vehículos blindados para transporte de personal robotizados M113 durante más de un año, pero el experimento en el Campamento Red Devil en Fort Carson es el más complejo hasta la fecha.

“Estamos utilizando mucha tecnología, estamos experimentando y este experimento ha sido totalmente exitoso”, dijo a los periodistas el general de brigada Ross Coffman, quien está a cargo de los esfuerzos de modernización de los vehículos de combate del Ejército, en una sesión informativa el 6 de agosto, y agregó que fue exitoso “porque aprendimos”. … Todo el propósito es aprender dónde está la tecnología ahora y cómo creemos que queremos luchar con ella en el futuro”.

Coffman aclaró que eso no significaba que toda la tecnología fuera exitosa o que todo funcionara perfectamente. “Alguna [tecnología] nos ha dejado sin aliento y otra, tenemos un poco de trabajo que hacer. Pero es por eso que hacemos estas cosas, para que podamos hacerlo a pequeña escala, para que podamos aprender, ahorrar dinero, y luego tomar decisiones”.

En parte, el Ejército está abordando un problema de física así como un desafío tecnológico. La distancia entre el robot y el controlador es justo ese tipo de problema.

Pero el servicio ha podido encontrar empresas que pueden crear formas de onda para obtener los megabytes por segundo necesarios para ampliar el rango en los entornos más desafiantes, como las zonas forestales densas, según Coffman.

Durante la experimentación, Coffman dijo que el Ejército probó las formas de onda. “Fuimos tras ellas con [la guerra electrónica], vimos que se autocorregían, de modo que si están en una banda, pueden cambiar a otra, así que tenemos una buena idea de lo que hay en el reino de lo posible hoy en día”.

“Si pudieras extender el campo de batalla hasta dos kilómetros con un robot, eso significaría que puedes tomar decisiones antes de que venga tu enemigo y te da ese espacio de decisiones más rápido y más efectivo”.

El Ejército también estaba muy satisfecho con el interfaz para la tripulación. Los soldados pudieron ver dónde estaban, dónde estaban los robots, pudieron comunicarse y los gráficos “nos dejaron absolutamente sorprendidos”. El software entre el robot y el vehículo de control (Vehículos de combate de la Infantería Bradley) “aunque no era perfecto, funcionó mejor de lo que pensábamos”.

El software fue capaz de permitir que el robot se pusiera delante del vehículo de control a unos 1.000 metros de distancia e identificara los puntos conflictivos y las ubicaciones enemigas. “No sabía cómo iba a funcionar eso”, afirmó Coffman. “Había algunos desafíos como conseguir la granularidad exacta a distancia, pero la capacidad de identificar puntos calientes y posiciones enemigas, me pareció absolutamente excepcional”.

El Ejército, como experimento paralelo, también ha estado probando un Vehículo de Combate de Infantería Stryker robotizado, que está equipado con un cañón de 30 mm, así como utilizando el mismo software y hardware en los vehículos de control. El experimento incluyó un disparo en vivo.

En los sustitutos RCV-H, el reconocimiento del objetivo funcionó mientras estaba parado, pero parte del desafío que el Ejército está abordando es cómo hacerlo en movimiento y cómo se pasa la información al artillero, añadió.

El trabajo sobre la estabilidad del sistema a través del terreno también necesita ser más avanzado, pero eso también era indicativo de usar viejos M113 y convertirlos en robots en lugar de tener un vehículo construido a propósito como serán el RCV Medio y el RCV Ligero.

Ahora que el primer gran experimento ha terminado, el Ejército se preparará para una operación a nivel de empresa en el primer trimestre del año fiscal 2022 en Fort Hood, Texas. El experimento también incluirá cuatro prototipos de vehículos recreativos medianos y cuatro ligeros.

Mientras que el experimento en Fort Carson se centró en operaciones de caballería en las que los robots sirvieron más en una misión de exploración y demostraron que podían ser efectivos en un papel de reconocimiento y seguridad, el experimento en el año fiscal 22 moverá a los robots a un papel más de “ataque y defensa”, según Coffman.

Se añadirá una nueva radio para aumentar el alcance, así como un vehículo aéreo no tripulado atado y más capacidad de reconocimiento de objetivos de salto que utiliza algoritmos entrenados en datos sintéticos que son “verdaderamente vanguardistas”.

Jen Judson

2 thoughts on “Vehículos robóticos de combate pesados puestos a prueba en las montañas de Colorado.

  • el 7 agosto, 2020 a las 14:53
    Permalink

    Ya lo comentado en otro artículo reciente del mísmo tema : en España tenemos unos 1300 M-113 , cuyo empleo o destino final podría ser éste , servir de vehículos de combate robóticos no tripulados , donde la peligrosidad alta o extrema desaconseje el uso de medios tripulados .

    Respuesta
  • el 8 agosto, 2020 a las 00:14
    Permalink

    Esos robots permiten reemplazar la tropa basica, reduciendo el personal, y dejando solo un pequeño grupo muy profesional, el mas motivado, los comandos.
    En la WW2 los grupos comandos eran capaces de hacer mas que batallones de reclutas diez veces mas grandes.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.