Un estudio de la Fuerza Aérea plantea la posibilidad de reiniciar la producción del F-22.

La USAF ha mantenido el secreto durante más de un año, desvelado ahora, por el deseo de Japón de adquirir un nuevo caza sigiloso superior al F-35.

La producción del caza de quinta generación F-22 con solo 187 unidades fabricadas, se ha convertido en una de las decisiones más debatidas y controvertidas de nuestro tiempo en materia de adquisiciones de Defensa. Hoy en día, se considera incluso entre los líderes de la USAF, que esta decisión que se tomó hace una década, fue miope y desacertada. Nadie sabe exactamente cómo y porqué sucedió. A principios de 2016, el debate en torno a la necesidad de tener más aviones F-22 llegó a un punto crítico y el Congreso ordenó a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos que investigara lo que supondría volver a poner en producción al súper-luchador. Ese estudio se terminó a finales de 2016 y algunas de sus conclusiones se debatieron abiertamente, pero el documento en sí permaneció clasificado, hasta ahora.

En una copia de dicho informe, que costó nada menos que 37.000 dólares para que la Fuerza Aérea lo produjera, a través de la Ley de Libertad de Información. No está redactado en su totalidad, además de no ser tan exhaustivo y depender en gran medida de un estudio RAND 2011 como base para sus conclusiones. El estudio está lógicamente resumido en algunos puntos clave.

Trabajando principalmente con las conclusiones de RAND de 2011, la Fuerza Aérea elaboró ​​las siguientes estimaciones de costes y suposiciones sobre lo que se necesitaría para reiniciar la producción del F-22 y producir 194 Raptors adicionales:

  • El total de los costes iniciales no recurrentes en un período de cinco años asciende a un total de 9.869 millones de dólares de 2016, lo que equivale a más de 10.000 millones de dólares en 2018 en el momento de redactar este informe.
  • Esto incluye aproximadamente 228 millones de dólares para renovar las herramientas de producción, 1.218 millones de dólares para recalificar las fuentes de componentes y materias primas, 5.768 millones de dólares para rediseñar cuatro subsistemas, y 1.156 millones de dólares en otros “costes de reinicio” asociados, junto con 1.498 millones de dólares en “costes gubernamentales adicionales”.
  • Dos de los cuatro subsistemas que necesitan un “rediseño” serían el radar de baja probabilidad de interceptación (LPI) AN/APG-77 y el motor F119, ninguno de los cuales está todavía en producción.
  • Los otros dos son el paquete de software del avión y un cuarto sistema no especificado, que actúa como protección contra el descubrimiento por parte de la Fuerza Aérea de que otros sistemas necesitaban ser reemplazados durante el proceso de reinicio.
  • Los sistemas de guerra electrónica, comunicación, navegación e identificación de amigos o enemigos (IFF) de la aeronave estaban entre los que también podrían necesitar ser reemplazados o sustituidos por otro sistema.
  • Mientras que el estudio RAND 2011 estimó un coste unitario medio de 266 millones de dólares por avión, esta cifra estaba basada en una compra total de solo 75 aviones.
  • La Fuerza Aérea estimó que el coste inicial de un pedido de 194 aviones sería de aproximadamente 216 millones de dólares por unidad.
  • Esto se reduciría a alrededor de 206 millones de dólares en el momento en que el último avión saliera de la línea de producción.
  • El precio unitario comenzaría a estabilizarse en gran medida después de que el servicio hubiera comprado los primeros 100 aviones.
  • El coste total de las adquisiciones oscilaría entre 40.000 y 42.000 millones, de dólares, y todo el programa costaría algo más de 50.300 millones de dólares.

La Fuerza Aérea también señaló que, aunque aproximadamente el 95 por ciento de las herramientas de producción relacionadas con el F-22 todavía están disponibles, las instalaciones de producción física ya no existen o están apoyando otros programas de Lockheed Martin, como el F-35. Después del estudio de 2011, el servicio optó por colocar el “utillaje de producción primaria” en un almacén del Ejército en Sierra, California,  para el caso de que fuera necesario fabricar ciertas piezas de repuesto en el futuro.

Pratt y Whitney, que suministraron el motor F119, también había cambiado su enfoque centrándose en la construcción del motor F135 para el Joint Strike Fighter. Sin embargo, el F135 está desarrollado a partir del F119 hasta cierto punto.

La Fuerza Aérea expresó reiteradamente su preocupación de que el esfuerzo reiniciado competiría por los recursos con sus esfuerzos de adquisición y modernización del F-35. Sin embargo, el informe también dice que el servicio no consideró si alguno de los componentes, las cadenas de suministro o la infraestructura del Joint Strike Fighter podría ayudar a respaldar un nuevo programa F-22 y potencialmente producir ahorros en los costes. 

El servicio también determinó que aún era “técnicamente factible” desarrollar una versión de exportación del F-22, lo que potencialmente ayudaría a compartir las cargas de costes y a reducir aún más los costes unitarios. El informe cita un estudio separado de la Fuerza Aérea de 2010 que estimó los costes de hacer precisamente eso. Además, el servicio reiteró las dificultades para obtener la aprobación para exportar F-22 en cualquier configuración. El informe identifica un número de partes interesadas del gobierno de los EE.UU. que tendrían que firmar cualquier entrega en el extranjero, pero los censores de la Fuerza Aérea las eliminaron todas.

Los costes no recurrentes de volver a poner el Raptor en producción parecen particularmente altos en este informe, estimados en alrededor de 10.000 millones de dólares. Hay que tener en cuenta que es aproximadamente la mitad del coste total de desarrollo del bombardero sigiloso B-21 Raider.  Además, este estudio establece que el coste unitario sería bastante estable, especialmente después de los primeros 100 aviones, bajando a 206 millones de dólares para el último avión. Esto no tiene mucho sentido teniendo en cuenta que todos los demás programas de defensa importantes parecen prever reducciones de costes unitarios de forma más pronunciada en una serie de producción, y especialmente en los primeros lotes de producción. El programa F-35, por ejemplo, ha puesto una gran parte de su caso de negocio en este hecho solamente.

Cuando se trata de costes de vuelo –que son los costes reales de los aviones para construirse por sí mismos, sin incluir los costes de investigación y desarrollo- los últimos 60 F-22 que se produjeron durante su producción costaron un promedio de 137 millones de dólares por unidad,  lo que se acercaba el coste del F-35A durante el mismo tiempo de su producción. De hecho, el entonces Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, general Michael Mosely, que perdió su trabajo porque no se mantuvo al margen y vio que el entonces Secretario de Defensa Robert Gates tomaba la decisión de cortar la producción de los F-22 sin luchar, señaló :

“No necesitábamos, ni necesitamos, miles de esas cosas. Pero necesitábamos el número correcto… Los últimos aviones que recibimos fueron de 87 millones de dólares… Si hubiésemos podido ir a otro contrato de varios años, se habría llegado al acuerdo de que podríamos conseguirlos por 85 millones de dólares… Ahora encuéntrame un avión que cuesta 85 millones de dólares y tenga esa capacidad”.

Por lo tanto, no parece probable que se puedan realizar más reducciones en los costes de producción más allá de lo que indica el estudio de reinicio, y especialmente considerando que el F-22 es un producto conocido, no un nuevo caza que acaba de entrar en producción. 

Esto es también un recordatorio de cómo se pueden distorsionar los costes de los sistemas de armas utilizando diferentes cálculos para hacer que uno parezca mucho más asequible que el otro. La realidad es que el programa F-22 costó 70.000 millones de dólares y aproximadamente 30.000 millones se gastaron en costes no recurrentes e investigación y desarrollo. Así que, si construyes menos y amortizas eso a través de la pequeña flota, se ve fiscalmente desmesurado. En realidad, lo que es terrible es que los 30.000 millones gastados en el desarrollo de un sistema como el F-22 se desperdiciarían en una flota tan pequeña.

 

Como se ha dicho antes, las conclusiones de este estudio fueron probablemente preparadas antes de que realmente comenzara, y en este momento, invertir grandes sumas de dinero para reiniciar la producción de F-22 no tiene mucho sentido. Ese dinero podría invertirse en otros programas como la iniciativa “Penetrating Counter-Air de la Fuerza Aérea de la USAF especialmente en vehículos aéreos de combate no tripulados de alta gama.

Pero si otro país, digamos Japón , estuviese dispuesto a pagar por los costes de reinicio no recurrentes, el Pentágono estaría loco si no comprara más Raptors solo por su coste unitario, además de muchas piezas de repuesto para apoyar a la flota de manera eficiente durante las próximas décadas.

Es imposible creer que Tokio pueda diseñar y adquirir un caza de quinta generación con un rendimiento similar al F-22 por menos del coste de reiniciar la línea Raptor y producir F-22 mejorados. Además, podrían tener esos aviones en media década, no en décadas. También sería muy útil cuando se trata de aliviar el riesgo de un programa de este tipo. Israel, e incluso posiblemente Australia, también podría estar interesados en comprar un escuadrón o dos de nuevos F-22 de producción. 

Pero a juzgar por el informe en sí mismo, que subraya una y otra vez que cualquier cantidad de dinero que se destine a los F-22 podría obtenerse del programa F-35, tanto en términos de compras nacionales como extranjeras, es poco probable que esto ocurra.

By Tyler Rogoway and Joseph Trevithick 

2 comentarios sobre “Un estudio de la Fuerza Aérea plantea la posibilidad de reiniciar la producción del F-22.

  • el 7 mayo, 2018 a las 01:18
    Permalink

    Precisamente porque el F35 no esta cumpliendo las expectativas que daban cuando se cerro la cadena del F22, es por lo que la producción de nuevos F22 es mas fácil ahora, incluso a costa de unidades F35.

    Respuesta
  • el 7 mayo, 2018 a las 19:38
    Permalink

    Quizá se tiene en cuenta que el despliegue del F-22 en territorios de ultramar con climas hostiles y cálidos ha demostrado ser perjudicial para la capa especial de pintura absorbente. Entonces un número mayor de F-22 podría permitir una rotación mayor de unidades desplegadas y de esta forma proceder a un mantenimiento correcto que les permita conservar su capacidad de baja señal de rebote de radar. Pero si se tiene la idea de que el F-22 es un avión perfecto esto dista mucho de la realidad, es un avión caro de mantener y frágil en despliegue operativo. Lo más probable es que la decisión de reponer la producción se deba a que el enfoque ruso de baja observabilidad compensada, o el chino de ser stealht solo de frente y de esta forma destruir los Awacs ylos tanqueros americanos de retaguardia implique tener más F-22 de guardaespaldas de los Big Fellas

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com