Así son los misiles SM-2 que ha comprado España para sus fragatas.

El Consejo de Ministros ha autorizado su compra para garantizar la defensa aérea en las operaciones futuras en las que participen las Fragatas F-100.

El Consejo de Ministros celebrado el 21 de diciembre en Barcelona sirvió también para que el Gobierno autorizase un contrato para la adquisición de diez misiles SM-2 IIIB y diez canastas MK-13 por un valor estimado de 26 millones de euros con el objetivo de dotar a las fragatas F-100 de la Armada española de este tipo de armamento.

Se dotará así a la Armada de Misiles Standard SM-2 y de suministro asociado que garantizará la defensa aérea en las operaciones futuras en las que participen las Fragatas F-100. Se completa parcialmente el cargo de misiles necesarios y se podrán compensar caducidades y reponer posibles consumos en lanzamientos para entrenamiento.

Según apuntan desde el Ejecutivo, la defensa aérea que realizan las fragatas españolas de la clase F-100 en las misiones encomendadas, se fundamenta, entre otros equipos y sistemas, en misiles Standard (SM) modelo 2 (SM-2) y misiles Evolved Sea Sparrow (ESSM).

Fragata española Álvaro de Bazán F-101

La empresa fabricante del misil, Raytheon, el mayor productor mundial de misiles entre los que destaca el popular Patriot, ha comunicado oficialmente a todos los países usuarios del SM-2 que la última ventana de oportunidad para la adquisición de este modelo (entregas previstas a partir de 2020 y hasta 2024) es marzo de 2018 y supone participar en la segunda extensión del contrato plurianual de fabricación del año 2019.

La adquisición de los misiles y el suministro asociado se efectúa por un contrato con el Gobierno de Estados Unidos a través del sistema FMS (Foreing Military Sales). La fecha estimada de las entregas para esta segunda extensión es a partir de 2022 y hasta el 2024.

El SM-2 IIIB es un misil de medio alcance tierra-aire (SAM) y es el más moderno de la gama SM-2 y está en servicio desde 1998 para buques con sistemas Aegis con lanzador MK 41 VLS. Incorpora un programa de mejora de misiles guiados 8MHIP), dual IR/buscador SARH (radar de guiado semi-activo), buscador IR montado en carenado lateral. Su uso es habitual en la Marina de Estados Unidos en varios tipos de destructores, de cruceros y de fragatas. Además, está en servicio en otras armadas del mundo.

Este misil incluye entre su tecnología un dispositivo de detección de objetivo de alta tecnología y ojiva direccional para garantizar la destrucción del objetivo, incorpora controles de cola y propulsión del motor para mejorar su maniobrabilidad. Según su propio fabricante, Raytheon, “son letales contra cazas, bombarderos y helicópteros y cuenta con contramedidas electrónicas”. Además, “el SM-2 tiene un extenso historial de pruebas de vuelo de área y defensa personal con más de 2.700 pruebas de vuelo exitosas de barcos nacionales e internacionales”, aseguran.

Estos misiles son, por tanto, una pieza clave de la defensa de los buques de la Armada española, sobre todo de cara a luchar contra los misiles antibuque. Pesa alrededor de 700 kilos, mide 4,72 metros y tiene un diámetro de 34 centímetros. Su alcance se sitúa entre los 74 y los 170 kilómetros y detona por radar y espoleta de contacto. Tiene un techo de vuelo de unos 80.100 pies (unos 24.400 metros) y alcanza una velocidad máxima de Match 3,5.

Ángel Luis de Santos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.