Cazas de sexta generación que cambiarán la guerra y sustituirán a los F-22 y F-35.

Los aviones de combate de dentro de 20 años probablemente contengan la próxima generación de tecnología de ocultación, guerra electrónica, sofisticados algoritmos y procesos informáticos, mayor autonomía, armas hipersónicas y las denominadas “pieles inteligentes”, en las que los sensores están incorporados en el lateral del propio avión.

Algunas de estas características pueden haber estado en exhibición hace más de un año cuando el SuperBowl AD de Northrop Grumman reveló una primera y llamativa visión de su nuevo avión de combate de sexta generación.

Northrop es uno de los principales fabricantes de la industria de defensa que hará una oferta por un contrato para construir el nuevo avión, cuando sea el momento adecuado. Si bien no hay muchos detalles disponibles sobre este trabajo, es seguro asumir que Northrop ya está avanzando en los conceptos, la tecnología y el trabajo de diseño temprano hacia este fin. Boeing también se encuentra en las primeras fases de desarrollo de un diseño de sexta generación, según un informe publicado por Defense News.

El nuevo avión, diseñado para suceder al F-35 Joint StrikeFighter de quinta generación y explotar en la escena a mediados de la década de 2030, ahora se encuentra en las primeras etapas de desarrollo conceptual con la Fuerza Aérea y la Armada. Los dos servicios están trabajando juntos en las primeras discusiones conceptuales sobre los tipos de tecnologías y capacidades que contendrá el avión. Aunque la Fuerza Aérea aún no ha identificado una plataforma para el nuevo avión, si caracteriza el esfuerzo en términos de una capacidad futura llamada Dominio Aéreo de Próxima Generación.

Los nuevos aviones de la Armada reemplazarán, al menos en parte, el inventario existente de F/A-18 Super Hornets que comenzará a retirarse para el año 2035, han dicho oficiales de la Marina.

La visión de la Marina para una futura Ala aérea de portaaviones en 2040 y más allá, está compuesta por la variante lanzada para portaaviones del Joint Strike Fighter, el F-35C y aviones heredados como el avión de interferencia electrónica EA-18G Growler.

Además, alrededor de esa época será cuando los planificadores de la Marina prevén que su avión de sexta generación estará listo, un avión que probablemente será diseñado tanto para misiones tripuladas como no tripuladas.

Las tecnologías están avanzando rápidamente en recubrimientos, cuestiones de espectro electromagnético, inteligencia artificial, maniobras, superioridad en la detección del espacio de batalla, comunicaciones y enlaces de datos, han adelantado responsables de la Marina.

La Marina añade además, que es probable que desarrolle nuevos vehículos aéreos no tripulados lanzados desde portaaviones en los próximos años. Por ejemplo, el histórico avión de demostración X-47B de Northrop fue el primer sistema no tripulado que se lanzó y aterrizó con éxito en la cubierta de un portaaviones.  

Los analistas han especulado que a medida que los desarrolladores de la sexta generación busquen diseñar una aeronave, es probable que exploren una gama de tecnologías de próxima generación, como la conectividad máxima de los sensores, la capacidad de supercrucero y una aeronave con “pieles inteligentes” configuradas electrónicamente.

La tecnología de supercrucero permitiría al nuevo avión de combate navegar a velocidades supersónicas sin necesidad de postcombustión, explicaron los analistas. Como resultado, el súpercrucero aporta una ventaja táctica sustancial, ya que permite maniobras a alta velocidad sin necesidad de postquemador, por lo tanto, permite un tiempo de misión mucho más largo en el lugar. Este escenario proporciona una ventaja de tiempo, ya que el avión probablemente duraría más que un avión rival que probablemente se quedaría sin combustible antes. El F-22 de la Fuerza Aérea ya tiene una versión de tecnología de supercrucero.

Un caza F-22 realiza un ‘deslizamiento de cola’ durante una demostración aérea.

La nueva aeronave podría también tratar de desarrollar la capacidad de disparar armas hipersónicas, aunque tal desarrollo dependería de que se logren progresos satisfactorios con tecnologías que aún no han sido probadas, como los chorros de agua que viajan a velocidades hipersónicas. Algunas pruebas de los primeros cálculos de esta tecnología han sido probadas con éxito y otros intentos han fracasado.

El Jefe Científico de la Fuerza Aérea, el Dr. Geoffrey Zacharias, dijo a Defense News que Estados Unidos prevé tener armas hipersónicas para la década de 2020, aviones no tripulados hipersónicos para la década de 2030 y aviones no tripulados hipersónicos recuperables para la década de 2040. No hay duda de que la tecnología hipersónica, ya sea armamento o propulsión, o ambas, ocupará un lugar destacado en los futuros diseños de aviones.

Las pieles de aeronaves inteligentes implicarían la dispersión de ciertas tecnologías o sensores a través del fuselaje y su posterior integración en la propia aeronave, utilizando algoritmos informáticos de próxima generación para organizar y mostrar información para el piloto. Vemos algo de esto ya en el F-35; la fusión de sensores de la aeronave utiliza tecnología informática avanzada para recopilar, organizar y mostrar información relevante de combate de una variedad de sensores que de otra manera serían dispares en una sola pantalla para los pilotos. Además, el Sistema de Apertura Distribuida de Northrop está diseñado para proporcionar a los pilotos de F-35 una visión de 360 grados del espacio de batalla. Las cámaras del DAS están diseñadas en partes del propio fuselaje del F-35 para reducir la resistencia y bajar la firma del radar del avión.

Las pieles inteligentes con electrónica distribuida significan que, en lugar de tener sistemas montados en la aeronave, habría aberturas integradas en la piel de la aeronave, dijeron los analistas.

Esto podría reducir la resistencia, aumentar la velocidad y la maniobrabilidad al tiempo que aumenta la capacidad tecnológica de los sensores.

También es posible que el nuevo caza de sexta generación pueda usar tecnología de sigilo avanzada y futurista capaz de permitir nuevas y más capaces defensas aéreas. Las defensas aéreas de los posibles adversarios utilizan cada vez más una potencia de procesamiento informático más rápido y están mejor conectadas en red, son más digitales, pueden detectar una gama  más amplia de frecuencias y son capaces de detectar aviones furtivos a distancias más lejanas.

Es probable que el nuevo caza de sexta generación también dispare rayos láser y tenga la capacidad de lanzar ataques electrónicos ofensivos.

Kris Osborn

3 comentarios en “Cazas de sexta generación que cambiarán la guerra y sustituirán a los F-22 y F-35.

  • el 18 agosto, 2019 a las 05:10
    Permalink

    No entiendo cómo se pueden plantear diseños de aviones a 15 años vista con la velocidad que avanza todo actualmente

    Respuesta
  • el 18 agosto, 2019 a las 19:05
    Permalink

    Por que en donde más avanza la tecnología es en el uso militar 😌

    Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com