Poder aéreo falsificado: conozca la Fuerza Aérea de imitación China.

China pasó de ser una potencia regional a una potencia mundial en un tiempo récord, pero necesitaba algo de “ayuda” en el camino.

A medida que la influencia de China en el mundo se expande, también lo hace su poder militar. Una Marina cada vez más capaz , grandes inversiones en tecnología de armamento y su primera base militar en el extranjero hablan del objetivo del presidente Xi Jinping de convertir a China en una superpotencia global.

Pero para responder a esa ambición, el Ejército Popular de Liberación (ELP) ha recurrido a otros países en busca de “inspiración” a la hora de equiparar a sus fuerzas armadas. Aunque la compra o el robo de tecnología militar extranjera podría considerarse como una debilidad estratégica, China se salta la costosa y lenta I+D (Investigación y Desarrollo).

Y en ninguna parte es más evidente la adopción de armas rápidas y sueltas (y sus deficiencias inherentes) que en la Fuerza Aérea de China. Al igual que Estados Unidos, China despliega aviones con una amplia gama de capacidades, pero a diferencia de los EE.UU., la mayoría de los aviones de China se basan en planes comprados o robados a sus adversarios. Aquí hay siete de ellos.

Chengdu J-10 y US F-16

En la década de 1980, Estados Unidos se asoció con Israel para desarrollar un nuevo avión de combate basado en el General Dynamics F-16. Pero a medida que aumentaron los costes, Estados Unidos se retiró del acuerdo, dejando al inacabado avión “Lavi” de Israel. Años más tarde, funcionarios estadounidenses descubrieron que Israel vendió los planes de desarrollo del Lavi a China, dándoles acceso sin precedentes a las tecnologías desarrolladas por primera vez para el F-16.

El J-10 tenía más que un sorprendente parecido visual con el F-16. La tecnología obtenida a través de Israel permitió a China avanzar de manera significativa sobre los aviones de caza de la era de los 60 que estaban desplegando en ese momento. Este no sería el último caza chino en incorporar elementos del F-16, pero es el más directo.

Una versión actualizada del J-10 entró en servicio el año pasado con un sistema avanzado de radar de control de fuego, un mayor uso de materiales compuestos para reducir el peso y varias otras actualizaciones desarrolladas a nivel nacional que tienen como objetivo mantener el J-10 en condiciones para las próximas décadas.

Shenyang J-11/16 y ruso Sukhoi Su-27

Cuando la Unión Soviética se acercaba al colapso en 1989, China aprovechó la oportunidad para asegurar la línea de producción del Sukhoi Su-27, un caza de superioridad aérea desarrollado para contrarrestar a los aviones estadounidenses como el T-14 Tomcat. Los soviéticos, deseosos de venderle a China un nuevo diseño de MiG, no tuvieron muchas opciones ante la inminente ruina económica. China comenzó rápidamente a producir sus propios Su-27, y luego mejoró el diseño para desarrollar lo que se convertiría en el J-11.

A diferencia de otros cazas empleados por China en ese momento, el Su-27 trajo sistemas avanzados de aviónica y tecnología fly-by-wire que China también fue capaz de incorporar en plataformas posteriores.

En el año 2000, Rusia vendió a China una serie de avances que había hecho a su propia plataforma Su-27, y el esfuerzo posterior de China para incorporarlos junto con tecnologías desarrolladas internamente ha dado como resultado el J-16, un Su-27 modificado y actualizado .

Shenyang J-15 y ruso Sukhoi  Su-33

El J-15 de China sirve como su principal avión basado en portaaviones, y si China se hubiera salido con la suya, se habría producido originalmente simplemente comprando la línea de producción del Su-33 (que es la versión del Su-27 con capacidad de portaaviones de Rusia).

Cuando los soviéticos se negaron a desprenderse de sus secretos de diseño del Su-33, China compró un prototipo de avión Su-33 a Ucrania, apodado el T-10K-3, y rápidamente se puso en marcha la ingeniería inversa.

El resultado es un caza basado en portaaviones que comparte el diseño de alas plegables del Su-33 y el aspecto general junto con algunas mejoras chinas, como la incorporación de más materiales compuestos para reducir el peso total.

Técnicamente hablando, el J-15 podría ser considerado el caza superior al caza interceptor más rápido de Estados Unidos, el F-15, al menos sobre el papel. Con una velocidad máxima más rápida, una mayor carga G máxima y un techo operativo ligeramente más alto, China se ha mostrado satisfecha de poder afirmar que en un combate avión contra avión, resultaría sin duda una victoria china.

Pero el J-15 está severamente obstaculizado por su aparato de lanzamiento. El anticuado sistema de catapulta y rampa del portaaviones Liaoning de China para lanzar cazas limita severamente el peso operativo máximo del J-15, reduciendo la munición total que puede llevar a la lucha. Los nuevos portaaviones en desarrollo chinos prometen ofrecer una catapulta electromagnética similar a las utilizadas en los nuevos portaaviones de la clase Ford de Estados Unidos, pero es posible que el J-15 no viva hasta entonces para ver  su servicio en ese tipo de barco.

CASC Caihong-4 y US MQ-9 Reaper

Si bien no hay evidencia pública definitiva disponible para apoyar las afirmaciones de Estados Unidos de que el avión no tripulado armado Caihong-4 (CH-4) de China se basa en planes robados para el General Atomics MQ-9 Reaper, ver para creer. El parecido es sorprendente, pero las similitudes son solo superficiales.

A pesar de estar claramente modelado según el UAV estadounidense, el CH-4 ostentaba menos estaciones fuera de borda para artillería montada, a la vez que ofrecía características de vuelo y duración  comparables, lo que sugiere que su sistema de propulsión no es tan capaz como los que se encuentran en el Reaper.

Sin embargo, China rápidamente se puso a trabajar para igualar la capacidad del Reaper dentro de su propio programa de drones, lo que llevó al nuevo y más sólido CH-5, que es una versión actualizada de su primer intento de copiar la plataforma estadounidense.

FC-1 Xiaolong y MiG-21 soviético

La historia de amor de China con los cazas rusos no solo incluye los diseños de Sukhoi. En la década de 1960, China compró planes de producción para el Mikoyan-Gurevich MiG-21, que fue modificado y actualizado en la plataforma china J-7. En los años posteriores, ese J-7 se convirtió en la base de una nueva empresa conjunta con Pakistán que pretendía lanzar un nuevo caza que pudiera competir con un MiG diferente, el nuevo MiG-29 soviético.

Gracias al acceso de China a las especificaciones de diseño del F-16 a través del programa israelí “Lavi”, esa empresa conjunta dio lugar  en una fusión de las características del F-16 y del Mig-21, creando un avión que algunos sostienen que es mayor que la suma de sus partes. Los elementos de ambos aviones se pueden ver en el FC-1 (JF-17 en Pakistán), con la nariz y la cola del F-16 unidas por un diseño de alas claramente del MiG-21.

Este avión continúa volando hoy n día y, según muchos informes, es un caza que puede competir mano a mano con reactores diseñados décadas después de su primer vuelo.

Las versiones más recientes del JF-17 ahora incluyen capacidades de reabastecimiento aire-aire, un mayor uso de materiales compuestos para reducir el peso y la tecnología fly-by-wire adquirida por primera vez a través de una compra soviética diferente.

Chengdu J-20 y US F-22 Raptor

El J-20, el primer avión de combate de quinta generación de China, fue diseñado específicamente no solo para servir como competidor del F-22 Raptor estadounidense, sino en muchos sentidos, como una copia directa. Los planes para el diseño de Lockheed Martin fueron robados por un ciudadano chino llamado Su Bin, quien fue sentenciado a 46 meses en una prisión federal. Las repercusiones de sus esfuerzos en nombre del gobierno chino perdurarán durante décadas.

Además de la obvia adición de canards delanteros en el J-20, las dos aeronaves parecen idénticas gracias al acceso de China a los datos de desarrollo de los F-22 clasificados, pero como suele ocurrir, las similitudes parecen terminar con la estética.

Debido a que China carece de una amplia experiencia en tecnología de ocultación, se cree ampliamente que el diseño sigiloso del J-20 está limitado por su capa inferior de absorción de radares, los materiales de producción e incluso esos obstáculos candentes (que algunos creen que tendrán un efecto adverso en su perfil sigiloso).

Expertos en defensa de Estados Unidos han dicho que el J-20 de China tendrá una firma de radar mucho más grande que el F-22, pero otras variables pueden en última instancia hacer que cualquier ventaja estadounidense sea discutible. Estados Unidos canceló el programa F-22 en 2011 con menos de 200 aviones construidos. China, por otro lado, continuará produciendo el J-20 en grandes cantidades en los próximos años.

Shenyang J-31 y los EE.UU. F-35

Al igual que el F-22, el F-35 Joint Strike Fighter de Lockheed Martin también se vio comprometido por Su Bin, lo que llevó al programa J-31 de China. Este avión, aún en desarrollo, posee un mayor alcance operativo y una mayor capacidad de carga útil que el F-35 en el que se basó. Se espera que el J-31 se convierta en el principal caza de combate basado en portaaviones de China una vez que alcance la plena producción, reemplazando al problemático J-15 del PLA-N una vez que entre en servicio. Al igual que el programa J-20, el J-31 está limitado por la inexperiencia de China con aviones sigilosos.

Estéticamente, el J-31 parece tomar prestado mucho de los programas del F-35 y F-22, lo que sugiere que puede ser más ligero y más maniobrable que el caza de primer nivel de Estados Unidos. Pero carece de algún grado de las características de sigilo del F-35, así como de la verdadera fama del avión americano, con un conjunto de sensores que ofrece al piloto una mayor conciencia del espacio de batalla.

En muchos sentidos, el F-35 no solo sirve como caza, sino también como centro de datos. No hay indicios de que el J-31 de China haya sido capaz de fusionar una gran variedad de fuentes en una interfaz única y manejable. Eso significa que la capacidad del F-35 para luchar desde más allá del horizonte no se encontrará en su imitación china.

Alex Hollings

Un comentario sobre “Poder aéreo falsificado: conozca la Fuerza Aérea de imitación China.

  • el 21 septiembre, 2018 a las 12:55
    Permalink

    Buenas, dejando al margen que todos los proyectos de aviones de quinta generación tienen cierto parecido, decir que el avión chino es una copia del f 22, estéticamente hablando, es totalmente incierto, por favor, para cualquier entendido-aficionado en la materia se ven clarísimas diferencias, sólo hay que observar ambos diseños,canards, alas, derivas, timones, morro, cabina, fuselaje central, les ruego sean más rigurosos en sus comentarios, escribir en ésta página creo que merece más rigor, hacer dichas afirmaciones me parece una falta de seriedad, creen que no sabemos observar el diseño, características constructivas, etc de un avión?. Si quieren buscar verdaderas similitudes vean el proyecto de EADS, e incluso aunque menos, el futuro nuevo caza furtivo británico, agradezco su atención y les ánimo a seguir con esta magnífica revista digital, gracias, y disculpen mi critica.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com