Al nuevo gran navío de guerra chino le falta un arma importante

¿Cuándo veremos por fin el misil HQ-26?

Las pasadas Navidades, la Armada del Ejército Popular de Liberación recibió un regalo largamente esperado cuando entraron en servicio sus destructores Tipo 055 séptimo y octavo, completando así la entrega del primer lote de su nueva y letal clase de buques de guerra. Con unas 13.000 toneladas, los Tipo 055 son los buques de guerra de superficie más grandes de Asia desde la Segunda Guerra Mundial; la Marina estadounidense los clasifica como cruceros. Sin embargo, a pesar de su impresionante armamento, sus avanzados sistemas de radar y otras impresionantes capacidades, los informes iniciales indican que a los Type 055 parece faltarles un arma clave: el misil buque-aire de nueva generación, planeado desde hace tiempo.

Hace diez años empezaron a circular rumores sobre los planes chinos para una versión muy mejorada de su sistema de misiles tierra-aire de medio alcance HQ-16 de origen ruso. El HQ-16 se basaba en el Buk 9K37 ruso, cuyo desarrollo comenzó Moscú en 1972. El actual HQ-16B actualizado de China data de 2011 y tiene un alcance máximo de 70 km. Se dice que el esperado HQ-26 es aproximadamente equivalente al misil SM-3 estadounidense utilizado por el sistema de defensa contra misiles balísticos Aegis. Al parecer, sería capaz de destruir misiles balísticos de corto y medio alcance, misiles de crucero y aviones tripulados y no tripulados hasta una distancia de 400 kilómetros.

Este nuevo interceptor HQ-26 parecía hecho a medida para el Tipo 055, destinado a la defensa antimisiles. Sin embargo, cuando el buque líder de la clase, el Nanchang, entró en servicio en enero de 2020, sólo vimos el viejo sistema HQ-16, acompañado de un notable silencio por parte de los entusiastas militares chinos. Casi tres años después, algunos especulan que el HQ-26 aún está a uno o dos años de su despliegue.

Esto sigue a retrasos similares con el sistema SAM HQ-19. Análogo al THAAD estadounidense, el HQ-19 es un misil de dos etapas diseñado para alcanzar misiles balísticos de medio alcance y otras amenazas. Se esperaba que estuviera operativo en 2021, pero no ha habido ninguna noticia oficial sobre sus perspectivas, y mucho menos una presentación pública.

Al igual que el THAAD, se espera que el HQ-19 utilice un vehículo de destrucción cinética: una ojiva no explosiva que utiliza pequeños motores para corregir el rumbo y colisionar con un misil enemigo. Pero los retrasos también han plagado los esfuerzos de China en este campo. Desde 2007, China ha estado desarrollando interceptores de curso medio, empezando por el DN-1 (también llamado SC-19). Aunque no está claro si el DN-1 contaba con capacidades de matanza cinética, sus sucesores, el DN-2 y el DN-3, parecen tenerlas. El DN-3, que apareció por primera vez en 2015, probablemente se volvió a probar en 2018, 2021 y 2022. Esta serie de pruebas implica que el DN-3 se está desarrollando activamente, con China solucionando fallos o probando la viabilidad de nuevas características. Los funcionarios del Pentágono esperan que el DN-3 alcance su capacidad operativa inicial no antes de finales de la década de 2020.

Con el HQ-26 desaparecido, el HQ-19 aún sin confirmar y el DN-3 aún sin probar, los esfuerzos chinos de defensa contra misiles balísticos se enfrentan a una serie de obstáculos. Mientras que los misiles de crucero viajan a velocidades relativamente bajas, los misiles balísticos pueden alcanzar velocidades de 8 kilómetros por segundo y requieren una sólida arquitectura de apoyo para que los sistemas de defensa antimisiles puedan apuntar con precisión. Aunque varios de los sistemas básicos de defensa antimisiles de China afirman que sus versiones actualizadas pueden hacer frente a tal desafío, sus capacidades reales siguen sin probarse en combate.

Sin embargo, China sigue empeñada en construir defensas contra misiles balísticos, principalmente para cerrar lo que considera una brecha estratégica con las maduras capacidades de defensa antimisiles de Rusia y Estados Unidos. Por ejemplo, en entrevistas que datan de 2015, los estrategas chinos se preocuparon abiertamente por la capacidad de China para seguir el ritmo, y mucho menos alcanzar, las capacidades de defensa contra misiles balísticos de Estados Unidos. Mientras tanto, muchos de los sistemas de misiles más comunes de China se copian directamente de los diseños rusos. A modo de ejemplo, China compró el sistema ruso S-400 Triumf SAM en 2014, presumiblemente tanto para cubrir las lagunas en sus actuales capacidades de defensa antimisiles, como para desmontar y copiar.

Otra motivación puede ser el arsenal nuclear de China, comparativamente pequeño. Según un informe de 2015 de la Federación de Científicos Estadounidenses, los estrategas chinos creían que la nueva generación de capacidades de defensa antimisiles de Estados Unidos, en particular el THAAD y su potente radar de banda X, podría derribar suficientes misiles balísticos intercontinentales chinos como para socavar su efecto disuasorio. Dada la fuerza nuclear relativamente pequeña de China, al EPL también le preocupaba que los futuros avances estadounidenses en defensa antimisiles tuvieran un efecto desproporcionado sobre su disuasión nuclear.

A pesar de estas fuertes motivaciones, parece que el EPL ha sufrido contratiempos en el desarrollo del sistema de misiles HQ-26 barco-aire. Aunque ya se ha retrasado, no está claro cuándo se desplegará finalmente el sistema en los destructores del PLAN. E incluso si el sistema se incorpora finalmente a los nuevos destructores Tipo 055 del PLAN en un futuro próximo, no está claro hasta qué punto será eficaz contra los misiles balísticos.

 Construir un sistema de defensa contra misiles balísticos implica resolver una serie de problemas técnicos extremadamente difíciles, y no está claro que los ingenieros del PLA estén a la altura del reto. De hecho, incluso el sistema estadounidense de defensa antimisiles GMD ha estado plagado de costes desorbitados, problemas técnicos y, según los informes, sólo puede alcanzar objetivos entre el 25 y el 50 por ciento de las veces en pruebas programadas.

Aunque los últimos buques de guerra pueden aumentar las capacidades del PLAN, aún no está claro si los sistemas chinos de defensa antimisiles estarán a la altura del desafío.

Thomas Corbett and Peter W. Singe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Guía y normas de participación en la web de Galaxia Militar:

Todos los comentarios deben estar relacionados con los artículos que se publican o han sido publicados en la web.

Esta web es de temática militar y no se publicarán comentarios de contenido político, o que no estén relacionados con los temas tratados.

Deben respetar las opiniones del resto de lectores, además de estar dentro de los parámetros del decoro y el respecto, sin insultos ni otras actitudes fuera de tono.

No se publicarán los comentarios que venga escritos en letras mayúsculas.

Revise su ortografía: Si bien las redes sociales suelen ser un entorno natural y distendido, es recomendable hacer un uso correcto de las reglas gramaticales.

El equipo moderador de comentarios, entre otras medidas, podrá eliminar aquellos que no respecten estos requisitos, así como dejar de publicar a los usuarios que no sigan las citadas normas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.