Así es como el MiG-29 Fulcrum de Rusia obtuvo su temible reputación.

El MiG-29 Fulcrum fue el primer avión de combate ruso de cuarta generación, caracterizado por su aspecto elegante y mortal en contraste con los primeros cazas soviéticos. El rápido y ágil Fulcrum podía superar a cualquier caza de la OTAN, y estaba armado con misiles de última generación. Pero, por desgracia, se veía frenado por su anticuada electrónica, su corta vida útil y su alcance limitado.

En cierto sentido, el MiG-29 combinó la ingeniería de cuarta generación con el hardware de tercera generación. Su precio relativamente bajo significó que inicialmente atrajo grandes ventas a los países en desarrollo, pero rápidamente se vería eclipsado por el más moderno Su-27. Sin embargo, el Fulcrum permanecería en servicio durante algún tiempo, ya que las versiones mejoradas corregían parcialmente algunas de sus deficiencias.

Caracteristicas

El MiG-29  comenzó a desarrollarse en 1974, con la intención de ser un caza multiusos ligero y avanzado que operaría desde los primitivos campos de aviación en la primera línea de la Guerra Fría, mientras que un menor número de Su-27 más pesados ​​(también en desarrollo en ese momento) se encargaría de misiones de mayor alcance. Esto era paralelo a la estructura de fuerza ligera y pesada de los F-16 y F-15 que se estaban desarrollando para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Los primeros MiG-29 entraron en funcionamiento en 1982 y la OTAN los denominó con el nombre en clave de “Fulcrums”, un nombre que también se hizo popular con algunos pilotos rusos. El Fulcrum tenía una temible reputación en Occidente e incluso tenía su propio  juego de ordenador. En la década de 1990, los pilotos occidentales tuvieron amplias oportunidades de volar los MiG-29, ya que la Fuerza Aérea Alemana incorporó los MiG-29 de Alemania Oriental. Más tarde, Estados Unidos incluso compraron veintiuno a Moldavia.

Se descubrió que los Fulcrums eran grandes aviones, pero también tenían desventajas significativas. 

Los dos motores turbofan RD-33 del MiG-29 le daban una excelente aceleración y una velocidad máxima de Mach 2.25, más rápida que la del F-16 pero un poco por detrás del más grande F-15. La principal característica del MiG-29 era su excelente maniobrabilidad, superando incluso al ligero F-16 en giros instantáneos y sostenidos (veintiocho grados por segundo versus veintiséis). Los pilotos de la OTAN que practicaron contra los Fulcrums de la Fuerza Aérea alemana que servían en el JG 73 descubrieron que en los combates a baja velocidad, el MiG-29 era más ágil que cualquier cosa que le lanzara.

Al igual que el Su-27, el MiG-29 es super manejable: puede realizar maniobras imposibles con controles aerodinámicos regulares debido a sus excelentes características de manejo después de una pérdida. También puede alcanzar ángulos de ataque muy altos. 

Otra ventaja del MiG-29 era el misil guiado por infrarrojos de corto alcance R-73 (nombre en clave de la OTAN AA-11 Arrow) que podía apuntar y disparar a través de una mira montada en el casco. Normalmente, un avión tiene que maniobrar para apuntar a un caza enemigo con el R-73, el piloto solo necesitaba  mirar a un objetivo dentro de los sesenta grados del arco frontal para dispararle un misil. La Fuerza Aérea de Estados Unidos no adquirió una capacidad similar hasta que el AIM-9X entró en servicio en 2003.

Además del R-73, los siete puntos de referencia del Fulcrum pueden equipar misiles de alcance medio R-27 y misiles R-60 más antiguos. Algunos también han sido mejorados para disparar misiles aire-aire de largo alcance R-77. Se pueden transportar hasta 3.629 kg de municiones aire-tierra, una carga significativamente más ligera que los aviones de combate.

Finalmente, el MiG-29 está diseñado para funcionar mientras opera desde pistas de aterrizaje no preparadas (¡presumiblemente capturadas por el avance de las divisiones de tanques rusos!): Sus entradas de aire están especialmente protegidas contra los desechos.

Sin embargo, las limitaciones intrínsecas de diseño del MiG-29 han impedido que envejezca bien.

Aunque aerodinámicamente sobresaliente, el MiG-29 contaba con modernas pantallas de piloto, controles y aviónica de vuelo por cable. Los pilotos de Fulcrum tenían que mirar sus instrumentos de cabina mucho más que los de los cazas occidentales con modernas pantallas Head’s Up, y el acelerador no estaba integrado en la palanca.

Los sensores del MiG-29 eran mediocres: su radar doppler de pulso Phazotron N019 tenía un alcance preciso más corto (treinta y ocho millas) que los misiles que llevaba el MiG-29. Aunque equipado con un sensor infrarrojo (IRST), los pilotos informaban que su efectividad era limitada.

Estas limitaciones en parte reflejaban la doctrina soviética en la que los pilotos estaban destinados a ser estrechamente dirigidos por los controladores de tierra, por lo que su conocimiento de la situación era menos prioritario. La falta de electrónica moderna fue lo que finalmente llevó a la Fuerza Aérea Alemana a retirar sus Fulcrums, a pesar de ser más ágiles que sus F-4 y Tornados.

Un MiG-29 Fulcrum de la Fuerza Aérea Alemana.

Otra limitación importante es el limitado alcance del MiG-29, menos de 900 millas con combustible interno y la falta de capacidad de reabastecimiento en vuelo, lo que lo hace principalmente útil como un caza defensivo, o como uno que opera por encima de las fuerzas de primera línea. Si bien el Fulcrum puede ser una ganga para un país menos rico preocupado por los conflictos en sus fronteras, tiene menos atractivo para las fuerzas aéreas que buscan proyectar poder a distancia.

Finalmente, como la mayoría de los cazas de la era soviética, aunque el MiG fue diseñado para resistir un rudo manejo, no se pretendía que tuviera una larga vida útil, sólo dos mil quinientas horas de vuelo en comparación con las seis mil que son típicas de los cazas estadounidenses. Los fuselajes de los MiG-29 se deterioraron rápidamente más tarde en su vida, y han requerido un mantenimiento extenso y costoso para seguir volando. Malasia informó una vez que gastó 5 millones por año y avión para mantenerlos en condiciones de volar.

Variantes

Se han producido 1.600 MiG-29 en total. Originalmente, el Fulcrum vino en solo unas pocas variantes: el modelo estándar de un solo asiento y una variante de entrenador de dos asientos (MiG-29UB) sin el radar. Una versión rebajada, el MiG-29B se exportó al extranjero.

En la década de 1980 apareció el MiG-29S actualizado, que presentaba un sistema de bloqueo activo detrás de la cabina (dándole un aspecto de espalda encorvada), computadoras y software mejorados y un modesto aumento de la carga de combustible y armas. También se añadieron soportes para los nuevos misiles R-27E y R-77.

En 1990, debutó la siguiente generación de MiG-29M (conocido como MiG-33), llevando al Fulcrum a los estándares modernos con aviónica de vuelo por cable. Con un fuselaje más ligero y motores sin humo más potentes (para una menor visibilidad), el MiG-29M, sin embargo, parece ser más lento (Mach 2 a gran altitud) y tiene un techo de servicio más bajo de cincuenta mil pies, tal vez porque pesa 1,25 toneladas más. El combustible interno se ha expandido para un mejor alcance de más de mil novecientos treinta kilómetros, puede transportar además, un tercer tanque de caída, con una sonda de reabastecimiento en vuelo. Se agregan dos puntos duros y la carga útil máxima aumenta en más del 50 por ciento hasta los 5.443 kg.

El MiG-29M no fue aceptado en el servicio ruso, pero se  cree que  Egipto recibirá cincuenta a finales de este año en un contrato de 2.000 millones de dólares (40 millones cada uno). Las ventas a Siria y Serbia también son posibles.

En cambio, las fuerzas aéreas rusas e indias han optado por utilizar los antiguos aviones Fulcrum reacondicionados según los estándares del MiG-29M, llamados MiG-29SMT o MiG-29UPG en el servicio indio. Los Fulcrums SMT y UPG tienen su vida útil extendida a cuatro mil horas, pero las cargas de armas no son iguales a las especificaciones del MiG-29M. Las actualizaciones de la India cuestan aproximadamente 13 millones de dólares por fuselaje e incluyen aviónica extranjera.

Un MiG-29 de la Fuerza Aérea Polaca desmontado parea una revisión general.

En 2008, Argelia  rechazó  un lote de treinta y cuatro SMT, ya que utilizaban fuselajes viejos en mal estado en lugar de los nuevos que se estipulaban en el contrato. Los aviones rechazados se pusieron en servicio en Rusia y se pidieron dieciséis nuevos. Rusia tiene la intención de mantener una flota de sesenta MiG-29SMT.

Existen numerosas variantes del Fulcrum adaptadas a las necesidades de las distintas fuerzas aéreas. El más notable es el MiG-29K, un derivado navalizado del MiG-29M operado tanto por la Armada rusa a bordo del portaaviones  Almirante Kuznetsov como por el Ejército Aéreo Naval Indio. El MiG-29K tiene alas plegables, tren de aterrizaje reforzado y un gancho de detención para las operaciones del portaaviones. El K también ha mejorado las pantallas piloto y los revestimientos absorbentes de radar para reducir su firma de radar.

El historial (doloroso)

Pocos aviones de combate han logrado ser tan queridos y, sin embargo, tienen un historial de combate tan desfavorable como el MiG-29. Por supuesto, esto se debe en gran parte a que el Fulcrum generalmente era utilizado por países menos desarrollados contra oponentes occidentales que eran más numerosos, mejor entrenados y mejor organizados.

Marcando la pauta de lo que vendría, en el primer combate aéreo confirmado del Fulcrum, dos MiG-29 sirios fueron derribados por F-15 israelíes en 1989. Hay informes de que los cazas israelíes derribaron otros dos MiG-29 sirios en 2001.

Durante la Guerra del Golfo, cinco F-15 estadounidenses derribaron cinco MiG-29 iraquíes. Sin embargo, un Fulcrum alcanzó con éxito un F-111 y un bombardero B-52 con misiles, aunque ambos aviones lograron regresar a la base.

El Fulcrum también recibió una paliza en el conflicto fronterizo entre Etiopía y Eritrea a finales de la década de 1990, que contó con oponentes más parejos. Mercenarios rusos volaron junto con pilotos etíopes, mientras que los ucranianos apoyaron a la Fuerza Aérea de Eritrea. En total, cuatro MiG-29 eritreos fueron derribados por los Su-27 etíopes. A cambio, los Fulcrums eritreos derribaron un Su-25, un MiG-21 y un caza no identificado (posiblemente un MiG-23). En el curso de múltiples enfrentamientos, los Flankers y los Fulcrums intercambiaron más de dos docenas de misiles R-27 a larga distancia por un solo impacto. En cambio, la mayoría de las victorias se obtuvieron en combates a corte distancia usando misiles AA-11.

Dieciséis MiG-29 de la Fuerza Aérea de Serbia se opusieron a la campaña de bombardeos de la OTAN sobre Kosovo en 1999. Desplegados a media altura, donde fueron expuestos a radares hostiles, cinco fueron derribados por F-15 y F-16 sin obtener ninguna victoria a cambio.

Los MiG-29 también han realizado misiones de ataque terrestre en la ex Yugoslavia, Moldavia, Sudán del Sur, Sudán y Ucrania.

Vista frontal de un MiG-29A de la Fuerza Aérea de Bulgaria.

Operadores principales

A diferencia del Su-27, el MiG-29 vería un amplio servicio en las fuerzas aéreas de la OTAN después del final de la Guerra Fría. Si bien la mayoría ya están retirados, Polonia conserva todavía una flota de treinta y ocho MiG-29, y Bulgaria y Eslovaquia tienen diecinueve y seis respectivamente.

La India tiene más de 110 Fulcrums actualizados, incluidos cuarenta y cinco MiG-29K en el Brazo Aéreo Naval. Otros operadores notables son Argelia (26), Irán (25), Bielorrusia (41), Kazajstán (40), Myanmar (31), Perú (19), Corea del Norte (35), Turkmenistán (24) y Uzbekistán (60).

Vista inferior de un MiG-29SE de la Fuerza Aérea del Perú.

Los MiG-29 se están utilizando activamente en combate en Ucrania: había ochenta  antes de las  hostilidades en 2014, pero dos han sido derribados por los misiles tierra-aire de los rebeldes. Siria se cree  que tiene entre quince y veinte MiG-29SM operativos actualizados por Rusia con soportes de lanzamiento para los mortíferos misiles aire-aire R-77. Los aproximadamente diecinueve MiG-29 de Yemen se usaron en su campaña de contrainsurgencia, pero han caído en manos de los rebeldes Houthi y no parecen haber volado desde entonces. Los doce MiG-29 de Sudán han participado en incursiones contra rebeldes en Darfur y el nuevo estado de Sudán del Sur en 2012. 

MiG-29GT de la Luftwaffe en 1993.

Un Fulcrum de dos asientos con sistemas más modernizados, el  MiG-35, representa la última apuesta de la firma Mikoyan para volver a la fama en la aviación militar.

Sébastien Roblin 

2 thoughts on “Así es como el MiG-29 Fulcrum de Rusia obtuvo su temible reputación.

  • el 4 febrero, 2020 a las 17:07
    Permalink

    Los Mig-29 siempre se han visto enfrentados en conflitos con superioridad del rival, ya sea tecnologica o en numerales por superioridad aerea, ademas que los primeros vendidos a paises del campo socialista, nunca contaron con todo el equipamiento necesario para paliar medianamente esos enfrentamientos.

    El Mig-33 esta mejorado y actualizado a los canones mas modernos

    PD: Se te olvidaron los de Cuba

    Respuesta
  • el 15 julio, 2020 a las 23:12
    Permalink

    Hey pues según la wiki en español ahora en lugar de 14 tenemos 25 migs 29, 21 en variantes SM y 4 en UB de entrenamiento, a lo mejor de aquí a unos años conseguimos 15 más 14 SM más y 1 UB más para los de entrenamiento lo que nos daría todo un regimiento de 35 SM para el combate y 5 UB para entrenar todos apoyados por nuestra formidable defensa antiaérea para más info visita la wiki en español actualizada del 2020.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com