Corea del Sur prepara el despegue de su caza de nueva generación KF-21.

El caza de nueva generación KF-21 de Corea del Sur se prepara para su primer vuelo. En los últimos días, han aparecido imágenes de un prototipo realizando pruebas de motor en tierra. Estas pruebas siguen a las recientes pruebas estáticas del caza bimotor, cuyo primer vuelo se rumorea que está previsto para antes de finales de este mes.

Vídeos sin fecha, pero aparentemente recientes, tomados desde el exterior de las instalaciones de producción de Korea Aerospace Industries (KAI) en Sacheon, muestran el primer prototipo de KF-21 -llamado Boramae, que significa halcón en coreano- rodando por una carretera temporalmente cerrada. Las instalaciones de KAI están ubicadas en el aeropuerto de Sacheon, que sirve a la ciudad de Jinju, en el sureste del país. Los informes indican que el avión se dirigía hacia el norte desde la planta de KAI hasta la pista principal del aeropuerto. Una vez allí, el piloto de pruebas abrió las mariposas de los motores General Electric F414-GE-400K suministrados por Estados Unidos, y el avión realizó una breve carrera de alta velocidad antes de desacelerar. Este tipo de prueba es de esperar teniendo en cuenta el carácter potencialmente inminente del primer vuelo del avión.

Informes no confirmados sugieren que el vuelo inaugural del KF-21 podría tener lugar alrededor del 22 de julio. Está previsto que se completen un total de seis prototipos en vuelo, y los trabajos de ensamblaje están ya muy avanzados en al menos el segundo, el tercero y el cuarto.

A finales del mes pasado, aparecieron vídeos oficiales que mostraban el primer prototipo sometido a pruebas estáticas de motores, con su tren de aterrizaje amarrado al suelo en una sala de pruebas en Sacheon. Al parecer, los dos motores se pusieron a plena potencia con la postcombustión seleccionada.

Antes de estos últimos hitos, el ensamblaje del primer prototipo había comenzado en 2020, y el despliegue tendría lugar en 2021.

Seúl está desarrollando el KF-21 para sustituir a los envejecidos cazas F-4E Phantom II y F-5E/F Tiger II de la Fuerza Aérea de la República de Corea (ROKAF). Según los planes actuales, se espera que la ROKAF incorpore 40 KF-21 para 2028 y tenga una flota completa de 120 aviones desplegados para 2032. Se espera que otros 50 aviones sean encargados por Indonesia, que es un socio menor en el programa, aunque, en ocasiones, se ha cuestionado su compromiso con el KF-21. En definitiva, se espera que el programa KF-21 tenga un valor total estimado de 7.400 millones de dólares.

En general, se trata de un calendario agresivo para un programa de cazas modernos de fabricación nacional. Sin embargo, el hecho de que el prototipo ya esté realizando pruebas en tierra con los motores (y presumiblemente otros subsistemas primarios) en funcionamiento sugiere que podría no ser del todo irreal.

Después de todo, KAI ha renunciado, al menos por el momento, a un alto grado de atributos de sigilo que caracterizan al F-35, por ejemplo, que también ha sido adquirido por Corea del Sur. Estos exigentes requisitos deben tenerse en cuenta en casi todos los aspectos del diseño y la táctica de un avión y aumentan considerablemente los costes generales, así como la carga de apoyo.

Un caza furtivo F-35A de la Fuerza Aérea de la República de Corea.

De hecho, el KF-21 adopta un enfoque más comedido en el diseño de baja visibilidad y pretende salvar la distancia entre el F-35 y el F-16 de cuarta generación, en términos de capacidades. Al principio, las armas del KF-21 se transportarán externamente, en seis puntos duros bajo el ala y cuatro bajo el fuselaje, a diferencia del F-35 y de la mayoría de los demás cazas de nueva generación, que incorporan el transporte interno de armas principalmente para reducir su firma global de radar.

En última instancia, una vez en servicio, se espera que se empiece a trabajar en un derivado más avanzado que tendrá un compartimento de armas interno, entre otras nuevas características poco observables. De este modo, el KF-21 inicial tendrá probablemente la misma sección transversal de radar que el Eurofighter Typhoon, antes de que las mejoras posteriores la reduzcan significativamente.

Además, el KF-21 se comercializará inicialmente en una variante del bloque 1 que sólo tendrá capacidad aire-aire, mientras que el bloque 2 posterior estará preparado para misiones aire-tierra. Esta es otra diferencia significativa con respecto a la mayoría de los contemporáneos del Boramae, que normalmente se esfuerzan por incluir capacidades polivalentes desde el principio.

Sin embargo, lo interesante es cómo espera Corea del Sur emplear sus KF-21 en un contexto operativo.

El enfoque único de Seúl para su nuevo caza cambia un alto grado de sigilo por lo que debería ser una plataforma de menor coste, con algunas características poco observables, pero que eventualmente podría operar estrechamente con plataformas sigilosas para aumentar su eficiencia en el combate. Como complemento del F-35, por ejemplo, los KF-21 de la ROKAF podrían transportar un mayor número de armas, incluso de mayor tamaño, que un Joint Strike Fighter con carga de artillería interna.

Al mismo tiempo, incluso en su forma básica, el KF-21 tendrá una firma de radar más pequeña que los 60 F-15K Slam Eagles polivalentes de la ROKAF, las versiones avanzadas del F-15E Strike Eagle y sus más numerosos F-16C/D, que ahora están en proceso de ser actualizados al estándar F-16V, con nueva aviónica.

Sin embargo, además de cooperar con los F-35 de la ROKAF, el KF-21 se presenta como candidato a trabajar junto a los drones furtivos de fabricación nacional.

Thomas Newdick

9 thoughts on “Corea del Sur prepara el despegue de su caza de nueva generación KF-21.

  • el 8 julio, 2022 a las 13:36
    Permalink

    Que buena pinta tiene y no parece que se metan en aventuras de tecnologías inmaduras van poco a poco pero seguros

    Respuesta
    • el 8 julio, 2022 a las 16:47
      Permalink

      No se Rick… parece un F35 con dos motores…

      Respuesta
  • el 9 julio, 2022 a las 12:18
    Permalink

    pero al menos tienen un prototipo, no como el fcas, y que no me vengan con las generaciones, el problema del fcas no es tecnolgico es politico, envidia sana.

    Respuesta
  • el 11 julio, 2022 a las 04:55
    Permalink

    La existencia de este avión es una de las expresiones del verdadero nivel en que se encuentra la industria aeroespacial surcoreana. Esta nació en diciembre de 1976 con las instalaciones necesarias para ensamblar y revisar helicópteros en Sancheong, un aeropuerto de su línea de bandera, con un núcleo humano que en poco superaba las 50 personas. De allí en más no ha parado de crecer hasta la actualidad. Este crecimiento se ha logrado gracias al desarrollo tecnológico y organización productiva (I+D+i) en todos los niveles con un fuerte apoyo gubernamental, especialmente importante en las últimas tres décadas, a partir de organismos como DAD (Agencia para e Desarrollo de la Defensa) a las empresas privadas. Esta forma de funcionamiento abarca no solo la industria aeroespacial sino la totalidad de la industria de armamentos coreana, e incluye desde micro emprendimientos hasta corporaciones. El equipo estado-empresas privadas ha dado enormes beneficios y permite una evolución constante. Las investigaciones militares pueden trasladarse al sector civil en forma de productos novedosos y recuperar las inversiones.

    Respuesta
  • el 11 julio, 2022 a las 05:05
    Permalink

    (Sigue): En este contexto, muchas compañías de armamentos como KAI, Hanwha, LIG Nex 1 o Samsung, vienen consolidándose al menos desde hace una década y se encuentran entre los 100 grupos más destacados del planeta. Asimismo, vienen construyendo negocios rentables, ya que no solo proveen al gobierno surcoreano, sino que sus exportaciones están creciendo. Corea del Sur ha llegado al negocio de las armas para quedarse, continúa creciendo y se ha convertido ya en un competidor de peso para proveedores tradicionales, como UK o Italia, a los que está desplazando rápidamente de mercados como el SE asiático. Pero las armas surcoreanas han despertado interés no solo allí sino en Latinoamérica, Oriente Medio y Europa. La competencia en India por los submarinos del proyecto P75 I demuestra el nivel actual, ya que su propuesta, basada en el KSS-III modificado, ha sido el único contendiente en cumplir la totalidad de los exigentes requisitos de la armada India. Corea del Sur ha desarrollado la mayoría de sus armamentos (terrestres, aerospaciales, navales), con un alto nivel de sistemas y componentes de diseño y manufactura local, por ejemplo el radar AESA que lleva el KF-21 Bomarae.

    Respuesta
  • el 11 julio, 2022 a las 05:11
    Permalink

    (Sigue): Este proyecto tiene algunas virtudes importantes. En primer lugar su diseño incluye la capacidad de evolucionar por bloques, como incorporar más adelante características furtivas que en este momento inicial encarecerían y complicarían la producción. El plan es que una vez consolidado el modelo a partir del bloque 1 como un avión de 4,5 gen, nuevas variantes ofrecerán mayores capacidades en bloques sucesivos. El bloque 2 llevará el armamento internamente y su construcción será más cuidada, reduciendo su RSO. En el bloque 3 evolucionarán sus materiales y su construcción será más avanzada,para alcanzar niveles de VLO similares al F-35. Posteriormente se espera incorporar características de aviones de 6ta gen, como armas radiantes e IA. Esto es ir por terreno firme, sin querer abarcar más que lo que se puede, demostrando un gran realismo empresarial. En segundo lugar, la posibilidad de interactuar con drones e interconectarse con los sistemas de control y navegación, AEW y otras plataformas aéreas, terrestres y navales, está demostrando que el Bomarae posee algunas características propias de aviones más avanzados, como los de 5ta generación.

    Respuesta
  • el 11 julio, 2022 a las 05:14
    Permalink

    (Sigue): Para apoyar esta interconectividad, el país ha desarrollado satélites de comunicación y sus propios lanzadores suborbitales, denominados Vehículos de Lanzamiento Espacial de Corea KSLV-I Naro1 y KSLV-II Nuri-2, que son cohetes relativamente baratos y confiables, que intentan ser competitivos en el mercado de lanzamiento comercial, el Nuri-2 con carga máxima de 1,5 t para un LEO de hasta 800 km. El KF-21 además llevará sensores avanzados: IRST y sistemas optrónicos de características similares al EOTS de LM. También estará equipado con un avanzado sistema IFF/EW para aumentar su capacidad de supervivencia. Lo importante verdaderamente es que la mayoría de los sistemas electrónicos son de diseño y manufactura local y esta integración incluye todo el universo de empresas de tecnología indígena. Por ejemplo en el Nuri-2, que recientemente ha lanzado con éxito un satélite, participan más de 300 empresas nacionales.

    Respuesta
  • el 11 julio, 2022 a las 05:18
    Permalink

    (Sigue): Aquello que la industria local no puede proveer, como motores, materiales, algunos sistemas y armas, procederán del exterior, pero siempre en el marco de acuerdos inter empresariales en los que participe la industria local, la mayoría con ToT y en correspondencia con la política exterior, alineada con EEUU y sus aliados. En definitiva, la tenacidad, ingenio y astucia de Corea del Sur le ha permitido contar con un avión de combate multirrol autóctono, algo que muy pocas naciones del mundo pueden realizar en forma independiente.

    Respuesta
  • el 11 julio, 2022 a las 05:20
    Permalink

    (Sigue): La participación de Indonesia es marginal en el aspecto tecnológico. Todas las patentes de productos y sistemas relacionados con el KF-21 pertenecen al país peninsular, y de cumplir con las obligaciones financieras, Indonesia tiene derecho a dos prototipos y la instalación de una cadena de producción con ToT para 50-60 unidades. De todas maneras, la participación de Indonesia se presenta muy condicionada en el aspecto económico, además que se ha mostrado interesada en adquirir 36 Dassault Rafales e incluso 8 Boeing F-15 EX. Por ello, gran parte del éxito futuro de este avión depende del mercado externo, ya que el gobierno de Corea del Sur adquirirá solo 120 unidades incluyendo biplazas. La casa madre (KAI) y el gobierno ya han emprendido una activa búsqueda internacional de clientes, dirigiéndose a países como Catar, Turquía (que tiene un proyecto similar, el TF-X), Perú, Colombia o Malasia. El KF-21 pretende convertirse en una alternativa económica (se ha mencionado un precio inicial de u$s 65 millones por unidad) en mercados emergentes por aviones avanzados, a productos Chinos y Rusos.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.