¿Por qué el plan de la Marina de la India para adquirir poderosos submarinos no consigue socios?

El plan de la India de construir un submarino de clase diésel-eléctrico en el marco del Proyecto-75I pende de un hilo cuando la Armada india pretende ampliar y modernizar su flota para contrarrestar una mayor presencia china y pakistaní en la región del Océano Índico.

En lo que podría suponer un freno a los planes de fabricación, la empresa francesa Naval Group se ha retirado del concurso para el submarino Project-75I, según la información publicada por el medio francés Mer et Marine el 2 de mayo de 2022.

Los submarinos de la clase del Proyecto 75 (India), abreviado como P-75I, es una clase prevista de submarinos diésel-eléctricos para la Marina india. El Ministerio de Defensa había ordenado la construcción de seis unidades de submarinos en julio del año pasado. El coste total del proyecto se estima en unos 43.000 millones de rupias.

La clase P-75I es la sucesora de los submarinos de la Armada india de la clase P-75 Scorpene, el último de los cuales fue botado a principios de este mes por el secretario de Defensa indio Ajay Kumar en Mumbai.

Se espera que los seis submarinos de ataque convencionales diésel-eléctricos incluyan capacidades avanzadas como propulsión independiente del aire (AIP), inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR), fuerzas de operaciones especiales (SOF), guerra antibuque (AShW), guerra antisubmarina (ASW), guerra antisuperficie (ASuW), capacidades de ataque terrestre y otras características.

Todos los submarinos se fabricarán en la India en el marco de la iniciativa “Make in India”. El Gobierno ha elegido a dos astilleros indios, Larsen & Toubro (L&T) y Mazagon Dock Limited (MDL), como los dos finalistas indios en el concurso del P-75I el 21 de enero de 2020.

Además, también ha preseleccionado a algunos fabricantes de equipos originales (OEM) extranjeros como finalistas del proyecto P-75I. La alemana ThyssenKrupp Marine Systems (TKMS), la rusa Rubin Design Bureau, la española Navantia, la francesa Naval Group y la surcoreana Daewoo Shipping & Marine Engineering (DSME) habían pasado el corte.

La retirada francesa, cuyo motivo no se ha especificado, se produce unos dos meses después de que Rusia se retirara del concurso en febrero de este año.

Los rusos ofrecieron a la India submarinos mejorados de la clase Kilo -el tipo que constituye la mayor parte de la actual flota convencional de la India- pero se retiraron del proyecto P-75I alegando razones “técnicas”.

Además, en agosto del año pasado, los informes indicaban que incluso Alemania era reacia a participar en el concurso debido a sus preocupaciones relacionadas con la solicitud de propuestas.

Según algunos informes, la parte alemana había informado al gobierno indio de sus razones para no participar en el concurso justo un mes después de que se publicara la solicitud de propuestas (RFP).

Retrasos en el proyecto

El proyecto P-75I lleva un tiempo en el limbo tras varios retrasos y retrocesos injustificados. Según un alto cargo del mayor constructor de submarinos de la India, el gobierno tuvo que retrasar la presentación de ofertas de noviembre de 2021 a junio de 2022 después de que a la mayoría de las empresas participantes en el extranjero les resultara imposible cumplir el plazo original.

Si las ofertas hubieran llegado en noviembre, las pruebas de evaluación de campo de los submarinos habrían comenzado a mediados de abril de 2022. Sin embargo, ahora que la propuesta se presenta en junio, el gobierno tendría otros dos años para revisarla antes de hacer los pedidos a finales de 2024.

Además, el gobierno aún tiene que dar las autorizaciones a las empresas extranjeras participantes, por lo que cabría esperar más retrasos en un proceso que ya se está diluyendo.

Los OEM preseleccionados deben elegir entre los dos astilleros indios finalistas. El pedido de los seis submarinos se adjudicará a la oferta más baja (L1), en lugar de repartirse entre las dos empresas indias. Por su parte, Mazagon Dock Shipbuilders tiene el potencial de fabricar 11 submarinos al mismo tiempo en sus instalaciones de Mumbai.

INS Vela (S24)

¿Por qué se retiran los OEM?

El consecutivo desencanto y la retirada de los contendientes extranjeros es un enorme revés para el proyecto P-75I de la Armada india.

Apenas un mes después de la publicación de la solicitud de propuestas, la empresa alemana ThyssenKrupp Marine Systems (TKMS), favorita para el gigantesco proyecto, había expresado su preocupación por la imposibilidad de cumplir algunas estipulaciones, como una elevada proporción de contenido autóctono y una responsabilidad casi ilimitada del socio tecnológico extranjero.

Según informes de los medios de comunicación indios, la empresa estaba descontenta con restricciones como el requisito de contenido autóctono, que se fijó en un 45% para el primer submarino y en un 60% para el sexto.

Una de las principales objeciones que se plantearon fue que, a pesar de que los submarinos se van a construir en un astillero indio, las condiciones imponían una obligación prácticamente infinita al socio extranjero por el rendimiento de los submarinos. También se criticó el presupuesto de 43.000 millones de rupias por ser demasiado bajo.

Anteriormente, después de que se compartiera el borrador de los requisitos técnicos, la empresa sueca se retiró, con información privilegiada que afirmaba que sus ingenieros y directivos consideraban que las condiciones eran difíciles de cumplir.

Aunque el Grupo Naval no ha especificado la razón por la que ha abandonado el concurso después de un año, el submarino ofrecido por los franceses no cumple el requisito de la propulsión independiente del aire con célula de litio. Para la parte india, se trata de un requisito técnico importante.

Modi and Macron

Para poner en perspectiva la retirada del gigante francés, el EurAsian Times habló con el vicealmirante Shekhar Sinha (retirado). Señaló que “si se han retirado, el resto seguirán siendo contendientes, si la Armada busca una RFP”. Es necesario aclarar si la Marina sigue adelante con la propuesta existente o no. Hay que esperar a que se anuncie más sobre esta cuestión.

También tengo entendido que, a excepción del submarino de Corea del Sur, que cuenta con un AIP de celdas de litio de eficacia probada, todos los demás licitadores se han retirado, ya sea por no cumplir con las condiciones técnicas o por la cláusula de responsabilidad del Gobierno de la India. Esto deja a los 75 (I) en una situación de proveedor único. El Gobierno tendrá que tomar una decisión. El destino del 75 (I) probablemente pende de un hilo”, añadió.

La retirada del grupo naval francés podría ser desalentadora, ya que fue esta misma empresa la que transfirió tecnología a India para la fabricación de los submarinos de la clase Scorpene en el Mazgaon Dockyard Limited.

Además, el anuncio se produjo justo antes de la visita prevista del primer ministro indio a Francia. Sin embargo, sería prematuro especular si se podría discutir una revisión del contrato.

La Armada india tiene un programa de construcción de submarinos de 30 años de duración que implica el diseño y la fabricación de submarinos en la India. Todo el programa lleva muchos años de retraso, una situación que se espera que empeore debido al retraso del proyecto 75-I.

Por el contrario, como resultado de la asociación militar entre China y Pakistán, este último debe recibir ocho submarinos de China, de los cuales 4 se construirán en Pakistán.

El proceso de inducción ya ha comenzado. Además, con 3/4 fragatas/destructores, Pakistán dispondrá de una Armada independiente que podría servir de extensión para el PLAN chino en la región del Océano Índico.

A medida que las fallas geopolíticas se hacen más prominentes y la presencia de China en la región del Océano Índico se multiplica, sería bueno que la parte india pusiera en marcha el proceso y que los términos de su contrato, así como sus requisitos técnicos, fueran más factibles para los vendedores extranjeros.

Sakshi Tiwari

27 thoughts on “¿Por qué el plan de la Marina de la India para adquirir poderosos submarinos no consigue socios?

  • el 3 mayo, 2022 a las 15:49
    Permalink

    Que ha pasado con la oferta de Navantia?

    Respuesta
    • el 3 mayo, 2022 a las 17:44
      Permalink

      En ningún sitio he leído que Navantia se haya retirado, pero si el AIP tiene que funcionar con una célula de litio, Navantia no podría cumplir con ese punto, ya que la de los S80 es con bioetanol, precisamente para tener asegurado un suministro nacional.

      Mi duda es si lo que dice el artículo de “celula de litio”, en realidad se refiere a baterías de litio al estilo de los Soryu japonenes

      Respuesta
      • el 4 mayo, 2022 a las 17:15
        Permalink

        Lo que funciona con Bioetanol es el reformador, no la batería que funcione con iones de litio; para lo cual Navantia esta trabajando en la transición con una empresa local.

        Respuesta
    • el 3 mayo, 2022 a las 18:37
      Permalink

      Más vale que salgan corriendo. Me veo que pasará como con el tren de alta velocidad a la MECA, lo vendieron como un logro de empresas españolas, y nos estamos comiendo un déficit a cargo de las arcas públicas españolas.

      Respuesta
  • el 4 mayo, 2022 a las 11:46
    Permalink

    Que otros socios que ya les habían colocado submarinos, se retiren del proyecto, no es precisamente la mejor de las señales.

    Por otra parte, es nuestro les va como anillo al dedo, a nosotros nos vendría de perlas, y a los UKUSA probablemente les interese licenciar sistemas suyos integrados en el S80 para competir con los rusos y otros en ese mercado.
    La retirada de otros contendientes también podría motivar un acuerdo algo más asequible para Navantia en términos de primeras unidades producidas en España, o un contenido ligeramente menor de “made in India”.

    Esto podría suponer reclamaciones legales por parte de los retirados sobre cambios en las condiciones a posteriori, pero ponerse de morros con la India no parece la mejor de las decisiones de cara a exportaciones de defensa. Para nadie.

    Respuesta
  • el 4 mayo, 2022 a las 17:09
    Permalink

    Es que lis indios cada vez que inician un programa” marean mucho a la perdiz” sólo hay que ver lo del contrato del C295 parece que se haya firmado pero nadie habla de èl

    Respuesta
  • el 4 mayo, 2022 a las 23:29
    Permalink

    si las pruebas de mar del S80 salen bien, crucemos los dedos, y el proyecto sale ya adelante, puede haber contratos, vamos con retraso pero el mercado de submarinos no es nada fácil, ahí está la retirada de Australia con los franceses y ahora se lo están pensando con los ingleses

    Navantia puede ser una buena opción para los indios que juegan entre los americanos y los rusos y no se quieren entregar ni a unos ni a otros

    Respuesta
  • el 5 mayo, 2022 a las 11:56
    Permalink

    Negociar cualquier cosa con los indios aun después de estar todo firmado es como tener dolor de muelas permanente, lo digo por experiencia.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 05:20
    Permalink

    En 1999 el ministerio de defensa indio aprobó un plan de adquisiciones de submarinos convencionales de fabricación nacional, que debía ser acompañado del desarrollo de la infraestructura productiva, capacitación del personal y organización industrial, para la década de 2030. Este plan fue dividido en dos fases: P75 y P75 I, de 6 buques cada uno. Antes de la firma del contrato por el P75 (2005) se pensaba que el P75 I sería una continuación del anterior, dotado de equipos mas avanzados y propulsión AIP. Es decir que se contemplaba la posibilidad de incorporar AIP en otros 6 buques similares (Scorpéne), a los que se les añadiría una sección adicional de casco para acomodar el sistema que DRDO había comenzado a desarrollar localmente, basado en una celda de combustible de ácido fosfórico (PhA), una tecnología probada, pero con algunas técnicas novedosas que hacían factible su utilización. Los comienzos del desarrollo del AIP local fueron auspiciosos, por lo que se contrató a DCNS para que certificara la instalación del sistema en las dos últimas unidades de la clase Kalvari antes de su botadura.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 05:31
    Permalink

    (Sigue): Con posterioridad, el resto de los buques serían equipados de la misma forma a medida que fuesen entrando en su primera gran revisión (a los 7 años de su e/s aprox.). Pero aparecieron problemas que los técnicos del DRDO no pudieron salvar a tiempo -como la relación peso-potencia, entre otros- y DCNS no pudo realizar la certificación. Por ello, los Kalvari se han construido según el plan original (diesel-eléctricos, con baterías de plomo-ácido). Aún hoy, el AIP indio no ha alcanzado la categoría de tecnología validada, imprescindible para equipar cualquier buque de la IN. DRDO ha continuado el desarrollo de su AIP (PhAFC), aunque los auspiciosos inicios han dado paso a problemas de difícil resolución, lo que implica que su tiempo de desarrollo será mucho más largo de lo inicialmente pensado. Aún así, se espera que esta tecnología sea validada cuanto antes, para proceder a su instalacion. La intención es insertar un módulo completo de potencia, de unas 300 t de peso y 10 mts de longitud, y “enchufarlo” en el casco actual. Nada fácil, por cierto, pues requiere un nivel de habilidad tecnológica muy alta y compatibilidad absoluta con el sistema propulsivo instalado.

    Respuesta
    • el 10 mayo, 2022 a las 10:55
      Permalink

      Y no te vale con añadir una sección para acomodar el sistema y compensar la flotabilidad global. También hay que compensar cómo se movería, a raíz de ese añadido, el centro de gravedad del buque. Puede que sea necesario añadir pequeñas secciones adicionales para que el centro de gravedad siga donde se quiere que esté.

      Respuesta
      • el 11 mayo, 2022 a las 01:29
        Permalink

        En realidad los datos de flotabilidad y maniobrabilidad resultantes del alargamiento del casco y el aumento del desplazamiento han sido realizados por DCNS/Navantia en el momento del diseño del buque, ya que esos valores mencionados son los que deberán ser respetados cuando DRDO instale su propio AIP en los Kalvari. Los Scorpéne pueden ser equipados con el AIP de NG (MESMA) a pedido del cliente, pero hasta el momento los únicos submarinos con AIP serán los indios, el resto de los usuarios (Chile, Malasia y Brasil) no han optado por esta variante.

        Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 05:34
    Permalink

    (Sigue): Los niveles de ToT (Transfer of Technology) de la clase Kalvari (P75) estuvieron en función del plan “Make in India”, e incluían instalaciones, capacitación del personal y organización de las empresas locales participantes, capaces de convertirse en proveedoras, ya que el programa incluía un porcentaje creciente de componentes y equipos locales, desde un modesto 20% inicial, hasta alcanzar un porcentaje teórico cercano al 50%, a medida que avanzaba la producción de las 6 unidades. El objetivo no era solamente fabricar submarinos en India (el primero de los cuales entró en servicio en 2017), sino crear las bases para desarrollar un ecosistema industrial de defensa indígena. Este esfuerzo fue aprovechado en parte para el programa indio de SSBN (clase Arihant). Mientras tanto, el P-75 I iba siendo adaptado a los tiempos que corren. El plan Make in India fue complementado con la campaña Atmanirbhar Bharat (India Autosuficiente) y fue concebido el concepto de “Asociación Estratégica” (SP), mediante el cual un OEM (fabricante externo original) debería asociarse con un astillero local, para crear un grupo de trabajo con el objeto de producir los submarinos.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 12:06
    Permalink

    (Sigue): En 2016 se emitió una solicitud de propuestas oficial por el programa P75 I, referido a los nuevos submarinos equipados con AIP. Esta vez, los alcances eran muy exigentes respecto de los niveles de ToT y el porcentaje de indigenización de los sistemas, que debían alcanzar un 65% desde una etapa más temprana del programa, inicialmente un 45 %. Además, el requerimiento incluía que las propuestas de los OEM debían incorporar sistemas AIP de funcionamiento ya validado en origen, para evitar los tiempos de certificaciones, en clara demostración de la inmadurez del sistema de DRDO. También requería unos niveles de compromiso del OEM con el producto final inexistentes en el P75 anterior. El requerimiento (RFP) de 2016 convocó 6 OEM, pero sus complejidades hicieron que algunas -como kockums- abandonaran el programa en una etapa inicial. Otras, como TKMS se retiraron más tarde, mientras que NG, el favorito para alzarse con el contrato, lo abandonó recientemente.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 12:30
    Permalink

    (Sigue): Entre las principales razones de los abandonos, se entiende que los OEM encuentran demasiadas obligaciones en los requerimientos, referidas a los compromisos que deben asumir respecto de los resultados finales y los niveles de ToT demasiado altos, además de las altas exigencias técnicas. Definitivamente, existen niveles de conocimiento que casi nadie puede transferir a terceros en forma conpleta, por más beneficioso que se presente un acuerdo comercial. La experiencia de desarrollar y construir algunos de los sistemas de armas más complejos que existen (como son los submarinos) a lo largo de más de un siglo, como tienen la mayoría de los OEM, sólo pueden trensferirse limitadamente. Además, algunos han indicado un precio muy bajo (€ 5200 M aprox.) para el nivel de exigencias del proyecto. India pretende demasiado de los OEM y el resultado está a la vista.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 12:36
    Permalink

    (Sigue): Algunos, como Rubin, tenían la intención de formalizar el desarrollo de un submarino específico (basado en la clase Amur-1650), cifrando muchas esperanzas en su conexión histórica entre Rusia e India, pero la exigencia de contar con un sistema AIP validado (que Rusia aún no tiene), la ha obligado a retirarse en el mes de marzo de este año, quizá motivado asimismo por el comienzo de la guerra contra Ucrania. Una ulterior complicacion es la exigencia de que los SSK deben poder lanzar el misil BrahMos, cuyo tamaño de más de 8 mts de longitud plantea muchos desafíos. Es muy probable que éste haya sido un factor de peso en la retirada de TKNS ya que hubiera sido muy difícil adaptar el Tipo 214 para cumplir esta exigencia, máxime cuando las preferencias indias son con lanzadores integrados VLS. Actualmente sólo quedaría en liza DSME de Corea del Sur. Navantia, que había cifrado altas esperanzas de alzarse con el contrato a medida que sus rivales más encumbrados iban retirándose, ha quedado excluida de la competencia por que su producto (S-80P) incumplía la condición de un reactor AIP validado y baterías de Li_Ión funcionales.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 12:52
    Permalink

    (Sigue): DSME de Corea del Sur entró en la competencia con pocas chances, pero actualmente ha quedado como el único contendiente que cumple con todas y cada una de las condiciones para llevarse el contrato, si es que éste sigue adelante. En algunos foros y artículos indios de reciente factura se pregona la idea que el gobierno debería abandonar el programa P75 I y volcar sus esfuerzos en el plan P76, es decir la construcción directa de un diseño de submarino indígena, debido a la falta de competencia con un único oferente -DSME- y al excesivo tiempo que demandará el proceso de construcción aferrado al modelo SP (Asociación Estratégica). Con el transcurrir del tiempo, el astillero surcoreano ha visto incrementada sus posibilidades en este concurso. Por empezar, ha desaparecido el principal contrincante, un buque totalmente nuevo -específico para IN- basado en el MSX 3.0 (Ocean) de NG, un derivado de menor desplazamiento del modelo Shortfin Barracuda, desarrollado para el malogrado contrato australiano, a su vez una modificación de los SSN clase Suffren de la MN.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 12:56
    Permalink

    (Sigue): Este buque, con su gran tamaño (3500+ t de desplazamiento en inmersión), prestaciones de velocidad y autonomía excelentes, y tecnología novedosa (entre otros: recubrimientos antiacústicos avanzados, mástiles inteligentes, hélice entubada, etc.), sumado a su capacidad para equiparse con sistemas de lanzamiento VLS (derivados del Sylver 70) gracias a su diámetro de casco (8,5 mts, el mayor de todos los contendientes), que facilitaría su adaptabilidad al misil BrahMos (8,4 mts) y la posibilidad de incorporar las baterías de Li-Ión, de reciente desarrollo (NG/SAFT), lo convertían en el favorito indiscutido. Su retirada, debido a la falta de un reactor AIP plenamente funcional ya que no es de interés de la armada francesa, deja expedito el camino a DSME, el único oferente que cumple con todos los requisitos. El DSME-3000 surcoreano, basado en el diseño KSS-III (batch I), de la clase de 3500+ t en inmersión, posee un reactor AIP de celda de combustible de membrana electrolítica polimérica que ha sido validado (en servicio activo), así como sus baterías de Li-Ión, de diseño y manufactura nacionales.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 13:06
    Permalink

    (Sigue): Originalmente incluye celdas VLS (6 en los batch 1 y 10 en los batch 2), aunque el modelo ofrecido a India no los incorpora. Los SLBM Hyunmoo 4-4, operativos en el primer KSS-III batch 1 (Dosan Chang-Ho) desde finales de 2021 tienen un tamaño similar al BrahMos, por lo que la adaptación del misil exigido en el pliego (RFP) quizá sería llevada a cabo con éxito. Sin embargo, existen algunos puntos débiles. Creemos que DSME no sólo carece de la experiencia necesaria para organizar y llevar adelante un proyecto de esta envergadura, sino que muchas tecnologías, que son el resultado del propio esfuerzo e inversión surcoreanos, serán muy reticentes a trasplantarse a India, que en el futuro podría convertirse en un competidor regional de peso, tal como la misma empresa lo ha sido para la propia TKNS (su mentor), demostrado en el contrato por submarinos a Indonesia en 2011. En este concurso, la empresa surcoreana se impuso con un modelo que la empresa matriz ya no fabricaba (HDW Tipo 209/1400) y del cual DSME había adquirido los derechos de producción y desarrollo, frente a un modelo más moderno (Tipo 214E), en un consorcio conformado por TKNS y un grupo de empresas turcas.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 13:12
    Permalink

    Debemos resaltar una cuestión. India posee actualmente 16 submarinos convencionales: 4 clase Shishumar (HDW Tipo 209/1500), de los que 2 han sido ensamblados en India, 8 clase Sidughosh (rusos clase Kilo) y 4 clase Kalvari (Scorpéne), de fabricación local. A la vista de los acontecimientos actuales parecería que la disponibilidad operativa de los P75 I no sucedería antes del 2034, y para esa fecha el grueso de la flota submarina India tendrá una vida media entre 30 y 45 años, excepto los 6 Kalvari, el último de los cuales entrará en servicio en 2024. Mientras tanto, Pakistán incorporará 8 nuevas unidades clase Hangor (basados en el diseño S-20, derivados del Tipo 039B de la Armada Popular China, de los que 4 serán construidos en Karachi con ToT) dotadas con AIP y capacidad SLCM, y China seguirá incorporando submarinos -SSN y SSP/L- de eficiencia creciente. La evolución tecnológica podría poner en aprietos la posibilidad india de disputar la subsuperficie en sus aguas de interés: golfo de Bengala, mar Arábigo y océano Índico.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 14:52
    Permalink

    (Sigue): Es por ello que algunas voces autorizadas pregonan el abandono del actual programa P75 I tal cual está concebido en el marco de la figura SP (Asociación Estratégica), ya que en cada etapa del proceso habrá que resolver cuestiones de procedimientos. Debería entonces elegirse el OEM más apto y realizar negociaciones G2G con el país de origen, para encontrar el precio más adecuado y poner en marcha el programa lo más rápidamente posible.
    Otros piensan que es hora de abandonar las vacilaciones y que MDL, DRDO y el resto de organismos de desarrollo naval de India se asocien con las empresas privadas del rubro ya activadas en los programas de submarinos previos (Clases SSBN Arihant y SSK Kalvari) y emprendan directamente la construcción de 12 submarinos convencionales (plan P76), con el asesoramiento de Francia o Alemania. Esta última es una jugada que está siendo tomada en consideración, aunque no resolvería la cuestión de la creciente obsolescencia de la fuerza submarina india y su necesidad de reemplazo hacia mediados de la década de 2030 por una cantidad lógica de buques de nuevo cuño.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 15:38
    Permalink

    (Sigue): Sea cual fuere la decisión de India, queda claro una vez más, que las dilaciones en el tiempo y las complicaciones de los pliegos de condiciones en todos sus sistemas de armas -navales, aéreos, terrestres- bajo competencia internacional, llevan consigo el germen de los contratiempos y cancelaciones. India es, por lejos, la nacion más difícil de cuantas existan para realizar negocios de armas. Es también, por los volúmenes requeridos, una de las pocas capaces de movilizar el interés de los mayores fabricantes de armas del mundo.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 17:37
    Permalink

    Hay un último tema relacionado aunque lejanamente, con el programa P75 I indio y el AUKUS. Cuando EEUU y GB ofrecieron a Australia la posibilidad de sumarse al club de usuarios de SSN y éste reaccionó positivamente, abrieron la caja de Pandora. Actualmente sólo tienen submarinos nucleares los países q ue pertenecen al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (EEUU, GB, Francia, Rusia y China) e India. No existe realmente una ley internacional que prohíba al resto del mundo poseer buques nucleares, pero entre las restricciones impuestas por el TNP (Tratado de no Proliferación Nuclear) está la cláusula a las naciones firmantes, de no desarrollar motores nucleares cuyo combustible de uranio con el isótopo U_235 sea superior al 20%, por lo que los motores PWR clásicos, que funcionan con un enriquecimiento superior al 40% en todos los casos, quedarían fuera del contexto de la ley. La intención es limitar la creación de reactores terrestres “militares” (para fabricar combustible para los motores nucleares), capaces de crear no sólo isótopos de U_235 en cantidad y calidad, sino también otro isótopo, el Plutonio Pu_239, que es el material fisible por excelencia de las armas atómicas.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 18:05
    Permalink

    Es por eso que todas las naciones signatarias del TNP deben permanecer abiertas a los controles internacionales de materiales fisibles y sus “residuos” radiactivos están sujetos a controles estrictos de tratamiento y conservación. Existía un pacto de caballeros entre los países del CdS de la ONU de no ayudar a terceros a desarrollar tecnología nuclear naval. Pero la actitud de EEUU y GB al incluir a Australia en su órbita de asesoramiento, lo ha roto, y con ello ha abierto la posibilidad al resto de los países del CdS a hacerlo abiertamente, incluyendo a países firmantes del TNP (como Australia). Los rumores que Rusia ha ayudado a India a desarrollar sus propios motores nucleares, que equipan la clase Arihant (SSBN), nunca ha sido admitido oficialmente por ninguna de las partes. La actitud inherente en AUKUS permitiría a Francia asesorar a India justamente en el desarrollo de sus SSN (proyecto P-75 Alpha), que está en un estado avanzado de definiciones, aunque el secreto que envuelve a todos los submarinos nucleares indios impide conocer el estado real del proyecto.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 18:24
    Permalink

    (Sigue): No puede dejar de asociarse el hecho de que a pesar que NG se haya retirado del programa P-75 I en el mes de abril, el PM N. Modi realice una visita oficial a París (además de Alemania y Suecia) los primeros días de mayo. Uno de los principales temas que trató con el recientemente reelecto presidente francés fue, además del tema energético y la guerra de Ucrania, cómo reducir la dependencia armamentística India de Rusia. La posibilidad de asesorar a India en los SSN resulta muy posible a la sombra del AUKUS, además de crear SSN específicos para mercados de exportación latentes. Lo más problemático de este tema es que nada impediría al resto de países del CdS, en especial Rusia y China, actuar bajo los mismos criterios. De todas maneras ya existen en el mundo algunas iniciativas por la posesión de SSN.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 20:11
    Permalink

    (Sigue): Además de India (país no signatario del TNP), Brasil ha emprendido el diseño y construcción de un SSN con asesoramiento de NG, aunque sólo en el casco del futuro buque, que estará basado en una versión agrancada del Scorpéne. Tanto el reactor nuclear de agua a presión como el combustible nuclear (dióxido de uranio -UO2- en varillas de Zircaloy), son de diseño y desarrollo autóctonos. Volviendo a India, algunas opiniones extremas expresan que el gobierno debería negociar con los signatarios del AUKUS para ingresar a la alianza y de esa manera beneficiarse con el asesoramiento anglosajón respecto de los SSN. Esta postura creemos que es inviable en la actualidad, porque implicaría que India podría perder el dominio de uno de los pilares de la capacidad de autodeterminación.

    Respuesta
  • el 10 mayo, 2022 a las 20:13
    Permalink

    (Sigue): Queda claro que la alianza Indo-Rusa ha entrado en una etapa de declinación por una multiplicidad de factores y que actualmente es un socio no sólo incómodo, sino incluso hasta pernicioso. Ser aliado de Rusia implica aceptar a una clase de naciones que -por las razones que fuese- están siendo cada vez más relegadas del gran juego internacional. India juega una postura pendular, en la cual no se beneficia plenamente con ninguno de sus extremos. Quizá una alianza más fuerte con Francia (y Alemania) -que está/n en el centro- beneficie a ambos. Probablemente la reunión Modi-Macrón sea el comienzo de la ruptura del mundo bipolar, en el que la figura declinante de Rusia ha sido sustituida por una China más que pujante y en el que EEUU (secundada por GB) es el otro extremo.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.