El largo y tortuoso rumbo del nuevo submarino S-80

Hace unos cinco años que la Armada española debía tener en servicio una nueva y avanzada clase de submarinos de diseño y construcción enteramente españoles, los S-80. Las dos características fundamentales que les diferenciaban de otros sumergibles convencionales se basaban en su capacidad para lanzar misiles de ataque a tierra y en su innovador sistema de propulsión por hidrógeno AIP, que en inmersión les proporcionarían total discreción y una autonomía de 50 días. Nada de lo anterior ha ocurrido, a pesar de que el Consejo de Ministros dio su plácet al programa en el verano de 2003, la orden efectiva para construir los submarinos se cursó en marzo de 2004 y se llevan invertidos la práctica totalidad de los fondos asignados, cuyo importe asciende a 2.135 millones de euros.

Trabajos en el interior del anillo antes de su acoplamiento en el casco del submarino.

Los motivos del retraso se pueden resumir en tres aspectos cruciales. En primer lugar, la decisión de Navantia (contratista principal) de asumir en solitario la concepción y desarrollo de los S-80, abandonando de forma unilateral su estrecha vinculación desde los años 60 con los astilleros militares franceses DCNS, con amplia experiencia en la desarrollo de sumergibles. Hay que recordar que la colaboración con DCNS permitió la construcción en Cartagena de cuatro submarinos S-60 tipo Daphne y otros tantos S-70 tipo Agosta para la Armada española.

En segundo término están las demoras en la construcción. Comienzan en 2005 como consecuencia de la Revisión de Proyecto Preliminar (RPP), continúan en los años siguientes y afloran en toda su intensidad a finales de 2012, ya con los cuatro submarinos en avanzadas etapas de fabricación, cuando Navantia declara la existencia de un sobrepeso de 125 toneladas. El hecho de haber descartado la colaboración con Francia conlleva a Navantia a solicitar el apoyo técnico del gigante norteamericano en submarinos Electric Boat, que aconseja rediseñar el submarino y alargar 10 metros su eslora.

Acoplamiento de la vela en la estructura del submarino S-80

Lo anterior ocurre en paralelo con los problemas surgidos a la empresa Abengoa-Hynergeen en la puesta a punto del novedoso sistema de propulsión anaerobia, más conocido como AIP o Air Independent Propulsión, a la que se le adjudicó el desarrollo del procesador de bioetanol, el equipo que debe producir hidrógeno para alimentar la pila de combustible. A pesar de que las pruebas a escala fueron positivas, los ensayos a escala real con el procesador de bioetanol no han conseguido hasta la fecha un hidrógeno con el suficiente grado de pureza y flujo continuado para alimentar la pila de combustible.

Así las cosas, la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) tomó la decisión de independizar el AIP del programa S-80. Aunque Abengoa continua con sus esfuerzos por sacar adelante su modelo de procesador de hidrógeno, la DGAM asignó un contrato a la empresa Técnicas Reunidas, que utiliza una tecnología basada en micro-reactores y con la que estima tener a punto su AIP definitivo para 2021.

Botadura de un nuevo submarino francés clase Scorpene.

¿En qué punto está el programa S-80?

Navantia ya se encuentra en la recta final de construcción del primer submarino, bautizado S-81 Plus “Isaac Peral”, pero requiere una inyección del orden de 1.600 millones de euros adicionales para cumplir con el calendario que tiene establecido la DGAM, que sitúa la botadura en Cartagena del S-81 Plus a principios de 2020 y su entrega a la Armada a finales de 2021. Estas previsiones obligan a la Armada al esfuerzo adicional de ampliar la vida operativa de los 3 submarinos a flote de la clase S-70, cada uno de los cuales ya acumula más 30 años de servicio. Es un tema a resolver por la actual ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

Juan Pons, analista de asuntos espaciales y defensa.

 

 

 

 


7 comentarios sobre “El largo y tortuoso rumbo del nuevo submarino S-80

  • el 5 septiembre, 2017 a las 15:39
    Permalink

    BUENO TRNQUILOS EL S80 SALDRA Y TENDREMOS UNA ESPERIENCIA Y UNA CAPACIDAD PARA FABRICAR MAS SUB NO SE NACE SABIENDO, LO QUE NO ES DE RECIBO QUE NAVANTIA HAYA TENIDO UN ATAQUE INFORMATICO Y QUE SE LES SOPLE COSITAS A OTROS PAISES,

    Respuesta
    • el 24 octubre, 2017 a las 19:38
      Permalink

      pero es que no hay noticias de como va

      Respuesta
  • el 10 noviembre, 2017 a las 21:28
    Permalink

    Saludos, buenas tardes,
    Creo que ha faltado humildad en la ingeniería española ya que se separó muy pronto de la DCN, cuando teníamos a un Maestro en submarinos y nosotros aprendices pensamos que ya éramos igual o más que nuestro mentor. Los hechos lo demuestran. Toda teoría es gris, menos el árbol de dorados frutos que es la vida. Ha faltado paciencia y el ansia viva por querer tener los contratos con la Armada ha dado estos resultados tan lamentables. Ironías de la vida. En la casa del herrero……

    No dudo que un futuro no muy lejano tengamos submarinos bien capacitados y que salten como los delfines.

    Saludos.

    Esto pierde aceite

    Respuesta
    • el 14 noviembre, 2017 a las 10:32
      Permalink

      Pues yo si que lo dudo. El AIP español no existe ni se le espera. Abengoa está como para meter dinero en aventuras y de TR mejor ni hablar. Entre Navantia, Abengoa y TR ….¡Bravo por las inteligentes elecciones de la Armada! EL nuevo submarino, sin AIP no será mejor que el Mola de la Guerra Civil. Casi ochenta años después. Pasmosa demostración de incompetencias sin responsabilidades. Ni en la Armada ni en Navantia. De TR y Abengoa el mercado les hará pagar

      Respuesta
  • Pingback: Técnicas Reunidas última la fase de pruebas de su modelo AIP para los submarinos españoles clase S-80 – Galaxia Militar

  • el 24 noviembre, 2017 a las 12:49
    Permalink

    Me parece una aberración estar metido en un submarino, cobrando una basura, exponiendo tu vida a la armada por 4 duros, es una vergüenza y esto lo tendrían q concienciar a la gente de que así no se puede navegar, hay que invertir y dejar de robar, políticos todos a la cárcel.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *