Japón acaba de lanzar un nuevo submarino sigiloso con tecnología furtiva.

El pasado 4 de octubre, Japón no sólo rompió una botella de Sake (bebida tradicional japonesa) en los Astilleros de Kobe durante la entrega a la Fuerza Marítima de Autodefensa de un nuevo submarino, sino también fue el comienzo de una nueva era en la guerra submarina utilizando un tipo de alta tecnología hasta ahora no conocida ni usada en las cámaras de mando de los submarinos.

El Oryu (“Dragón Fénix”) es el undécimo lanzamiento de los submarinos japoneses de clase Soryu (“Dragón Azul”) un gran diseño de 84 metros de eslora con una tripulación de sesenta y cinco personas y un desplazamiento de 4.519 toneladas en inmersión. En muchos aspectos, las capacidades del Soryu son típicas de los submarinos convencionales: está armado con seis tubos de 533 milímetros que pueden disparar hasta treinta torpedos Tipo 89 o misiles antibuque Harpoon y puede alcanzar una velocidad máxima bajo el agua de veinte nudos. Su alcance de 6.100 millas náuticas está un poco por detrás de sus compañeros mientras que su profundidad máxima de inmersión de 600 metros, está muy por encima del promedio del resto.

Submarino clase Oryu

A pesar de su tamaño y sus adornos de alta tecnología, como un timón en forma de X controlado por computadora que mejora la maniobrabilidad, avanzados lanzadores de señuelos acústicos y una extensa capa de placas antirruido en el casco, el Oryu cuesta alrededor de 536 millones de dólares, de una cuarta a una sexta parte del coste de un submarino de ataque nuclear de la clase de Virginia de Estados Unidos. Pero el Oryu se distingue de sus predecesoras porque es el primer submarino grande que utiliza baterías de iones de litio, la misma tecnología que se utiliza en teléfonos inteligentes y ordenadores portátiles.

Los modernos submarinos convencionales utilizan la electricidad para hacer girar el motor de sus hélices y alimentar sus sistemas de combate. Esta electricidad es producida por motores diésel y generadores y almacenada en cientos de baterías de plomo ácido. Sin embargo, los motores diésel consumen el suministro de aire de un submarino, forzándolo a salir a la superficie periódicamente, o a hacer snorkel cerca de la superficie, y recargar sus baterías en un “período de indiscreción” en el que está expuesto a una detección y destrucción más fácil.

Además, los generadores submarinos son bastante ruidosos. Por esa razón, un submarino sumergido que opera cerca de las fuerzas enemigas puede apagar su motor diésel y funcionar solo con la energía de la batería. 

El problema es que un submarino agota su batería muy rápidamente. Un submarino convencional a velocidad máxima (generalmente unos veinte nudos) agotará su batería en una o dos horas. A una velocidad de crucero sostenible de cinco a diez nudos, esa resistencia puede extenderse a unos pocos días. 

Submarino japonés clase Soryu

Una forma de evitar todo esto es utilizar la energía nuclear, que proporciona una resistencia casi ilimitada bajo el agua, permite velocidades más altas y es más silenciosa que los motores diésel en funcionamiento. Sin embargo, no es tan silencioso como un diésel que funciona solo con baterías; los submarinos nucleares no pueden apagar sus reactores de forma operativa. Y lo que es más importante, los submarinos propulsados ​​por energía nuclear cuestan entre cuatro y seis veces más, e incluso para los países con acceso a tecnología nuclear, son excesivamente caros para patrullas de corto alcance.

En las últimas dos décadas, los avances en los submarinos convencionales se han centrado en complementar los motores diésel con varios esquemas de propulsión independiente del aire (AIP)  más silenciosos y más duraderos. Los siete submarinos anteriores de la clase Soryu contaban con motores de calor de ciclo cerrado Stirling, una tecnología pionera de los suecos y que ahora también se encuentra en los submarinos chinos Tipo 039A. Los submarinos con AIP pueden funcionar más silenciosamente que los submarinos nucleares y pueden permanecer sumergidos durante semanas antes de necesitar salir a la superficie, aunque solo cuando viajan a velocidades bajas de cuatro a seis nudos. Sin embargo, las desventajas incluyen el volumen y los riesgos que presentan los fluidos volátiles que se utilizan para operarlos.

El Oryu y sus sucesores anuncian un enfoque diferente: aumentar la duración de la batería. En 1991, las empresas japonesas introdujeron las baterías de iones de litio en el uso comercial general. En comparación con las baterías de plomo-ácido tradicionales, las baterías de iones de litio tienen una mayor densidad de energía por su volumen y peso, pueden cargarse mucho más rápido y descargar su energía con una eficiencia del 80 al 90 por ciento, en comparación con aproximadamente el 60 al 70 por ciento de las baterías de plomo.

Perfiles submarinos japoneses clases Soryu, Oyashio y Harushio.

Japón, por lo tanto, ha invertido mucho dinero y años de esfuerzo en la construcción de una mayor seguridad y confiabilidad en sus baterías de iones de litio mediante celdas de batería con separadores endurecidos, productos químicos estabilizados y extintores de incendios automáticos. El lanzamiento del Oryu sugiere que los militares japoneses están satisfechos de que las baterías de iones de litio se hayan refinado para convertirlas en una capacidad segura y operativa.

Autoridades japonesas en el acto de entrega del nuevo submarino.

Se dice que los módulos 672 LIB del Oryu le proporcionan el doble de vida útil que las 480 baterías de plomo-ácido en las variantes anteriores, lo que significa que puede navegar por mucho más tiempo antes de salir a la superficie. 

Kawasaki Heavy Industries construirá un submarino adicional de clase Soryu con baterías de iones de litio, – el duodécimo y último de la serie-, más tarde, Japón comenzará a desarrollar un submarino LIB de próxima generación.

Sebastien Roblin. The National Interest

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com