Nuevo incidente entre un destructor estadounidense y la marina china.

Hasta el año 2012, el Arrecife Scarborough, situado en el Mar de China Meridional, seguía perteneciendo a Filipinas. Por entonces, muchos barcos de pesca, protegidos por los guardacostas chinos, navegaban regularmente por sus alrededores. El arrecife sin ninguna protección, pasó a ser propiedad de Beijing, que desde entonces ha estado trabajando para convertirlo en base militar.

Manila apeló a la Corte Permanente de Arbitraje [CPA] de La Haya para resolver la disputa. La CPA dio la razón a las autoridades filipinas, considerando en un dictamen emitido en julio de 2016, que las reclamaciones de China en el Mar de China Meridional no tenían “ningún fundamento jurídico”. 

La decisión de la CPA no tuvo ningún efecto en la actitud de Pekín, que considera que todo el Mar de China Meridional le pertenece. Esta región es, estratégica por más de una razón: es una encrucijada de las principales rutas comerciales marítimas, a la vez que oculta grandes reservas de hidrocarburos y recursos pesqueros.

El Ejército Popular de Liberación (EPL) “protegerá firmemente la soberanía, la seguridad, los intereses y los derechos marítimos del país”, argumentó entonces el Ministerio de Defensa chino.

Ya que Filipinas que no tiene los medios para ejercer su soberanía sobre sus arrecifes, la llegada al poder de Rodrigo Duterte se ha considerado como una “feliz sorpresa” para Beijing. De hecho, tras haber iniciado un acercamiento diplomático [y militar] con China, Duterte ha silenciado las disputas territoriales para beneficiarse del apoyo económico y financiero de China. En el pasado mes de septiembre se habló incluso de la co-gestión de la zona denominada  “Reed Bank”, situada a 85 millas de la costa de Filipinas.

Sin embargo, estos acuerdos son claramente insuficientes para Beijing. Desde entonces, después de los arrecifes de Scaborough y Reed Bank, el arrecife de Pag-asa está ahora en la mira de las autoridades chinas. Y con el mismo escenario: el mes pasado, se informó que había unos 200 barcos chinos en las cercanías de este islote. Esto obligó al presidente Duterte a reaccionar. “No te estoy ordenando, y tampoco te estoy pidiendo que te arrodilles, solo te digo que no toques Pag-asa, porque tengo soldados allí. Si lo tocas, no será lo mismo. Pediré a los soldados que “preparen una misión suicida”, dijo el 9 de abril.

Sin embargo, hay poco margen de maniobra para Filipinas, cuyas capacidades militares no le permiten disuadir a las intrusiones chinas. “Ahora es demasiado tarde. Ya están allí”, dijo Delfin Lorenzana, Ministro de Defensa de Filipinas.

De ahí el interés de las misiones FONOP [Libertad de operación de navegación] llevadas a cabo muy regularmente por la Marina de Estados Unidos. Y esto, aunque las relaciones entre Filipinas y Estados Unidos ya no son tan buenas como en el pasado. Sin embargo, el mes pasado, como parte del Ejercicio Balikatan, el buque de asalto anfibio USS Wasp, con una docena de aviones F-35B a bordo, navegó hasta el islote de Pag-asa.

En respuesta, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China reafirmó la soberanía de Beijing sobre el archipiélago del que forma parte el islote y aseguró que había “defendido constantemente la solución de controversias en el Mar del Sur de China a través de negociaciones con los países directamente implicados. Este no fue el caso del arrecife de Scarborough…que fue el escenario de un nuevo incidente entre la Marina de Estados Unidos y su homólogo chino ayer 20 de mayo.

El destructor “USS Preble (DDG-88) navegó a 12 millas del arrecife de Scarborough para desafiar las excesivas reclamaciones marítimas chinas y mantener el acceso a las vías fluviales de acuerdo con la ley internacional”, dijo el Comandante Clay Doss,  portavoz de la 7ª Flota.

En Beijing, el Ministerio de Defensa afirmó que “las unidades navales y aéreas del ejército chino ordenaron al destructor estadounidense Preble que se alejara” del arrecife “Huangyan” [es decir, de Scaroborough]. 

“China tiene soberanía indiscutible sobre las islas del mar del sur de China y sus aguas adyacentes, y nos oponemos firmemente a la conducta provocadora del buque de guerra de Estados Unidos”, ha manifestado el portavoz del Ministerio de Defensa chino. Excepto que ésta no es la opinión de la Corte Permanente de Arbitraje.

Laurent Lagneau

Un comentario en “Nuevo incidente entre un destructor estadounidense y la marina china.

  • el 23 mayo, 2019 a las 10:33
    Permalink

    Mira que es interesante esta página y la información está bien contrastada, pero me chirría todo cada vez que veo escrita Beijing como capital China. En español escribimos Pekín desde hace siglos, sin esperar al traductor del inglés. Habría, por lo menos, que esforzarse un poco en cuidar la lengua en que se escribe.

    Respuesta

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com