Un repliegue ruso más estratégico indica que se avecina una larga lucha en Kherson.

El operador del dron ignoró los ocasionales truenos de la artillería saliente en la distancia y mantuvo los ojos concentrados en el monitor del ordenador que tenía delante, esperando que apareciera la ráfaga de humo. Sus pulgares empujaban el joystick a la izquierda, luego a la derecha, antes de pasar a la pantalla de su teléfono móvil para informar sobre dónde debía apuntar la artillería a continuación.

A unos cinco kilómetros de la línea del frente del sur de Ucrania, los obuses M777 proporcionados por Estados Unidos estaban golpeando a las fuerzas rusas que se negaban a ceder más terreno.

Otro soldado, cuyo indicativo es “Dobriy”, informó entonces a sus compañeros de esta unidad de fuerzas especiales ucranianas de que su dron no era el único en el cielo. Le acababan de decir que un UAV de reconocimiento ruso Orlan se dirigía hacia allí, y que si les veían, seguramente les bombardearían. El día anterior, el campo detrás de esta corta línea de trincheras estaba lleno de cohetes.

Su comandante, el coronel Roman Kostenko, parecía ahora preocupado. “¿Debemos irnos?”, preguntó, refiriéndose a él mismo y a los periodistas de The Washington Post que traía consigo. “Demasiado tarde”, contestó Arthur, el operador del avión no tripulado, sin apartar los ojos de la pantalla que tenía delante.

Un día después de que las fuerzas ucranianas recuperaran más territorio en las regiones del sur de Kherson y Mykolaiv, el júbilo por un avance en esta parte de la línea del frente se vio atenuado por la ansiedad por la dura lucha que se espera.

El ejército de Kiev ha hecho retroceder a los rusos decenas de kilómetros en algunos puntos, después de haber luchado por avanzar durante meses. Sin embargo, tras el notable éxito de la contraofensiva ucraniana en la región nororiental de Kharkiv, los soldados estacionados cerca del frente sur advirtieron que la situación sigue siendo tensa. Kherson es demasiado importante, política y militarmente, para que los rusos se retiren de forma tan desordenada como en Kharkiv, dijeron.

Fuerzas ucranianas cerca de una posición de drones en la región de Mykolaiv el 5 de octubre.

“Esto no es Kharkiv”, dijo Kostenko. “Allí, dejaron todas sus municiones y vehículos y huyeron. Aquí, ni siquiera tenemos muchos trofeos. Simplemente, se retiraron del combate, se lo llevaron todo a su nueva posición y se están atrincherando de nuevo”.

Lo que los ucranianos han observado es una retirada ordenada de los rusos de algunas ciudades y pueblos, en lo que podría ser una preparación para reforzar la línea del frente en torno a la ciudad de Kherson, la única capital regional que las fuerzas de Moscú han capturado desde que comenzó su invasión el pasado febrero, y la ciudad vecina de Nova Kakhovka. En ella se encuentra una central hidroeléctrica que también controla un suministro de agua vital para Crimea, que Rusia se anexionó ilegalmente en 2014. Tomar la planta y restaurar el flujo de agua, que Ucrania había cortado, era uno de los principales objetivos militares de Rusia en los primeros días de la invasión.

Los avances ucranianos se producen mientras las fuerzas rusas se encuentran en una posición cada vez más precaria en Jerson y sus alrededores. La ciudad está situada en la única porción de territorio que el ejército ruso controla, al oeste del río Dniéper. El terreno es llano, lo que hace que sea especialmente difícil de defender para Rusia.

La porción de tierra ocupada está conectada con el resto del territorio controlado por Rusia mediante dos cruces principales sobre el Dniéper: el puente Antonovsky en Kherson, que está muy dañado, y la presa hidroeléctrica de Kakhovka, que está a unos 45 kilómetros al este y sigue siendo transitable.

Las fuerzas rusas corren el riesgo de quedar aisladas en Kherson – rodeadas por las fuerzas ucranianas en tres lados y el río en el cuarto – si los ucranianos logran avanzar lo suficientemente cerca del río para hacerlo intransitable.

“Si los militares ucranianos son capaces de poner la artillería al alcance de los principales puentes y cruces del río, entonces la posición rusa en general puede resultar insostenible”, dijo Michael Kofman, analista militar del grupo de investigación CNA, con sede en Virginia.

Una estrategia militar prudente aconsejaría retirarse por el río en lugar de correr el riesgo de ser rodeados o asediados en Kherson. Pero es probable que los rusos luchen por mantener Jerson porque es la capital de una región que el presidente ruso Vladimir Putin afirma haber anexionado.

La ciudad y sus alrededores también servirían como una útil cabeza de puente en el lado occidental del río para los rusos, en caso de que logren reconstituir su poder de combate y pasar a la ofensiva buscando capturar las ciudades portuarias de Mykolaiv y Odessa.

“Creemos que es poco probable que los dirigentes rusos sancionen una retirada total de Kherson por razones políticas”, dijo un funcionario occidental, que insistió en el anonimato para informar a los periodistas sobre información de seguridad sensible. “Así que esta situación en el sur podría complicarse cada vez más con, potencialmente, una fuerza rusa más desesperada de espaldas al río”.

Hasta ahora, los ucranianos son los que más han avanzado haciendo retroceder a los rusos al noreste de Kherson. La rapidez con la que el frente ruso podría colapsar depende de si los rusos han establecido defensas de escalón para retroceder entre el frente y la ciudad.

A diferencia de lo ocurrido en Kharkiv, donde los milicianos locales y los guardias nacionales rusos se encargaron principalmente de un frente que cayó rápidamente, Rusia ha colocado fuerzas más experimentadas -paracaidistas e infantes de marina- en Kherson y sus alrededores. Son adversarios más duros, pero incluso esas unidades parecen ahora desarticuladas debido a las numerosas bajas.

Un dron Matrice 300 en una posición militar ucraniana en la región de Mykolaiv el 5 de octubre.

El capitán Andriy Pidlisnyy dijo que su unidad militar ucraniana en la región de Mykolaiv capturó recientemente a un prisionero ruso que explicó así los problemas de personal de Moscú: En la tripulación del tanque del prisionero, compuesta por tres hombres, los tres pertenecían a diferentes unidades de las fuerzas rusas.

El prisionero, un paracaidista, era el conductor. El comandante, era un mercenario de la unidad paramilitar Wagner. Y el artillero fue movilizado desde la región ocupada de Luhansk, que está bajo el control de los apoderados del Kremlin.

“Si incluso a nivel de tanques tienen tal mezcolanza de diferentes unidades, entonces a nivel donde hay una compañía, batallón y brigada, está claro que no puede haber una coordinación normal”, dijo Pidlisnyy.

Ucrania busca ahora aprovechar un periodo de transición clave para Rusia, antes de que lleguen al frente los refuerzos de la reciente movilización de Putin. Cerca del asentamiento de Davydiv Brid, recientemente liberado, el miércoles hubo una gran actividad en la carretera mientras las fuerzas ucranianas trasladaban puentes de pontones, obuses autopropulsados y vehículos blindados. La unidad de drones de Kostenko preparó explosivos caseros en latas de refresco recicladas para lanzarlos en los campos de los alrededores de Davydiv Brid, una táctica de desminado muy ingeniosa.

La contraofensiva ucraniana, que presiona en dos frentes, se mueve ahora tan rápido que incluso los soldados sobre el terreno tienen problemas para seguir el ritmo.

“¿Snihurivka es ya nuestra?”, preguntó Kostenko a su ayudante, refiriéndose a una ciudad de la región de Mykolaiv que ha sido un bastión de las fuerzas rusas desde los primeros días de la guerra.

Casi”, respondió el mayor Volodymyr Voloshyn.

Recuperar Davydiv Brid y Snihurivka daría a los ucranianos acceso a las carreteras que se adentran en la región de Kherson y añadiría presión a los rusos desde el noroeste.

“Pronto estaremos en Crimea”, dijo Voloshyn.

Ambos son del sur de Ucrania, al igual que el resto de su unidad de 29 hombres. Kostenko, miembro del parlamento ucraniano, reparte su tiempo entre aquí, Kiev, y los viajes internacionales para presionar para que Ucrania reciba más armas. En una reciente visita a Washington, pidió a los miembros del Congreso más tanques y vehículos blindados de transporte de personal.

Su propia ciudad natal, Charivne, en la región de Kherson, sigue ocupada. El miércoles, mirando una tableta con un mapa del pueblo, señaló a un operador de drones dónde se encuentra su casa. “Haga lo que haga, no deje que nadie dispare allí”, bromeó.

Expulsar a los soldados rusos de su patio trasero es una prioridad personal. Y aunque no espera que sea fácil, los recientes avances han convencido a toda Ucrania de que es posible.

“El éxito de la contraofensiva en Kharkiv motivó mucho a los combatientes de aquí”, dijo Kostenko. “El instinto es ser precavido, pero a veces hay que meter el pie para ver que no da tanto miedo y que se puede ir más allá. Cuando lo sucedido en Kharkiv demostró que podemos hacerlo, el resultado también llegó aquí. Empezamos a empujar hacia adelante”.

The Washington Post

6 thoughts on “Un repliegue ruso más estratégico indica que se avecina una larga lucha en Kherson.

  • el 6 octubre, 2022 a las 12:03
    Permalink

    Los rusos se juegan mucho en Jerson y Zapoirya, por lo que suponen para Crimea. Toca resistir y empujar, si se puede. Y en esa tarea los chechenos van a tener peso, o eso se espera tras las continuas retiradas del ejército ruso y las críticas del jefe checheno por ello y su reclamo de mano dura para los supuestos responsables. Que de eso va el ascenso, asegurarse una fuerte resistencia. Una nueva versión de Stalingrado con parecidos métodos. Asistimos al último tramo de la guerra convencional para asegurar Crimea. Y no tengo ninguna duda de que harán lo que estimen de menester para conservarla.

    Respuesta
    • el 6 octubre, 2022 a las 16:20
      Permalink

      Si los rusos no pelean, menos aun lo haran los chechenos.

      A estas alturas, a los chechenos les conviene mas cobrarse la sangre que le deben los rusos que atacar a los ucranianos. Ya que quieren pelear ¿que estan esperando?

      Respuesta
      • el 6 octubre, 2022 a las 21:43
        Permalink

        Al checheno lo mantiene en el poder Putin, le tienen muchas ganas tanto en Chechenia, como en Rusia. Por eso apoyará a Putin hasta el final.

        Respuesta
  • el 6 octubre, 2022 a las 12:19
    Permalink

    Bueno, veo el artículo es benévolo con con los rusos, no se retiran simplemente por incapacidad para hacerlo. Eso causa que este frente cause muchas más bajas que los otros.
    El avance en Jersón me ha sorprendido, ya que en parte se ha realizado por la única carretera que abastece todo el esfuerzo bélico ruso, y resulta que esa carretera discurre en paralelo al río Dnipro. Pues bien, los rusos al otro lado del río han sido incapaces de castigar con su artillería a los ucranianos en su avance. Así mismo, que tras 7 meses fortificados los rusos, que avancen las tropas de Zelensky 20 km en un día ofrece muchas dudas sobre la capacidad militar rusa.

    Respuesta
  • el 6 octubre, 2022 a las 12:20
    Permalink

    El futuro se presenta aquí negro para Rusia. Ya me lancé a la piscina dando por liquidado este frente para los rusos en los meses venideros.
    Las líneas defensivas rusas se han acortado considerablemente, y la totalidad del óblast se encuentra a tiro de la artillería ucraniana.
    Los ucranianos han ido poco a poco desgastando a los rusos, y aunque aquí hay (con los rusos se supone) buenos soldados, ese desgaste ha mermado mucho todo su potencial.
    Eso sin contar el efecto moral que para los rusos tiene ver cómo su ejército se retira en desbandada por los otros frentes.
    En definitiva sigo viendo clara en el tiempo la victoria ucraniana.
    Melitpol, Melitpol.

    Respuesta
  • el 6 octubre, 2022 a las 13:50
    Permalink

    Si Ukrania sabe mover sus tropas mientras los refuerzos rusos de la movilización parcial llegan al frente; tendrán la posibilidad de ir atacando en distintos frentes, desgastando las reservas rusas y abriendo ventanas de oportunidad. Alternando las ofensivas, haciéndolas simultáneas no permitirán una concentración suficiente de tropas rusas que aguanten bien.

    Estamos en un momento que supone la ancrucijada de la guerra.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.