Un submarino nuclear ruso prueba con éxito el misil balístico Bulava en medio de las tensiones con la OTAN.

En otra muestra de belicosidad nuclear, tanto los submarinos nucleares estadounidenses como los rusos se han posicionado en lugares estratégicos, ya que la guerra en Ucrania no muestra signos de disminuir.

Mientras tanto, el submarino nuclear ruso Generalissimus Suvorov disparó con éxito un misil balístico Bulava desde el Mar Blanco hacia el campo de tiro de Kura como parte de la etapa final de las pruebas estatales, dijo el Ministerio de Defensa ruso.

“La tripulación del novísimo submarino de misiles estratégicos Generalissimus Suvorov del proyecto Borey-A, disparó con éxito el misil balístico Bulava como parte de la etapa final de las pruebas estatales”, dice el comunicado.

“El disparo del misil se realizó desde una posición sumergida desde el Mar Blanco hasta el campo de entrenamiento de Kura, en la península de Kamchatka. El vuelo del misil balístico Bulava tuvo lugar en modo normal. Según los datos confirmados del control objetivo, las ojivas del misil llegaron con éxito a la zona especificada del campo de tiro de Kura”, señaló el ministerio.

El submarino de misiles estratégicos Generalissimus Suvorov es el segundo buque de serie del proyecto Borei-A. Fue construido en la asociación de producción Sevmash en Severodvinsk. El submarino pertenece a la cuarta generación de submarinos nucleares portadores de misiles y está equipado con modernos sistemas de armas de misiles y torpedos, navegación, radioingeniería y sonar. Cuenta con una gran maniobrabilidad y sigilo acústico.

Aunque siguen siendo encuentros periódicos, en los que ambas partes se informan debidamente de las maniobras, el despliegue de submarinos nucleares añadió un elemento de imprevisibilidad a una situación ya de por sí volátil.

Mientras tanto, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, aclaró que “no hay necesidad” de usar armas nucleares en Ucrania, pero Estados Unidos sigue siendo escéptico.

También rechazó las afirmaciones rusas de que Ucrania está preparando una bomba nuclear “sucia” y que está atribuyendo una explosión atómica a Rusia. EE.UU. cree que esto sirve de pretexto a Moscú para intensificar el conflicto. Rusia ha mantenido que sólo utilizará las armas nucleares si la integridad territorial del Estado se ve amenazada.

Los submarinos estadounidenses y rusos se posicionan

Los submarinos de misiles balísticos de propulsión nuclear estadounidenses y rusos (SSBN) entraron en acción entre el 1 y el 2 de noviembre en un despliegue no programado que seguramente aumentará las tensiones regionales.

Además, las autoridades rusas también emitieron un Aviso a los Aviadores (NOTAM) en el Mar de Barents, efectivo entre el 3 y el 5 de noviembre. Muchos responsables rusos sospechaban de un inminente lanzamiento de prueba de los misiles balísticos lanzados desde submarinos Bulava (SLBM).

La Armada estadounidense actuó primero, anunciando la llegada de su SSBN de clase Ohio, el USS Rhode Island, a Gibraltar en una “visita programada a puerto”. El Rhode Island viajó desde la base naval en Faslane (Escocia), lo que, según los comentaristas de defensa rusos en Telegram, supuso un viaje de 12 días.

“Esta breve parada en la zona de operaciones de las Fuerzas Navales de EE.UU. en Europa demuestra la flexibilidad y la adaptabilidad que los submarinos aportan a las fuerzas estadounidenses y aliadas en la región”, decía un comunicado de las Fuerzas Navales de EE.UU. en Europa y África (NAVEUR-NAVAF).

La NAVEUR-NAVAF forma parte de la Sexta Flota de Estados Unidos.

Inmediatamente después, el NOTAM programado entre el 3 y el 5 de noviembre, con las especulaciones sobre el lanzamiento del SLBM Bulava desde el SSBN Suvorov de clase A Borei.

“Actualmente, está en el mar. Estamos esperando”, dijo un entusiasta militar. Otro mensaje mostraba una imagen del submarino, también llamado Generalísimo Suvorov, saliendo de Severodvinsk, en el norte de Rusia.

Los submarinos y sus misiles nucleares

La Armada estadounidense opera 14 SSBN de la clase Ohio, cada uno de los cuales se entiende que lleva al menos 20 SLBM Trident D5. Cada misil puede llevar 14 ojivas nucleares individuales, dirigibles de forma autónoma, o en una configuración de Vehículo de Reentrada Múltiple Independiente (MIRV).

Los Trident D5 tienen un alcance de 6.437 kilómetros (4.000 millas). Los submarinos son las opciones de ataque nuclear primario y de represalia de EE.UU., que mantiene el 70% de su fuerza nuclear desplegada a bordo de submarinos furtivos y bombarderos furtivos.

Con un desplazamiento de unas 18.000 toneladas cada uno, la clase Ohio es el mayor submarino del arsenal de la Armada estadounidense y el tercero más grande del mundo, por detrás de la clase Typhoon de la era soviética e, irónicamente, de la propia clase A de Borei. La clase Ohio suele realizar patrullas estratégicas de disuasión, señalando la disponibilidad militar y nuclear durante las tensiones geopolíticas.

El Suvorov, que forma parte del proyecto de cuarta generación 955A de la clase Borei A, en cambio, no fue botado hasta el 13 de septiembre de este año. Se espera que sustituyan a los submarinos de la era soviética de la clase Delta III, Delta IV y Typhoon.

Llevan dieciséis SLBM R-30 “Bulava” en silos verticales, colocados en dos filas, que alcanzan hasta 8.300 kilómetros (5.157 millas). Cada misil Bulava puede llevar seis cabezas nucleares. El disparo anticipado del Bulava puede considerarse parte de los ensayos de disparo de armas de Suvorov.

El telón de fondo geopolítico

El despliegue de Suvorov se produce poco después de la tensión en el puerto ucraniano de Sebastopol, en el Mar Negro, donde Rusia acusó a Kiev y al Reino Unido de llevar a cabo un “ataque terrorista” utilizando múltiples aviones no tripulados aéreos y de superficie.

Los observadores militares rusos también señalaron más tarde a Estados Unidos y a la OTAN, cuyo avión no tripulado RQ-4B Global Hawk fue visto al sur de Crimea, en el sur del Mar Negro, lo que indica que participó en la coordinación del ataque.

Aunque las declaraciones oficiales de Estados Unidos sobre el despliegue de submarinos son poco frecuentes, no son inéditas. La USN, por ejemplo, anunció en junio de 2021 la visita de otro SSBN de la clase Ohio, el USS Alaska, a Gibraltar, el primer despliegue de este tipo en más de 20 años.

Luego vino la rarísima declaración oficial de la presencia del USS West Virginia en el Mar de Arabia el 20 de octubre del mes pasado. Esto puede relacionarse con los acontecimientos geopolíticos.

El West Virginia fue visto en respuesta a las crecientes tensiones con Irán sobre el estancado Acuerdo Nuclear de Irán (o Plan de Acción Integral Conjunto, JCPOA), las tensiones iraní-israelíes y, sobre todo, los tensos lazos iraní-europeos sobre Teherán armando a Rusia con sus drones kamikaze Shahed-136.

Los informes rusos sobre el despliegue del Suvorov y el posterior NOTAM se ven en respuesta a la visita de Rhode Island a Gibraltar. Aunque no hubo ningún anuncio oficial sobre la presencia del Suvorov en el Mar de Barents, la posibilidad del lanzamiento del Bulava indica que Rusia tiene la sartén por el mango en esta guerra de “señales nucleares”.

El lanzamiento de un SLBM cerca del continente europeo se consideraría una gran escalada y, por tanto, poco probable.

Parth Satam

2 thoughts on “Un submarino nuclear ruso prueba con éxito el misil balístico Bulava en medio de las tensiones con la OTAN.

  • el 4 noviembre, 2022 a las 23:18
    Permalink

    En cuanto a la calidad del agua en la primera ilustración, claramente hay una contribución muy grande de los submarinos soviéticos abandonados en el fondo del mar, su combustible con retchlagswabs y los reactores nucleares con retchlagswabs también abandonados en el fondo. La Unión Soviética también tenía prácticas de tokamak crematorios (la empresa Tochmash… con el Alexander Nudelman que ciertemente ha sido el foco de la theoria del complexo judeocommunista) y el agua también tiene un componente más cercano a esta naturaleza.

    Respuesta
    • el 5 noviembre, 2022 a las 06:23
      Permalink

      Florent Pirot . Las aguas turbias de la foto, pueden ser la rompiente del delta de alguno de los grandes ríos en Rusia, las corrientes mueven la arena de un lado a otro, por eso vemos en la foto, una barrera para evitar tener que dragar continuamente. En lo que si estoy de acuerdo, es que para la URSS y hoy Rusia, los mares son un vertedero de desechos nucleares, algunos disfrazados de accidentes.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.