Comparación de los futuros portaaviones de la Marina estadounidense, China y Francia.

El futuro de los portaaviones está asegurado. Los océanos del futuro serán más complejos y disputados, con la aparición de nuevas amenazas. Sin embargo, los portaaviones seguirán proporcionando una superioridad convencional inigualable a las pocas armadas que puedan operarlos. Sólo Estados Unidos, China y Francia están construyendo la categoría de portaaviones más grande y más capaz, el superportaaviones.

La guerra evoluciona constantemente. Las nuevas tecnologías están reconfigurando la forma en que se libran las guerras y abriendo nuevas oportunidades para el futuro. Al mismo tiempo, los tipos de unidades existentes están demostrando su valía. Esto es más visible debido a la guerra en Ucrania. En el tribunal de la opinión popular, la eficacia de las armas antitanque ha hecho que muchos se cuestionen el futuro del tanque. Sin embargo, sobre el terreno, los tanques siguen siendo buscados desesperadamente por ambos bandos. En el mundo naval se producen debates similares.

En el punto de mira de los sillones de mando está el portaaviones. Es popular cuestionar su capacidad de supervivencia frente a las amenazas modernas. Sin embargo, los informes sobre la muerte del portaaviones son prematuros.

Las armadas de todo el mundo están aumentando, no disminuyendo, sus esfuerzos para construirlos.

Los portaaviones son la cúspide de la capacidad de cualquier armada, y por buenas razones. Proporcionan una superioridad convencional sin parangón sobre el adversario. El extremo alcance de los medios aéreos complica su contrarresto, por ejemplo, con misiles terrestres. Y su versatilidad se extiende desde la lucha bélica total, pasando por la guerra limitada, hasta las misiones humanitarias y diplomáticas.

Pero sólo unos pocos países pueden construir lo que llamaríamos superportaaviones. Un término acuñado para describir a los gigantes de la Marina de Estados Unidos durante la Guerra Fría, pero no hay una definición clara de lo que significa. Hasta ahora los grandes portaaviones de otras armadas siempre se han quedado cortos. Los últimos diseños de China y Francia son dignos del término.

Los superportaaviones del mundo

Sólo tres naciones apuestan por la categoría más impresionante de portaaviones, los llamados superportaaviones. Se trata de Estados Unidos, China y Francia. Otros países también operan portaaviones, especialmente Gran Bretaña, India, Italia, España y Rusia. Pero éstos son más pequeños o menos capaces en algún aspecto. No existe una definición clara de superportaaviones, pero éstos comparten características clave. Son los más grandes, pueden operar con aviones más grandes (como aviones de alerta temprana) y sus alas aéreas rivalizan con la mayoría de las fuerzas aéreas.

El estándar de oro de los superportaaviones es, sin duda, Estados Unidos. Los actuales superportadores de la clase Nimitz están siendo sustituidos por los igualmente grandes de la clase Gerald R. Ford. Estos behemoths de 100.000 toneladas no tienen rival en cuanto a detalles, aunque los demás se acerquen en este artículo. En su diseño se han empleado décadas de experiencia en operaciones de superportaaviones.

El primer portaaviones chino, el Liaoning, que se ejercita en el Mar Amarillo, subraya la creciente experiencia y confianza de China en las operaciones de portaaviones. Pero el más reciente Tipo-003 de la clase Fujian, que se está equipando en Shanghai, es el más parecido al de la Marina estadounidense. Es ligeramente más corto, pero por lo demás tiene un tamaño similar.

Sin embargo, el diseño chino tiene propulsión convencional, frente a la propulsión nuclear del diseño de la Marina estadounidense. En principio, esto da al portaaviones estadounidense una ventaja de resistencia. Aunque hay que tener en cuenta que los escoltas de superficie y los aviones de los buques necesitan reabastecerse en cualquier caso. Así que el portaaviones nuclear sigue necesitando auxiliares de flota para funcionar.

Otros aspectos del diseño chino son ligeramente menos ambiciosos. Sólo tiene dos elevadores de aviones (frente a 3) y 3 catapultas EMALS (sistema electromagnético de lanzamiento de aviones). Esto puede reducir la tasa de salidas de su ala aérea.

La Marina francesa, al igual que la estadounidense, tiene mucha más experiencia en operaciones de portaaviones. Su actual portaaviones, el Charles De Gaulle, es de propulsión nuclear pero notablemente más pequeño que los superportaaviones estadounidenses.

El futuro PA-Ng (Porte-avions de nouvelle génération) acortará las distancias. Con más de 300 metros de eslora y 75.000 toneladas, es sólo ligeramente más pequeño que el Type-003 chino. El PA-Ng permitirá a la Armada francesa (Marine Nationale) conservar la superioridad convencional y proyectar con mayor eficacia el poderío de forma independiente o con aliados.

Impresión artística del futuro portaaviones de Francia. Tenga en cuenta los cazas SCAF, las tres catapultas EMALS y el radar SeaFire.

Aguas disputadas: Nuevas amenazas

La llegada de una nueva generación de armas “asesinas de portaaviones” es una prueba de la importancia que siguen teniendo los portaaviones. China ha estado construyendo varios misiles balísticos antibuque (ASBM) y los ha probado en falsos portaaviones en el desierto. Rusia también ha estado desarrollando el misil hipersónico antibuque Zircon y mantiene que el gigantesco torpedo nuclear Poseidón como función antiportaaviones. También tiene el misil balístico lanzado desde el aire Kinzhal, que se considera un ASBM.

Y más recientemente se ha informado de que el misil balístico terrestre Zmeevik de Rusia se empleará como ASBM. No está claro qué dice este último proyecto sobre la confianza rusa en los demás sistemas. Pero lo que sí está claro es que los portaaviones siguen siendo importantes para los planificadores estratégicos.

En cierto sentido, siempre han sido importantes.  Como objetivos de alto valor, los portaaviones se han enfrentado a una multitud de amenazas a su existencia. Ya se enfrentaron a aviones, misiles antibuque y submarinos. Las nuevas armas asesinas de portaaviones son sólo la última generación de amenazas.

Los portaaviones, especialmente los “superportaaviones”, siguen siendo los buques de guerra más poderosos a flote. Pero el reducido número de armadas que pueden operarlos es un club exclusivo.

H I Sutton

13 thoughts on “Comparación de los futuros portaaviones de la Marina estadounidense, China y Francia.

  • el 18 julio, 2022 a las 16:09
    Permalink

    La unica fuerza que se pueda considerar global en numero y fuerza de portaviones es USA.

    Respuesta
  • el 18 julio, 2022 a las 21:13
    Permalink

    Un portaviones de 13 mil millones de USD no tiene mucho que hacer contra un misil hipersonico. Creo que su futuro es muy sombrío.

    Respuesta
    • el 18 julio, 2022 a las 22:33
      Permalink

      El portaaviones ha sobrevivido a los grandes cañones navales, a los kamikazes, a las bombas guiadas, a los torpedos guiados, a los misiles antibuque, a los misiles balísticos e incluso a los mismos aviones en toda su evolución.
      Para jubilarlos no basta ni de lejos un antibuque que simplemente vaya más rápido.

      Respuesta
      • el 19 julio, 2022 a las 11:43
        Permalink

        Pues que se anden con ojo con los submarinos diesel noruegos..por poner un ejemplo.

        Respuesta
        • el 20 julio, 2022 a las 23:56
          Permalink

          Ningún buque es insumergible. La cuestión no es que el portaaviónes se pueda hundir, la cuestión es que el ala aérea que embarca es el arma naval más potente jamás vista en un barco. Mientras no haya arma más potente el portaaviónes seguirá siendo el buque capital de cualquier flota por muy elevado que sea su coste.

          Respuesta
    • el 19 julio, 2022 a las 00:20
      Permalink

      Si funcionan como los que cayeron en Ucrania capaz le dan a una ballena pero no al portaaviones

      Respuesta
    • el 19 julio, 2022 a las 02:36
      Permalink

      persi, misil hipersonico chino o ruso es solamente de nombre, no tienen la suficiente tecnologia aun para desarrollarlo.

      Respuesta
      • el 19 julio, 2022 a las 13:19
        Permalink

        No tienen tecnología para desarrollarlos y que den en el blanco. Los están construyendo para que lleven armas nucleares, puesto que a Mach 8 y superior, por la burbuja ionizada electromagnética, vuelan ciegos. Y ni hablemos lo difícil que le es corregir y cambiar el rumbo, requieren hacerlo 50 segundos antes del impacto y cualquier cambio de rumbo inmediato del blanco, terminan estrellándose en el agua.

        Respuesta
  • el 19 julio, 2022 a las 11:56
    Permalink

    Unos 1.300 millones ha tenido que pagar Francia a EE. UU. por el sistema EMALS y AAG de catapultas y retención. Ese importe es solamente para ese sistema, sin considerar el resto del buque.

    Respuesta
  • el 22 julio, 2022 a las 04:21
    Permalink

    De acuerdo conceptualmente con lo expresado en el artículo, aunque muy escueto en detalles técnicos. Totalmente de acuerdo en que la aviación embarcada sigue siendo el arma naval más poderosa y que una amenaza potencial como los misiles no implican necesariamente la desaparición del arma, sino su adaptación y superación de las mismas. Insistimos, como hemos dejado claro en muchos otros artículos referidos a estos buques, que su desaparición no se producirá por la aparición de amenazas -a las que se adaptará – sino porque su función actual, que es la de transportar una fuerza aérea y sostenerla operativamente en cualquier lugar del mundo, pueda ser reemplazada sin necesidad de los aeropuertos flotantes (portaaviones). Hoy por hoy no existe esa capacidad, por lo que estos leviatanes seguirán dominando los mares. Los más eficaces son los “súper portaaviones” CATOBAR, de los que EEUU posee 11 (aunque existen dudas en el Congreso y el Pentágono acerca de si conviene reducir su número a 10 unidades o subirlo a 12). China posee solo 1 (que aún no ha entrado en servicio), aunque pretende 7, y Francia el “Charles de Gaulle” que reemplazará por otro mayor (PA-NG).

    Respuesta
  • el 22 julio, 2022 a las 05:29
    Permalink

    La otra categoría de PA es la de “ligeros”, que el artículo no considera y solo menciona algunos países que los poseen. En esta categoría incluimos a los buques STOBAR (algunos de gran desplazamiento, como el “Kuznetsov” ruso y sus hermanos “Liaoning” y “Shandong” chinos) y los STOVL, que incluyen buques enormes como la clase “Queen Elízabeth” británica, hasta muy pequeños, como los “Giussepe Garibaldi” italiano y “Chakri Naruebet” tailandés. Otros, como los grandes buques anfibios con capacidad aeronáutica (LHD/BPE/LHA, etc.), pueden eventualmente actuar como portaaviones limitados o auxiliares. Dependiendo de cada marina y teatro operativo, los PA más pequeños también pueden resultar eficaces, quizá tanto como un súper portaaviones, cuyo mejor desempeño lo logran en los océanos abiertos y largas distancias a solo una fracción de su costo. Este último factor, ha hecho que numerosas marinas se hayan decidido por los PA ligeros, de tal manera que son numerosos los buques de este tipo en construcción, en proyecto o recientemente entrados en servicio.

    Respuesta
  • el 22 julio, 2022 a las 05:44
    Permalink

    Solo cuatro países tienen capacidad económica e intereses a lo ancho y largo del mundo como para justificar las enormes inversiones que implican los súper PA: EEUU, UK, Francia y China (que está construyendo paulatinamente la estructura económica global). De ellos, UK ha construido 2 gigantescos buques STOVL (ha elegido esta opción justamente por cuestiones de costos), cuya eficacia no puede compararse a los CATOBAR, aunque los británicos pretenden utilizarlos al mismo nivel y en conjunción con los grandes portaaviones estadounidenses, aunque la interoperatividad se verá muy afectada, ya que están incapacitados para recibir aviones convencionales de la USN. En definitiva, nadie conoce exactamente cómo evolucionarán los PA de aquí en adelante. En el pasado la evolución de los aviones (su objeto de ser) ha condicionado la propia evolución de los buques portadores. No podemos hoy visualizar exactamente cómo evolucionará la aviación embarcada hacia el futuro, ni cómo lo hará la tecnología (diseño propulsión, materiales, armamentos, etc.), los costos (que pueden crecer hasta cierto punto, en que dejan de ser sostenibles), o las amenazas.

    Respuesta
  • el 22 julio, 2022 a las 06:22
    Permalink

    (Sigue): Lo que podemos seguir afirmando es que aún hoy, el gran PA es el tipo de esta clase de buque más eficiente, así como el más eficaz para cumplimentar la defensa de esas políticas globales que hemos mencionado. Pero su costo lo ha reducido a la minoría de tres naciones, de las cuales solo una (EEUU) tiene dominio casi hegemónico. China se presenta como el gran desafiante, pretendiendo a futuro poseer 7 PA: 2 para cada una de las tres flotas actuales, más otro para la futura flota permanente del Índico. El Fujián (Tipo 003) es el prototipo de esa flota del porvenir, que seguramente evolucionará en buques mejorados que contarán con sistemas propulsivos nucleares (a partir del Tipo 004?) y una aviación embarcada modernizada. Los actuales CV-16 y CV-17, derivados de la clase “Kuznetsov” soviética no entrarán en esa ecuación, ya que el “Liaoning” que hoy es un buque escuela será dado de baja y el “Shandong” hoy su único PA operativo (de entrenamiento), ocupará su lugar.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.