La Marina de EE.UU. quiere enviar 25 aviones de guerra electrónica EA-18 Growlers al depósito.

Desde su primer despliegue en 2009, el EA-18G Growler se ha convertido en la principal plataforma de ataque electrónico aéreo del ejército estadounidense. Por eso, a muchos les ha sorprendido que la Marina de los Estados Unidos haya publicado un documento en el que se destacan varios aspectos de su propuesta de presupuesto para el año fiscal 2023 y en el que se pide el desmantelamiento de los cinco escuadrones Growler no basados en portaaviones, que cuentan con un total de 25 aviones.

Dice, en parte, lo siguiente:

Desmantelamiento de cinco escuadrones de ataque electrónico expedicionarios de componente activo (VAQ). Se desprende de todos los EA-18G Growler no basados en portaaviones que apoyan los requisitos de la fuerza conjunta para la capacidad y el ataque electrónico táctico aerotransportado (AEA). La desinversión implica el desmantelamiento de cinco escuadrones Growler, que en conjunto constan de 25 fuselajes y aproximadamente 1.020 puestos de oficiales y alistados asociados. Los efectivos militares se reducirán a la mitad en el año fiscal 2024 y totalmente en el año fiscal 2025. Las aeronaves asociadas se pondrán en conservación a largo plazo en el Grupo de Mantenimiento y Regeneración Aeroespacial (AMARG). La mitad de los aviones se incorporarán en el ejercicio 2024 y el resto en el ejercicio 2025.

Los cinco escuadrones se conocen como Escuadrones Expedicionarios de Ataque Electrónico, o VAQs Expedicionarios, y apoyan de forma exclusiva las operaciones en tierra de las Fuerzas Aéreas y la Marina. Aunque los aviones conservan la capacidad de operar desde portaaviones si es necesario, sus tripulaciones no están entrenadas para ello.

La solicitud de desmantelamiento de estas unidades llega en un momento difícil si se tiene en cuenta que, a finales de marzo, seis Growlers de la Armada del VAQ-134, los “Garudas”, fueron desplegados rápidamente desde su base en la Estación Aérea Naval de Whidbey Island en Washington y llegaron a la Base Aérea de Spangdahlem en Alemania. Fueron enviados allí para reforzar la preparación y la postura de defensa colectiva de la OTAN tras la invasión rusa de Ucrania.

El capitán de la Armada Christopher M. Bahner, que sirve como comandante del Ala de Ataque Electrónico del Pacífico, declaró sobre el despliegue: “Los escuadrones expedicionarios EA-18G se integran con las fuerzas conjuntas y de coalición para proporcionar a nuestros comandantes capacidades para defender nuestras fuerzas en todas las fases potenciales de la operación, al tiempo que permiten a nuestros escuadrones EA-18G del Ala Aérea del Portaaviones permanecer en el mar, defendiendo la libertad de navegación con nuestros equipos del grupo de ataque del portaaviones”.

No es ningún secreto que el Growler está muy solicitado por los comandantes de combate. Cuando el portaaviones USS Carl Vinson (CVN-70) partió en su primer despliegue en el Indo-Pacífico llevando F-35Cs, también tenía dos EA-18G extra a mano, llevando la flota de Growler del portaaviones a siete en comparación con los cinco normales que se ven en la mayoría de los despliegues. Los EA-18G adicionales formaban parte del ala aérea “reforzada” del portaaviones para el histórico despliegue.

Según el contralmirante Dan Martin, comandante del Carl Vinson Carrier Strike Group, el emparejamiento del F-35C y el EA-18G se complementa. Dijo a los periodistas: “Es (el F-35C) un avión completamente nuevo con sensores avanzados. Así que nos gusta emparejarlos con el Growler para que se complementen y cuando vuelas por ese teatro, las operaciones de recolección se convierten en algo importante.” Hablando del Growler añadió: “Abogamos por más porque vimos el valor de ese avión en el teatro de operaciones”.

Tras la retirada de los EF-111 Ravens de la Fuerza Aérea de Estados Unidos a mediados de la década de 1990, la misión de EW expedicionaria recayó en la Armada y el Cuerpo de Marines, que operaron el EA-6B Prowler. Desde entonces, ambos servicios han retirado el Prowler y el último escuadrón de EA-6B de los Marines cerrará en 2019. Desde entonces, la Marina ha sido la única fuente de aviones de guerra electrónica de reacción rápida para el ejército estadounidense y ha estado trabajando duro para actualizar el Growler. El año pasado, el servicio anunció una nueva modificación del contrato para modernizar el hardware y el software de los sensores del EA-18G.

El envío de 25 de estos aviones de gran capacidad y demanda a un almacén en el desierto no parece tener mucho sentido cuando la flota de Growlers está a punto de ser aún más eficaz con la introducción de los módulos Jammer de nueva generación, que sustituirán al sistema de interferencias tácticas ALQ-99, que requiere mucho mantenimiento. Estas nuevas cápsulas ofrecen un salto cualitativo en cuanto a capacidades respecto a lo que había antes.

El EA-18G es un importante multiplicador de fuerzas. En esencia, permite que otras aeronaves sobrevivan en el campo de batalla moderno, que está cada vez más poblado por sistemas de defensa aérea integrados muy potentes. De hecho, la supervivencia incluso de los aviones furtivos puede depender a menudo del apoyo de los ataques electrónicos, como el que proporcionan los Growlers.

Además de los nuevos dispositivos de interferencia, los EA-18G de la Armada van a ser más capaces en el futuro gracias a un programa de actualización del bloque 2. Esto incluirá, entre otras cosas, una capacidad de “guerra electrónica cognitiva” avanzada que hará uso de la inteligencia artificial (IA) y la tecnología de aprendizaje automático.

Además de sus capacidades actuales y futuras, la flota de 161 EA-18G de la Armada es muy joven. Cada uno de ellos ha realizado una media de 2.465 horas de vuelo de sus 7.500 horas de vida útil previstas, que pueden ampliarse aún más si es necesario.

Al mismo tiempo, la guerra electrónica y la supresión de las defensas aéreas enemigas serán la clave de cualquier batalla futura con un adversario cercano como China, por lo que cabe preguntarse si la USAF dispone de alguna nueva capacidad, como un vehículo aéreo no tripulado de penetración, que al menos compense algunas de las capacidades perdidas al eliminar los Growlers expedicionarios.

Tyler Rogoway

6 thoughts on “La Marina de EE.UU. quiere enviar 25 aviones de guerra electrónica EA-18 Growlers al depósito.

  • el 26 abril, 2022 a las 12:36
    Permalink

    Ya podíamos tener unos 4 o 6 de estos para apoyar a nuestra fuerza aérea tras la perdida del Santiago

    Respuesta
    • el 27 abril, 2022 a las 22:36
      Permalink

      Nos vendrian bien un escuadron de 12 aparatos haber si hay un milagro y nuestros militares toman nota k falta nos hacen

      Respuesta
  • el 26 abril, 2022 a las 18:10
    Permalink

    En España vendrían muy bien para el Estrecho y en colaboración con los EF-2000 y esas células están en bastante buen estado

    Respuesta
  • el 26 abril, 2022 a las 20:58
    Permalink

    Yo recuerdo una imagen del efecto que producían los EF111 en una pantalla de radar y era increible, cientos de blancos saturando la pantalla al azar…… el ef18 sería aun mejor entiendo…..

    Respuesta
  • el 27 abril, 2022 a las 13:10
    Permalink

    También estoy de acuerdo en que el EA podría hacerse con unos cuantos de ellos, puede que sea una oportunidad única.

    Respuesta
  • el 1 mayo, 2022 a las 02:19
    Permalink

    Ya esto mismo lo comenté para reactivar el 123 Escuadrón de Fuerzas Aéreas con la particularidad de incorporar la EW – Guerra Electrónica – sobre la base de cazas con autodefensa adicional con 14 cazas Growler de esta remesa seleccionada para ser dada de baja por la Navy .

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.