Las armas de largo alcance entregadas a Ucrania abren la puerta a una nueva fase de la guerra

Una contraofensiva por parte de Ucrania podría llegar en el sur, aunque los riesgos aún abundan a medida que las fuerzas rusas avanzan.

La guerra en Ucrania puede estar entrando en una nueva etapa, ya que los sistemas de cohetes de largo alcance suministrados por EE.UU. interrumpen el avance de Rusia en la región oriental del Donbás, y abren la puerta a una posible contraofensiva.

A más de 150 días de la invasión del presidente Vladimir Putin, sigue sin estar claro si Ucrania puede aprovechar la “oportunidad” que el jefe del servicio de inteligencia británico MI6, Richard Moore, dijo la semana pasada que estaba surgiendo a medida que las fuerzas rusas “se agotan.”

Pero las razones para que los dirigentes de Kiev intenten un asalto mayor están aumentando, tanto dentro como fuera del campo de batalla. Entre ellas se encuentran el descenso del número de bajas, el reciente endurecimiento de las reivindicaciones territoriales declaradas por Rusia, la necesidad de recuperación económica dentro de Ucrania y una recesión mundial que podría presionar a los gobiernos aliados para que pongan fin a la guerra.

El domingo, el Instituto para el Estudio de la Guerra afirmó en su informe diario sobre los combates que podría haber comenzado ya una contraofensiva ucraniana en la región meridional de Kherson. 

El informe del think tank de Washington también atribuyó una fuerte reducción de las descargas de artillería rusa en el frente principal de Donbás desde el 15 de julio a los llamados HIMARS, sistemas de lanzamiento de cohetes múltiples con un alcance de 80 km (50 millas) que han golpeado decenas de depósitos de armas que abastecen a las líneas del frente ruso.

Las fuerzas ucranianas han dañado todos los puentes que conectan a las fuerzas rusas en Kherson con sus líneas de suministro en la orilla oriental del enorme río Dnipro, dijo el lunes el ISW.

“Tenemos un potencial importante para el avance de nuestras fuerzas en el frente y para infligir nuevas pérdidas significativas a los ocupantes”, dijo el presidente Volodymyr Zelenskiy tras una reunión con sus jefes de seguridad el jueves.

Las bajas ucranianas en el campo de batalla se han reducido a unas 30 al día, desde un máximo de 100-200 al día en mayo-junio, dijo Zelenskiy en una entrevista con el Wall Street Journal publicada el viernes. Volvió a descartar un alto el fuego que deje a Rusia con el control del territorio que ha tomado.

Todo esto indica que la guerra está entrando en otra fase, según Phillips O’Brien, profesor de estudios estratégicos de la Universidad de St. Andrews en Escocia. En la primera, las fuerzas rusas intentaron y fracasaron en la toma de Kiev en una operación rápida. En la segunda, se retiraron hacia el este en un intento de abrirse camino hacia la victoria, utilizando la artillería.

“Si la reducción del poder de fuego ruso en el Donbás continúa, entonces básicamente ese frente está congelado y la pregunta pasa a ser: ¿pueden los ucranianos hacerlos retroceder?”, dijo O’Brien.

El domingo, Moscow Calling, un canal medio ruso de Telegram sobre la invasión, hizo el mismo desglose de la guerra, diciendo que la llegada de los HIMARS había lanzado una tercera fase.

Es probable que los comandantes ucranianos se muestren cautelosos, porque cuando intenten avanzar contra el armamento defensivo moderno sus tanques, aviones y soldados se enfrentarán a las mismas vulnerabilidades que han afectado a las tropas rusas, según O’Brien.

Y las incertidumbres abundan, incluyendo la posibilidad de que los comandantes rusos reconstruyan las líneas de suministro fuera del alcance de los HIMARS, o que galvanicen una fuerza aérea de bajo rendimiento para destruirlos. Cualquiera de los dos hechos podría permitir a Rusia revigorizar sus operaciones y cerrar cualquier ventana de oportunidad para Ucrania.

Tampoco está clara la capacidad de las fuerzas ucranianas para hacer retroceder las ganancias territoriales rusas sin asegurarse primero más artillería, vehículos blindados y sistemas antiaéreos de las naciones aliadas. Aunque Kiev ha llevado a cabo numerosas contraofensivas desde que comenzó la invasión el 24 de febrero, éstas han sido a pequeña escala.

Un asalto fallido podría costar a Ucrania tropas que no puede permitirse perder, exponiéndola a un nuevo ataque, según un funcionario de defensa europeo.

No obstante, Zelenskiy se comprometió el mes pasado a recuperar el territorio perdido en el sur, donde la ocupación rusa hasta Kherson ha cortado el acceso de Ucrania al mar y ha paralizado su núcleo industrial a lo largo del Dnipro, con ciudades y fábricas importantes a tan sólo 50 km de las líneas del frente.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, añadió la semana pasada una razón más para actuar, al afirmar que Moscú pretendía ahora separar permanentemente las provincias de Kherson y Zaporizhzhia de Ucrania. Las comparó con las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Luhansk, que Moscú reconoció como independientes en vísperas de la invasión.

Lavrov citó nuevas entregas de armas por parte de los aliados de Ucrania, alegando que el mayor alcance de las armas ponía en peligro a Donetsk, Luhansk y Rusia.

El Kremlin ha ordenado la celebración de referendos para aprobar la anexión de Kherson y Zaporizhzhia antes del 15 de septiembre, según personas familiarizadas con el asunto. La mayor parte de ambas provincias están bajo ocupación rusa y esas votaciones serían ilegales. Aun así, la anexión elevaría las apuestas para cualquier contraofensiva, porque el Kremlin podría presentarla como un ataque a Rusia.

Rusia se mueve para anexionar el territorio ucraniano ocupado antes de septiembre

Ucrania también está bajo presión para demostrar a sus partidarios en Europa y Estados Unidos que puede contraatacar, antes de que entren en una temporada de crisis energética, inflación y recesión, causadas en parte por la guerra.

“Para ser sinceros, será un importante recordatorio para el resto de Europa de que esta es una campaña ganable por los ucranianos”, dijo Moore, del MI6, en una rara aparición pública en el Foro de Seguridad de Aspen, “porque estamos a punto de entrar en un invierno bastante duro”.

La presión para asegurar las ganancias aumenta también para Rusia, entre otras cosas porque será difícil celebrar referendos con la artillería ucraniana todavía capaz de bombardear ciudades ocupadas como Donetsk.

El principal problema es que mientras Ucrania recibe armas más modernas para luchar, Rusia tiene que cambiar a tanques, cañones y misiles cada vez más antiguos, dijo una persona cercana al Ministerio de Defensa ruso, que pidió no ser identificada al hablar de asuntos confidenciales.

Igor Girkin, un nacionalista con 410.000 seguidores en Telegram que ha criticado ferozmente a la cúpula militar rusa por ser desorganizada e ineficaz en su campaña contra Ucrania, dijo en un post reciente que había una falta de personal “salvaje” en las unidades de primera línea, mientras que la moral era baja y los soldados se negaban a luchar. Describió los recientes progresos de las fuerzas rusas en Ucrania como “de tortuga”.

“No tenemos nada que atacar en profundidad”, dijo Girkin, un ciudadano ruso que desempeñó un papel destacado en la toma rusa de Crimea en 2014 y que semanas después se convirtió en el primer comandante de las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia en Donbás. Girkin está siendo juzgado en ausencia en Holanda, acusado de asesinato en el derribo en 2014 del vuelo MH17 de Malaysia Airlines sobre el este de Ucrania, donde murieron los 298 que iban a bordo. Ha rechazado el juicio.

Un contraataque ucraniano sobre Kherson podría tener éxito al menos a corto plazo, porque cuenta con más tropas en una región donde las fuerzas rusas son relativamente débiles y están de espaldas al río Dnipro, según la persona con conocimiento de las capacidades de defensa rusas.

Al final, sin embargo, “seguiría siendo una lucha entre dos artillerías, y eso significa que lo que más necesitamos es más artillería, tanto para la profundidad táctica a 20-25 km, como para los HIMARS a 80 km y los ATACMS”, dijo Mykola Bielieskov, investigador del Instituto Nacional de Estudios Estratégicos, un think tank del gobierno de Ucrania. Se refería a los Sistemas de Misiles Tácticos del Ejército, con un alcance de hasta 300 km. No se sabe que Estados Unidos haya enviado ATACMS a Ucrania.

“También se trataría de movilidad, más vehículos blindados, más defensa aérea para cubrir estas formaciones en movimiento y comunicaciones seguras”, dijo Bielieskov. “Esto es un proceso y es demasiado pronto para decir que el frente ruso se ha estabilizado”.

Marc Champion

12 thoughts on “Las armas de largo alcance entregadas a Ucrania abren la puerta a una nueva fase de la guerra

  • el 27 julio, 2022 a las 10:25
    Permalink

    Ucrania no puede ganar la guerra porque Biden no quiere asustar a Putin. Biden se limita a proporcionar el material minimo necesario para que los Rusos no arrasen. Nada mas. Y pretende seguir asi indefinidamente. Pero Biden no se da cuenta de que a la larga Putin tiene todas las de ganar. Si la guerra se prolonga y la crisis economica persiste, la unidad occidental se va a resquebrajar. Si es que alguna vez ha existindo. Ahi tenemos a Alemania y Hungria comadreando con los rusos. Sin un apoyo decidido de los americanos proporcionando las armas que necesita Ucrania lo unico que va a haber es miles de muertos por ambos bandos.

    Respuesta
    • el 27 julio, 2022 a las 16:20
      Permalink

      Al contrario, Rusia con la cantidad de bajas en proporcion de territorio que retiene actualmente, ya perdio, otra cosa que tu como Asdruval-Juan Francisco no quieran aceptar la derrota por simple adoctrinamiento o por ”trabajo” desinformativo.

      Respuesta
  • el 27 julio, 2022 a las 13:14
    Permalink

    Con esta guerra quién gana es Estados Unidos y quién pierde es la Unión Europea.
    Por eso a Estados Unidos le interesa que la guerra sea larga y así debilitar a uno de sus mayores enemigos económico, la anteriormente citada Unión Europea (evidentemente el otro gran enemigo económico para los estadounidenses es China); es por este motivo por el que le suministra armas a Ucrania con cuentagotas.
    Esa es la realidad geopolitica y los europeos que estamos integrados en esa unión política y económica no tendremos nada que hacer ni política ni económicamente hasta que nos demos cuenta y reaccione mos, no sólo contra Estados Unidos, sino también contra Rusia y contra China.

    Respuesta
    • el 27 julio, 2022 a las 14:23
      Permalink

      Pero si Europa se pusiera las pilas, prestaría una mayor ayuda militar a Ucrania para esta nación pueda expulsar a los rusos invasores hasta de Crimea. A que no lo hacen a falta de recursos militares suficientes, apenas pueden defenderse a sí mismos. La industria militar europea desde que se hicieron amigos de Putin, ha sido dejada aun lado, claro que, ahorrándose billones de euros en gasto militar.

      Respuesta
    • el 27 julio, 2022 a las 16:10
      Permalink

      Sr. Juan Francisco=viajero. Su comentario parece que ovbia el hecho que el culpable de esta locura es Rusia. Putin ha creado una crisis de la nada y a muchos les fastidia que los yankees se aprovechen de las circunstancias para ganar influencia………
      Comentando el artículo veo claro que Zelenskyi intentará en breve, porque está obligado, en intentar una contraofensiva en el sur, pues asegurarse para Ucrania desde Kherson hasta Rumania es la supervivencia de Ucrania. Tiene que aprovechar que Putin ha marrado en elegir los objetivos estratégicos.
      A mi me hubiera gustado una ofensiva desde Zaporiyia a Melitopol, pero eso, ahora mismo es soñar, no está al alcance de Ucrania.
      Todas otra contraofensiva ucraniana (Izyun, Lusychansk o cualquiera) otra tendrá como objetivo distraer fuerzas rusas.
      Y luego por supuesto, está el hecho de saber rentabilizar las ganancias, algo que los ucranianos hasta ahora desconocen.

      Respuesta
    • el 27 julio, 2022 a las 16:28
      Permalink

      Asdruval, a quien le interesa la guerra es a Putin, es el que comenzo la invasion y es el que quiere asfixiar a Europa, utilizando el gas como chantaje. En parte la culpa la tiene el impresentable de Schroeder y la ex comunista Merkel.

      Respuesta
  • el 27 julio, 2022 a las 20:53
    Permalink

    Europa no le ha dicho a Ucrania que vaya a la guerra, tampoco han consultado los ucranianos a los europeos para hacerla. No entiendo muy bien porque se tendrian que gastar dinero de mis impuestos en armamento para los ucranianos. Que ayuden los anglosajones-useños que son los que les han prometido su apoyo, si no se plegaban a las condiciones impuestas por los rusos para evitar la invasion, que gasten ellos su dinero, que gasten los useños las ingentes cantidades de money que estan recibiendo con las enormes ventas de armas, gas, petroleo, cereales y demas. Que manden a sus marines a defender al pueblo ucraniano.

    Respuesta
  • el 27 julio, 2022 a las 20:55
    Permalink

    la guerra la va a ganar el mismo que ganó a Napoleón y a Hitler en anteriores invasiones y guerras en Rusia: el general invierno pero esta vez no va a vencer congelando ejércitos sino congelando CentroEuropa

    cuando lleguen los meses fríos y se corte el suministro de gas (lo de ahora es un tira y afloja para tantear a los europeos) y se quede Alemania, Austria, el Este, Europa Occidental con las calefacciones paradas a varios grados bajo 0, entonces veremos cuánto tiempo tarda la UE en pedir una “solución negociada” y parar la guerra

    Respuesta
    • el 29 julio, 2022 a las 13:57
      Permalink

      Esta guerra la va a ganar el fracking americano, cuando lleguen los meses fríos y se corte el suministro de gas, justamente los americanos pondran en el mercado de sus alidos su producto estrella y Rusia quedara mas arruinada de lo que esta.

      Respuesta
  • el 27 julio, 2022 a las 23:33
    Permalink

    Es tan cierto que Rusia inicio la invasión como que EEUU no cejó en colocar a Rusia en una situación inadmisible desde el punto de vista de su seguridad,acercando la OTAN a su frontera, pese a las continuas advertencias rusas de que era una línea roja. Recuerden las palabras del almirante aleman destituido.
    Ucrania es soberana,claro, se me ocurre aquel episodio bochornoso en que el embajador de la sumisa (perdón), soberana España vulneró la soberanía de Bolivia entrando en su avión presidencial parado en el aeropuerto de Viena para buscar por mandato de EEUU al hombre que denunció que EEUU nos espiaba. Con este bochornoso episodio quiero señalar que eso de la soberanía si está bien… pero seamos honestos, depende de quien está enfrente. Y Rusia lamentablemente es un jugador estratégico a nivel europeo. Nos lo recuerda el surtidor,la inflación y cómo está todo el planeta afectado en mayor o menor medida por una inédita crisis en ciernes.Pero Ucrania a la OTAN,que es lo importante.

    Respuesta
    • el 28 julio, 2022 a las 15:36
      Permalink

      Excusas sobre la invasion rusa y sus bots ya tenemos muchas, lo cierto es que Putin se saco la careta. Sin negar el fascismo latente de Putin (recordemos su pasado en la KGB) y los paralelismos entre ambos genocidas fascistas (Hitler y Putin), no hemos de olvidar que “Occidente” ha pasado de puntillas por asuntos como las masacres en Chechenia o las de Siria (consorte geopolitco de la politica fascista rusa)

      Respuesta
  • el 28 julio, 2022 a las 16:59
    Permalink

    En efecto,todos los Estados grandes tienen cadáveres en el armario. El embajador de Sudáfrica en la ONU,en su discurso en plena sesión oficial, habló del doble rasero que supone que con la invasión ilegal de Ucrania Occidente se volvió loca cual gallina sin cabeza buscando sanciones y que buscando que todo el planeta se sumara a ellas, a diferencia de la también ilegal invasión de Irak, donde miraron para otro lado.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.