Las propuestas de actuación de Estados Unidos en el Mar de China deberían preocupar a todos.

Las tácticas de la “zona gris” de China en el Mar de China Meridional han suscitado algunas propuestas muy inquietantes para las contrapartidas estadounidenses en esa zona. Lo preocupante es que estas propuestas puedan reflejar el pensamiento real de algunos sectores de la Guardia Costera y de los establecimientos militares estadounidenses. Si es así, los altos mandos deberían tomar nota y desechar estas peligrosas ideas antes de que se impongan.

Una de las propuestas de las Actas del Instituto Naval de Estados Unidos (USNI) recomienda un mayor “arte naval” de Estados Unidos en el Mar de China Meridional. La “diplomacia naval”, tal y como se utiliza aquí, no es más que otro nombre para la anticuada “diplomacia de las cañoneras”, algo que la región no necesita ni desea.

El artículo del USNI aboga por un esfuerzo contra las tácticas de “zona gris” de China en el Mar de China Meridional, que incluyen el uso de la milicia marítima, los barcos de pesca y la Guardia Costera para promover sus reclamaciones e intereses allí. Pero el artículo no aclara la amenaza directa que estas actividades suponen para los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos.

Estados Unidos suele citar la amenaza de China a la libertad de navegación como algo que va en contra de sus intereses de seguridad nacional.

Después de su operación de libertad de navegación (FONOP) del 16 de julio, en la que desafiaba el régimen de permiso previo de China para que los buques de guerra entraran en su mar territorial, la Marina de EE.UU. dijo que “las reclamaciones marítimas ilegales y amplias en el Mar de China Meridional suponen una grave amenaza para el libre comercio y el comercio sin trabas”. Pero China no ha amenazado la libertad de navegación comercial y es muy poco probable que lo haga en tiempos de paz.

EE.UU. confunde la libertad de navegación de los buques comerciales con la de sus buques de guerra y aviones de guerra para recabar información y amenazar las defensas de China. Cuando China intenta protegerse de lo que considera una amenaza para su propia seguridad nacional, Estados Unidos esgrime el argumento de la “libertad de navegación”.

En este caso concreto, una restricción de las actividades de los buques de guerra dentro del mar territorial de 12 millas náuticas de China no amenaza la navegación comercial.

EE.UU. también cita que las reclamaciones ilegales de China socavan el “orden internacional basado en normas”. Pero la verdadera preocupación de EE.UU. es que China está desafiando su liderazgo, interpretación y aplicación del “orden internacional basado en normas”, no todo el “orden” en sí.

Además, esto es hipócrita. Al no ser parte de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS), Estados Unidos está socavando el “orden basado en normas” y su liderazgo en el mismo. De hecho, tiene poca legitimidad o credibilidad al interpretar en su beneficio las disposiciones clave de la CNUDM relativas a la libertad de navegación.

 Un supuesto fundamental de esta propuesta es que una mayor presencia naval estadounidense sería bien recibida en la región. Dado que las reclamaciones de todos los miembros del litoral de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, excepto Singapur y Brunei, han sido objeto de las FONOP de la Marina estadounidense, se puede afirmar que ya no aprueban su diplomacia de las cañoneras, al menos contra ellos mismos.

También temen que sea desestabilizadora. Incluso Singapur, el fiel socio estratégico de Estados Unidos, tiene sus reservas.

Después de una casi colisión entre un buque de guerra chino y uno estadounidense que realizaba una FONOP, su ministro de Defensa, Ng Eng Hen, dijo: “Algunos de los incidentes [en el Mar de China Meridional] se deben a la afirmación de principios, pero reconocemos que el precio de cualquier incidente físico es demasiado alto e innecesario para afirmar o demostrar su posición”.

Más militarismo sólo empeorará la situación, para todos los implicados.

La propuesta del USNI es alarmante y políticamente ingenua. Pero aún lo es más la del Centro para la Seguridad Marítima Internacional (CIMSEC), que sugiere que Estados Unidos utilice las Fuerzas Especializadas Desplegables (DFS) de su Guardia Costera para contrarrestar las actividades de la “zona gris” de China.

Sostiene que EE.UU. “Debe posicionarse entre él [Partido Comunista de China] y las naciones del Mar de China Meridional estableciendo una Contrainsurgencia Marítima” y utilizar las DFS para ello. Dice que los buques de guerra pueden ser “preposicionados dentro del teatro de operaciones”.

El CIMSEC reconoce que la aplicación de esta propuesta requeriría “ampliar las asociaciones y alianzas en el Indo-Pacífico” y a continuación recomienda utilizar “naciones como Taiwán como modelo para potenciar a las naciones del Mar de China Meridional”. Taiwán, Australia, Japón e India pueden ser los principales facilitadores de esta estrategia de contrainsurgencia”.

La respuesta de China a que estos países pongan en práctica una estrategia de este tipo sería feroz -especialmente hacia Taiwán- y es poco probable que participen en ella Australia, que ya tiene limitaciones constitucionales, Japón y la India no alineada.

Pero el artículo que se lleva la palma es el de Peter C Combe II, teniente coronel de la División de Abogados de la Marina de Estados Unidos. Aunque sus opiniones son “suyas”, dada su posición, es evidente que tienen una audiencia importante.

El artículo expone la estrategia legal para aplicar la propuesta de contrainsurgencia. Señala que la posición de Estados Unidos es que algunos ataques en el ciberespacio pueden ser equivalentes a un ataque armado y justificar el uso de la fuerza en defensa propia.

Aunque China no está de acuerdo con este concepto, EE.UU. puede utilizar un ciberataque chino contra un activo militar estadounidense como “justificación para el uso de la fuerza en defensa propia de acuerdo con la Carta de la ONU”.

Aunque reconoce que pueden surgir dudas sobre cuándo se permite a las fuerzas estadounidenses utilizar la fuerza letal para defender a otros, Combe argumenta que EEUU podría justificar el uso de la FDS invocando la “prerrogativa ejecutiva” como elemento del derecho internacional consuetudinario.

En cuanto a la defensa de Taiwán por parte de Estados Unidos, el artículo plantea la cuestión de si “la soberanía es una norma de derecho internacional, o un precepto fundacional, pero no una norma subyacente a las obligaciones legales”. Luego sugiere que esta incertidumbre, combinada con la prerrogativa ejecutiva, puede utilizarse para justificar “el conflicto en el litoral y otros dominios marítimos disputados”.

En conclusión, el artículo sugiere “explorar otras opciones legalmente disponibles para operaciones no consensuadas” que incluyan el uso de la fuerza letal.

Es alentador que el artículo identifique los obstáculos legales internacionales para el uso de la fuerza por parte de Estados Unidos en el Mar de China Meridional. Pero recuerda a los memorandos sobre la tortura del Departamento de Justicia en el sentido de que sugiere formas de sortear estos obstáculos “inconvenientes”.

Esta oleada de disparatados artículos militaristas debería hacer sonar las alarmas en todo el mundo, y especialmente en el sudeste asiático.

Mark Valencia

13 thoughts on “Las propuestas de actuación de Estados Unidos en el Mar de China deberían preocupar a todos.

  • el 25 julio, 2022 a las 13:25
    Permalink

    Es curioso el concepto de “Libertad de navegación”.
    Creo que en los años ’60 también EEUU defendía la libertad de navegación en Cuba con la crisis de los misiles..
    A finales de los años ’90 del siglo XIX también en Cuba pero con actores distintos.. EEUU y España.
    EEUU siempre defendiendo los derechos y la democracia.. Doctrina Monroe cuando me interesa.. y cuando no.. pues me invento otra cosa.

    Respuesta
    • el 25 julio, 2022 a las 19:51
      Permalink

      Cada vez copian mas a los rusos ¿como crees que se creo el pais mas grande del mundo?

      Respuesta
    • el 26 julio, 2022 a las 03:56
      Permalink

      Diego. Ud. está mezclando peras con manzanas. Que un país bananero y en manos de un psicópata como Fidel Castro tuviese armas nucleares, ni a Nikita Nikita Jrusch termino por gustarle la idea. Total los gringos con el bloqueo naval, le hicieron un gran favor para poder retirarlas sin perder la cara.

      Según las memorias de Nikita Nikita Jruschev, Fidel Castro le propuso usar las 163 armas nucleares estacionadas en Cuba para destruir a los EE.UU., sin importar que la respuesta estadounidense al ataque habría matado al 90% de los cubanos en la isla, razón por la cual, ningún estado comunista no financio ni apoyó la construcción de una central nuclear en Cuba para evitar que algún loco en la Habana se le ocurriese construir armas nucleares. En 1983, Cuba lo intento por sí misma, pero le faltaron científicos y capital propio para hacerlo, tanto China y ni Putin les brindó mucha ayuda, quedando desde el 2006 de la Central nuclear Juragua, solo las estructuras de cemento. Esperemos que, Vladimir Putin no se haya vuelto otro loco como Fidel.

      Respuesta
  • el 25 julio, 2022 a las 18:07
    Permalink

    Mark J. Valencia es un analista de política marítima, comentarista político y consultor de renombre internacional centrado en Asia. Es autor o editor de unos 15 libros y más de 100 artículos de revistas revisados ​​por pares. Actualmente es investigador principal adjunto en el Instituto Nacional de Estudios del Mar Meridional de CHINA (este Instituto ha sido creado por el gobierno chino, que es quien paga al señor Valencia por este artículo)… No hay más preguntas, señoría….

    Respuesta
  • el 25 julio, 2022 a las 18:37
    Permalink

    La progresia en su maximo esplendor, como les gusta los regimes tiranicos chinos y rusos!

    Respuesta
  • el 25 julio, 2022 a las 19:25
    Permalink

    Selección natural aplicado a las naciones, Estados Unidos no ha inventado nada nuevo. Todos los países lo hacen de manera más o menos unilateral, salvo nuestros gobiernos acomplejados con sus perspectivas de genero.

    Respuesta
  • el 25 julio, 2022 a las 19:32
    Permalink

    Entiendo el enfoque del articulo pero es una vision estrecha de miras de lo que ocurre. Y que hay de la amenaza a los paises del Mar de China? Ocupando o creando atolones para bases militares? Las incursiones en las zonas exclusivas de Japón y otros paises? Es una cuestion de influencia y ambos (China y USA) utilizan su poder tanto si es legal como sino. Si USA no planta cara al expansionismo Chino quien lo hará? Somos tan inocentes para ceñirnos a esa legalidad que es papel mojado cuando suenan los cañones? Si no les paras ahora, si cedes terreno, ellos se posicionaran fuertes y nada les moverá de ahí. El conflicto en Ucraina es un ejemplo de que tomar medidas a posteriori te debilita.
    Tenemos claro cual es la hoja de ruta de China? porque no se pararan en Taiwan y todos esos estado pequeños caeran como naipes. Y su modelo politico se expandirá y entonces no lucharas solo contra ellos .

    Respuesta
    • el 26 julio, 2022 a las 04:00
      Permalink

      Exacto. Si no son los EE.UU. quien se plante ante el expansionismo territorial chino, no existe otra nación con suficiente poder para hacerlo. De no parar a China, se comerá a todos sus vecinos y mucho más de eso.

      Respuesta
  • el 25 julio, 2022 a las 19:50
    Permalink

    La unica manera de defender la libertad de navegacion en el llamado “mar de China” (nombre que los chinos se tomaron a pecho) es pasando con armas, porque sin armas no se llega muy por esos lares.
    Por cierto, pedazo de mar pretenden los chinos al sur de sus costas. Dejan a Indonesia y Filipinas constreñidos a sus playas. Los turistas dan una brazada de mas y entran en las posesiones chinas.

    Respuesta
  • el 26 julio, 2022 a las 09:45
    Permalink

    EEUU está haciendo el trabajo sucio. Los países vecinos se quejan pero dejan hacer a EEUU. Tampoco parece ninguna locura emplear buques de la Guardia Costera o no de combate para esas misiones de libertad de navegación. O fomentar que esos países usen sus guardias costeras también.

    Respuesta
  • el 26 julio, 2022 a las 10:36
    Permalink

    Habrá que estar atentos al mes de agosto y el anunciado viaje de Pelosi a Taiwán. El ambiente está muy caldeado.

    Respuesta
  • el 26 julio, 2022 a las 18:49
    Permalink

    Está al rojo vivo el asunto. Demasiada tensión.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.