Canadá puede decidir este año el nuevo caza para reemplazar a los Hornets CF-188.

Los canadienses tendrán este año una mejor idea de qué avión de combate pretende comprar el gobierno liberal para las fuerzas aéreas del país.

La decisión supone algo más que una simple elección entre dos costosos aviones nuevos: el F-35 estadounidense y el Gripen-E sueco. Se espera que diga mucho sobre cómo ve el gobierno federal el lugar de Canadá en el mundo: si sigue atado a un Estados Unidos políticamente inestable o a una Europa que está decidida a salir de la sombra de defensa de Washington.

El 1 de diciembre, Canadá redujo oficialmente el número de licitadores a dos fabricantes, excluyendo a Boeing. El gobierno federal comunicó al gigante aeroespacial estadounidense que su oferta en el programa de 19.000 millones de dólares para sustituir los CF-18 del país no cumplía los requisitos de Ottawa.

Se espera que el gobierno federal seleccione este año un ganador y negocie un contrato o ayude a las dos empresas restantes -la estadounidense Lockheed Martin y Saab, con sede en Estocolmo- a mejorar sus ofertas.

La decisión de este año “será un momento de bifurcación”, según un experto en asuntos militares y de defensa.

“Si compramos el F-35, nos integraremos más en la alianza militar estadounidense, de la que formamos parte desde hace décadas, pero la adquisición de ese avión en particular elevaría esa relación en un par de aspectos diferentes”, dijo David Perry, analista y vicepresidente del Instituto Canadiense de Asuntos Globales con sede en Ottawa.

F-35A

Si se elige el avión sueco, será la primera vez en casi medio siglo que los canadienses vuelen con algo que no sea un avión de guerra de diseño estadounidense.

Y acudir a Europa para comprar el próximo avión de combate supondría salirse de décadas de alineación con Estados Unidos, especialmente en lo que se refiere a la defensa continental, dijo Perry, lo que podría tener repercusiones en la relación bilateral entre Canadá y Estados Unidos.

“No creo que al gobierno de Estados Unidos le entusiasme vernos operar un avión no estadounidense por primera vez desde… el Spitfire”, añadió.

Royal Canadian Air Force CF-188A Hornet.

Décadas de aviones de guerra diseñados por Estados Unidos

La valoración de Perry es acertada. La Real Fuerza Aérea Canadiense voló el Spitfire, un avión de guerra británico, en la década de 1940. El último avión de guerra de diseño europeo que voló Canadá fue el británico de Havilland Vampire, un caza a reacción que se retiró a finales de la década de 1950. Los pilotos canadienses también volaron el CF-100 Canuck, de fabricación nacional, hasta la década de 1980, en una flota mixta que incluía un grupo de aviones de guerra de diseño estadounidense.

Aparte de que la historia está del lado de los estadounidenses, otro experto en defensa dijo que las alianzas modernas y la rápida evolución de la tecnología pesarán mucho a su favor.

“Cuando vi que se reducía a los F-35 y a los Gripen, me pareció que ahora el F-35 es más bien una conclusión inevitable”, dijo Stéfanie von Hlatky, profesora asociada y experta en política de defensa de la Universidad de Queen en Kingston, Ontario.

Suecia no se encuentra entre los socios de defensa de Canadá desde hace mucho tiempo, añadió, y cuando se analiza con quién podrían asociarse los militares en futuras operaciones multinacionales, “será difícil elegir algo distinto al F-35”.

Lockheed Martin ha insistido en su discurso ante el gobierno canadiense, calificando al caza furtivo como el más resistente y con mejor relación calidad-precio.

“Como piedra angular de la interoperabilidad con el NORAD y la OTAN, el F-35 reforzará la capacidad operativa de Canadá con sus aliados”, dijo la directora general de Lockheed Martin Canadá, Lorraine Ben, refiriéndose al Mando de Defensa Aeroespacial de América del Norte y a la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

“El F-35 da a los pilotos la ventaja crítica contra cualquier adversario, permitiéndoles ejecutar su misión y volver a casa sanos y salvos”.

Uno de los aspectos más importantes de la interoperabilidad que se está promocionando es la capacidad de los F-35 de diferentes naciones para compartir datos sin problemas entre sí, así como con estaciones terrestres y buques de guerra. El caza también tiene la capacidad de enlazarse con los llamados cazas de cuarta generación, a los que se considera el Gripen-E.

Otra de las principales consideraciones en materia de interoperabilidad es cómo afectará la elección del nuevo caza al NORAD, el pacto de décadas entre Canadá y Estados Unidos que se está renovando para hacer frente a amenazas más nuevas y sofisticadas. La cuestión de si un caza de diseño sueco cumpliría los estrictos requisitos de seguridad de la alianza ha sido objeto de un activo debate, que parece haberse resuelto.

“Contamos con la aprobación del gobierno canadiense”, dijo Ander Hakansson, antiguo piloto de pruebas del Gripen y subdirector de campaña de Saab en Canadá. “Tenemos los mismos sistemas, o muy similares, en nuestra solución técnica que el avión estadounidense”.

La posibilidad de operar con aliados y la capacidad del avión no son los únicos factores decisivos, y por eso Perry, del Instituto Canadiense de Asuntos Globales, no está dispuesto a descartar la oferta sueca.

“No comparto la opinión de que esto esté hecho y desechado para Lockheed Martin”, dijo.

El factor de los beneficios

La solicitud de propuestas asignaba puntos sustanciales a los beneficios económicos. Tal y como está estructurado el programa Joint Strike Fighter, la propuesta del F-35 tiene un límite en cuanto a beneficios y compensaciones para la industria canadiense, ya que los contratos del avión compiten y se reparten entre todo el consorcio.

Por otro lado, Saab propone que los Gripens canadienses se ensamblen en Canadá (en IMP Aerospace & Defence, en Nueva Escocia) y, lo que es más importante, que todos los derechos de propiedad intelectual para el mantenimiento y las operaciones pasen a ser propiedad del gobierno federal. Esto es en sí mismo una concesión significativa que daría a Canadá el control soberano sobre su flota de aviones de combate de una manera que no se ha visto en décadas.

“Tener las capacidades en Canadá [manejadas] por los canadienses es una manera de dar a Canadá el control soberano sobre el sistema”, dijo Stefan Nygren, director de la campaña de Saab en Canadá.

El concurso, que se ha prolongado a trompicones durante años, ha demostrado que Canadá ha estado dispuesta a considerar algo distinto a un avión de guerra estadounidense, dijo Perry.

Esto es significativo porque, tras el hundimiento político del plan del anterior gobierno conservador de contratar en exclusiva el F-35 hace una década, los fabricantes de aviones europeos se mostraron muy escépticos respecto a la posibilidad de que se tuvieran en cuenta sus propuestas.

La decisión del gobierno de Harper fue criticada en su momento por el auditor general, el responsable parlamentario del presupuesto y la oposición liberal de entonces. El primer ministro Justin Trudeau llegó a prometer en 2015 que Canadá no compraría el F-35 y que el ahorro se invertiría en la recapitalización de la marina.

Murray Brewster

14 thoughts on “Canadá puede decidir este año el nuevo caza para reemplazar a los Hornets CF-188.

  • el 5 enero, 2022 a las 09:34
    Permalink

    Un paripé todo del patético Trudeau, que anunció a bombo y platillo que no iba a comprar los F-35 y cuándo se topo con la realidad, y le toco hacer otro “concurso” para disimular el ridículo.

    Respuesta
  • el 5 enero, 2022 a las 11:29
    Permalink

    En este articulo hay un par de cosas confusas. Una cosa esta clara. Los Canadienses no tienen ni idea de lo que quieren. Porque comparar el F35 con el Gripen es como comparar un hueco con una castaña. Segundo, Suecia es un pais Europeo, pero no esta en absoluto integrado en la defensa Europea. Si hubieran querido esto ultimo habrían elegido el Eurofighter o el Rafael que si son cazas comparables al F35. El Grippen es el caza de los pobres. Una excelente relacion calidad / precio pero muy lejos de las prestaciones de sus rivales. A si que me apunto a la opinión del compañero. Esto es solo un paripé para acabar comprando F35

    Respuesta
    • el 5 enero, 2022 a las 13:44
      Permalink

      ¿Consideras tan lejana la distancia en prestaciones entre el EF y el Rafale, con el Grippen?

      Respuesta
      • el 5 enero, 2022 a las 17:32
        Permalink

        No lo digo yo. Lo dicen las especificaciones. El Grippen esta catalogado como “caza ligero”. Es un excelente avion, pero de otra categoría, para otro tipo de misiones.

        Respuesta
      • el 5 enero, 2022 a las 23:11
        Permalink

        No te lo dice él . Te lo digo yo : ABISMAL . Infórmate , lo tienes muy fácil .

        Respuesta
      • el 6 enero, 2022 a las 01:37
        Permalink

        El origen de la no aceptación del Boeing Super Hornet está en las reclamaciones contra el fabricante de aviones canadiense Bombardier por parte de Boeing años atras incluso se aprobó por parte del Parlamento canadiense una ley que descartaba conceder contratos de defensa a una empresa que hubiera perjudicado a empresas canadienses realmente después de la renuncia por parte de Dasault y y el consorcio Eurofighter a seguir luchando por el contrato dado que las condiciones favorecían claramente a Lockheed la elección del F35 era obvia lo de incluir al Grippen en la lista final es sólo un Paripé que no engaña a nadie

        Respuesta
    • el 5 enero, 2022 a las 16:29
      Permalink

      Los Canadienses son bastante especiales con el tema defensa. Eligen un diseños y los ultramodifican con los consiguientes sobrecostes y retrasos (buques de superficie) llegan a soluciones de compromiso por temor al coste político (submarinos) retrasando todo..

      Lo peor es que se dejaran pisar el caza Arrow de esa forma, pataleta con MIGs incluida.

      Respuesta
    • el 6 enero, 2022 a las 00:21
      Permalink

      No es que eligan el Gripen frente al Rafale o Typhoon es que tanto Dassault como el consorcio eurofighter decidieron retirar sus aviones, porque para entrar en el concurso tenian que darle todos los sistemas de guerra electronica y avionica radares incluidos a los USA “para que se integrara en los sistemas de defensa NORAD” y eso antes del concurso con el riesgo que toda esa información las usaran los USA contra los sistemas de armas europeos, bien en el uso en combate o bien en los concursos de ventas.

      Respuesta
  • el 5 enero, 2022 a las 12:26
    Permalink

    Canadá es socio del JSF y no se debe olvidar que ha invertido en el. El resultado es un avión de combate inferior al esperado y se ha mostrado resistencia a comprarlo pero una vez metido tanto dinero es lo que hay.
    Respecto al “concurso” claro que lo mas natural hubiese sido el cambio hacia los Super Hornet pero la propuesta de Boeing fue la primera en ser descartada. Por que? La selección va a ser un caza nuevo pero malo en prestaciones de vuelo. No es lo mismo hacerlo frente otro caza americano de calidad demostrada que frente a un caza europeo que solo por política va a dar igual lo bueno que sea.

    Respuesta
  • el 5 enero, 2022 a las 15:21
    Permalink

    Sino se sabe exactamente a qué te enfrentarás, apostar tú y tus vecinos por los mismos proyectos podría ser un suicidio.

    Respuesta
  • el 5 enero, 2022 a las 23:46
    Permalink

    La decision del caza esta mas que decidida se ha seleccionado el F35 y el concurso es un paripe como decis, la retirada del EF o el Rafale era mas que evidente porque Canada ya habia tomado la decision desde el principo y el concurso era por las apariencias .Ya hubo presiones USA para elegir un avion fabricado por ellos por el tema de sus paranoia con Rusia un conflicto que nunca se va a producir y por el cual sacan tajada infando su cuenta corriente de dolares.

    Respuesta
  • el 6 enero, 2022 a las 02:21
    Permalink

    Estoy de acuerdo el caza ya está elegido, no van a arriesgar su defensa contraviniendo los “deseos” de EEUU…y al competir con el Grupo en es un modo más fácil de descartar q un EF o Raffel…Si spolonia,Australia o Noruega han capitulado,¿ va a contradecir Canadá cuando son frontera con EEUU y tienen a Rusia al lado? Obviamente NO.. Lo q se dirime como con el resto de países no es el caza, es la DEFENSA q preste EEUU en caso de conflicto…Por cierto siempre me sorprenden los q nombran a Israel comprando f35, omitiendo por d.n. q el año pasado EEUU les sufragó 4.000mill en ayuda a la defensa, ¿van a comprar cazas rusos o europeos???

    Respuesta
  • el 6 enero, 2022 a las 04:50
    Permalink

    La elección de Canadá para los dos aviones es sorprendente. Debido al tamaño de su territorio, siempre se acordó comprar un avión bimotor pero con un bajo coste de adquisición. En la década de 1960, Canadá eligió el F-5 mejorado (CF-5) en lugar del superior pero más caro F-4. En la década de 1980, Canadá eligió el F-18 en lugar del menos costoso F-16 por su capacidad bimotor. Al mismo tiempo, Canadá trató de adquirir los F-14 de Irán a un precio más bajo debido a la dificultad que tendría ellos en el mantenimiento y las piezas de repuesto. Sin éxito. Los mejores cazas para las misiones de interceptación del NORAD serían el F-15EX o el Typhoon. No creo que el F-35A sea el caza ideal para interceptar bombarderos Tupolev o los Sukhoi que los escoltan. Esa era originalmente la misión del F-22.

    Respuesta
    • el 6 enero, 2022 a las 10:59
      Permalink

      Es correctisimo . Esos 2 cazabombarderos son las mejores y más adecuadas opciones para la Fuerza Aérea Canadiense . Si EEUU hubiera comercializado el Raptor , al menos la mitad de los países adquirientes del Lightning se hubieran decantado por el F-22 , incluidos los canadienses , pero debido a su importancia estratégica , denegaron su exportación . Esto da una idea de cuan bueno es el Raptor .

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.