De cerca en el mayor buque de guerra del mundo.

El 17 de noviembre, el nuevo portaaviones de la Marina estadounidense, el USS Gerald R. Ford, llegó a aguas del Reino Unido para su primera visita a Europa. Este buque de 100.000 toneladas es el más grande, el más caro y posiblemente el más potente jamás construido.

Diseño transformador

Aunque externamente son similares, los portaaviones de la clase Ford no son sólo un desarrollo iterativo de la clase Nimitz, sino un diseño transformador. Se han reunido 23 sistemas distintos que incorporan nuevas tecnologías para crear un buque que garantizará que la Marina estadounidense mantenga su ya amplia ventaja en el desarrollo de portaaviones sobre cualquiera de sus competidores mundiales. La decisión del presidente George W. Bush y del secretario de Defensa Donald Rumsfeld de apostar por una opción tan vanguardista conllevaba un enorme riesgo técnico y financiero que quizá se subestimó en su momento. El precio del buque (sin incluir las aeronaves) ha ascendido a unos 13.300 millones de dólares, con otros 5.000 millones de dólares destinados a apoyar la investigación y el desarrollo.

El nuevo buque es la culminación de un proyecto de veinte años de duración, y aunque fue encargado formalmente en julio de 2017, no alcanzó su capacidad operativa inicial hasta diciembre de 2021. El primero de la clase de cualquier buque de guerra es también un prototipo y muchos de sus sistemas sólo pueden probarse plenamente cuando se instalan en el buque o en el mar. Se han invertido casi 5 años en solucionar los problemas que iban surgiendo con los nuevos sistemas, pero al tratarse de un proyecto demasiado grande para fracasar, el gasto y el trabajo duro han dado finalmente sus frutos. La USN dispone ahora de una plataforma que es, con mucho, la mejor del planeta, con un amplio margen de espacio de reserva y generación de energía para absorber futuras tecnologías de buques y aviones. En términos generales, el nuevo diseño también permite a Ford generar mayores tasas de salida sostenida de aeronaves, lo que supone un buque de combate más seguro y con mayor capacidad de supervivencia, con menores requisitos de tripulación y mantenimiento.

Con una experiencia igualmente dolorosa en el desarrollo de los destructores de la clase Zumwalt, la USN ha dicho posteriormente que no volverá a intentar reunir tantas nuevas tecnologías en un nuevo diseño de buque de guerra. Actualmente se están construyendo otros tres buques de esta clase, el USS John F. Kennedy, el USS Enterprise y el USS Doris Miller, y está previsto un quinto. El Ford es el primer diseño de portaaviones nuevo en 40 años y una declaración del compromiso continuo de la USN con la aviación de gancho de cola. Se puede debatir si la USN será capaz de mantener una flota equilibrada y, al mismo tiempo, reemplazar sus 11 portaaviones uno por uno. Hay quienes sostienen que la USN debería considerar un diseño más pequeño y asequible para mantener los números. La USN probablemente podría construir un portaaviones CATOBAR basado en el diseño del Clase Queen Elizabeth por unos 4.000 millones de dólares.

El petrolero MV Dutch Emerald junto al reabastecimiento de combustible de aviación.

Primer despliegue

El Ford zarpó de Norfolk el 4 de octubre. El objetivo del despliegue es poner a prueba el buque en operaciones completas de grupos de ataque de portaaviones y probar la interoperabilidad en profundidad con los socios de la OTAN. Realizó su primera visita a Halifax, en Canadá, antes de cruzar el Atlántico en condiciones meteorológicas difíciles. Entrevistado a bordo en el Solent, el comandante Paul Lanziolotta declaró: “Este buque es una maravilla: “Este barco es una pasada, un gran sistema de sistemas, la alta tecnología está en todas partes”, pero añadió que su tripulación ha trabajado especialmente duro en el último año, todavía con una mentalidad de aprendizaje sobre la nueva tecnología. Señaló que, en general, el buque ha funcionado bien hasta ahora y que, al desplegarse por primera vez lejos de Estados Unidos, ofrece la oportunidad de probar el apoyo logístico del nuevo buque.

Un periodista preguntó al capitán sobre la amenaza que suponen para su buque los “drones baratos como los que hemos visto en Ucrania”, pero Lanziolotta respondió con contundencia: “Una de las cosas que tienen los buques de guerra de propulsión nuclear, y éste en particular, es que la maniobra es nuestra ventaja. No somos estáticos. Tendemos a mover el barco de forma bastante agresiva y a desplazarnos grandes distancias en pequeños periodos de tiempo. Creo que eso hace que un dron de bajo coste sea un reto para mí”.

El CVN-78 en marcha en el Atlántico durante el ejercicio Silent Wolverine 22 diseñado para probar el primer portaaviones de su clase con un grupo de ataque y la integración con los aliados participantes de la OTAN que incluyeron barcos de España, Dinamarca, Alemania y los Países Bajos.

Al preguntarle si estaba “preparado para la batalla”, el comandante dijo: “Hay un espectro, pero estamos en un nivel alto de preparación, todavía estamos trabajando hasta el nivel más alto y tenemos algunos trabajos que hacer todavía. Si se nos pidiera que lucháramos mañana, estaríamos en condiciones de hacerlo”. El despliegue representa un compromiso con los aliados de Estados Unidos y con el mantenimiento de la paz y la estabilidad en la región europea.

El barco eléctrico

De las 23 nuevas innovaciones, el tema principal es el paso a la electrificación. Los dos reactores nucleares tienen un diseño nuevo y más potente que permite a los alternadores de vapor suministrar casi 3 veces la capacidad de generación del Nimitz y un voltaje máximo de hasta 13.800v. Además de suministrar energía a la mayoría de los sistemas del buque, esto deja una gran reserva para instalar armas de energía dirigida o sensores más potentes en el futuro.

La innovación más destacada ha sido la adopción del sistema de lanzamiento electromagnético de aeronaves (EMALS), que sustituye a las catapultas de vapor introducidas por la Royal Navy en la década de 1950. La principal ventaja de este sistema es la reducción del desgaste de la aeronave, ya que la potencia de lanzamiento puede calcularse con precisión. Un lanzamiento típico con catapulta de vapor proporciona 50 nudos por encima de lo que realmente se necesita, pero el operador del EMALS puede seleccionar el empuje exacto necesario para el tipo de avión individual, la carga de combustible/armas y las condiciones de viento. Esta precisión será especialmente importante en el futuro, ya que permitirá reducir en gran medida la fuerza de catapulta para los tipos de aviones más pequeños sin tripulación. El capitán, que se lanzó desde su barco en un avión E-2 Hawkeye recientemente, dijo que el EMALS “te da un fuerte disparo de catapulta sin ninguna duda de que vas a volar”. El oficial aéreo adjunto, Cdr Richard Rosenbusch, dijo que la mayoría de los aviadores informan que tanto el despegue con catapulta como los aterrizajes detenidos son ligeramente más suaves en el Ford que en la clase Nimitz. El EMALS también ahorra espacio, al evitar la necesidad de canalizar el vapor de los reactores nucleares, así como los condensadores y las plantas de purificación de agua.

Visto desde la cabina de vuelo, el sistema EMALS se parece mucho a una catapulta de vapor, pero debajo de la cubierta, el sistema es completamente diferente.

La evolución del EMALS desde un demostrador en tierra hasta un sistema fiable a bordo de buques ha resultado ser un proceso largo y costoso, pero la USN está recogiendo ahora los frutos. Se sabe que los chinos están desarrollando el EMALS para sus portaaviones, aunque es difícil saber lo lejos que están de un sistema operacionalmente desplegable. General Atomics suministrará dos conjuntos de EMALS a los franceses para su futuro portaaviones (PANG) con un coste total de unos 1.321 millones de dólares (incluido el equipo de detención). Aquellos que siguen defendiendo que los portaaviones QEC se conviertan en una configuración CATOBAR completa deberían tener en cuenta el precio.

El Advanced Arresting Gear (AAG) desarrollado para el Ford permite la recuperación de una mayor gama de aviones y también reduce las cargas de tensión en el fuselaje. Los motores rotativos consisten en simples turbinas de agua que absorben energía, acopladas a un motor de inducción para el control fino de las fuerzas de detención. Los dos extremos de los cables de detención están unidos a motores independientes y los ordenadores calculan rápidamente la tensión que debe aplicarse a cada uno de ellos para mantener la aeronave centrada y desacelerar lo más suavemente posible.

Los AWE son otra parte fundamental de las nuevas capacidades de Ford. Los almacenes y sistemas que llevan las municiones a la cubierta de vuelo son una parte fundamental del diseño de los portaaviones y su importancia se pasa por alto a menudo. El Ford cuenta con once AWE y los problemas con ellos fueron uno de los que retrasaron su entrada en servicio. El comandante Jim Fish, oficial de armamento del buque, declaró que los elevadores “funcionan ahora como un campeón” y que no ha habido ningún problema que sus técnicos no hayan podido resolver por sí mismos en este despliegue. Los elevadores se mueven por inducción electromagnética sin necesidad de sistemas hidráulicos ni cables. Esto reduce enormemente el mantenimiento y simplifica el diseño de las pesadas puertas que sellan los huecos de los ascensores entre las cubiertas para hacerlos a prueba de explosiones, incendios e inundaciones.

Los AWE están preparados para cargas de 24.000 libras de munición y pueden desplazarse a 150 pies por minuto. En comparación con los ascensores de cable del Nimitz, que tienen una capacidad de 10.000 libras y 100 pies por minuto, esto supone un aumento significativo de la tasa de generación de salidas, ya que los aviones pueden armarse con mayor rapidez y seguridad. El Ford puede realizar unas 160 salidas al día, frente a las 140 del Nimitz.

Uno de los ascensores de municiones del escenario inferior que emerge en el hangar delantero

Siete AWE de etapa inferior llevan las armas desde el almacén profundo hasta las zonas de montaje y otras 4 AWE pequeñas de etapa superior llevan las armas listas a la cubierta de vuelo a través de escotillas diseñadas para caber bajo el ala de un avión cuando están abiertas. La zona de preparación de municiones del Nimitz está junto a la isla, mientras que todas las municiones se preparan a cubierto en el Ford, lo que resulta mucho más seguro y libera espacio para los movimientos de los aviones. A pesar de la gran inversión realizada en los AWE, la munición en el Ford sigue siendo manipulada manualmente por personal que utiliza carros de transporte en los almacenes profundos. Esta filosofía supone un interesante contraste con los sistemas automatizados del polvorín QEC, que utilizan una serie de topos que se mueven sobre raíles para transportar las cargas de munición desde las zonas de almacenamiento hasta los ascensores.

La isla es radicalmente diferente a la clase Nimitz y presenta un mástil compuesto y los paneles del radar de banda dual (DBR) que combina el radar AESA, el radar de banda X y las matrices en fase de banda S derivadas del programa del destructor Zumwalt.
Los marineros hacen cola en uno de los hangares para bajar a tierra.

Se han producido algunas mejoras en el alojamiento del Ford y los marineros afirman que la comida es mejor que en otros buques en los que han prestado servicio. Sin embargo, muchos de los jóvenes alistados siguen durmiendo en zonas de atraque para 40 personas con literas de 3 niveles y el alojamiento es notablemente más utilitario que en los buques de la Royal Navy. Los subalternos del HMS Queen Elizabeth tienen literas dobles en camarotes de 6 camas y cómodos comedores con moqueta y muebles blandos.

La compañía de buques principales de Ford cuenta con unos 2.600 efectivos, lo que supone una reducción de aproximadamente el 25% respecto a los 3.500 que requiere el Nimitz. (El ala aérea añade otras 2.400 personas cuando se embarca). Los costes de la paga, las prestaciones y las pensiones de los marineros a lo largo de su vida útil son cada vez mayores y, desde el punto de vista de los costes a lo largo de la vida útil, el elevado desembolso inicial en sistemas automatizados puede estar justificado. Es más discutible la capacidad de resistencia de los buques de guerra con dotación reducida, como el QEC, durante un periodo sostenido de operaciones de combate o para hacer frente a un escenario de control de daños importante.

Un largo camino desde el puente hasta la proa. Se han embarcado alrededor de 60 aviones del Carrier Air Wing 8 (CVW-8) para este despliegue, pero el portaaviones tiene capacidad para alrededor de 75, dependiendo del tipo de avión
El F/A-18 E/F Super Hornet sigue siendo la columna vertebral de la aviación naval estadounidense.
Despedida. El remolcador SD Tempest ayuda al Ford a virar hacia el este por el Solent el 18 de noviembre.

Para los países de la OTAN, la visión de un portaaviones estadounidense es siempre tranquilizadora, ya que se trata de la plataforma de proyección de poder definitiva, con una capacidad de aviación de combate que supera la de muchas fuerzas aéreas enteras.

Navy Lookout

11 thoughts on “De cerca en el mayor buque de guerra del mundo.

  • el 19 noviembre, 2022 a las 18:22
    Permalink

    Ya no solo el.buque en si….si no el grupo completo es importante…..hay q saber defender este pedazo de portaaviones de misiles y submarinos…ya que aviones pocos podran acercarse.

    Respuesta
  • el 19 noviembre, 2022 a las 20:36
    Permalink

    No sabría decir si los portaaviones tendrán futuro en una época de misiles hipersonicos, pero el poder desplegar semejante poderío aéreo junto a la costa de tu enemigo es una amenaza que no se puede despreciar.

    Respuesta
    • el 19 noviembre, 2022 a las 22:12
      Permalink

      Los misiles hipersónicos como mucho cambiarán la doctrina pero no el dominio del mar por el portaaviónes

      Respuesta
  • el 20 noviembre, 2022 a las 09:37
    Permalink

    Me figuro al hijo de Putin comparando este monstruo con el Kuznetsov que quema óleos pesados y tiene que salir al mar acompañado de remolcadores en previsión de problemas muy gordos.
    Dudo que el tal Kuznetsoz, vuelva a navegar. Y sería mejor para ellos pues la posibilidad de un nuevo ridículo quedaría totalmente eliminada.
    Solo los americanos, pueden tener un buque de estas características. Los chinos pueden ser, y serán, sus máximos competidores, pero todavía están muy lejos. Basta recordar como obtuvieron su primer portaaviones. Ahora su máxima pretensión es tener uno nuclear.
    Veremos, como termina el tema.

    Respuesta
  • el 20 noviembre, 2022 a las 11:51
    Permalink

    La hipótesis que deja el artículo es interesante, sustituir los 11 portaaviones actuales por otros 15-16 (aprox) semejantes al british, algo que de aprobarse, tardaría en realizarse al completo medio siglo.
    Hay que tener en cuenta que el precio de 13.000 millones USD es únicamente para el primero de su clase, los siguientes van a salir algo mas económicos, entorno a 2.000 millones de USD cada uno, y es de suponer que según avance la clase y se amorticen gastos seguirá bajando.
    La idea podría comenzar a estudiarse siempre y cuando consigan mantener las capacidades actuales (comenzando por la alerta temprana). Como el mundo vira a los drones, creo que en breve las flotas van contar con sus capacidades (el dron gasolinera useño va por ahi creo), más capacidades en menos tamaño y con menos personal necesario. Pero eso claro está que siempre y cuando a China no le de por anunciar la construcción de una flota de 6-7 súper portaaviones.

    Respuesta
  • el 20 noviembre, 2022 a las 11:55
    Permalink

    Será China la que de una manera u otra va a condicionar los actos useños, ya que la Navy tendrá que mantener un número de portaaviones operativos similar de los que podría disponer el PLAN.
    Una posible solución es disponer de 7-8 súper portaaviones Ford y 5-6 tipo Queen Príncipe de Gales y ubicarlos según convenga.
    El artículo habla de ahorros en los gastos de marinería, mantenimiento…, pero obvia que al pasar a disponer de 11 a 15-16 portaaviones más pequeños, significa a su vez que harían falta 15-16 grupos de escolta, es decir, unos 35 buques mas (7 por grupo de ataque), entre los destructores, nuevas fragatas, buques de apoyo y suministro y submarinos de ataque.
    A lo mejor ya no te ahorras tanto, aunque por número de buques resultante y puestos de trabajo en astilleros yankees (y demás industria asociada) si que podría interesar. Bendito problema.

    Respuesta
    • el 21 noviembre, 2022 a las 11:14
      Permalink

      EE.UU. no tiene por qué desplegar un portaaviones por cada otro chino, sabes que las capacidades del ala aérea de un Nimitz superan con creces al conjunto de la fuerza naval conjunta china actual. En el futuro un Nimitz o un Ford aún tendría garantías contra dos portaaviones a no ser que China opte por dispersarlos por el Pacífico.

      Aparte el portaaviones no es la única arma contra otro portaaviones; La URSS demostró que los destructores, submarinos e incluso bombarderos estratégicos son perfectamente válidos para seguirlos y destruirlos de hecho la defensa naval estadounidense que actualmente conocemos se diseñó en torno a estas amenazas y no en base al enfrentamiento entre iguales.

      Respuesta
  • el 20 noviembre, 2022 a las 13:54
    Permalink

    Los portaviones son tan caros que en la US Navy ya se propone el futuro reemplazo de algunos Nimitz por 2 portaviones Queen Elizabeth con catapulta (justo lo que la Royal Navy se arrepintió de no haber escogido). No siempre es necesaria la plena capacidad militar de un clase Ford. Queda la pregunta del coste total del grupo aéreo y buques de escolta. Parece que los clase América no se ven a largo plazo para hacer de portaviones. Y si la US Navy tiene estos problemas no quiero imaginar los que deben tener los chinos con sus portaviones.

    Respuesta
  • el 21 noviembre, 2022 a las 05:41
    Permalink

    Espero que les quede claro, los aviones que despegan desde un portaaviones CATOBAR, pueden hacerlo con toda su capacidad de carga, los que despegan desde portaviones STOBAR, deben de hacerlo con un 3/4 de su capacidad de carga. Estos últimos requieren que los aviones tengan trenes de aterrizaje reforzados en general y motores mucho más potentes para poder despegar con plena carga.

    Pero se debería estudiar y probar en modelos a escala real, cómo implementar catapultas electromagnéticas en los STOBAR, sería una posible solución para construir portaaviones más pequeños y que las aeronaves que carguen, puedan despegar con toda su capacidad de carga.

    También se debería estudiar el concepto de un portaaviones trimarán, esto le daría al navío mayor estabilidad y capacidad de carga en combustible y armamento, claro que, no podría navegar por el canal de Panamá, cuyas limitaciones son 366 m de largo, 49 m de ancho y 15,2 m de calado por navío.

    Respuesta
  • el 21 noviembre, 2022 a las 08:45
    Permalink

    No veo a los norteamericanos con portaaviones con proa levantada (ski jump) tipo Royal Navy. Y menos con dos islas. Presuntamente girarán hacia la clase “América”, que son buques pequeños de unos 260 metros de eslora.
    Lo dicho: no lo veo

    Respuesta
    • el 21 noviembre, 2022 a las 12:32
      Permalink

      Bueno, vamos por partes, la futura flota china de portaaviones no tendrá por si sola el poderío, ni podrá mirar a los ojos a los yankees hasta dentro de casi 15 años. La razón es fácil, los useños hacen que todo funcione como un reloj, y lo hacen con los ojos cerrados, pues para eso llevan operando de forma continuada en portaaviones desde hace 100 años.
      Sabiendo ésto, los chinos deben jugar sus bazas. La primera es que su primera guerra potencial (por Taiwán) va a ocurrir junto a sus costas, y para eso cuentan con una mastodóntica fuerza de misiles antibuque basada en tierra, de hecho, es esa la principal amenaza que le quita el sueño a la Navy.
      Aparte de eso siguen innovando, y ya tienen su copia del Hawkeye, aunque sus prestaciones sean misteriosas.
      Solo digo que se tiene que sacar la calculadora y ver si les sale rentable cambiar a 15-16 portaaviones (siempre CATOBAR) de aproximadamente 70.000 tms. o un modelo mixto.
      El problema es que después de marrarla gravemente con los Zumwalt y los Buques de Combate Litoral, la Navy va a lo seguro, y los experimentos con gaseosa.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.