El proceso de ensamblaje del nuevo helicóptero de ataque de Bell avanza de forma significativa.

El nuevo prototipo de avión de reconocimiento de ataque de Bell, el 360 Invictus, avanza rápidamente en su fabricación y montaje.

El nuevo helicóptero es un aspirante al programa Future Attack Reconnaissance Aircraft (FARA) del ejército de Estados Unidos.

El equipo de Bell ha completado múltiples revisiones de diseño y de riesgo con el servicio y está cumpliendo el calendario de todos los requisitos del programa, según ha informado la empresa.

El Bell 360 es una plataforma de alta velocidad que espera ofrecer a los soldados capacidades operativas transformadoras a un coste asequible.

“Este equipo está logrando grandes resultados respondiendo a los requisitos, reduciendo el riesgo programático y entregando capacidades de vanguardia para el Ejército”, afirma Chris Gehler, vicepresidente y director del programa Bell 360 Invictus. “Estamos combinando el conocimiento único de Bell sobre las exigencias que se plantean a las aeronaves de exploración con la experiencia técnica y de ingeniería para dar al Ejército un sistema de armas que domine las misiones de reconocimiento de ataque en las próximas décadas.”

Desde que comenzó la construcción a finales de 2020, Bell ha hecho un progreso significativo en el fuselaje, las palas del rotor principal, el montaje de la caja de cambios, las cajas y otros componentes de alto valor.

Mediante la implementación de una metodología de diseño a medida que se construye que conecta digitalmente todo el programa a lo largo de su ciclo de vida, Bell ha aumentado su capacidad de colaborar en tiempo real con los socios del programa y el Ejército de Estados Unidos.

Este método acelera la toma de decisiones entre los equipos distribuidos utilizando un entorno de datos común y seguro que crea una fuente de datos única para el programa, lo que permite reducir el tiempo de ensamblaje, la reelaboración y los costes. 

Además de ensamblar el Bell 360 Invictus, los componentes de alto valor, como la caja de engranajes del rotor principal, los ejes de transmisión y los acoplamientos, se están probando en el Laboratorio de Pruebas de Sistemas de Transmisión (DSTL) de Bell. El DSTL se utiliza para llevar a cabo esfuerzos de reducción de riesgos que garanticen que el programa tiene datos precisos y verificados para calificar los componentes antes de las pruebas de vuelo.

Un nuevo Laboratorio de Integración de Sistemas (SIL) específico de FARA también está operativo en Bell. Esta instalación permite a Bell integrar componentes críticos para el vuelo, software y sistemas de misión para probar, verificar y validar la funcionalidad antes de que tomen vuelo en una aeronave real. Este enfoque reduce el riesgo técnico y ayuda a la ejecución segura, rápida y eficiente del programa de pruebas de vuelo.

“El Bell 360 Invictus es una aeronave emocionante que reúne sofisticados sistemas digitales en un vehículo de alta velocidad, fiable y mantenible para entornos austeros en todo el mundo”, dijo Jaime González, director del programa, Bell 360 Invictus. “El Bell 360 ofrece al Ejército la posibilidad de modernizarse utilizando diseños simplificados e inherentemente fiables para reducir los costes y ofrecer una mayor eficacia al Ejército”.

Bell Helicopters

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com