Estados Unidos y la OTAN se apresuran a armar a Ucrania y a rellenar sus propios arsenales.

Cuando la Unión Soviética se derrumbó, las naciones europeas aprovecharon el “dividendo de la paz”, reduciendo drásticamente sus presupuestos de defensa, sus ejércitos y sus arsenales.

Con el surgimiento de Al Qaeda, casi una década después, el terrorismo se convirtió en el objetivo, lo que requirió diferentes inversiones militares y fuerzas más ligeras y expedicionarias. Incluso el largo compromiso de la OTAN en Afganistán se parecía muy poco a una guerra terrestre en Europa, con mucha artillería y tanques, que casi todos los ministerios de defensa pensaban que nunca se repetiría.

Pero lo ha hecho.

En Ucrania, el tipo de guerra europea que se creía inconcebible está acabando con las modestas reservas de artillería, munición y defensas aéreas de lo que algunos en la OTAN llaman los “ejércitos bonsái” de Europa, en honor a los pequeños árboles japoneses. Incluso los poderosos Estados Unidos sólo tienen reservas limitadas de las armas que los ucranianos quieren y necesitan, y Washington no está dispuesto a desviar armas clave de regiones delicadas como Taiwán y Corea, donde China y Corea del Norte ponen a prueba los límites constantemente.

Ahora, nueve meses después de iniciada la guerra, la falta de preparación fundamental de Occidente ha desencadenado una loca carrera para suministrar a Ucrania lo que necesita, al tiempo que se reponen los arsenales de la OTAN. A medida que ambos bandos consumen armamento y munición a un ritmo que no se veía desde la Segunda Guerra Mundial, la competición por mantener los arsenales a punto se ha convertido en un frente crítico que podría resultar decisivo para el esfuerzo de Ucrania.

La cantidad de artillería que se utiliza es asombrosa, dicen los funcionarios de la OTAN. En Afganistán, las fuerzas de la OTAN podrían haber disparado hasta 300 proyectiles de artillería al día y no habrían tenido que preocuparse por la defensa aérea. Pero Ucrania puede disparar miles de proyectiles diarios y sigue desesperada por la defensa aérea contra los misiles rusos y los drones de fabricación iraní.

“Un día en Ucrania es un mes o más en Afganistán”, dijo Camille Grand, un experto en defensa del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, que hasta hace poco fue secretario general adjunto de la OTAN para inversiones en defensa.

Un complejo de apartamentos dañado en un ataque ruso en mayo en Sloviansk, Ucrania.Crédito…

El verano pasado, en la región del Donbás, los ucranianos disparaban entre 6.000 y 7.000 proyectiles de artillería al día, según un alto funcionario de la OTAN. Los rusos disparaban entre 40.000 y 50.000 proyectiles al día.

En comparación, Estados Unidos sólo produce 15.000 proyectiles al mes.

Por ello, Occidente se esfuerza por encontrar el cada vez más escaso equipo y munición de la era soviética que Ucrania puede utilizar ahora, incluidos los misiles de defensa aérea S-300, los tanques T-72 y, especialmente, los proyectiles de artillería de calibre soviético.

Occidente también está tratando de idear sistemas alternativos, aunque sean más antiguos, para sustituir las menguantes existencias de costosos misiles de defensa aérea y Javelins antitanque. Está enviando fuertes señales a las industrias de defensa occidentales para que se hagan contratos a más largo plazo, y para que se empleen más turnos de trabajadores y se reformen las líneas de fabricación más antiguas. Está intentando comprar munición a países como Corea del Sur para “rellenar” las existencias que se envían a Ucrania.

Incluso se está debatiendo la posibilidad de que la OTAN invierta en viejas fábricas de la República Checa, Eslovaquia y Bulgaria para reanudar la fabricación de proyectiles de calibre soviético de 152 mm y 122 mm para el arsenal de artillería ucraniano, que sigue siendo en su mayor parte de la época soviética.

Pero los obstáculos son tan variados como las soluciones que se persiguen.

Los países de la OTAN – a menudo con gran fanfarria – han proporcionado a Ucrania algo de artillería occidental avanzada, que utiliza proyectiles de 155 mm estándar de la OTAN. Pero los sistemas de la OTAN rara vez están certificados para utilizar proyectiles producidos por otros países de la OTAN, que a menudo fabrican los proyectiles de forma diferente. (Esa es una manera de que los fabricantes de armas se aseguren de poder vender munición para sus armas, de la misma manera que los fabricantes de impresoras se lucran con los cartuchos de tinta).

Y luego está el problema de los controles legales de exportación, que rigen si las armas y municiones vendidas a un país pueden ser enviadas a otro en guerra. Esta es la razón por la que los suizos, alegando neutralidad, denegaron a Alemania el permiso para exportar a Ucrania munición antiaérea necesaria fabricada por Suiza y vendida a Alemania. Italia tiene una restricción similar sobre las exportaciones de armas.

Un funcionario de la OTAN describió la mezcla de sistemas a la que Ucrania debe enfrentarse ahora como “el zoológico de mascotas de la OTAN”, dada la prevalencia de nombres de animales para armas como el Gepard (guepardo en alemán) y el sistema de misiles tierra-aire llamado Crotale (serpiente de cascabel en francés). Así que el reabastecimiento es difícil, al igual que el mantenimiento.

Soldados ucranianos disparando un avanzado obús autopropulsado César francés contra un objetivo ruso en la región de Donetsk en junio.Crédito…

También los rusos tienen sus propios problemas de reabastecimiento. Ahora utilizan menos cartuchos de artillería, pero tienen muchos, aunque algunos son viejos y menos fiables. Enfrentándose a una situación similar, Moscú también está tratando de aumentar su producción militar y, al parecer, está intentando comprar misiles a Corea del Norte y más drones baratos a Irán.

Dada la anexión rusa de Crimea en 2014 y la guerra en la región del Donbás, los nuevos objetivos de gasto militar de la OTAN -el 2 por ciento del producto interior bruto para 2024, con el 20 por ciento de eso en equipamiento en lugar de salarios y pensiones- parecen modestos. Pero incluso estos objetivos han sido ignorados por los principales países miembros.

En febrero, cuando comenzó la guerra en Ucrania, los arsenales de muchas naciones eran sólo la mitad de lo que se suponía que eran, dijo el funcionario de la OTAN, y había habido poco progreso en la creación de armas que podrían ser utilizadas indistintamente por los países de la OTAN.

Incluso dentro de la Unión Europea, sólo el 18% de los gastos de defensa de las naciones son cooperativos.

Para los países de la OTAN que han dado grandes cantidades de armas a Ucrania, especialmente los estados de primera línea como Polonia y los países bálticos, la carga de reemplazarlas ha resultado pesada.

Los franceses, por ejemplo, han proporcionado algunas armas avanzadas y han creado un fondo de 200 millones de euros (unos 208 millones de dólares) para que Ucrania compre armas fabricadas en Francia. Pero Francia ya ha entregado al menos 18 modernos obuses César a Ucrania -alrededor del 20 por ciento de toda su artillería existente- y es reacia a proporcionar más.

La Unión Europea ha aprobado 3.100 millones de euros para devolver a los Estados miembros lo que proporcionan a Ucrania, pero ese fondo, el Fondo Europeo para la Paz, está agotado en casi un 90%.

En total, los países de la OTAN han proporcionado hasta ahora unos 40.000 millones de dólares en armamento a Ucrania, aproximadamente el tamaño del presupuesto anual de defensa de Francia.

Los países más pequeños han agotado su potencial, dijo otro funcionario de la OTAN, con 20 de sus 30 miembros “bastante agotados”. Pero los 10 restantes aún pueden aportar más, sugirió, especialmente los aliados más grandes. Eso incluiría a Francia, Alemania, Italia y los Países Bajos.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha aconsejado a la alianza -incluyendo, de forma muy señalada, a Alemania- que las directrices de la OTAN que exigen a los miembros mantener los arsenales no deben ser un pretexto para limitar las exportaciones de armas a Ucrania. Pero también es cierto que Alemania y Francia, al igual que Estados Unidos, quieren calibrar las armas que recibe Ucrania, para evitar la escalada y los ataques directos a Rusia.

Las fuerzas ucranianas se preparan para disparar un obús M-777 contra posiciones rusas en la región de Donetsk en mayo.

Los ucranianos quieren al menos cuatro sistemas que Occidente no ha proporcionado y es poco probable que lo haga: misiles superficie-superficie de largo alcance conocidos como ATACMS que podrían alcanzar a Rusia y Crimea; aviones de combate occidentales; tanques occidentales; y una defensa aérea mucho más avanzada, dijo Mark F. Cancian, un ex estratega de armas de la Casa Blanca que ahora es asesor principal en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington.

Los ATACMS, con un alcance de unos 300 kilómetros, o unas 186 millas, no se entregarán por temor a que puedan alcanzar a Rusia; los tanques y los aviones de combate son demasiado complicados, ya que requieren un año o más de entrenamiento para su uso y mantenimiento. En cuanto a la defensa aérea, Cancian dijo que la OTAN y Estados Unidos desactivaron la mayor parte de su defensa aérea de corto alcance después de la Guerra Fría, y que hay poco para repartir. Producir más puede llevar hasta dos años.

El mantenimiento es clave, pero hay respuestas inteligentes para equipos relativamente más sencillos, como el obús M-777 entregado a Ucrania. Con las piezas adecuadas, un ingeniero ucraniano puede ponerse en contacto con un oficial de artillería estadounidense en Fort Sill (Oklahoma) y conseguir que le hablen del mantenimiento a través del Zoom.

Ucrania también ha demostrado su capacidad de adaptación. Sus fuerzas son conocidas dentro de la OTAN como “el ejército MacGyver”, en referencia a una antigua serie de televisión en la que el héroe es inventivo e improvisa con lo que tiene a mano.

Para bombardear las posiciones rusas en la Isla de la Serpiente, por ejemplo, los ucranianos colocaron Césares, con un alcance de 40 kilómetros, en barcazas y los remolcaron 10 kilómetros para golpear la isla, que estaba a 50 kilómetros, sorprendiendo a los franceses. Ucrania también hundió el Moskva, el buque insignia de la Flota del Mar Negro rusa, con sus propios misiles adaptados, y ha construido drones que pueden atacar barcos en el mar.

Los funcionarios estadounidenses insisten en que el ejército de Estados Unidos todavía tiene suficiente material para seguir suministrando a Ucrania y defender los intereses de Estados Unidos en otros lugares.

“Estamos comprometidos a proporcionar a Ucrania lo que necesita en el campo de batalla”, dijo este mes Sabrina Singh, subsecretaria de prensa del Pentágono, tras anunciar más misiles Stinger para Ucrania.

Un soldado ucraniano con un misil Stinger en la región de Donetsk en mayo.

Washington también está estudiando alternativas más antiguas y baratas, como dar a Ucrania misiles TOW antitanque, que abundan, en lugar de Javelins, y misiles Hawk tierra-aire en lugar de versiones más nuevas. Pero los funcionarios están presionando cada vez más a Ucrania para que sea más eficiente y no dispare, por ejemplo, un misil que cuesta 150.000 dólares a un dron que cuesta 20.000 dólares.

Ya se están agotando algunas armas.

En septiembre, el ejército estadounidense tenía un número limitado de cartuchos de artillería de 155 mm en sus arsenales, y un número limitado de cohetes guiados, lanzacohetes, obuses, Javelins y Stingers, según un análisis de Cancian.

La escasez de proyectiles de artillería de 155 mm “es probablemente la que más preocupa a los planificadores”, dijo Cancian.

“Si se quiere aumentar la capacidad de producción de proyectiles de 155”, dijo, “van a pasar probablemente de cuatro a cinco años antes de empezar a verlos salir por el otro lado”.

Steven Erlanger and Lara Jakes

4 thoughts on “Estados Unidos y la OTAN se apresuran a armar a Ucrania y a rellenar sus propios arsenales.

  • el 28 noviembre, 2022 a las 14:30
    Permalink

    Es raro que no lo hayan hecho antes. Los americanos en Irak es lo primero que hicieron. Incluso tienen una bomba especial para destruir centrales electricas y que no se puedan volver a reparar. Es un objetivo legitimo. Pero aqui lo que ocurre es otra cosa. No puede ser uno de los bandos se salte todas las leyes internacionales, mientras que al otro se le pone todo tipo de limitaciones y se le mira con lupa todo lo que hace. Esto se acabaria facilmente en cuanto los americanos permitan a los ucranianos usar sus armas para bombardear Rusia. En cuanto Putin vea como sus ciudades se sumen en la oscuridad, se acabo el problema. Mientras tanto, no va a parar.

    Respuesta
  • el 28 noviembre, 2022 a las 15:03
    Permalink

    Prácticamente cada país de la OTAN tiene su fabrica de municiones de artillería. Excepto que sea munición inteligente ponerlas a trabajar a plena intensidad no es problema y se puede comprar en aliados no europeos (Surafrica, Pakistán, Corea, Israel, Brasil, …..). Sistemas de artillería modernos hay pocos disponibles, pero almacenados hay docenas de obuses FH-70, TRF1 y M198 de 155 mm. que se pueden hacer llegar a los ucranianos. Lo mismo aplica a docenas de M109 autopropulsados y cientos de misiles antitanque Milan, HOT y TOW retirados y almacenados que se podrían enviar a Ucrania. Los sistemas SAM son más complicados de suministrar. Se podrían enviar sistemas HAWK, Crotale y ASPIDE ya que varios paises los han retirado o están a punto. Pero sigue siendo un reto cubrir toda la infraestructura ucraniana sin enviar aviones de combate que derriben los drones y misiles de crucero. Aquí el candidato es el MiG-29 o un avión tipo A-29 que pueda emplear APKWS y misiles Sidewinder contra los drones. Hasta podría pensarse en emplear helicopteros Mi-35 para cazar drones.

    Respuesta
    • el 28 noviembre, 2022 a las 17:14
      Permalink

      Y pensar que Ucrania se deshizo de todo su arsenal nuclear por el tratado de Budapest con la garantía de paz y seguridad por parte de Rusia.

      Respuesta
      • el 30 noviembre, 2022 a las 00:16
        Permalink

        Además del tratado de Budapest hay otro tratado dónde Rusia y Ucrania reconocen los límites de sus fronteras terrestres,donde por cierto se incluye Crimea cómo parte del territorio de Ucrania, bueno moraleja, no confíes en los tratados con Rusia

        Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.