Bombarderos rusos y chinos patrullan una vez más frente a Corea del Sur y Japón.

En julio de 2019, un avión de vigilancia aérea ruso A-50 “Mainstay” se aventuró dos veces en el espacio aéreo de Corea del Sur en las proximidades del archipiélago de Dokdo, que también es objeto de una controversia territorial con Japón. El avión de la Fuerza Aérea Rusa no respondió a los mensajes de advertencia de la Fuerza Aérea de Corea del Sur y los cazas surcoreanos y realizaron tiros de advertencia. Un total de 360 proyectiles de 20 mm fueron disparados por los RoKAF F-15 y KF-16.

El A-50 “Mainstay” acompañaba a una formación de cuatro bombarderos, incluyendo dos Tu-95MS “Bear” rusos y dos H6K chinos, en un ejercicio sin precedentes en las Zonas de Identificación Aérea y Defensa Aérea de Corea del Sur y Japón [ADIZ]. Posteriormente, Seúl y Tokio enviaron una nota de protesta a Moscú y Pekín.

Este ejercicio ruso-chino no fue insignificante en su momento: “Es importante porque demuestra que las fuerzas aéreas de ambos países tienen suficiente confianza entre ellas para coordinar una patrulla de esta naturaleza, de manera que los países de la región lo encontrarán ciertamente desestabilizador”, explicó Lyle Morris, analista del centro de investigación estadounidense Rand Corporation, citado por AFP en su momento. Especialmente porque la violación del espacio aéreo en el archipiélago de Dokdo [Takeshima para los japoneses] sólo podía tener la intención de poner de relieve los desacuerdos de Corea del Sur y Japón, dos países cercanos a Estados Unidos.

Posteriormente, el Ministerio de Defensa chino declaró que no se descartaba planificar más patrullas chino-rusas de este tipo en el futuro. No fue hasta el 21 de diciembre que el Tu-95MS y el H-6K fueron vistos de nuevo volando juntos sobre las aguas del mar de Japón y el este de China… y alertaron a las fuerzas aéreas de Corea del Sur y Japón, que lanzaron cazas F-16 y F-15 para vigilarlos.

Pero este ejercicio ruso-chino no sólo involucró bombarderos, ya que un total de 15 aviones rusos, incluyendo el Su-35S, el Tu-95 y al menos un A-50, fueron vistos por la defensa aérea de Corea del Sur. “Enviamos aviones de combate antes de que entraran en nuestra ADIZ para prevenir cualquier incidente [incluyendo violaciones del espacio aéreo]”, dijo el estado mayor surcoreano, según la Agencia de Noticias Yonhap.

“Llamamos a los agregados militares de las dos naciones y expresamos nuestra preocupación por el incidente”, dijo un funcionario del Ministerio de Defensa de Corea del Sur. El Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que “expresó su pesar a China y Rusia por la intrusión, a través de los canales diplomáticos, y pidió que se tomaran medidas para evitar que volviera a suceder.”

A priori, los bombarderos chinos habrían evolucionado cerca de la roca de Socotra, conocida en Corea del Sur con el nombre de Ieodo. Sin embargo, situada a 149 km al suroeste de la isla coreana de Marado y a 287 km al noreste de la isla china de Yushan, es objeto de una controversia con Pekín, aunque en virtud del derecho marítimo internacional, una roca regularmente sumergida por aguas fuera de las aguas territoriales no puede ser objeto de ninguna reclamación. Sin embargo, los surcoreanos han instalado una estación oceanográfica y construido una plataforma de helicópteros allí. Además, se informó que sobre el archipiélago de Dokdo fue volado de nuevo.

El Ministerio de Defensa japonés ha publicado fotografías de los bombarderos rusos y chinos interceptados por los F-15 de su Fuerza Aérea de Autodefensa y un mapa que muestra los detalles de su trayectoria de vuelo.

En Moscú, las autoridades militares rusas afirmaron que las aeronaves que participaban en la misión ruso-china “actuaron estrictamente de conformidad con las disposiciones del derecho internacional, ya que no se permiten las violaciones del espacio aéreo de Estados extranjeros”.

Laurent Lagneau

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.