El peligro que los misiles SAM pueden suponer para los objetivos terrestres.

El martes 15 de noviembre, un misil de defensa antiaérea S-300 de fabricación rusa se estrelló en el pueblo de Przewodów, en el este de Polonia, a pocos kilómetros de la frontera ucraniana, matando a dos residentes. Tanto el presidente de Polonia como el secretario general de la OTAN han dicho que es probable que se trate de un S-300 ucraniano errante que no alcanzó una descarga de misiles rusos. El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, en cambio, lo niega rotundamente. No es del todo inconcebible que pudiera haber sido un S-300 ruso disparado contra un objetivo terrestre en Ucrania que falló. Después de todo, Moscú ha utilizado repetidamente sus S-300 más antiguos para realizar ataques de superficie contra Ucrania.

Cualquiera que sea la conclusión de la investigación, el incidente fue otro sorprendente recordatorio de los peligros que los misiles tierra-aire (SAM) pueden suponer para los objetivos terrestres.

En los últimos años, varios misiles sirios S-200 tierra-aire (SAM) errantes fallaron sus objetivos aéreos y cayeron en otros países. Damasco dispara con frecuencia estos anticuados misiles contra aviones de combate israelíes que atacan objetivos relacionados con Irán en todo el país. Estos S-200, irremediablemente anticuados, no han logrado disuadir o interrumpir la campaña aérea de Israel.

En la mañana del 22 de abril de 2021, un S-200 sirio disparado en respuesta a los ataques aéreos israelíes, una vez más, no alcanzó a ningún avión o misil israelí y siguió penetrando en el espacio aéreo israelí, alcanzando el desierto del Negev en el sur de Israel. Las defensas aéreas israelíes no lograron interceptar el SAM errante, que detonó sobre el pueblo de Ashalim, aproximadamente a 125 millas al sur de Siria.

Con su considerable ojiva de 440 libras, el S-200 podría haber causado importantes víctimas si hubiera detonado en una zona urbana densamente poblada. En esa ocasión, el S-200 sobre Ashalim no mató a nadie ni causó daños.

Disparo de un misil S-300

Otra demostración de lo lejos que puede volar un S-200 errante ocurrió el 1 de julio de 2019. En esa ocasión, otro de los misiles sirios disparados durante los ataques aéreos israelíes voló a unas 140 millas de la costa siria sobre el mar Mediterráneo antes de explotar sobre pueblos del norte de Chipre. Esa explosión hizo arder colinas a apenas 12 millas de la capital chipriota, Nicosia.

Parece milagroso que ninguno de estos incidentes haya matado o herido a nadie ni haya causado daños materiales significativos.

El 17 de marzo de 2017, Israel derribó un S-200 sirio con un misil interceptor Arrow-2 para evitar que se estrellara en su territorio. El incidente supuso el debut en combate del Arrow, un sistema diseñado para derribar misiles balísticos. Poco después, un alto cargo de las Fuerzas Aéreas israelíes explicó cómo el misil SAM suponía una amenaza potencial para Israel.

“No era una amenaza balística de clase Scud”, dijo el oficial. “Pero desde nuestra perspectiva, no importa si era un SAM. Una vez que se comportó como un misil balístico de toneladas y con una ojiva de cientos de kilogramos, no podíamos permitir que amenazara nuestras ciudades y pueblos.”

También hay otros ejemplos de misiles similares que se utilizan o se modifican para usarlos como misiles balísticos de corto alcance (SRBM). Un ejemplo claro y actual es el uso repetido por parte de Rusia de sus S-300 para atacar objetivos estáticos de superficie en Ucrania desde julio, probablemente para preservar sus menguantes reservas de misiles balísticos y de crucero. Aunque los S-300 tienen ojivas más pequeñas y son significativamente menos precisos que los misiles superficie-superficie tradicionales, han contribuido a la devastación actual de las ciudades ucranianas.

A medio mundo de distancia, y apenas quince días antes del fatídico incidente en Polonia, también puede haber un primer indicador de que Corea del Norte tiene planes similares para sus S-200.

Corea del Sur recuperó los restos de un S-200 norcoreano que se estrelló en sus aguas a principios de noviembre durante una provocadora prueba a gran escala de Pyongyang de varios misiles. En un comunicado, el Ministerio de Defensa surcoreano señaló que el S-200 “también tiene características de un misil superficie-superficie, y Rusia ha utilizado misiles similares en Ucrania para ataques superficie-superficie”.

Pyongyang ha tratado de sustituir sus envejecidos misiles S-200 desde principios de la década de 2000. Desde entonces ha desarrollado el sistema de misiles KN-06 (Pon’gae-5) que se parece al S-300 y a su equivalente chino, el HQ-9. El reciente disparo de un viejo S-200 puede indicar que Corea del Norte los está reutilizando como misiles superficie-superficie para complementar la temida descarga de artillería y cohetes que podría desatar sobre Seúl si estalla una guerra total en la península dividida.

En 2015, los Houthis de Yemen modificaron viejos SAMs de la era soviética (SA-2), un sistema desplegado por primera vez en 1957, del antiguo arsenal militar yemení en un SRBM llamado Qaher-1 y los utilizaron contra objetivos terrestres a una profundidad de hasta 150 millas dentro de Arabia Saudí.

El uso de SAMs antiguos de esta manera puede garantizar poco más que ataques muy imprecisos contra objetivos de gran superficie, como las ciudades. Pero eso es casi todo lo que necesita hacer un arma terrorista rudimentaria. Dada su limitada utilidad como SAMs efectivos en la era moderna de los aviones furtivos, más países parias o incluso grupos no estatales podrían concluir que usarlos de esta manera podría resultar mucho más ventajoso que retirarlos o desecharlos. Y como demostró la interceptación de Arrow por parte de Israel en marzo de 2017, derribar estos misiles podría resultar prohibitivamente caro o difícil para los países que defienden sus centros de población contra ellos.

Por lo tanto, no sería sorprendente que cada vez más misiles SAM antiguos sean reutilizados para ataques terrestres por actores nefastos en futuros conflictos.

Paul Iddon

6 thoughts on “El peligro que los misiles SAM pueden suponer para los objetivos terrestres.

  • el 18 noviembre, 2022 a las 10:44
    Permalink

    Un S-300 en modo tierra-tierra tiene un alcance de menos de 150 km y una ojiva de 145 kg (que equivale a 14 a 20 obuses de 152-155mm)

    Pero en modo anti-aereo tiene un dispositivo de auto-destruccion. por lo que si no acierta a un blanco aereo se autodestruira explotando en el aire, nunca al contactar con el suelo.
    Es un mecanismo de seguridad para evitar accidentes de este tipo, en que cae un missil y mata civiles.

    Respuesta
  • el 18 noviembre, 2022 a las 10:57
    Permalink

    El S-200 es un sistema de misiles que hace unos 10 años que no está activo ni en Rusia ni en Ucrania, más curioso aún si cabe es que el termino “S-200” se nombra 12 veces en toda la extensión del “artículo” y el “S-300” se nombra 8 veces muy concentrado en el texto para indicar que el misil lo dispara Rusia.
    Hay que reconocer lo acertado del artículo que cumple con el Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque.

    Respuesta
    • el 18 noviembre, 2022 a las 17:09
      Permalink

      ” más curioso aún si cabe es que el termino “S-200” se nombra 12 veces en toda la extensión del “artículo” y el “S-300” se nombra 8 veces muy concentrado en el texto para indicar que el misil lo dispara Rusia.
      Hay que reconocer lo acertado del artículo que cumple con el Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. ”

      Si no le gusta lo que lee en esta web, puede seguir leyendo RT Rusia Today…

      Respuesta
    • el 19 noviembre, 2022 a las 11:57
      Permalink

      Pues tiene usted mucha razón, pero para que vea sr. Lordkergan lo que significa meterse en una guerra sin una economía a tu espalda que te respalde, en comparación:
      Los yankees han mantenido dos guerras de muy larga duración simultáneamente (y entre medias una mega crisis económica y una pandemia mundial) y las han pagado las dos a base de deuda, por lo que prácticamente sus ciudadanos ni se han enterado.
      Compare esto con cómo va a quedar Rusia para la siguiente generación.
      Y para comentar el artículo, recordar que Rusia a retirado varios sistemas S-300 de la zona de San Petersburgo para utilizarlos como misiles tierra-tierra. Y como han debilitado singularmente sus defensas AAA de una zona tan importante (la pequeña patria del zar) es por lo que considero que Rusia NO se va a enfrentar a la OTAN.

      Respuesta
  • el 18 noviembre, 2022 a las 13:11
    Permalink

    No se yo si estos misiles tierra aire sovieticos llevan programada la autodrestrucción en caso de fallar el blanco , los rusos no son tan sutiles y les importa un higo las victimas colaterales no así los occidentales que es un requisito esencial

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.