La administración Biden mantendrá a Turquía fuera del programa F-35.

La nueva administración del Pentágono no quiere que Turquía participe en el programa F-35

El gobierno de Biden continuará con la política de su predecesor de excluir a Turquía del programa internacional del F-35 Joint Strike Fighter, indicó el 5 de febrero el portavoz del Pentágono John Kirby.

El Pentágono expulsó a Turquía, un aliado de la OTAN, de la coalición del F-35 porque compró el sistema de defensa aérea S-400 a Rusia, una compra que, según Estados Unidos, pone en riesgo la información militar estadounidense. La administración Trump creía que el avanzado avión de combate utilizado por las tropas de muchos países no puede coexistir con un sistema de misiles tierra-aire diseñado para derribar esos mismos aviones.

Ese argumento se mantiene incluso cuando la nueva administración toma las riendas.

“Nuestra posición no ha cambiado”, ha dicho Kirby en una rueda de prensa del Pentágono. “El S-400 es incompatible con el F-35 y Turquía ha sido suspendida de ese programa”.

Estados Unidos insta nuevamente a Ankara a no quedarse con el S-400, que comenzó a llegar en 2019. En su lugar, Turquía debería invertir en el sistema de misiles de defensa aérea Patriot, de fabricación estadounidense, añadió Kirby.

“Turquía ha tenido múltiples oportunidades en la última década para comprar el sistema de defensa Patriot de Estados Unidos y en su lugar eligió comprar el S-400, que proporciona a Rusia ingresos, acceso e influencia”, dijo.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos compró los ocho F-35A construidos inicialmente para Turquía, pero que nunca fueron entregados en virtud de un contrato de 861,7 millones de dólares. Turquía ya había hecho el pedido cuando fue expulsada, y está siendo eliminada de la cadena de suministro de piezas del F-35 en el transcurso de los próximos dos años.

En diciembre, Estados Unidos sancionó a Turquía por su adopción del S-400 de acuerdo con la ley federal, aunque la administración de Trump se abstuvo de hacerlo durante más de un año. La Ley de Autorización de la Defensa Nacional de 2021 ordenó además que el gobierno impusiera al menos cinco sanciones a Turquía, tal y como exige la Ley para Contrarrestar a los Adversarios de Estados Unidos a través de Sanciones (CAATSA) de 2017, en un plazo de 30 días desde su promulgación el 1 de enero.

El presidente Joe Biden podría poner fin a esas sanciones si certifica ante el Congreso que Turquía y “cualquier persona que actúe en su nombre” ya no posee el S-400 o una versión más reciente, que ciudadanos rusos o sus contratistas están operando o manteniendo sistemas de defensa aérea en Turquía, y que Estados Unidos ha recibido “garantías fiables” de Ankara de que no volverá a incumplir la CAATSA, según la ley de política de defensa de 2021.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía dijo el año pasado que quería que Estados Unidos manejara la disputa “a través del diálogo y la diplomacia”, no de las sanciones.

“Turquía tomará las medidas necesarias contra esta decisión, que afectará negativamente a nuestras relaciones, y tomará represalias de la manera y en el momento que considere oportuno”, escribió el ministerio. “Turquía nunca se abstendrá de tomar las medidas necesarias para salvaguardar su seguridad nacional”.

Rachel S. Cohen

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com