Un lanzador de “lanzallamas” ruso abre fuego y las armas ucranianas responden un minuto después.

Un dramático duelo entre un lanzacohetes ruso “lanzallamas” y la artillería ucraniana en algún lugar del este de Ucrania ha puesto de manifiesto recientemente una brutal verdad sobre los combates en ese frente, cuando se cumplen 100 días de la guerra más amplia de Rusia contra Ucrania.

Es un combate de artillería. Los grandes cañones y los lanzacohetes disparan a las tropas enemigas, mientras que los propios cañones del enemigo devuelven los disparos. El que dispara más, más lejos y más rápido tiene la ventaja.

El duelo se desarrolló durante el rodaje de un vídeo realizado por propagandistas rusos. El presentador del vídeo se situó junto a un lanzador de cohetes termobáricos TOS-1, presumiendo del efecto “desmoralizador” de los cohetes de 220 milímetros de diámetro.

El TOS-1 es una de las armas más aterradoras del arsenal ruso. Las municiones termobáricas estallan sobre sus objetivos, extendiendo un vapor de combustible antes de explotar e incendiar el combustible, y creando una onda de presión que es dos veces más potente que la de un proyectil de artillería convencional.

“Un explosivo de aire-combustible puede tener el efecto de un arma nuclear táctica sin radiación residual”, explicaban Lester Grau y Timothy Smith en un artículo publicado en 2000 en Marine Corps Gazette.

Los rusos parecen haber desplegado en Ucrania la mayoría de los aproximadamente 50 TOS-1 que tenían antes de la guerra. Los ucranianos han destruido varios de los lanzadores de 45 toneladas y 30 proyectiles y los vehículos de apoyo asociados, y han capturado otros, y han disparado al menos un lanzador capturado contra los rusos.

Pero los TOS-1 siguen activos a lo largo del frente. Son especialmente útiles ahora que el Kremlin reduce sus objetivos de guerra y centra sus fuerzas restantes en rodear y cortar Severodonetsk, la última ciudad de la orilla oriental del río Donets, en la región ucraniana de Donbas.

Los ucranianos que defienden Severodonetsk y la ciudad adyacente de Lisichansk, al otro lado del río, se han atrincherado profundamente. Las defensas ucranianas son más rígidas en torno a una antigua fábrica de productos químicos en Severodonetsk.

La fábrica, con sus sótanos, túneles y refugios antinucleares propios de la Guerra Fría, es una fortaleza virtual, al igual que lo era la planta siderúrgica de Azovstal en la Mariupol ocupada por los rusos, en el sur de Ucrania, antes de que los rusos acabaran con la guarnición local el mes pasado.

El TOS-1 es una de las mejores armas para desenterrar esas posiciones subterráneas. “Dado que una mezcla de combustible y aire fluye fácilmente en cualquier cavidad, ni las características naturales del terreno ni las fortificaciones de campo no selladas herméticamente… protegen contra los efectos de los explosivos de combustible y aire”, escribieron Grau y Smith.

Los cohetes termobáricos forman parte de la mezcla mientras los fuegos concentrados ayudan a las tropas rusas a avanzar alrededor de Severodonetsk. “Rusia ha logrado estos recientes éxitos tácticos con un importante coste de recursos y concentrando la fuerza y los fuegos en una sola parte de la campaña general”, declaró el Ministerio de Defensa del Reino Unido.

No debería sorprender que los medios de comunicación rusos hayan decidido destacar una batería TOS-1 en algún lugar del este en los últimos días. Y tampoco debería sorprender que los ucranianos se interesaran igualmente por el TOS-1.

En el vídeo, el TOS-1 dispara un cohete -práctica habitual, ya que la tripulación esperaría a calibrar la precisión del primer disparo antes de disparar una salva completa. Menos de un minuto después, se oye el sonido agudo de la artillería ucraniana que se aproxima, y que aparentemente falla.

El equipo de vídeo huye. El TOS-1 dispara más cohetes. Se oye más artillería ucraniana antes de que termine el vídeo.

No está claro si el TOS-1 sobrevivió a la descarga de “contrabatería” ucraniana. Hubo factores que jugaron en contra del lanzador ruso. El TOS-1, aunque potente, carece de alcance: seis millas es el máximo.

Seis millas no es muy lejos en un combate de artillería. Incluso los obuses ucranianos más antiguos pueden disparar más lejos que eso. Los últimos M-777 de fabricación estadounidense pueden disparar hasta una distancia de 19 millas.

Para ser claros, los cañones y cohetes rusos superan en número a los ucranianos, especialmente en Donbas. Pero los ucranianos tienen algunas ventajas en un combate de contrabatería, en particular con los TOS-1.

Las fuerzas de Kiev, mucho más que las de Moscú, han aprendido a desplegar aviones no tripulados, incluyendo modelos militares, cuadricópteros disponibles en el mercado y octocópteros hechos a medida. Muchos cientos de ellos. Los drones pueden detectar la artillería rusa y ayudar a devolver el fuego.

El ejército ucraniano también despliega radares de contrabatería de fabricación estadounidense. Los radares detectan el fuego de artillería del enemigo y lo rastrean instantáneamente y con precisión hasta su origen.

El ejército ruso también tiene radares de contrabatería, por supuesto. Pero el ejército ucraniano se beneficia de un suministro constante de radares nuevos procedentes de donantes extranjeros. Desde febrero, los ucranianos han recibido no menos de tres docenas de nuevos radares contrabatería de Estados Unidos y otros aliados extranjeros.

El sistema de contrabatería ucraniano, que se exhibió de forma espectacular en esa propaganda rusa que fracasó, debería mejorar en las próximas semanas con la llegada de los primeros lanzadores del Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad de Estados Unidos. Un HIMARS montado en un camión puede disparar seis cohetes M30 a una distancia de 43 millas, mucho más allá del alcance de casi todos los cañones y cohetes rusos.

Si se combinan los HIMARS con drones y radares, se obtiene un sistema de contrabatería muy eficaz. Es posible que el TOS-1 del vídeo haya escapado al bombardeo ucraniano. Sin embargo, muy pronto, esquivar el fuego de contrabatería podría ser mucho más difícil para los rusos.

David Axe

3 thoughts on “Un lanzador de “lanzallamas” ruso abre fuego y las armas ucranianas responden un minuto después.

  • el 7 junio, 2022 a las 09:22
    Permalink

    El TOS-1 es un arma temible. En Chechenia y Siria acabó con la resistencia de enemigos bien atrincherados. Su talón de Aquiles es su corto alcance. Lo hace muy vulnerable al fuego de contrabateria e incluso a misiles antitanque de largo alcance. Tanto por efectividad militar como por subir la moral propia y bajar la del enemigo los ucranianos deben destruirlos, sobre todo si su plan es resistir desde posiciones atrincherados.

    Respuesta
  • el 7 junio, 2022 a las 11:36
    Permalink

    Muestra el derrumbe de la artilleria ruta, usan un TOS aislado por varios motivos:
    Tienen pocos (un BTG tiene 5 cuando esta al completo) y puede que ese fuera el unico que le quedase a esa unidad.
    Se ven oblogados trabajar mas dispersos porque son sobrepasados por la contrabateria ucraniana, y esa tendencia hara que un bando cada vez sea mas fuerte y el otro mas debil.

    Respuesta
  • el 7 junio, 2022 a las 22:35
    Permalink

    De los rusos no descarto nada. Son capaces de sacrificar un TOS-1 para localizar a la artillería ucraniana. Habría que saber la historia que hay más allá de la propaganda.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.