Aviones de combate F-22 Raptors se dirigen a Polonia.

El F-22 hace su primera aparición en el teatro de operaciones europeo desde que comenzó la invasión rusa de Ucrania hace más de cinco meses.

Mientras Rusia amenaza con “acciones más duras” contra Estados Unidos si continúa armando a Ucrania, seis cazas furtivos F-22 Raptor de la Fuerza Aérea de Estados Unidos han llegado a Inglaterra de camino a Polonia. Este despliegue no tiene precedentes para el caza aire-aire más capaz del mundo. Los F-22 ya habían visitado Polonia antes, pero sólo dos de ellos en lo que fue más una rápida misión de buena voluntad y tranquilidad que un despliegue.

Los cazas de quinta generación pertenecen al 90º Escuadrón de Cazas, que forma parte del 3er Ala de la Fuerza Aérea en la Base Conjunta Elmendorf-Richardson, Alaska, según anunció la rama de vuelo en un comunicado de prensa el miércoles. Llegaron a la RAF Lakenheath en Inglaterra el martes, de camino a la 32ª Base Aérea Táctica en Łask, Polonia. Una vez desplegada, la unidad se denominará 90º Escuadrón de Cazas Expedicionarios y apoyará la misión de Blindaje Aéreo de la OTAN.

La misión de Blindaje Aéreo de la OTAN reúne a unidades aliadas de defensa aérea y de superficie contra misiles bajo el mando y control de la OTAN.

F-22 Raptors asignados al 90th Fighter Squadron, 3rd Wing, Joint Base Elmendorf-Richardson, Alaska, vuelan sobre el aeródromo en Royal Air Force Lakenheath, Inglaterra, el 26 de julio.

Esta misión “proporcionará un escudo casi sin fisuras desde el Báltico hasta el Mar Negro, asegurando que los Aliados de la OTAN estén mejor capacitados para salvaguardar y proteger el territorio, las poblaciones y las fuerzas de la Alianza de la amenaza aérea y de misiles”, dijo la Fuerza Aérea en su comunicado.

Es parte de un esfuerzo creciente de Estados Unidos y sus socios de la OTAN para aumentar la presencia aérea en la región, algo que comenzó a aumentar mucho antes de que Rusia invadiera Ucrania en un esfuerzo fallido para disuadir a Vladimir Putin de actuar y para reforzar el flanco oriental de la OTAN si lo hacía. Pero desde entonces, 120 aviones han sido puestos en alerta máxima, dijo el general retirado de la Fuerza Aérea Tod Wolters, entonces comandante del Mando Europeo de Estados Unidos y comandante Supremo Aliado en Europa, en una reunión de jefes de defensa de la OTAN en mayo.

Se ha producido “un aumento del 50% de los aviones de combate que patrullan los cielos”, afirmó.

Polonia, por su parte, se ha convertido en un punto de parada para las armas extranjeras y otros suministros militares que se dirigen a Ucrania, y ha proporcionado varias armas como tanques y obuses. El gobierno polaco también está trabajando para reforzar sus propias defensas, comprando carros de combate Abrams de Estados Unidos y, recientemente, tanques, obuses y aviones de Corea del Sur.

Como consecuencia de la entrada de armas en Ucrania, Konstantin Gavrilov, jefe de la delegación rusa para el control de armas en Viena, amenazó con “acciones más duras” contra Occidente, según el Kyiv Independent.

Estos son sólo los últimos cazas estadounidenses que han llegado a Polonia.

Los F/A-18 Hornets de la 2ª Ala Aérea de los Marines (MAW) también se encuentran en la Base Aérea de Łask, “desplegados para mejorar las capacidades de la OTAN en Europa del Este por invitación” de Polonia, según ese servicio.

Polonia está situada estratégicamente, compartiendo largas fronteras con Bielorrusia y Ucrania. Su espacio aéreo está ahora defendido por los propios F-16 y MiG-29 de Polonia, con la ayuda de cazas estadounidenses, incluidos los F-35A que vuelan desde Spangdahlem (Alemania). Los aviones E-3 AWACS también han sido un elemento constante en la región para apoyar los vuelos de los cazas de la OTAN cerca de las fronteras con Ucrania y Bielorrusia, al igual que los aviones cisterna KC-135 para apoyar estas operaciones.

La OTAN dice que ha estado “reforzando fuertemente su flanco oriental desde el cambio de año en respuesta a la acumulación militar de Rusia en la frontera de Ucrania y la eventual invasión”.

“Las fuerzas aéreas de la OTAN han reforzado su presencia en la parte oriental de la Alianza ayudando a blindar a la OTAN contra cualquier agresión”, dijo el jefe del Estado Mayor del Mando Aéreo Aliado, el general de división Jörg Lebert, en un comunicado de mayo. “Varias docenas de aviones de combate están en alerta en todo momento para responder a posibles violaciones del espacio aéreo y para disuadir la agresión”.

La infografía de la OTAN muestra cómo se operan los aviones aliados en el flanco este de la alianza.

En febrero llegaron a Lask cazas F-15C y F-15D Eagle de la Fuerza Aérea completamente armados para participar en una misión diseñada para “mejorar la postura de defensa colectiva de la OTAN”, así como para apoyar la misión permanente de la Policía Aérea del Báltico (BAP) en la región. Esos aviones ya se han ido, pero el flujo de cazas estadounidenses que participan en la misión no ha cesado.

El comunicado del miércoles de la Fuerza Aérea sobre los F-22 que se dirigen a Polonia destaca las capacidades que el Raptor aporta a la misión, diciendo que tiene la “capacidad de proporcionar letalidad y supervivencia contra cualquier amenaza emergente de alto nivel. El Raptor realiza misiones tanto aire-aire como aire-tierra, lo que permite la plena realización de conceptos operativos vitales para las Fuerzas Aéreas del siglo XXI”.

El comunicado en el que se ensalza al Raptor también se produce en un momento en el que las Fuerzas Aéreas pretenden jubilar a más de dos docenas de los ejemplares más antiguos de los aviones furtivos.

Sin embargo, ese plan puede verse alterado. Tanto el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes como el del Senado, que supervisan la financiación y el control del Pentágono en nombre del Congreso, están tratando de hacer que la Fuerza Aérea no sólo mantenga, sino que mejore los 33 modelos antiguos de F-22 que había querido descartar en sus planes de propuesta de presupuesto para 2023.

El futuro del Raptor es algo que hemos discutido en el pasado, reflexionando sobre los pros y los contras de una fuerza Raptor más pequeña y más capaz. Hay argumentos para invertir en los F-22 más eficaces y mejorarlos aún más, especialmente con el programa Next Generation Air Dominance (NGAD) en el horizonte y el número de F-35A en aumento. Por otra parte, el F-22 ya está luchando por la disponibilidad, con una tasa de capacidad de misión de alrededor del 50% en tiempo de paz.

Además, sólo hay unos 125 Raptors “con código de combate” en el inventario en un momento dado. Añadir el requisito de entrenamiento no hará más que agravar estos problemas. Además, tener algún tipo de fuerza de reserva para posibles escenarios de conflicto podría ser una gran ventaja.

Por ejemplo, estos F-22 vinieron desde Alaska para apoyar esta misión. En el pasado, los despliegues de Raptors en Europa eran apoyados por las unidades de las bases de Langley y Tyndall.

En cualquier caso, el caza aire-aire más capaz del mundo se dirige ahora a un país aliado que limita con un país que Rusia ha invadido. El mensaje es muy claro.

Howard Altman

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.