La Fuerza Aérea de EE.UU. quiere retirar 33 F-22 y comprar más F-15EX en un nuevo presupuesto.

El Pentágono ha dado a conocer su última solicitud de presupuesto, para el año fiscal 2023, que busca 773.000 millones de dólares de financiación total. Esto supone casi 31.000 millones de dólares más de lo que el Departamento de Defensa, en su conjunto, ha recibido para el actual ciclo fiscal. El presupuesto de defensa para el año fiscal 2022, en su versión actual, incluye fondos suplementarios para cubrir la asistencia militar y otras actividades relacionadas con la guerra en Ucrania, la asistencia a los afganos que huyeron tras el regreso de los talibanes al poder el año pasado, la respuesta a las fugas de la instalación de almacenamiento de combustible de la Marina estadounidense en Red Hill, en Hawái, y varias operaciones de ayuda en caso de desastre.

El presupuesto de defensa propuesto para el año fiscal 2023 incluye una serie de novedades significativas en lo que respecta a la fuerza aérea militar de Estados Unidos, con al menos 150 aviones que podrían ser recortados. Sigue habiendo una gran presión en todos los servicios, pero especialmente en la Fuerza Aérea y la Marina de Estados Unidos, para desprenderse de los aviones más antiguos, e incluso recortar las nuevas compras de diseños más tradicionales, en favor del gasto en proyectos de aviación más avanzados y otros esfuerzos de modernización.

A continuación, se ofrece un breve desglose de los detalles más significativos relativos a los planes de los principales programas de aviación militar de EE.UU., tal y como se recoge en la solicitud de presupuesto para el año fiscal 2023:

Las Fuerzas Aéreas, la Armada y el Cuerpo de Marines de EE.UU. pretenden comprar un total de 61 F-35 Joint Strike Fighters.

Esto incluye 33 F-35A para la Fuerza Aérea, 15 F-35B y 4 F-35C para el Cuerpo de Marines, y 9 F-35C para la Marina.

Se trata de 24 F-35 menos de los que los tres servicios solicitaron y finalmente recibieron financiación para comprar en la solicitud de presupuesto para el año fiscal 2022.

Las Fuerzas Aéreas dicen que quieren ralentizar la compra de F-35A hasta que los aviones de la configuración más avanzada del bloque 4, que todavía está en desarrollo, estén disponibles para su compra.

La Fuerza Aérea quiere comprar 24 aviones de combate F-15EX Eagle II.

Se trata del doble de estos aviones que el servicio solicitó comprar en el ejercicio fiscal de 2022. El Congreso finalmente asignó fondos para comprar 17 Eagle II en el actual ciclo fiscal.

El servicio espera seguir acelerando las compras de F-15EX en los próximos ejercicios fiscales, ya que pretende deshacerse por completo de todos sus F-15C/D Eagles restantes para 2026. La Fuerza Aérea quiere deshacerse de 67 Eagles de los cerca de 220 de estos aviones que aún están en servicio sólo en el año fiscal 2023.

No todos los F-15C/D serán necesariamente sustituidos por aviones F-15EX, pero la Fuerza Aérea ha confirmado ahora que pretende sustituir los Eagles asignados a unidades en la región del Pacífico (dos escuadrones en la base aérea de Kadena, en Okinawa) por Eagle II.

Un F-15EX ahora volando con la USAF bajo un programa de prueba acelerado.

Las Fuerzas Aéreas pretenden retirar 33 cazas furtivos F-22A Raptor.

Esto reduciría el tamaño total de la flota de F-22A de unos 186 a unos 153.

Esto es parte de un plan más amplio que incluiría desechar una propuesta anterior para reubicar los Raptors forzados a salir de la Base Aérea Tyndall en Florida por el huracán Michael en 2018 a la Base Conjunta Langley-Eustis (JBLE) en Virginia. En su lugar, las aeronaves restantes se redistribuirían entre otras unidades que aún vuelan estos aviones en otros lugares, incluida la actual 1ª Ala de Caza con sede en Langley JBLE.

Los aviones que se eliminarán son todos los antiguos Block 20 y ya están relegados en su mayoría a tareas de entrenamiento y otras no relacionadas con el combate.

El servicio dice que se necesitarían 1.800 millones de dólares en los próximos ocho años para poner esos aviones al día, fondos que quiere gastar en cambio en la modernización de los F-35A y en la mejora de otros F-22A (1.500 millones de dólares) y en el desarrollo de aviones de combate avanzados dentro del programa Next Generation Air Dominance (NGAD) (300 millones de dólares).

Las Fuerzas Aéreas ya han dicho que quieren deshacerse de toda la flota de Raptors en los próximos años.

La Fuerza Aérea quiere enviar al depósito 26 viejos aviones de combate F-16C/D Viper, aunque se está embarcando en un importante programa de actualización para muchos de estos aviones.

Las Fuerzas Aéreas solicitan 1.700 millones de dólares para financiar su programa NGAD.

Se trata de unos 200 millones de dólares más de lo que las Fuerzas Aéreas solicitaron para apoyar el trabajo en este esfuerzo de desarrollo multifacético en el año fiscal 2022.

La Fuerza Aérea dice que aproximadamente 113 millones de dólares en su propuesta de gasto de NGAD en el Año Fiscal 2023 irán al desarrollo de “plataformas no tripuladas/autónomas.”

Hawaii F-22 sobre el monte Fuji. Los recortes a la ya pequeña fuerza Raptor serán muy controvertidos.

La Marina pretende de nuevo dejar de comprar nuevos F/A-18E/F Super Hornets en esta nueva solicitud de presupuesto, ya que intenta centrarse en su propio programa Next Generation Air Dominance (NGAD), que es independiente del esfuerzo de la Fuerza Aérea del mismo nombre.

El servicio no solicitó fondos para ningún Super Hornet adicional en el año fiscal 2022, pero el Congreso aprobó posteriormente la financiación de 12 de estos aviones como parte de un paquete de gastos suplementario.

La cantidad de fondos que la Armada solicita para su proyecto NGAD es confidencial, pero “aumenta de forma drástica” en los próximos cinco años, según el servicio.

Las Fuerzas Aéreas solicitan 381 millones de dólares para continuar con el desarrollo del bombardero furtivo B-21 Raider, incluso para ayudar a certificarlo para llevar armas nucleares, así como otros 1.700 millones de dólares para empezar a comprar el avión.

El servicio se ha negado a revelar cuántos bombarderos tiene previsto comprar en el año fiscal 2023, en los próximos cinco años y en total.

Las Fuerzas Aéreas quieren deshacerse de 21 A-10 Warthogs.

Esto reduciría la flota de A-10 de la Fuerza Aérea a 260 aeronaves, de 281.

Según este plan, el 122º Ala de Caza de la Guardia Nacional Aérea de Indiana pasaría a volar aviones de combate F-16C/D Viper.

Además, el servicio podría estar pensando en desprenderse de toda la flota en los próximos cinco a diez años.

El Congreso bloqueó el plan del servicio de retirar 42 de estos aviones de ataque terrestre en el año fiscal 2022.

A-10 Wartog.

La Marina solicita fondos para comprar sus primeros cuatro ejemplares de producción del avión no tripulado MQ-25A Stingray.

El servicio espera comprar cuatro más cada año durante los próximos cuatro años.

La Armada solicita fondos para tres drones de vigilancia marítima MQ-4C Triton.

El servicio no ha solicitado la compra de ninguna de estas aeronaves no tripuladas en el proyecto de presupuesto para el año fiscal 2022, pero el Congreso añadió fondos para la compra de dos de ellas en la legislación de asignaciones posteriores.

La Fuerza Aérea sigue buscando detener las compras de drones MQ-9 Reaper y está buscando transferir 100 de sus cerca de 300 ejemplos existentes a “otra organización gubernamental” que no quiso revelar.

Este tipo de lenguaje se utiliza a menudo para referirse a la Agencia Central de Inteligencia (CIA), que se entiende que opera una flota de MQ-9 con al menos cierto grado de cooperación con el Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos (SOCOM). El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la NASA también tienen diferentes variantes del Reaper. Otras agencias gubernamentales estadounidenses podrían estar potencialmente interesadas en esos aviones no tripulados para apoyar diversas misiones.

El Cuerpo de Marines quiere comprar cinco MQ-9 para ampliar su creciente flota de estos aviones no tripulados.

Estos cinco aviones no tripulados se sumarían a los ocho ejemplares para los que el Congreso aprobó financiación en el ejercicio fiscal de 2022. Se trata de dos ejemplares más de los que los Marines habían solicitado originalmente en ese ciclo fiscal.

Esto llega mientras los Marines siguen avanzando en sus planes de desprenderse de toda su flota de drones MQ-21 Blackjack.

Las Fuerzas Aéreas quieren deshacerse de 15 de sus 31 aviones E-3 Sentry Airborne Warning and Control System (AWACS).

El servicio espera tomar una decisión final sobre cómo quiere proceder para reemplazar estos aviones, siendo una posibilidad muy probable la adquisición de al menos algún número de aviones E-7 Wedgetail de alerta temprana y control aéreo.

También se está estudiando la posibilidad de adquirir un indicador de objetivos móviles aéreos basado en el espacio.

E-3 Sentry

Las Fuerzas Aéreas pretenden desprenderse de ocho de sus aviones de radar y gestión del campo de batalla E-8C Joint Surveillance Target Attack Radar System (JSTAR).

El servicio espera retirar cuatro en el actual ciclo fiscal y otros cuatro en el año fiscal 2024, tras lo cual habrá desinvertido toda la flota.

Al menos a corto plazo, los RQ-4 Global Hawks del bloque 40 sustituirán a estos aviones cuando se trate de proporcionar vigilancia aérea a distancia utilizando radares con una funcionalidad de indicador de objetivos en movimiento en tierra (GMTI), pero no podrán proporcionar la capacidad de gestión de batalla más amplia.

Las plataformas basadas en el espacio también podrían proporcionar capacidad adicional de GMTI en el futuro. También está la oscura cuestión de trasladar esta capacidad a plataformas clasificadas que puedan penetrar en el espacio aéreo enemigo que, por supuesto, no se discutió.

Las Fuerzas Aéreas pretenden retirar 10 KC-10 y 13 KC-135 aviones cisterna de abastecimiento de combustible.

Esta decisión se produce a pesar de que el servicio admite que sus aviones cisterna KC-46 Pegasus, con problemas desde hace tiempo, aún no funcionan plenamente debido a una serie de problemas técnicos persistentes.

A pesar de estos problemas, la Fuerza Aérea todavía quiere comprar 15 KC-46A más en el año fiscal 2023.

Además, la Fuerza Aérea ha indicado que está estudiando la posibilidad de comprar más aviones cisterna Pegasus como parte de una iniciativa para “llenar el vacío” entre el final de los pedidos actuales previstos de esos aviones y un futuro concepto de avión cisterna avanzado. Lockheed Martin se ha asociado con Airbus para hacer una oferta competitiva que incluye una variante del A330 Multi-Role Tanker Transport llamada LMXT.

Las Fuerzas Aéreas quieren retirar todos sus aviones de guerra psicológica EC-130J Commando Solo, que actualmente están asignados a una unidad de la Guardia Nacional Aérea de Pensilvania afiliada al Mando de Operaciones Especiales de las Fuerzas Aéreas (AFSOC).

Dicha unidad conservaría una serie de aviones EC-130J Super J más flexibles que pueden desempeñar la función de guerra psicológica, pero que también han demostrado su capacidad para realizar otras misiones.

EC-130J

Las Fuerzas Aéreas pretenden retirar un solo avión de guerra electrónica EC-130H Compass Call mientras siguen adelante con sus planes de sustituir toda la flota por los EC-37B basados en los reactores comerciales Gulfstream G550.

Las Fuerzas Aéreas pretenden reducir las compras de nuevos helicópteros de búsqueda y rescate de combate HH-60W Jolly Green II de 113 a sólo 75.

El servicio tiene previsto comprar 10 de estos helicópteros y retirar 12 HH-60G Pave Hawks existentes en el año fiscal 2023.

Las Fuerzas Aéreas esperan reanudar la compra de helicópteros MH-139 Grey Wolf, que utilizarán para ayudar a proteger sus campos de misiles balísticos intercontinentales (ICBM) Minuteman III, entre otras funciones.

El servicio había pausado las compras de estos helicópteros en el año fiscal 2022 por cuestiones de certificación de la Administración Federal de Aviación.

Siempre es importante tener en cuenta que el presupuesto propuesto por el Pentágono para cualquier año fiscal está sujeto a la aprobación del Congreso, que a menudo bloquea los recortes e incluso añade fondos no solicitados para el desarrollo y la adquisición de diversos sistemas de armas y otras capacidades. Hay una serie de casos de acción del Congreso en el último año, más o menos, señalados anteriormente con respecto a varios programas de aviación.

Las Fuerzas Aéreas ya han reconocido que tendrán que “trabajar con” los legisladores para seguir adelante con su último intento de retirar una parte de la flota de A-10. Los legisladores han rechazado repetidamente estas propuestas a lo largo de los años. El servicio está ahora enmarcando la cuestión en torno a la potencial utilidad limitada de los envejecidos Warthogs en un conflicto de mayor envergadura a través de las amplias extensiones del Pacífico, especialmente contra un adversario cercano como China.

La ralentización de las compras del F-35 parece probable que suscite las críticas de los legisladores, especialmente cuando se combina con los recortes previstos en la flota del F-22 y el hecho de que el esfuerzo del NGAD todavía está en las primeras fases de su ciclo de desarrollo, incluso con la creciente preocupación por los costes de mantenimiento de las flotas de Joint Strike Fighter en todos los servicios. La Armada también se ha enfrentado al escepticismo y a las críticas del Congreso por su propuesta de detener los nuevos pedidos de F/A-18E/F Super Hornets en favor de su programa NGAD. Al mismo tiempo, el aumento de las compras de F-15EX por parte de la Fuerza Aérea parece reflejar el creciente apoyo del Congreso.

Un F-35C de la Marina de los EE. UU., en la parte superior, vuela con un Super Hornet F/A-18F, en la parte inferior.

Es posible que los legisladores se opongan a la retirada de más aviones cisterna KC-10 y KC-135, habida cuenta de los actuales problemas del KC-46 y de que las Fuerzas Aéreas ya se quejan de la escasez de capacidad de reabastecimiento aéreo. En los últimos años también se ha producido un rechazo al deseo del servicio de poner fin a las compras de los MQ-9.

Algunos de los retiros propuestos sólo plantean cuestiones generales sobre cómo ciertos servicios podrán seguir proporcionando capacidades esenciales a corto plazo. El plan de la Fuerza Aérea de retirar alrededor de la mitad de sus E-3, incluso si estas desinversiones resultan ser espaciadas a lo largo de varios años, es especialmente curioso dado que el servicio, por su propia admisión, ni siquiera ha finalizado sus planes para adquirir aviones de reemplazo.

Joseph Trevithick

13 thoughts on “La Fuerza Aérea de EE.UU. quiere retirar 33 F-22 y comprar más F-15EX en un nuevo presupuesto.

  • el 29 marzo, 2022 a las 14:43
    Permalink

    Pues todos los aviones que vayan retirando, se los podían dar a Ucrania para reconstruir su fuerza aérea postgeurra, sobre todo los F15 y A10, previo enseñanza y entrenamiento claro en eeuu, que mejor ayuda militar que esa.

    Respuesta
    • el 29 marzo, 2022 a las 17:30
      Permalink

      esa no es la idea para firmar la paz no? lo que se está proponiendo es que Ucrania no entre en la OTAN y se entiende que tenga un ejército pequeño a cambio de que Rusia la respete

      se puede pensar que Rusia no cumpla, pero para eso está la OTAN que en una nueva guerra no se iba a quedar parada

      y sobre todo que Ucrania lo que necesitará es ayuda para la reconstrucción, no embarcarse en un programa de armamentos para endeudarse y empobrecerse por décadas, pero si esto va a acabar en una feria de ventas de armamento americano a Ucrania muy mal, eso es el preludio de otra guerra

      Respuesta
      • el 29 marzo, 2022 a las 23:28
        Permalink

        que la otan en una nueva guerra no se iba a quedar parada? muy ingenuo te veo. Si la otan no puede ayudar a UCrania directamente es precisamente porque no pertenecia a la OTAN. Si ya enviaron poco material y tarde pensando que ucrania no iba a resistir ( o simplemente paises como Alemania porque no les interesaba)……..cuanto tiempo crees que resistiría con un ejercito testimonial? Y para que hablar del envio de cascos, chalecos, misiles podrídos ( los famosos misiles de la RDA), ametralladoras defectuosas ( ejem) o ambulancias de 2007 ( pues si, la famosa ambulancia blindada que envió España)? Aquí, mal que me pese, los únicos que avisaron con tiempo y enviaron ayuda rápidamente a ucrania ha sido el patán de Boris , al que encima acusamos de beneficiarse de las ingerencias rusas con el brexit y el vejete de Biden. Ahora Putin suelta lo de la UE para distraer, aflojar tensiones económicas y además que la UE pague la factura de la reconstrucción, en la que entrará algún amiguete de Putín. Sino el tiempo.

        Respuesta
      • el 30 marzo, 2022 a las 00:20
        Permalink

        Rusia no quiere paz alguna, no seas ingenuo, solo está ganando tiempo con las negociaciones y marear la perdiz, van a seguir hasta que a Putin le salga rentable y ahora mismo no lo está siendo, una victoria pírrica es el fin de Putin de cara a su población que sufrirá mucho las sanciones, a él se la suda realmente los que mueran y el hambre que pasen los rusos, su idea la dejó clara al iniciar la invasión: “Ucrania es un país artificial que nunca debió existir”… a los ucranianos no les queda otra que armarse si quieren subsistir y de hecho luchan así de bien por eso mismo, no por gusto, si no quieren acabar como un estado títere como Bielorrusia o Chechenia actualmente… van a tener que estar como Corea del Sur con sus vecinitos del norte… siempre alerta.

        Respuesta
    • el 30 marzo, 2022 a las 13:33
      Permalink

      La supervivencia de la nación ucraniana tanto en el presente como en el futuro pasa por armarse hasta los dientes, con más razón todavía si no va a pertenecer a la OTAN. Para que si Rusia se le ocurriera invadir o anexionar cualquier territorio se los pensara antes unas cuantas veces.

      Eso no quita que una parte importante de su presupuesto se dirija a la reconstrucción de las infraestructuras vitales para su economía como carreteras, puentes, fábricas, puertos, aeropuertos, etc, respecto a las viviendas estoy segurisimo que el trabajador y orgulloso pueblo ucraniano se pondrá a ello mandando divisas desde la gran diáspora tanto europea como americana.

      Respuesta
  • el 29 marzo, 2022 a las 18:11
    Permalink

    Que quieran retirar todos los F22 y que ya los estén sustituyendo en parte por F15EX, que es una plataforma antigua, significa a mi modo de ver que el Raptor es un fracaso. El avión, tecnológicamente, me parece soberbio y es, sin duda, el mejor avión de superioridad aérea. Pero incluyendo los costes de fabricación y los de mantenimiento, el F22 es un fracaso. Eso es lo que yo interpreto que entiendo la US Air Force.

    Y para los que siguen venerando ciegamente el F35, si tan bueno es, si tan bien lo hace todo, si se ajusta como un guante a las necesidades de todo el mundo y es capaz de abarcar todos los escenarios, ¿cómo es posible que sigan adquiriendo la plataforma vieja (aunque renovada) de F15, en vez de solamente F35? Es evidente que el F35 no es capaz de hacerlo todo. Para algunos operadores será suficiente lo que haga. Otros echarán cosas de menos (como la US Air Force).

    También sigue llamando fuertemente la atención que el F35 no acabe de desplazar al A10. No es que sea muy de extrañar, pues el A10 está pensado para una sola cosa y esa la hace soberbiamente bien.

    Respuesta
    • el 29 marzo, 2022 a las 23:36
      Permalink

      El F-22 seguirá en servicio por muchos años no van a retirarlos todos. Es cierto que la insolencia misma de su creación representa un monumento a la riqueza de los EE.UU. pero no podemos tacharlo como un fracaso sólo por su desorbitado coste.
      EE.UU. ha tenido en servicio un caza de quinta generación durante casi veinte años la experiencia y la ventaja que han ganado con ello es impagable. No en vano son los únicos que están haciendo progresos tangibles hacia la sexta generación. El F-22 no se fabrica ni sustenta empleo ni de lejos al nivel del F-35. El congreso estaría encantado de eliminar al Raptor del presupuesto cuando trata de desfibrilar al Lightning II. La USAF respalda en solitario al F-22 y por algo es.
      Y en cuanto al A-10 a este paso esa bestia nos sobrevivirá a todos.

      Respuesta
      • el 30 marzo, 2022 a las 10:06
        Permalink

        No discrepo contigo. Pero resulta paradójico que el F22 se creara para sustituir al F15 y que ahora sea el F15 (EX) el que sustituya (en algunas unidades) al F22.

        Esto pasa en España y algunos estarían clamando al cielo por la “‘ful’ de Estambul”. Que luego, por ejemplo, nos quejamos de los sobrecostes del S80, pero no vemos que en todos los lares se cuecen fabes.

        Respuesta
  • el 29 marzo, 2022 a las 23:10
    Permalink

    Por qué quieren quitarse los f-22 si son los mejores aviones de superioridad aérea?!

    Respuesta
    • el 30 marzo, 2022 a las 03:19
      Permalink

      Por envejecimiento del los aviones, que no de la vigencia del diseño.

      El factor “cuanto más viejo más cuesta mantenerlo en el aire”, con el F-22 probablemente sea un chorreo de dinero. Por sus características, también por haberse cerrado la línea.

      Respuesta
  • el 29 marzo, 2022 a las 23:56
    Permalink

    Si el F22 de los primeros lotes va fuera….es que el sustituto, el nuevo y flamante 6 Generacion, va bien…..

    Respuesta
  • el 30 marzo, 2022 a las 04:25
    Permalink

    Para Jorge: El Raptor es indudablemente el mejor caza de superioridad aérea del mundo, por su capacidad stealth y sus soberbias prestaciones. Pero es una caja cerrada con tecnología actualmente desfasada y que para poner al día la flota completa insumiría una cantidad demasiado elevada y los resultados no serían óptimos, sino parciales. A ello debemos sumarle el impresionante costo operativo, mayor aún que el del F-35A y el del especialísimo mantenimiento. Tampoco destaca por su disponibilidad, ya que su sistema de recubrimiento RAM es anticuado respecto de los nuevos materiales y ha dado problemas desde sus inicios, en especial en zonas cálidas. No es posible simplemente descascarar y volver a pintar y sólo puede hacerse en instalaciones especiales. Por otro lado tiene algunas falencias de base importantes como la Celda de Protección EM e IRST, que aunque esenciales y existían en su diseño original, fueron quitados en la etapa productiva para abaratar sus disparatados costos. El F-22 dio a EEUU una superioridad tecnológica determinante durante quince años, pero a un costo prohibitivo y actualmente muy difícil de actualizar a los niveles del F-35 para homogeneizar sistemas.

    Respuesta
  • el 30 marzo, 2022 a las 09:30
    Permalink

    En teoría se ve simple, pero los ucranianos no tienen experiencia volando aviones occidentales, saldria mas caro el entrenamiento más la curva de aprendizaje

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.