El próximo buque de guerra de la Marina de EE.UU. se parecerá mucho a la clase USS Zumwalt

El próximo buque de guerra de la Armada estadounidense se parecerá mucho a la actual clase de sigilo Zumwalt. El futuro Combatiente de Gran Superficie (Large Surface Combatant), cuya entrará en servicio está prevista para finales de la década de 2020, conservará la apariencia de nave espacial de la clase Zumwalt, con armas y sensores ocultos debajo de las superficies planas de un casco que evade el radar.

El US Naval Institute News cita al Contralmirante William Galinis, el oficial ejecutivo de programas de la Marina para buques, al afirmar que el Combatiente de Gran Superficie, o LSC, “probablemente se parecerá mucho más a un DDG-1000 que a un DDG-51”. Los destructores de misiles teledirigidos de la clase DDG-51 o Arleigh Burke han estado en construcción casi continua desde la década de 1980. Los DDG-1000, o la clase de destructores Zumwalt, es una clase de tres destructores que está a punto de completarse.

La clase de destructores Zumwalt introdujo una nueva forma de casco a la Armada, el casco tumblehome. El casco, que tiene un arco que se inclina hacia arriba en lugar de hacia abajo, fue utilizado originalmente en el siglo XX y reintroducido en la década de 2010 con la clase Zumwalt. Los Zumwalts tienen 610 pies de largo (186 m) y desplazan cerca de 16.000 toneladas, casi tanto como un buque de guerra de la Primera Guerra Mundial. Están armados con dos sistemas de cañones avanzados (Advanced Gun Systems) de 155 milímetros, 80 silos de misiles de lanzamiento vertical, dos cañones de 30 milímetros y un par de helicópteros MH-60R. Con 22.500 millones de dólares de coste por los tres barcos, los Zumwalts son los combatientes de superficie más caros jamás construidos.

Los 22 cruceros con  misiles guiados de la clase Ticonderoga de la Marina de Estados Unidos son la principal plataforma de defensa aérea que protege a los once portaaviones de la flota. Construidos durante la década de 1980, los Ticonderoga están empezando a envejecer y necesitan ser reemplazados. La Armada, que continuará construyendo destructores de clase Burke hasta principios de la década de 2020, se ha negado a clasificar a LSC como un crucero o destructor, pero está claro que una vez en servicio, los buques se harán cargo de la tarea de respaldar la defensa de los portaaviones contras las amenazas aéreas.

El crucero de misiles guiados de la clase Ticonderoga  (CG-62) USS Chancellorsville.

No se sabe qué tipo de armamento podría tener el LSC, pero los actuales Ticonderoga están equipados con dos cañones de 5 pulgadas y 122 silos de misiles de lanzamiento vertical. Los LSC probablemente necesitarán el mismo número de silos, si no más, para proteger a un grupo de combate de los ataques con misiles a gran escala. También necesitarían la capacidad de protegerse contra misiles antibalísticos como el DF-21D chino. También podría estar equipado con armas de rail ofensivas y láseres defensivos antiaéreos, dependiendo de si alguna de las dos tecnologías está lo suficientemente desarrollada como para salir al mar en la década de 2020.

Kyle Mizokami

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com