Corea del Norte en camino de asegurar capacidades avanzadas de misiles balísticos intercontinentales.

El ensayo de misiles balísticos intercontinentales (ICBM) realizado por Corea del Norte esta semana subraya el aparente progreso en su empeño por conseguir medios de lanzamiento nucleares avanzados y más fiables dirigidos a Estados Unidos, según los expertos.

La Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA) informó que, a instancias del líder Kim Jong-un, el país probó con éxito el ICBM Hwasong-17 el jueves. Destacando su política de reforzar la “poderosa disuasión bélica nuclear cualitativa y cuantitativamente”.

El misil voló 1.090 kilómetros a una altura máxima de 6.249 km durante 67 minutos, según la KCNA. El ejército surcoreano ha dicho que el ICBM -disparado en ángulo- recorrió unos 1.080 km con un apogeo de más de 6.200 km.

Teniendo en cuenta los detalles, el lanzamiento del misil Hwasong-17 parece representar un progreso en el programa de ICBM del Norte. Su anterior prueba de ICBM en noviembre de 2017 involucró el misil Hwasong-15, que según funcionarios de Seúl voló unos 960 km a una altitud máxima de alrededor de 4.500 km.

Kim Dong-yup, profesor de la Universidad de Estudios de Corea del Norte, presumió que, si se lanzaba en un ángulo normal, el Hwasong-17 podría haber volado más de 15.000 km, un alcance que puede alcanzar todo el territorio continental de Estados Unidos.

El llamado misil monstruo fue presentado por primera vez en un desfile militar en octubre de 2020. Fue colocado en un lanzador erector de transporte (TEL) de 22 ruedas, en comparación con el Hwasong-15, de 21 metros de longitud, que utiliza el TEL de 18 ruedas. Por su tamaño, los expertos calificaron el nuevo misil de “monstruo”.

Se cree que el Hwasong-17 es más largo que el ICBM Minuteman III de Estados Unidos, de 18,2 metros, el ICBM Dongfeng-41 de China, de 21 metros, y el ICBM Topol-M de Rusia, de 22,7 metros.

Park Won-gon, profesor de estudios sobre Corea del Norte en la Universidad Ewha Womans, señaló que la gran autonomía de vuelo significa que el misil puede llevar una ojiva más potente o múltiples ojivas si se ajusta su alcance para volar una distancia más corta.

Se supone que se trata de un vehículo de reentrada con objetivos múltiples e independientes (MIRV) que lleva dos o tres ojivas. Pero la tecnología MIRV del Norte sigue sin verificarse.

A pesar de la afirmación del Norte sobre el “exitoso” lanzamiento del misil, persisten las dudas sobre si el Norte ha dominado su tecnología de reentrada atmosférica. Esta tecnología es necesaria para garantizar que la ojiva del misil pueda soportar temperaturas extremadamente altas durante la reentrada en la atmósfera terrestre.

El Hwasong-17 de tres etapas también parece tener un mayor empuje que los actuales misiles de largo alcance del Norte. Su cohete de primera etapa lleva cuatro motores de combustible líquido, según los analistas.

“Como se esperaba, el cohete (de primera etapa) parece llevar dos motores gemelos Paekdusan, o cuatro motores”, dijo Chang Young-keun, experto en misiles de la Universidad Aeroespacial de Corea. “Es el mismo cuerpo del misil supergrande exhibido durante el anterior desfile militar”.

Sin embargo, las autoridades militares surcoreanas dejan abierta la posibilidad de que el último lanzamiento del Norte no incluya el misil Hwasong-17.

“Con respecto al informe del Norte sobre el último lanzamiento, las autoridades de inteligencia de Corea del Sur y de Estados Unidos están realizando un análisis detallado teniendo en cuenta varias posibilidades”, dijo a la prensa un funcionario del Estado Mayor Conjunto de Seúl.

Antes del lanzamiento del jueves, Seúl y Washington acusaron a Pyongyang de haber probado un nuevo sistema de misiles balísticos intercontinentales el 27 de febrero y el 5 de marzo, con vistas a un lanzamiento de alcance total. La semana pasada, el Norte también disparó sin éxito un aparente cohete de largo alcance.

Los observadores dijeron que los tres lanzamientos recientes parecen formar parte del proyecto del Norte para mejorar sus capacidades de misiles balísticos intercontinentales.

La prueba de ICBM de esta semana ha sido un recordatorio de que Pyongyang ha estado redoblando sus proyectos clave de desarrollo de la defensa, desvelados en el octavo congreso del Partido de los Trabajadores en enero del año pasado.

Los proyectos incluían el aumento de los “índices de acierto” de los misiles con un alcance de 15.000 km, la producción de una ojiva nuclear “supergrande” y el desarrollo de un misil hipersónico y un misil balístico intercontinental (ICBM) con un “motor de combustible sólido subterráneo o terrestre”.

“El Norte ya dijo que mejoraría la precisión del misil con un alcance de 15.000 km, lo que fue un preludio del lanzamiento del Hwasong-17”, dijo Park, de la Universidad Ewha Womans.

Con el último lanzamiento, que ha puesto fin a la moratoria autoimpuesta de un año sobre las pruebas nucleares y de misiles balísticos intercontinentales, se espera que Pyongyang continúe con su modo de provocación. Algunos esperan que realice otro lanzamiento de ICBM en una trayectoria normal.

Persiste la preocupación de que el Norte pueda realizar una gran demostración de fuerza a tiempo para el 110º aniversario del nacimiento del difunto abuelo del líder Kim y fundador de la nación, Kim Il-sung, el 15 de abril.

Song Sang-ho

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.