EE.UU. y Corea del Sur inician ejercicios navales tras la prueba de misiles de Corea del Norte.

Corea del Sur y Estados Unidos ha iniciado este lunes su primer ejercicio naval combinado cerca de la península en cinco años, un día después de que Pyongyang realizara un lanzamiento de un misil balístico.

Washington es el principal aliado de Seúl en materia de seguridad y tiene unos 28.500 soldados en Corea del Sur para protegerla del Norte, que tiene armas nucleares.

El presidente surcoreano Yoon Suk-yeol, que asumió el cargo el pasado mes de mayo, ha prometido reforzar las maniobras militares conjuntas con Estados Unidos, tras años de fracaso de la diplomacia con Corea del Norte bajo su predecesor.

“Este ejercicio se preparó para demostrar la firme voluntad de la alianza entre Corea del Sur y Estados Unidos de responder a las provocaciones de Corea del Norte”, dijo la marina surcoreana en un comunicado.

En el ejercicio de cuatro días previsto en la costa oriental de Corea del Sur participarán más de 20 buques y una variedad de aviones, que realizarán simulacros de operaciones de guerra antibuque y antisubmarina, maniobras tácticas y otras operaciones marítimas, añadió.

“A través de este ejercicio, mejoraremos aún más la capacidad de llevar a cabo operaciones conjuntas entre las fuerzas navales de los dos países”, dijo Kwak Kwang-sub, un alto oficial naval surcoreano, en el comunicado.

Los simulacros se producen un día después de que Pyongyang, que cuenta con armamento nuclear, realizara otro lanzamiento de misiles balísticos, el último de su serie de pruebas armamentísticas que ha batido el récord este año.

Corea del Norte está sometida a múltiples sanciones internacionales por sus programas de desarrollo de armas nucleares y misiles balísticos.

Seúl también ha detectado indicios de que Corea del Norte se está preparando para disparar un misil balístico lanzado desde un submarino (SLBM), dijo el sábado la oficina del presidente, un arma que Pyongyang probó por última vez en mayo.

A principios de este mes, Pyongyang revisó su ley nuclear, consagrando una doctrina de “primer ataque” y prometiendo no renunciar nunca a sus armas nucleares.

Los aliados llevan mucho tiempo realizando ejercicios conjuntos, que insisten en que son puramente defensivos. Corea del Norte, sin embargo, los ve como ensayos para una invasión.

El mes pasado, Estados Unidos y Corea del Sur realizaron sus mayores simulacros militares combinados desde 2018, la reanudación de los entrenamientos a gran escala que se habían reducido debido a Covid-19 y al periodo de diplomacia con Pyongyang.

La tensión en la península coreana ha aumentado desde 2020 cuando Corea del Norte atacó y voló la oficina de enlace intercoreana a lo largo de la frontera. Seúl ha amenazado con una fuerte respuesta si Pyongyang “empeora aún más la situación”.

Agencia Anadolu

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.