El ejército de EE. UU. está evaluando los vehículos eléctricos, pero aún quedan retos por resolver.

El Ejército de Estados Unidos se complace de sus vehículos de combate, muchos de los cuales se han convertido en sinónimo de potencia y rendimiento. De hecho, el combate moderno requiere que las fuerzas terrestres sean capaces de maniobrar rápidamente en el campo de batalla. Mientras tanto, el sector de la automoción está abandonando los tradicionales motores de combustión interna en favor de las cadenas cinemáticas eléctricas. La mayoría de las grandes empresas automovilísticas se han comprometido a desarrollar vehículos eléctricos, y algunas de ellas incluso tienen previsto eliminar por completo los motores de combustión interna.

Dado que el Ejército de Estados Unidos se ha comprometido a aprovechar la innovación comercial, es natural que considere el uso de vehículos eléctricos. Las transmisiones eléctricas ofrecen varias ventajas sobre las transmisiones tradicionales para aplicaciones militares. Sin embargo, el uso de vehículos eléctricos será limitado hasta que se resuelvan varias cuestiones clave.

En los últimos tres años, el Ejército de Estados Unidos ha empezado a evaluar activamente los vehículos eléctricos. La semana pasada, General Motors Defense hizo una demostración de un prototipo eléctrico de su vehículo de escuadra de infantería. El prototipo aprovechaba la tecnología comercial de General Motors, produciendo más potencia que la versión diésel estándar y logrando una autonomía de entre 70 y 150 millas. Además, en abril, el Ejército de EE.UU. adjudicó contratos a seis empresas para estudiar diferentes métodos para alimentar una futura flota de 225.000 vehículos militares eléctricos. Estos contratos forman parte de un esfuerzo mayor para supervisar un plan de transición a largo plazo hacia los vehículos eléctricos.

Aunque la sostenibilidad es un argumento de venta clave para los vehículos eléctricos en el sector de la automoción, es menos aplicable al ejército. Los vehículos del ejército estadounidense utilizan motores diésel que funcionan con JP-8, una forma de combustible para aviones. En un entorno desplegado, la mayor parte de la energía se crea a partir de generadores que también queman JP-8. Por lo tanto, el uso de vehículos eléctricos simplemente añade un paso intermedio para convertir el JP-8 en propulsión de vehículos. Además, el combustible para aviones también se está volviendo más ecológico, ya que la industria de la aviación se está “volviendo verde” al utilizar combustible para aviones generado sintéticamente.

Sin embargo, los vehículos eléctricos ofrecen numerosas ventajas tácticas en el campo de batalla. En primer lugar, los motores eléctricos proporcionan más par motor a bajas velocidades que los motores diésel, mejorando la aceleración del vehículo, la capacidad de remolque y la capacidad de ascenso. Además, el ruido y las señales térmicas de un tren motriz eléctrico son sustancialmente menores que las de un motor diésel. Los modernos sensores acústicos y las cámaras de infrarrojos pueden detectar un motor diésel a varios kilómetros de distancia, por lo que una firma reducida es clave para sobrevivir en el campo de batalla moderno.

Independientemente de estas ventajas, todavía hay numerosos obstáculos técnicos que deben superarse antes de que el Ejército de Estados Unidos utilice ampliamente los vehículos eléctricos. El mayor problema es el peso de la batería.  Un motor diésel puede convertir un galón de JP-8 en la energía almacenada en 140 libras de baterías de iones de litio. Por tanto, el depósito de combustible de 23 galones de un Humvee equivaldría a 1,7 toneladas de baterías, más de la mitad del peso actual del vehículo. Este problema se amplía en el caso de los vehículos más grandes, que necesitarían aún más baterías. Además, muchos de estos vehículos ya están en el límite superior del peso permitido en algunas carreteras y para el transporte aéreo. Para mantener los pesos existentes, los vehículos tendrían que sacrificar su autonomía, sus sistemas de armamento o su blindaje.

La segunda cuestión está relacionada con la carga. En la actualidad, los soldados cargan sus vehículos con bidones de combustible adicionales para repostar durante una misión, lo que les permite alargarla. Sin embargo, cuando un vehículo eléctrico agota sus baterías, debe ser capaz de encontrar un lugar de recarga. Dado que las opciones de recarga no serán probables en entornos desplegados, otro vehículo debe conducir hasta el vehículo con un generador y recargar las baterías. Mientras tanto, el proceso de recarga puede llevar un tiempo considerable, durante el cual el vehículo y su tripulación son vulnerables a un ataque.

El tercer problema es la seguridad. Aunque el JP-8 es inflamable, es más estable que las baterías de iones de litio: el litio arde rápida y agresivamente. Además, un pequeño daño físico en una célula individual de la batería puede provocar el desbordamiento térmico, con lo que todo el paquete de baterías se incendiaría. Una pequeña bomba en la carretera o una bala bien colocada dirigida al paquete de baterías podría hacer que todo el vehículo se incendiara rápidamente.

Todos estos problemas acabarán siendo resueltos por el sector del automóvil, que está invirtiendo miles de millones de dólares en la investigación de mejores baterías. Con el tiempo, habrá una nueva química de baterías con un mayor contenido energético, un tiempo de carga más rápido y una mayor durabilidad. Sin embargo, aunque varias químicas son prometedoras, todavía se tardará mucho tiempo en disponer de la infraestructura necesaria para producir estas baterías a gran escala.

A corto plazo, el Ejército estadounidense puede aprovechar las ventajas de los vehículos eléctricos mediante trenes de potencia híbridos.  Las opciones híbridas permiten obtener vehículos silenciosos, resistentes y potentes, menos limitados por la tecnología de las baterías. El año pasado, el Ejército adjudicó a la Universidad de Wisconsin la investigación de trenes motrices híbridos para vehículos tácticos y de combate. Además, varias empresas han producido prototipos de vehículos de combate híbridos.

Este es un momento emocionante para la industria del automóvil, ya que la tecnología de los vehículos eléctricos se está afianzando en el mercado.  Dado que el Ejército intenta aprovechar los avances del sector comercial, parece natural que evalúe el uso de vehículos eléctricos en su flota de vehículos terrestres. A pesar de sus ventajas tácticas, los retos técnicos asociados a las baterías probablemente limitarán el uso de vehículos eléctricos en aplicaciones militares.

Vikram Mittal

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com