La paciencia es una táctica vital en las esperanzas ucranianas de cambiar las tornas contra Rusia.

Kiev dice que está reuniendo un millón de soldados, pero tendrá que planificar cuidadosamente su contraataque.

Ucrania espera reunir un ejército de “un millón de efectivos” para intentar recuperar el territorio ocupado por Rusia, según declaró el fin de semana el ministro de Defensa, Oleksii Reznikov. Sus fuerzas, añadió, también han demostrado a Estados Unidos que pueden hacer un buen uso de la artillería de cohetes de mayor alcance recientemente adquirida, lo que abre la puerta al suministro de más.

Sin embargo, por muy impresionantes que sean estas afirmaciones, es difícil creer que Ucrania sea todavía capaz de llevar a cabo una contraofensiva eficaz, aunque los tan cacareados Himars estadounidenses y la artillería de cohetes M270 británica, con un alcance de entre 70 y 80 km, hayan empezado a llegar y se estén utilizando bien. El cambio de rumbo militar, si es que se produce, tardará probablemente en producirse.

Ucrania tiene que hablar de sus perspectivas. La idea de una contraofensiva “es una idea enormemente popular dentro de Ucrania”, dijo Orysia Lutsevych, investigadora del grupo de expertos Chatham House, y Kiev necesita convencer a Occidente de que, con una ayuda sostenida, su ejército tiene una oportunidad realista de expulsar a los rusos.

Ucrania tiene la intención de retomar las zonas costeras del Mar Negro

El país comenzó la guerra con un ejército de 125.000 efectivos más 100.000 de guardias nacionales y fronterizos, según cifras del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), pero dice que está elevando esa cifra a un ejército de 700.000 efectivos más 300.000 de los paramilitares. Pero si puede reunir ese número bajo las armas, una cuestión clave es su calidad.

La batalla de tres meses en Donbás ha costado hasta ahora muchas bajas a los defensores, ya que Rusia cambió la táctica por el bombardeo de artillería. Se han barajado varias cifras, pero fuentes de la inteligencia militar ucraniana dijeron recientemente a los expertos del thinktank Rusi que había una media de 100 muertos al día.

Si se añaden los heridos a razón de 300 ó 400 al día, las bajas podrían ascender a unas 15.000 al mes, quizá entre 35.000 y 45.000 en total. Otros 7.200 soldados ucranianos han desaparecido desde el comienzo de la guerra, según estimó el país el lunes. Muchas de estas pérdidas provienen de las fuerzas más experimentadas de Ucrania.

La necesidad de mejorar las fuerzas de combate es bien reconocida por Ucrania y sus patrocinadores occidentales. Gran Bretaña ha comenzado a entrenar a los reclutas ucranianos -600 están recibiendo actualmente unas semanas de formación básica en todo el Reino Unido- y hay capacidad para entrenar a 2.400 a la vez y a 10.000 cada 120 días, suponiendo que el gobierno británico se atenga a una promesa hecha por el primer ministro saliente, Boris Johnson.

Algunos de los reclutas ucranianos, de entre 18 y 60 años, son personas que nunca han disparado un arma. Se trata de un ejército que hay que reponer desde cero. Sin embargo, el aprendizaje elemental es rápido. Al principio, los reclutas en bruto sólo eran capaces de acertar en los objetivos con disparos de fusil el 50% de las veces. Aumentó rápidamente hasta el 80%, dijo un entrenador británico.

Este entrenamiento militar es claramente crítico para los ucranianos, pero una contraofensiva exitosa requerirá más: un uso estratégico de una combinación de armas, una capacidad de concentración de fuerzas en el campo de batalla elegido de al menos tres a uno o idealmente más (se cree que Rusia ha logrado siete a uno en Donbas) y armas occidentales avanzadas.

Ucrania ha presionado fuertemente para obtener municiones estándar de la OTAN, ya que gradualmente se está quedando sin su suministro tradicional estándar soviético. Las nuevas armas, sin embargo, crean nuevos problemas, como señalan los expertos Jack Watling y Nick Reynolds en un exhaustivo análisis para Rusi. Por ejemplo, mientras las fuerzas de la OTAN utilizan proyectiles de 155 mm, no existe un obús occidental único: “La normalización de la OTAN no está muy estandarizada”, escribieron.

Al mismo tiempo, EE.UU., el principal proveedor de armas, sigue siendo cauto en cuanto a la cantidad que proporcionará de kit crítico. Hasta el momento, los cuatro camiones artillados Himars iniciales se han ampliado a 12. Sin embargo, como mencionó Reznikov, hay señales alentadoras.

El domingo, el nacionalista ruso Igor Girkin advirtió en su canal de Telegram que los sistemas de defensa aérea rusos estaban resultando “ineficaces contra” los ataques de los misiles Himars, y afirmó que en los últimos cinco a siete días habían sido alcanzados “más de 10” almacenes de munición y logística y “una docena” de puestos de mando. ¿Cuándo empezarán los rusos a “luchar con toda su fuerza”?, preguntó Girkin.

Ucrania espera que, al golpear más profundamente detrás de las líneas enemigas, la artillería de cohetes interrumpirá la capacidad de Moscú para continuar su ofensiva en Donbas.

Un indicador clave para saber si Ucrania puede detener a los rusos es si Moscú podrá lanzar una ofensiva completa contra las ciudades adyacentes de Donbás, Sloviansk y Kramatorsk, los dos mayores centros de población de la provincia de Donetsk que no tiene en su poder. Hasta ahora, Rusia ha estado disparando unos 20.000 proyectiles al día, destruyendo lentamente Sievierodonetsk y otras ciudades a su paso.

En cuanto a Ucrania, hay elementos clave en cualquier paquete militar ofensivo normal de los que todavía no dispone. Su poder aéreo es limitado, mientras que los movimientos para suministrar aviones de combate soviéticos adicionales avanzan a velocidades glaciales. Las fuerzas rusas se han atrincherado en gran parte del largo frente, y donde Ucrania ha logrado avances, en el sur, hacia la Kherson ocupada, han sido modestos, lo que refleja los recursos de que dispone hasta ahora.

Ben Barry, especialista en guerra terrestre del IISS, dijo: “Si la ofensiva rusa en el Donbás culmina, habrá una creciente presión sobre los ucranianos para lanzar un gran contraataque. Pero cuanto más tiempo tengan para prepararse, para acumular entrenamiento y arsenales, más posibilidades de éxito tendrá.” El fracaso, por el contrario, podría ser un desastre político para Kiev.

Barry destaca la Operación Tormenta, la última ofensiva ganadora en la guerra de Croacia contra los separatistas serbios en la década de 1990. El ataque de agosto de 1995 se planificó durante años, con los croatas recibiendo entrenamiento de una consultoría militar estadounidense, y puso fin a más de tres años de estancamiento. “Puede haber una razón por la que estas guerras duran años y no meses”, concluyó Barry.

Dan Sabbagh

9 thoughts on “La paciencia es una táctica vital en las esperanzas ucranianas de cambiar las tornas contra Rusia.

  • el 12 julio, 2022 a las 09:28
    Permalink

    ¿En serio?, no hay mejores noticias, que sólo se dan noticias para prolongar la guerra, parece que es cierto la afirmación de que la OTAN luchará hasta que solo quede un ucraniano.

    Respuesta
    • el 12 julio, 2022 a las 12:22
      Permalink

      la OTAN no está luchando, si luchara ya te digo yo que no estaría estancado el frente ni de lejos… y no para bien de los rusos.

      Respuesta
      • el 12 julio, 2022 a las 18:42
        Permalink

        alderaban claro si la Otan luchara seria diferente pero no crees que tambien lucharia China o eso no lo has pensado . Yo no voy con nadie , solo lo vepo desde un punto economico y la decisón de ir con los EEUU por parte de la UE y no ser neutrales ha sido erroena y debastadora para nuestra economia tanto en el presente como en el futuro poniendo en riesgo nuestro sistema de proteccion social ta bueno que dejaremos en un futuro muy cercano de disfrutarlo.

        Respuesta
        • el 13 julio, 2022 a las 20:03
          Permalink

          Sr. Javier, estamos de acuerdo que ese supuesto no se va a materializar, pero si se diese el caso, cree usted que China iba a ir contra occidente, que le compra el 80% de sus exportaciones?.
          Yo digo que no.

          Respuesta
  • el 12 julio, 2022 a las 09:49
    Permalink

    Por el lado ruso nadie sabe si la intensidad de la guerra se comerá sus reservas de munición y repuestos. Eso significaría que a final de años los motores de los tanques no funcionarán y su artillería no tendrá proyectiles. Queda saber si Bielorrusia, China, Irán o Siria pueden abastecerse. Por el lado ucraniano por mucho mensaje grandilocuente que haya (sobre todo desde Inglaterra) necesitan más armas y municiones. Eso significa tanques, blindados, defensa antiaérea, artillería, municiones, hospitales, etc . Dado que oficialmente nadie está vaciando los almacenes y preparando esas armas podemos suponer que no llegarán. Así que teóricamente llegaremos al otoño con una situación estancada. Allí veremos cómo y con qué aprieta Rusia para que occidente convenza a Ucrania de pactar un alto el fuego. Mientras tanto veremos muchos mensajes de propaganda como esto del ejército del millón.

    Respuesta
    • el 12 julio, 2022 a las 16:46
      Permalink

      Tiene usted razón sr. Paco, si no vacían sus almacenes de armamentos ahora ya veremos en otoño cuando Putin ponga su mano en la llave que cierra su gas a Europa, todo ello para alegría de los señores Gunter, Gerión, Fedayin, Artaban, Asdrúbal, Truthwarrior y alguno que se me olvida en éstos momentos.
      Todo lo que se entregue hoy tarda al menos un mes en ser utilizado en el frente ucraniano.
      Despierta Europa.

      Respuesta
  • el 12 julio, 2022 a las 14:35
    Permalink

    Si los Ucranianos consiguen recuperar y asegurar la orilla derecha de la desembocadura del Dnieper en torno a Kherson y Mykoliav ya será mucho además no creo que los rusos no vuelvan a intentar tomar Kharkiv donde hay una presencia grande de ucranianos de habla rusa de hecho han empezado a intensificar los bombardeos en la zona, en todo caso cualquier alto el fuego no servirá mas que nada para que los rusos se reagrupen y acumulen material no creo que desistan en ocupar Odessa por el significado historico que tienen para ellos y dado que el objetivo último es cortar el acceso de Ucrania al mar y conectar con Transnitria eso les permitiría amenazar a Moldavia y a Ucrania por el Oeste, creo que no les preucupa el tiempo y más antes que tarde se producirá la movilización general en Rusia y el control del estado sobre las industrias estrategicas ya ha habido algunas iniciativas al respecto

    Respuesta
  • el 12 julio, 2022 a las 19:01
    Permalink

    Luego mi análisis de las DOS FASES DE LA GUERRA qué planteeé en un artículo anterior es cierta.
    Pero otra cuestión que recalqué es que quizás el ejército profesional no es la solución, sino uno mixto profesional y de levas. ¿La razón?. Los ejércitos profesionales han sido pensados para guerras más bien asimétricas y de corta duración, porque de lo contrario sus efectivos desaparecen en combate (esto les sucedió a los británicos en la I G.M. que de tener el mejor ejército profesional del mundo debieron pasar rápidamente al de levas por las cuantiosas perdidas sufridas).
    Sin embargo, para una guerra de alta intensidad y larga duración se debe recurrir irremisiblemente a un ejército de reemplazo.
    Se debe recordar que en España el reemplazo no está abolido o suprimido, simplemente está en suspenso o hibernado, pues la Constitución no fue modificada en ese aspecto.

    Respuesta
  • el 12 julio, 2022 a las 19:15
    Permalink

    Y por decir lo que dije en mi análisis (ahora este periodista para nada pro-ruso me da la razón), algunos me llamarón Putilover o pro-ruso y, en su descaro, me invitaron a irme de España, en especial un tal Rafo.
    Pero volvamos al tema de mi análisis anterior.
    En el mismo destaqué la importancia de la artillería de saturación sobre la de precisión en batallas con grandes efectivos, dado su poder destructor y desmoralizado para el enemigo, poder desteuctor especialmente referido a los lanzacohetes múltiples, de los que sorprendentemente España actualmente carece, o que tuvo unos pocos que realmente nunca fueron efectivos (me refiero a los escasísimos 12 lanzacohetes Teruel).
    Dicho esto, la artillería de precisión también es importante en conflictos con pocos efectivos o para objetivos muy puntuales.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.