Los cuatro mayores obstáculos para reconstruir la fuerza de bombardero nuclear de EE.UU.

La flota de bombarderos pesados de la Fuerza Aérea de Estados Unidos se ha vuelto decrépita con la edad. Los 158 aviones que quedan en la flota – cerca del 50% de los 290 que existían cuando terminó la Guerra Fría – tienen un promedio de 45 años de servicio, y eso se nota.

Los bombarderos de largo alcance capaces de transportar cargas pesadas ocupan un papel central en la postura militar de EE.UU., porque los principales adversarios a los que se ha enfrentado Washington se encuentran en Eurasia, lejos de la geografía americana.

La llegada de las bombas inteligentes guiadas por satélite ha hecho que los bombarderos sean mucho más versátiles en sus funciones convencionales. Sin embargo, el papel más importante que desempeñan los bombarderos pesados es el apoyo a la disuasión nuclear. A diferencia de los misiles balísticos, los bombarderos pueden ser retirados después de su envío, y pueden ser utilizados para señalar la resolución de una crisis.

Aproximadamente el 40% de la actual flota de bombarderos -20 B-2 y 46 B-52- es capaz de transportar armas nucleares. El resto de los bombarderos están configurados para impedir una función nuclear, de conformidad con los acuerdos de control de armas.

Sin embargo, la edad de la flota ha avanzado hasta un punto en el que su credibilidad como fuerza de represalia está empezando a erosionarse. Por ejemplo, los B-52 son demasiado vulnerables para lanzar bombas de gravedad en un espacio aéreo fuertemente defendido, y los misiles de crucero con armas nucleares que llevan para alcanzar objetivos es poco probable que sean utilizables más allá de 2030.

En otras palabras, a la Fuerza Aérea se le está acabando el tiempo para mantener una disuasión nuclear creíble. El gobierno ha esperado demasiado tiempo para empezar a modernizarse, y ahora cualquier retraso en los planes reducirá el valor de la fuerza de bombarderos para disuadir la agresión nuclear.

Esos planes tienen muchas partes móviles, pero en esencia piden que se retiren los 20 bombarderos sigilosos B-2 para 2032, y los 62 bombarderos supersónicos B-1 para 2036. A partir de entonces, la flota de bombarderos pesados estaría compuesta por sólo dos tipos de aeronaves hasta mediados de siglo: un Stratofortress B-52 ampliamente mejorado y el Raider B-21, que comenzó a desarrollarse en 2010 y se espera que entre en funcionamiento en 2025.

Pero la aplicación de lo que la Fuerza Aérea llama su “vector bombardero” requerirá superar numerosos obstáculos tecnológicos. Estos son los cuatro desafíos más importantes para asegurar una disuasión estratégica aerotransportada para la próxima generación.

Poner el B-21 Raider en la fuerza.

Este es el mayor desafío. Estados Unidos no ha desarrollado un nuevo bombardero pesado en tres décadas, y el trabajo de penetrar las defensas aéreas enemigas es más exigente hoy que nunca. El B-21, que fue concedido a Northrop Grumman en 2015, tendrá que incorporar características avanzadas de supervivencia que puedan contrarrestar las defensas en las próximas décadas, mientras que se mantiene en riesgo cada categoría concebible de objetivo, desde los puestos de mando profundamente enterrados hasta los lanzadores de misiles móviles en cualquier parte del mundo.

Northrop apostó muy agresivamente por vencer a su rival Boeing en la competición para construir el bombardero. La Fuerza Aérea identificó diez puntos débiles en la propuesta ganadora de Northrop, varios de los cuales tenían relación con el coste y el calendario (la propuesta de Boeing tenía cuatro de estos puntos débiles). Los agresivos supuestos incorporados en la propuesta ganadora añadieron riesgo a un programa que ya iba a ser difícil de integrar. Si el B-21 no se integra en el calendario y el coste que se acordó en 2015, la Fuerza Aérea tendrá que luchar para revisar sus planes de bombardeo.

El misil de largo alcance Standoff.

El misil de crucero del que depende el B-52 para penetrar en el espacio aéreo defendido fue lanzado por primera vez en 1982, con una vida de diseño de diez años. El misil es ahora tan viejo que, como un informe de la Fundación Heritage del 6 de enero de Patty-Jane Geller cita al ex jefe del Comando Estratégico de los EE.UU. diciendo: “Es un milagro que pueda volar”. Ese milagro no persistirá más allá de 2030, y mientras tanto la capacidad del misil subsónico de penetrar las defensas enemigas se hará cada vez más dudosa.

La solución de la Fuerza Aérea es lanzar 1.000 misiles sigilosos de largo alcance (LRSO) de reemplazo con alcances superiores a 1.500 millas. Esto no sólo asegurará la penetración en el espacio aéreo hostil, sino que ayudará a las tripulaciones de los bombarderos a alcanzar múltiples objetivos más allá del alcance de sus aviones. A largo plazo, incluso el B-21 supersobreviviente probablemente requerirá el LRSO para maximizar su valor disuasorio, porque las defensas aéreas rusas y chinas están ganando constantemente en capacidad. Raytheon obtuvo el contrato para construir el LRSO el año pasado. Si el LRSO no es desplegado pronto, el B-52 se volverá inútil en el papel nuclear.

Reestructurando el B-52 Stratofortress.

La Fuerza Aérea eligió mantener su bombardero más antiguo en la flota mientras retiraba los nuevos fuselajes porque el B-52 tenía menores gastos de apoyo y mayor fiabilidad. Sin embargo, no es la idea de nadie de un viaje barato. Con ocho motores turbofan envejecidos, el B-52 consume una gran cantidad de combustible. Después de décadas de debatir las opciones para instalar nuevos motores más eficientes, la Fuerza Aérea finalmente optó por adquirir motores comerciales modificados. Se espera en este año el ganador para uno de los tres equipos de la industria que compiten.

El Programa de Reemplazo de Motores Comerciales, como se llama, no es una tarea sencilla. Se necesitarán nuevas góndolas (recintos de motor), lo que podría dar lugar a problemas estructurales, especialmente si los nuevos motores tienen demasiada potencia. Será necesario instalar controles digitales para reemplazar los sistemas hidrodinámicos existentes. Habrá que crear nuevas cadenas de suministro y procedimientos de mantenimiento. Si las modificaciones cambian significativamente el rendimiento de la aeronave, podrían entrar en juego complejos requisitos de recertificación. La Fuerza Aérea tendrá que examinar las propuestas con miras a minimizar el riesgo, porque necesita que los B-52 estén en funcionamiento hasta el año 2050.

Modernizando la flota de reabastecimiento aéreo.

La Fuerza Aérea opera una flota de casi 500 aviones cisterna de reabastecimiento aéreo, la gran mayoría de los cuales son antiguos KC-135 desarrollados en los albores de la era de los reactores. En sus inicios, la misión prioritaria de la flota de reabastecimiento aéreo era ampliar la gama de bombarderos estratégicos. Hoy en día, la flota tiene muchos otros usos, pero sigue siendo un pilar fundamental para el componente de repostaje aéreo de la tríada nuclear. Las tripulaciones de los bombarderos deben ser capaces de responder eficazmente después de un ataque sorpresa que deje a los aviones supervivientes lejos de sus objetivos previstos.

Un petrolero KC-135 reposta un bombardero B-52. Ambos aviones seguirán siendo el inventario activo durante muchos años.

Boeing ha desarrollado un moderno reabastecedor de combustible para la Fuerza Aérea, el KC-46 Pegasus, que es, con mucho, el buque cisterna más capaz que se haya incorporado jamás, incluida la capacidad de operar en entornos nucleares. Sin embargo, una deficiencia en el sistema de visión remota del avión para ayudar a las operaciones de reabastecimiento de combustible ha retrasado la decisión de producción a pleno rendimiento del programa por lo menos siete años. Esta es una reacción exagerada a un problema solucionable que podría perjudicar la fuerza de disuasión si los cisternas KC-135 son puestos en tierra debido a problemas relacionados con la edad. La Fuerza Aérea necesita acelerar la modernización de la flota de tanqueros para asegurar que los bombarderos estratégicos reciban el apoyo adecuado en una crisis nuclear.

Loren Thompson

3 thoughts on “Los cuatro mayores obstáculos para reconstruir la fuerza de bombardero nuclear de EE.UU.

  • el 13 enero, 2021 a las 13:57
    Permalink

    Con el avance tecnológico que han experimentado en los últimos años las defensas anti aéreas tanto en radares como en misiles tierra aire, me parece cada vez más difícil que una fuerza de bombarderos hoy en día pueda llevar a cabo las misiones que si podían realizar durante la guerra fría.

    Respuesta
    • el 13 enero, 2021 a las 14:16
      Permalink

      Te aseguro que en los 80 se decia lo mismo y luego resulto que no es tan facil crear una red de defensa impenetrable y eso que eran aparatos no furtivos.

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com