Por qué el avión J-20 de China no puede ser rival para los F-22 y F-35 de Estados Unidos.

China ha declarado recientemente que su avión de combate stealth J-20 había alcanzado la capacidad operativa inicial. “El último caza furtivo J-20 de China ha sido comisionado en el servicio de combate de la fuerza aérea”, dijo el propio Ministerio de Defensa chino el 9 de febrero. Los analistas chinos calificaron los logros conseguidos por su país como un momento muy importante de romper el dominio occidental sobre los aviones sigilosos. 

“El J-20 cambiará la historia de la fuerza aérea en la región de Asia-Pacífico. En el pasado, solo los Estados Unidos y sus aliados como Japón eran capaces de armar aviones de combate sigilosos. Pero ahora, su monopolio en esta región ha sido roto por el J-20 chino “, dijo Song Zongping, experto militar, citado en los medios de comunicación oficiales.

China ha presentado durante mucho tiempo al J-20 como un competidor de los aviones de quinta generación F-22 y F-35 de Estados Unidos. Pero un nuevo informe arroja dudas sobre esas afirmaciones. Concretamente, el South China Morning Post (SCMP), con sede en Hong Kong, informó que “China puso en servicio su primer avión de caza furtivo avanzado antes de lo previsto el año pasado, utilizando motores de parada temporal, frente a los crecientes desafíos de seguridad en la región”. Según el SCMP, eso “significa que sus capacidades serán muy limitadas, afectando a su maniobrabilidad y eficiencia de combustible, así como su sigilo a velocidades supersónicas”.

La historia apunta que los J-20 fueron programados inicialmente para ser propulsados ​​por un motor W-15 especialmente diseñado. Sin embargo, durante las pruebas de 2015, el motor W-15 explotó. Aunque nadie resultó herido en la explosión, los ingenieros chinos no han podido reparar el motor. Una fuente dijo al periódico de Hong Kong que las “razones por las que sucedió eran complicadas, y una de ellas era el control de calidad de sus palas de turbina monocristalina, el componente clave de un potente motor turbofán tan potente”. Más concretamente, las palas de turbina monocristalina no han sido capaces de soportar las altas temperaturas y la maniobrabilidad del J-20.

Un motor que puede manejar estas funciones es esencial para aviones de quinta generación. Como señala el artículo, motores como el Pratt & Whitney F119 del F-22 permiten a los cazas alcanzar velocidades supersónicas sin usar quemadores de postcombustión, lo que les permite mantener su sigilo. Sin un motor como este, el J-20 de Beijing carecería de sigilo mientras viaja a velocidades supersónicas.

El problema no parece que se resuelva en un futuro cercano. Una segunda fuente militar china afirmó a SCMP: “Los técnicos chinos son capaces de producir palas de turbina monocristalina de alta calidad cuando se concentran en un solo elemento específico. Pero todavía no han conseguido convertir la tecnología avanzada en un producto estándar para la producción en serie. Es un problema de cuello de botella que necesita más tiempo para ser superado después de innumerables experimentos y pruebas, basados en experiencias occidentales”.


Por el momento, los nuevos J-20 stealth listos para el combate de China están utilizando motores WS-10B. De acuerdo con el diario de Hong Kong, el WS-10B es una versión modificada del motor WS-10 Taihang, construido para propulsar  a los cazas J-10 y J-11 de China. Esos cazas están etiquetados como aviones de cuarta generación. La relación empuje-peso del WS-10B no es capaz de impulsar al J-20 a velocidades supersónicas sin el uso de quemadores de poscombustión. 

No es la primera vez que el J-20 necesita nuevos motores. Inicialmente, China había utilizado dos motores rusos AL-31 para accionar los aviones de combate J-20. Estos motores son incluso menos capaces que los WS-10B que China produce en el país. Pekín ha presionado a Moscú para que le venda motores más avanzados, pero Rusia se ha negado debido a las preocupaciones de que China los manipulará inversamente, como lo ha hecho con otros sistemas militares.

La negativa de Rusia hizo que China comenzara a invertir fuertemente en motores de fabricación nacional. De hecho, “expertos militares” dijeron al periódico South China Morning Post (SCMP) que Pekín gastó alrededor de 23.700 millones de dólares entre 2010 y 2015 tratando de desarrollar motores aeroespaciales más modernos. Los medios de comunicación estatales chinos han presumido previamente de que estos esfuerzos dieron sus frutos. La Televisión Central China afirmó el año pasado que los motores del W-15 estaban funcionando de manera comparable al Pratt & Whitney F119. Evidentemente, ese no es el caso.


Sin embargo, es casi seguro que China acabará superando sus problemas en la construcción de sofisticados motores aeroespaciales. El artículo de Reuters dijo que algunas fuentes afirmaron que Pekín estaba contratando ingenieros extranjeros y oficiales de la fuerza aérea para ayudar en la producción, aunque Reuters añadió que no podía confirmar independiente esas afirmaciones. Y, una empresa de consultoría aeroespacial con sede en Shanghai, del grupo Galleon, estima que China invertirá alrededor de 300.000 millones de dólares en las próximas dos décadas para desarrollar motores de aviones civiles y militares.

Lo que es evidente, es que por el momento, los aviones chinos no están en el mismo nivel que sus homólogos estadounidenses.

18 comentarios sobre “Por qué el avión J-20 de China no puede ser rival para los F-22 y F-35 de Estados Unidos.

  • el 18 febrero, 2018 a las 11:58
    Permalink

    No se puede comparar al F22 Raptors y al F 35 estadounidense fruto de un gran y arduo trabajo de i +d por grandes científicos y de decenas de millones de dólares de presupuesto con las copias baratas y mediocres chinas , eso es obvio, aunque creo que la táctica de China no está del todo desacertada, ellos apuestan por la cantidad que supera a la calidad y todos sabemos lo que ocurrió en la 2 GW, por muy malos que sean estos aviones si enfrentas 20 contra 1 la victoria va a ser por la superioridad numérica no tecnológica

    Respuesta
    • el 5 mayo, 2018 a las 11:57
      Permalink

      Si, pero es que ni siquiera en cantidad superan a los Estados Unidos, por lo menos hasta ahora. Porque cuántos J20 tienen los chinos y cuántos f22 y f35 tienen los USA?. Ni comparación.

      Respuesta
      • el 22 mayo, 2018 a las 23:00
        Permalink

        No pongas en duda su Producción o te llevarás una sorpresa

        Respuesta
    • el 12 agosto, 2018 a las 00:04
      Permalink

      copia barata ninguna,es un proyecto de un Mig ruso que dejaron de desarrollar y se lo compraron los chinos,de hecho son mas listos,se ahorran el trabajo de pasar años desarrolando cuando ya tienen una bases en la que trabajar,si su problema son los motores no te preocupes que los chinos tambien tienen ingenieros que solucionen el problema y lo haran mas temprano que tarde

      Respuesta
      • el 10 marzo, 2019 a las 23:12
        Permalink

        No hay duda de que los chinos conseguirán motores modernos y que construirán numerosos aviones de última generación . Empezaron tarde y despacio pero el poder económico del que llevan años disfrutando y que casi seguro continuará, hará que cada vez se acerquen más a Estados Unidos militarmente y en algunos casos puedan superarlos .

        Respuesta
    • el 9 octubre, 2018 a las 03:08
      Permalink

      No te pierdas, los cazas F-86 tan famosos en la guerra de Korea, tenian practicamente cero de R&D por parte de USAF, ya que fueron simples copias de desarrollos de la Luftwaffe alemana, tomados por los americanos y puestos en produccion sin practicamente cambios, tamto asi que sus tambien afamados rivales los MiG-15 Sovieticos eran practicamente iguales ya que su procedencia es la misma. O sea que cualquier caza moderno a Jet americano y Ruso tiene su ADN basado en R&D efectuado por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial.

      7

      Respuesta
    • el 24 marzo, 2019 a las 00:12
      Permalink

      EEUU tiene mas aviones que China, Rusia e India juntos,

      Respuesta
  • el 9 marzo, 2018 a las 00:49
    Permalink

    Claro que China tiene un rezago tecnológico pero esta más que demostrado que las distancia se acortan y eso le debe preocupar a la gran democracia de las barras y las estrellas, en especial cuando eso competido tecnológico cuenta con lo más importante recurso financiero, para nadie es extraño que China ya es la segunda potencia económica, y seguro su intención es convertirse también en sino la primera la segunda potencia militar en cuanto a desarrollo tecnológico. En cuanto a la hegemonía tecnológica militar que no la tiene solo la gran democracia de las barras y las estrellas, tambien esta Rusia, es seguro que esas grandes potencias militares tecnológica tiene en China un temible competidor.

    Respuesta
  • el 19 mayo, 2018 a las 13:25
    Permalink

    Yo creo que el dicho que el miedo guarda la casa es explicable China gasta y gasta en todos los campos militares por temor a que le pierdan el respeto pero esto es un declive económico que no lo puedo aguantar por mucho tiempo y al final tendrá ir como todos al mercado mundial de armas aunque esto le suponga bajarse los pantalones

    Respuesta
  • el 5 julio, 2018 a las 22:14
    Permalink

    Lo mismo decían del F-86 vs Mig-15, y la verdad es que los dos estaban a la misma altura, la diferencia eran los pilotos, ahora incluso los mas avanzados aviones de EU han sido derribados por sistemas “obsoletos” de los rusos. En la guerra de Irak un Mig-25 con su radar de bulbos derribo a un F-18 con radar electrónico y contramedidas electrónicas.. Los A4 de Argentina con su rudimentaria avionica hicieron estragos en los más modernos buques ingleses de esa época en la guerra de las Malvinas. La diferencia pueden ser los pilotos mejor entrenados, mejores tácticas y logística. Los F-4 Phantom se las vieron duras vs los Mig-21 con radar de menor alcance y con misiles menos eficaces. Por lo que no hay que menospreciar nunca a un enemigo.

    Respuesta
    • el 11 agosto, 2018 a las 23:59
      Permalink

      cierto, de hecho algunos siguen pensando que los chinos deben de hacer los aviones con carton,el J-20 es un proyecto de un Mig que rusia dejó de desarrollar y se lo vendió a los chinos , lo digo por esos que dicen que es una copia del F-35 o del F-22,como quien dice acaban de llegar en esto del desarrollo de la tecnologia militar,y por lo pronto en pocos años estan haciendo grandes avances,es cuestion de tiempo que superen en tecnologia al resto de paises,sus ingenieros tambien desarrollan y tienen bastantes,de hecho ya poseen armas laser que tanto estados unidos y rusia ya poseen despues de muchos años de desarrollo,hay una cosa que los chinos tienen y que superan con creces al resto del mundo y es su disciplina en todos los campos,la llevan hasta el límite,solo hay que ver como desfilan sus soldados y como se preparan para darse cuenta de que en el campo de batalla seran unos soldados temibles,si hacen eso en los entrenamientos no quiero imaginar en la tecnologia,son muy exigentes

      Respuesta
    • el 13 abril, 2019 a las 01:59
      Permalink

      Como tu vez a hablar de enfrentamientos en la guerra de Irak entre la fuerza aerea de USA y la de Irak cuando los pilotos irakies hasta huían a su vecino Irán para que los americanos no los derribaran, eso fue una masacre. Tal vez un avion Ruso de Irak derribó uno americano pero sería uno contra 20 derribos por parte de USA

      Respuesta
  • el 1 diciembre, 2018 a las 00:35
    Permalink

    El J-20 pone de manifiesto la mentalidad china: el expansionismo. A un chino no le interesa tener una vedette aerospacial capaz de hacer cobras, o ser un Harrier botulínico, todo en uno ¿por qué? porque las guerras se ganan en tierra. De hecho, son el mayor ejército del mundo. La era de los grandes monopolios se terminó hace tiempo, ya no les sirve a los medios especializados vendernos idioteces trump-nixonianas. Tanto los rusos como los yankees (eternos socios tácitos) no miran con buenos ojos un caza furtivo Made in China. Que el J-20 no sea acrobático como el F-35, o no tenga la soberbia del Su-57, nadie discute ésto. Pero no me vendan la moto de que están lejos de estos, sólo por unos clichés. Y lo más importante: si han podido desarrollar el motor, lo demás viene solo.
    Y los alemanes comprando el F-35. Vaya deshonra…

    Respuesta
  • el 3 enero, 2019 a las 17:31
    Permalink

    La tecnologia china solo son copias de Japon, Rusia y Estados Unidos por eso no logra determinar su total capacidad de prueba en sus sistemas de desarrollo militar y cuando lo hace falla, porque copiando technologia de estos paises nunca completaron su propio desarrollo. No hay garantia de que sea potencia militar, no hay duda que recursos humanos le sobra. Le falta mucho por alcanzar incluso solo la capacidad tecnologica militar de Japon, con eso se dice todo.

    Respuesta
  • el 17 enero, 2019 a las 03:31
    Permalink

    Como empezó Japón,nada mas que copiando productos occidentales???…y como acabaron???…mejorándolos y desarrollando por si mismos productos de altísima calidad,que ahora también son copiados.

    Respuesta
  • el 11 febrero, 2019 a las 18:10
    Permalink

    Y los pilotos…ellos cuentan tambien..

    Respuesta
  • el 21 febrero, 2019 a las 01:53
    Permalink

    El Chengdu J-20 es por sí mismo un logro importantísimo para la industria aeroespacial china, y lo es simplemente porque para China significa la máxima expresión que su industria está en condiciones de realizar. Ahora bien, no es por el momento, una aeronave capaz de competir con las que potencialmente serían sus enemigos, el F-22 y el F-35 norteamericanos. Probablemente su diseño se derive del MiG 1.42, que era uno de las dos propuestas para el PAK-FA ruso, de las que fue elegido el Sukhoi T-50 (futuro Su-35). No es bien conocido el proceso por el cual este diseño ruso acabó en manos chinas, pero lo cierto es que hubiera sido demasiado difícil para Chengdu lograr una célula de avión de combate con características furtivas y capacidad mach 2 tomando como punto de partida sus experiencias anteriores (J-10, que deriva del IAI Laví cancelado por Israel y los J-10 y J-11, que son evoluciones sin patente de los Su-27 y Su-33 rusos respectivamente). Es que el J-20 no sólo no posee ninguna de las características de diseño de las aeronaves mencionadas, sino que las soluciones de “invisibilidad” aplicadas en su estructura no se corresponden con ningún vehículo experimental anterior conocido y mucho menos un proptotipo, y que si existían en el proyecto ruso. Así está claro que China de alguna manera obtuvo información relativa al proyecto de MiG, lo que hizo avanzar décadas en materia de investigación y desarrollo. Ahora bien, las características “Stealth” de la célula de un avión de combate avanzado de los denominados de “5ta generación” obligan a mantener no solamente una firma de radar muy baja (tanto el reflejo frontal como el lateral), ya sea por técnicas de evitación de reflejo de las ondas del radar disimulando la mayor parte de las aristas posibles (principalmente en las entradas y salidas de aire de los motores y los estabilizadores, e inexistencia de cargas externas, ya sean armas o combustible), o utilizando materiales y formas estructurales especiales, o pinturas absorbentes de ondas de radar, sino también debe tratar de mantener muy baja sus emisiones IR y electromagnéticas. Sus firmas IR, ya sea reflejando lo menos posible los rayos solares y el calor de sus toberas de descarga; y sus emisiones electromagnéticas protegiendo los posibles equipos emisores y cóckpit con vallas difusoras, entre otras necesidades. Todo esto configura múltiples desafíos tecnológicos harto difíciles y costosos. Además, estas características de “invisibilidad” deben combinarse con capacidades de supermaniobrabilidad que demandan un sistema de control de vuelo automatizado y una célula lo suficientemente robusta (manteniendo bajos los pesos utilizando materiales compuestos y aleaciones metálicas especiales) para soportar los esfuerzos. Por otro lado, debe cumplir el requisito de que sus motores estén ubicados lo más profundamente posible en la estructura para reducir su firma y permitan lograr capacidades de “supercrucero”, es decir mantener velocidades de crucero supersónicas sin utilizar posquemadores. Los gases de escape deben ser enfriados lo más posible en su salida, lo que implica técnicas de enfriamiento especiales, así como combinarse con toberas maniobrables en 3D para obtener supermaniobras en combates “dogfight”. Ello implica motores muy poderosos, los cuales China aún no posee. China no ha logrado obtener de Rusia los motores AL-41F que intentó adquirir, pues Rusia teme que China acabe copiándolos por medio de la ingeniería reversible. Incluso estos motores rusos no tienen las capacidades demostradas por los P&W F-119/135 que equipan al F-22 y al F-35, que son motores modulares de bajo peso y en el rango de potencia de 35-43.000 lbf. China sólo posee motores indígenas derivados de los AL-31 rusos, de tecnología anterior y potencia insuficiente para otorgarle al J-20 prestaciones de alcance y maniobrabilidad similares al de sus potenciales enemigos. Está claro que el deseo chino es poseer motores de alta potencia y buena fiabilidad y seguramente lo conseguirá de una u otra manera, pero llevará tiempo para que el J-20 pueda ser equipado con los motores adecuados. China tampoco tiene radares AESA multielementos potentes y precisos como el N036 Byelka del Su-57, o AN/APG-77/81 de sus rivales norteamericanos. En cuanto a sus capacidades EW y ultraconectividad asociados a ésta clase de aeronaves China está mejor posicionada que con los elementos anteriores, así como su armamento inteligente AA, AS y AB en los que China ha realizado avances notables, especialmente en misiles de crucero AB y misiles AA BVR del tipo “dispara y olvida”. Concluyendo, el J-20 actual no es una aeronave definativa ni tampoco un rival de temer para los cazas norteamericanos F-22/35, pero seguramente es el principio de una evolución que con el tiempo alcanzará las capacidades que de él se pretenden. Sus características “stealth” actuales y su buena autonomía seguramente mejorarán aún más con el advenimiento de motores adecuados (WP-15?) y adelantos en radares y sistemas. Es, quizá, el primogénito de ulteriores evoluciones, cada vez más efectivos y cercanos ala cumplimiento de las esperanzas que los militares y autoridades chinas han depositado (e invertido) en él. El J-20 es el reflejo de una estructura tecnológica y fabril que hoy por hoy puede encontrarse en una etapa de desarrollo inferior a sus contra partes estadounidenses o rusas, pero China es la única nación después de las dos superpotencias capaz de desarrollar, construir y operar un avión de combate de ésta categoría. No es poco.

    Respuesta
  • el 24 marzo, 2019 a las 00:25
    Permalink

    1ºal f-18 lo derribo un misil moderno, no el radar-
    2º Guerra de las Malvinas estragos ??????, por entonces el A4 ere uno de los aviones navales mas efecientes, utilizados como rozaolas, en EEUU fueron retirados de los marines en el 98 y de la Armada en el 2000, 2 decadas despues de dicho conflicto. ademas los BRITANICOS decidieron no instalar sistemas CIWS en sus barcos,por otro lado barcos hechos en los años 60, nada modernos comparados con los A4 argentinos, Argentina perdio 72 aeronaves, y R.U. 34 de los que solo fuero 10 aviones. donde ves tu estragos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com