¿Está el futuro de la marina en los submarinos de propulsión independientes del aire?

En la última década, la propulsión independiente del aire (AIP) para submarinos se ha extendido rápidamente por todo el mundo. Esta tecnología, que permite a los submarinos de propulsión convencional operar sin acceso al aire exterior, tiene el potencial de cambiar el equilibrio de los grandes submarinos nucleares de ataque (SSN) que han dominado la guerra submarina desde la década de 1950, y volver a los pequeños barcos convencionales. En términos globales, esto podría convertir de nuevo a los submarinos en el gran ecualizador estratégico: armas pequeñas y baratas que pueden destruir los costosos buques de guerra de las armadas más poderosas del mundo. ¿Significa esto que Estados Unidos debe invertir en este tipo de barcos? Probablemente no.

Invención

Varias armadas experimentaron con el AIP durante el siglo XX. Los primeros trabajos se iniciaron en la Segunda Guerra Mundial en las armadas alemana y soviética, aunque ninguno de los experimentos produjo barcos operativamente adecuados. Después de la guerra, Gran Bretaña, Estados Unidos y la Unión Soviética aprovecharon las investigaciones alemanas para producir sus propios barcos experimentales, pero la propulsión nuclear parecía ofrecer una dirección más fructífera para el desarrollo de submarinos.

A mediados de la década de 2000, los avances tecnológicos convergentes permitieron a varios de los principales fabricantes de submarinos del mundo comenzar a desarrollar sistemas AIP prácticos. Francia, Alemania, Japón, Suecia y China construyeron barcos con capacidad AIP y, en algunos casos, exportaron esos submarinos a clientes de todo el mundo.

Ingeniería

Los sistemas AIP permiten a los submarinos convencionales recargar sus baterías sin salir a la superficie para tomar aire, lo que les posibilita permanecer bajo el agua durante largos periodos de tiempo y no exponerse a ser detectados. Hay tres tipos principales de AIP en los actuales submarinos diésel eléctricos:

Turbinas de vapor de ciclo cerrado

Las turbinas de vapor de ciclo cerrado, utilizadas en los submarinos franceses, imitan el proceso de producción de energía de los submarinos nucleares (donde un reactor nuclear proporciona el calor que convierte el agua en vapor) mezclando oxígeno y etanol. Este sistema (denominado MESMA por los franceses) es complejo, genera mucha energía, pero es algo menos eficiente que las alternativas.

Ciclo Stirling

Un motor de ciclo Stirling utiliza gasóleo para calentar un fluido contenido permanentemente en el motor, que a su vez acciona un pistón y genera electricidad. Los gases de escape se liberan en el agua de mar. Es algo más eficaz y menos complicado que la variante francesa, y se utiliza en los barcos japoneses, suecos y chinos.

Célula de combustible

La tecnología de las pilas de combustible es probablemente la más avanzada en materia de AIP. Una pila de combustible utiliza hidrógeno y oxígeno para generar electricidad, y casi no tiene piezas móviles. Pueden generar mucha energía con un mínimo de residuos y son muy silenciosas. Los submarinos construidos en Alemania han aprovechado con éxito la tecnología de las pilas de combustible, y los franceses, rusos e indios también están avanzando en esta dirección.

Tendencias de adquisición

Lo mejor del AIP es que las tecnologías implicadas pueden adaptarse a submarinos más antiguos mediante la inserción de una sección del casco. Alemania lo ha hecho con algunos barcos, incluido un Tipo 209, y los informes sugieren que Rusia ha conseguido adaptar un Kilo. Suecia ha adaptado cuatro barcos antiguos y Japón al menos uno. Para las armadas que quieren maximizar la letalidad de sus flotillas de submarinos existentes, las adaptaciones pueden ser rentables.

Sin embargo, la mayoría de las armadas están más interesadas en la construcción de nuevos buques. Alemania tiene cuatro tipos de SSP en construcción para varias marinas. Los Tipo 209 de nueva construcción también pueden tener AIP. Suecia tiene tres clases de barcos con AIP; los grandes Soryus japoneses tendrán AIP, al igual que los Scorpenes franceses, los Agosta 90B construidos en Francia (para Pakistán) y los Kalvaris inspirados en los Scorpene (para la India). Los nuevos S-80 españoles tendrán AIP, al igual que los dos pequeños Tridente portugueses. La problemática clase Lada de Rusia tiene propulsión AIP, y se espera que la próxima clase diesel-eléctrica (Amur) también la tenga. Los quince barcos chinos Tipo 041 (Yuan) tienen AIP, y otros cinco están en camino.

Implicaciones en el combate

Los SSP pueden superar el rendimiento de los SSN en determinadas condiciones. Pueden aprovechar su buena resistencia y su extrema tranquilidad para tender emboscadas a los buques enemigos que se acerquen, aunque para ello es necesario disponer de buena información sobre el despliegue de la flota enemiga. También pueden realizar una vigilancia de corto y medio alcance de las fuerzas navales enemigas. En situaciones que favorecen a las embarcaciones pequeñas y maniobrables (litorales poco profundos, por ejemplo) pueden suponer una seria amenaza de combate para sus primos nucleares más grandes.

Qué significa esto para Estados Unidos

¿Debe Estados Unidos construir SSPs? Estados Unidos no ha construido un submarino diesel-eléctrico desde 1959. Gran parte de los conocimientos técnicos asociados a la construcción de submarinos nucleares son transferibles a sus primos convencionales, pero, no obstante, supondría una importante curva de aprendizaje. Estados Unidos es líder mundial en el desarrollo de la tecnología de células de combustible, por lo que es probable que los constructores de submarinos estadounidenses sigan ese camino.

Sin embargo, la Marina estadounidense es casi única por su enfoque global; pretende luchar en zonas alejadas de las costas estadounidenses. Los eléctricos diésel, incluso con AIP, tienen menor alcance que los nucleares y, por tanto, requieren bases cercanas. Además, la conciencia de los costes en la Armada estadounidense se ha manifestado en gran medida en términos de reducción de personal, lo que significa que la organización tiende a preferir un menor número de plataformas caras y de alta gama a un gran número de buques baratos.

Antes de invertir en barcos AIP, la Marina de los EE.UU. también debería preocuparse por elaborar rigurosamente futuros escenarios de guerra submarina que incluyan vehículos submarinos no tripulados. Los submarinos autónomos y semiautónomos tienen potencialmente muchas de las ventajas de los barcos AIP, sin necesidad de invertir en nuevos diseños de submarinos.

En definitiva, no cabe duda de que las embarcaciones equipadas con AIP suponen una amenaza, en algunas condiciones, para los grandes submarinos nucleares de ataque en los que han confiado muchas grandes armadas. Sin embargo, esto no significa necesariamente que la mejor respuesta para la Marina estadounidense sea invertir en estos submarinos convencionales. No pueden realizar muchas de las tareas que la marina requiere de su fuerza de submarinos, y en los próximos años la tecnología puede eclipsar muchas de las ventajas que aportan.

Robert Farley

2 thoughts on “¿Está el futuro de la marina en los submarinos de propulsión independientes del aire?

  • el 1 febrero, 2021 a las 17:26
    Permalink

    Ciertamente son el futuro para países como España, sin aspiraciones imperialistas y solo fines defensivos. Los submarinos son el futuro de las marinas de guerra desde la llegada de los misiles de crucero antibuque y los satélites espía, que pueden localizar cualquier flota en cuestión de minutos. Rusia lo comprendió hace mucho y España debería apostar por los submarinos también, si los de Abengoa llegan algún día a hacer que funcione su AIP y Navantia a integrarlo, que ya lo dudo.

    Respuesta
    • el 3 febrero, 2021 a las 18:59
      Permalink

      No dudes tanto….. infórmate mejor.

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.