La candidatura sueca a la OTAN está en problemas.

La política interna ha encumbrado a la parlamentaria de origen kurdo ante la negativa del gobierno a ceder a las peticiones de Ankara, y eso agrava los problemas de Estocolmo con Turquía.

Las candidaturas de Suecia y Finlandia a la OTAN parecían una mera formalidad. Parecía que nada podía impedir que los dos vecinos nórdicos se unieran a la alianza; de hecho, incluso se les prometió una vía rápida para el ingreso. Pero entonces Turquía procedió a bloquear las solicitudes de ambos países por su apoyo a los kurdos, una indirecta dirigida principalmente a Suecia. A continuación, los partidos de la oposición sueca organizaron una moción de censura contra el malogrado ministro de Justicia. En un notable giro de los acontecimientos, esto hizo que la primera ministra Magdalena Andersson hiciera concesiones a un miembro kurdo del parlamento. La candidatura sueca a la OTAN parece estar a punto de descarrilar, por el momento.

Antes de presentar sus solicitudes de ingreso en la OTAN, Suecia y Finlandia hicieron un sondeo entre los miembros de la alianza y nadie se manifestó en contra. Luego presentaron sus solicitudes y Turquía las bloqueó. “A menos que Suecia y Finlandia demuestren claramente que se solidarizarán con Turquía en cuestiones fundamentales, especialmente en la lucha contra el terrorismo, no abordaremos positivamente el ingreso de estos países en la OTAN”, dijo Recep Tayyip Erdogan al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, el mes pasado. La queja del presidente turco parece referirse sobre todo a Suecia, que ha acogido durante mucho tiempo a refugiados kurdos (algunos de ellos de la variedad militante). Un antiguo combatiente peshmerga, Amineh Kakabaveh, es incluso miembro del parlamento sueco. Erdogan quiere que Suecia reduzca sus vínculos con los grupos kurdos y ponga fin a la suspensión de las exportaciones de armas a Turquía.

Morgan Johansson, el veterano político socialdemócrata es ministro de Justicia e Interior en el gobierno en minoría de Andersson, y tiene un pésimo historial. Durante su mandato, una ola de violencia armada, en su mayoría perpetrada por bandas criminales, se ha extendido rápidamente por el país. Ya el año pasado, Suecia figuraba entre los países más mortíferos de la UE en cuanto a violencia armada, con cuatro muertes por disparos por millón de habitantes, frente a la media de la UE de 1,5, y desde entonces la situación se ha deteriorado aún más. Y el 2 de junio, la comisión parlamentaria encargada de examinar las operaciones del gobierno criticó unánimemente a Johansson por su actitud. La oposición solicitó una moción de censura parlamentaria contra Johansson.

Pero en lugar de considerar el golpe parlamentario como una buena oportunidad para despedir a un ministro chapucero, Andersson se aferró a Johansson, y como en todas las decisiones parlamentarias, su gobierno necesitaba cada uno de los votos que había conseguido coser al tomar posesión. El más decisivo de esos votos, el que da al gobierno una mayoría de un voto de apoyo en el parlamento, pertenece a Kakabaveh, y ella ya había acusado a Andersson de ceder a las demandas de Turquía respecto a la adhesión a la OTAN. Había que apaciguarla, y parece que así fue. Votó con el gobierno y después dijo a los medios de comunicación suecos que el gobierno le había hecho promesas sobre los kurdos. Estas promesas, informan los medios suecos, chocan con las exigencias de Erdogan. Y por si acaso Andersson pensaba que podía engañar a Kakabaveh, ésta declaró después de la votación que votará en contra del presupuesto del gobierno a finales de este mes si no se cumplen sus demandas.

Andersson salvó a Johansson, aunque eso supusiera poner en peligro la candidatura de Suecia a la OTAN. Erdogan es un hombre difícil, y Turquía siempre ha sido un miembro difícil de la OTAN, pero como miembro tiene derecho a rechazar a los candidatos que no le gustan. Si Andersson hubiera dado señales de estar dispuesta a comprometerse, es probable que Erdogan hubiera suavizado su oposición a Suecia. Ahora, con Andersson y su gobierno a merced de Kakabaveh, es muy poco probable que lo haga. La candidatura sueca a la OTAN está a punto de descarrilar.

Eso pone a Finlandia en una situación difícil. Los dos países han permanecido juntos fuera de la OTAN durante mucho tiempo y siempre estuvo claro que, si iban a entrar, lo harían juntos. En mayo, tras un proceso de discernimiento estrechamente coordinado, presentaron sus solicitudes juntas. ¿Y ahora? No sería de extrañar que Finlandia se moleste por la espera. Pero no importa que Finlandia se moleste, porque el único país que puede acortar la espera es Turquía, y Turquía podría decidir dejar entrar a Finlandia y dejar fuera a Suecia. Ahí van las dos solicitudes de ingreso en la OTAN perfectamente gestionadas y presentadas en el momento perfecto.

Elisabeth Braw

7 thoughts on “La candidatura sueca a la OTAN está en problemas.

  • el 8 junio, 2022 a las 12:30
    Permalink

    Es lo que suele pasar cuando se llega tarde a los clubes… al final estás vendido y dependes de terceros para entrar cuando ves que el club merecía la pena, nos pasó a los españoles para entrar en la UE que tuvimos que bajarnos los pantalones con Gibraltar a cambio del sí del Reino Unido (cosa que luego no se la hemos devuelto a estos con el Brexit), porque somos así de tontos… y a los suecos les pasará lo mismo, primero meten a miles de inmigrantes que le están dejando un país violento, a imagen y semejanza de las costumbres del tercer mundo del que vienen… y luego por ir de pacifistas se ven ahora que Rusia aprieta y tienen los huev… de corbata… esto es el máximo ejemplo del buenismo… a nosotros nos pasará igual con Marruecos por considerar a nuestro ejército una ONG que se dedica a recoger inmigrantes del Open Arms y de bomberos en los montes… veréis qué risa cuando Marruecos vaya a por Ceuta y Melilla de verdad, solo está ganando tiempo, el Sáhara ya se la ha envainado sin ceder absolutamente nada.

    Respuesta
    • el 8 junio, 2022 a las 19:42
      Permalink

      Primero el Sáhara es marroquí desde 1975,segundo ahora España a seguido la senda de los países más potentes de occidente reconociendo lo obvio,tercero Marruecos tiene problemas vecinales mucho más graves que los que pueda tener con nosotros y liarse en una guerra contra España los debilitaría contra Argelia y Mauritania que aprovecharían para meterle bocao que ganas no les falta,cuarto todo el armamento moderno marroquí es made on USA es decir sin permiso de estos no lo mueves,quinto yo personalmente prefiero a Suecia y Finlandia antes que a Turquía que es lo que es gracia a USA y la UE por lo que al final tratarán y por último lo de Gibraltar ya es cansino por que sus residentes no quieren ser españoles y contra eso no hay nada que hacer,un saludo

      Respuesta
    • el 8 junio, 2022 a las 20:44
      Permalink

      Totalmente de acuerdo contigo.
      No obstante la posición de Turquía es la lógica. Acaso ya no nos acordamos de los apoyos de Francia. Bélgica y …. Suecia a la banda terrorista-separatista ETA que tanto sufrimiento ha causado en España de personas inocentes asesinadas a sangre fría (militares, policías nacionales y municipales, guardias civiles, políticos, taxistas,, catedráticos, empresarios, ingenieros, civiles de todas las condiciones, mujeres (incluso embarazadas), niños, bebés, trabajadores anónimos, etc,etc,etc)?.
      Pues a Turquía le pasa lo mismo con el grupo terrorista kurdo del PKK, siendo Suecia uno de sus valedores.
      Por cierto, Bélgica (miembro de la Unión de Europea y de la OTAN y por lo tanto socio de España) sigue protegiendo a los golpistas-separatistas catalanes, a los terroristas-separatistas vascos y mofándose de España y de sus leyes (y violando el Derecho de Extradición de la propia U.E.).
      Son cuestiones que Turquía hace muy bien en plantear (y vetar) y que nosotros no tuvimos el valor de hacerlo es su tiempo después de entrar en la OTAN y en la C.E.E.

      Respuesta
      • el 9 junio, 2022 a las 10:28
        Permalink

        Se las dan de valedores de los derechos humanos, de punta de lanza de la moral occidental. Es para que el mundo olvide lo que hicieron allá donde fueron, y que las minas en el Congo siguen abiertas y en su poder, aunque ahora no les corten los pies y las manos a los niños por no cumplir la cuota de extracción.

        Está documentado de sobra. Pero cuidado con los retrógrados españoles…

        Respuesta
  • el 8 junio, 2022 a las 17:56
    Permalink

    Sin otro tipo de consideraciones ha quedado claro que la política de un pais puede verse , tanto interior como exteriormente, influenciada por la llegada de inmigrantes de otro pais determinado si son en suficiente número como para decidir algún embate electoral. En Francia ya era notorio, no se como estará el tema en Alemania. E imagino que irá pasando en todos los paises en esa situación, para bien o mal.

    Respuesta
  • el 8 junio, 2022 a las 19:57
    Permalink

    Suecia se hizo la sueca de cara a los turcos y con respecto a los kurdos y ahora Turquía se hace la turca con los suecos. Va resultar que lo del karma no es una tontería.

    Lástima que nosotros seamos demasiado tontos para hacer lo análogo con respecto a Gibraltar y con respecto a Puigdemont y los terroristas de ETA refugiados (ahora o en algún momento) en Bruselas.

    Respuesta
  • el 9 junio, 2022 a las 11:09
    Permalink

    Al final de todo esto, Suecia y Finlandia entrarán y el siguiente Bosnia-Herzegovina.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.