Las tensiones con Taiwán se desbordan en el Mar Meridional de China

La crisis que se está gestando en Taiwán es inseparable de la competencia entre Estados Unidos y China por la supremacía en el Mar de China Meridional.

La visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taiwán no ha desencadenado, como algunos temían, la Tercera Guerra Mundial. Pero las tensiones regionales están destinadas a aumentar tras la histórica visita de la tercera funcionaria estadounidense de mayor rango.

Aunque el vuelo de Pelosi evitó el Mar de la China Meridional de camino a Taiwán, se espera que la lucha chino-estadounidense en las aguas en disputa se intensifique en las próximas semanas.

En respuesta a la visita de Pelosi, China ha impuesto sanciones a las exportaciones taiwanesas, mientras que el Ejército Popular de Liberación (EPL) ha anunciado una “operación militar selectiva” al norte, suroeste y sureste de la isla autónoma que China considera una provincia renegada.

En una clara demostración de fuerza, China ha realizado en los últimos días simulacros casi simultáneos en todo el Mar de China Meridional. Entre el 27 y el 31 de julio, pocos días antes de que comenzara la gira asiática de Pelosi, las fuerzas de la Marina del Ejército Popular de Liberación de China realizaron ejercicios con fuego real a sólo 125 kilómetros de las costas de Taiwán.

Los ejercicios militares tuvieron lugar cerca de Pingtan, en Fuzhou, provincia de Fujian, durante el fin de semana. Por ello, la Administración de Seguridad Marítima de Guangdong (MSA) emitió tres avisos de navegación aconsejando a los buques que no entraran en las zonas designadas donde se realizaban los simulacros.

En cuanto quedó claro que Pelosi estaba decidida a dirigirse a Taiwán, aunque por una ruta más tortuosa a través del Mar de Filipinas, China anunció otra serie de ejercicios militares en el Mar de China Meridional del 2 al 6 de agosto.

Las fuerzas del Ejército Popular de Liberación (PLA) también han estado realizando ejercicios con fuego real en el Mar de Bohai, en la costa oriental de China. Los ejercicios masivos son a la vez una medida de represalia contra la visita del presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, pero también una respuesta a lo que Pekín ha descrito como tácticas de “acoso a la navegación” de Estados Unidos en el Mar de China Meridional.

La Armada del Ejército Popular de Liberación de China realiza simulacros con fuego real en el Mar de China Meridional en una foto de archivo.

En respuesta al ruido de sables de China, Estados Unidos ha desplegado enormes buques de guerra, incluido el portaaviones USS Ronald Reagan, en el Mar de China Meridional. Jung Pak, subsecretario adjunto para Asia Oriental en el Departamento de Estado, ha acusado a China de participar en una “tendencia clara y creciente” de acciones provocadoras en las aguas en disputa.

Se espera que el Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, visite a finales de esta semana a aliados regionales como Filipinas, con el fin de discutir una cooperación más sólida en materia de defensa, en medio de la intensificación de la Nueva Guerra Fría en Asia.

El Mar de China Meridional no sólo es una arteria del comercio mundial, sino que también representa un teatro estratégico vital para las grandes potencias. Para China, que reclama la mayor parte de las aguas en disputa en virtud de su doctrina de la línea de nueve franjas, el Mar de la China Meridional es también importante desde el punto de vista operativo, ya que abarca gran parte de Taiwán, que se encuentra en el extremo occidental del Océano Pacífico.

Por su parte, Taipei controla las islas Pratas, en el noreste del Mar de China Meridional, y ocupa Itu Aba, el mayor accidente natural de las islas Spratly.

En muchos sentidos, la crisis que se está gestando en Taiwán es inseparable de la contienda por la supremacía en el Mar de China Meridional. Antes de sus últimas maniobras en aguas adyacentes en respuesta a la visita de Pelosi, China ya había realizado ejercicios consecutivos del 16 al 20 de julio y del 20 al 22 de julio en la vital vía marítima.

En los últimos años, China ha mostrado su propensión a realizar ejercicios masivos, y a menudo simultáneos, con poca antelación, demostrando su capacidad para movilizar rápidamente un gran poderío militar en respuesta a la amenaza que percibe Estados Unidos en la disputada región marítima.

A lo largo de la última década, China ha construido rápidamente una amplia red de islas artificiales y bases militares que se extienden desde las Paracels en el norte hasta las Spratlys en el sur del Mar de China Meridional.

Pronto, China podría estar en condiciones de imponer una Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ, por sus siglas en inglés) en toda la zona, restringiendo fuertemente la libertad de navegación y sobrevuelo de las potencias rivales, así como de Taiwán.

Con la intención de impedir el dominio de China, Estados Unidos ha incrementado su despliegue naval en la zona marítima. En el marco de las denominadas operaciones de libertad de navegación (FONOPS), los buques de guerra de la Armada estadounidense se han adentrado regularmente en el radio de 12 millas náuticas de las islas reclamadas y construidas por China en la zona.

Múltiples aviones vuelan en formación sobre el USS Ronald Reagan, un portaaviones de la Marina de los EE. UU. en el Mar de China Meridional.

En varias ocasiones, los buques de guerra estadounidenses y chinos han estado a punto de llegar a las manos, situación que se ha visto agravada por el hecho de que Pekín recurra a una armada cada vez mayor de buques paramilitares para hacer valer sus reivindicaciones en el Mar de China Meridional.

Apenas unas semanas antes de la gira asiática de Pelosi, el Pentágono desplegó el destructor de misiles guiados USS Benfold cerca de las disputadas islas Spratly, poco después de que China afirmara haber expulsado al mismo buque de las aguas cercanas a las disputadas Paracels, en la parte norte del mar.

El Pentágono también ha llevado a cabo simulacros cada vez más sofisticados, sobre todo demostrando su nuevo “concepto de portaaviones Lightning” durante el ejercicio conjunto de la Marina y el Cuerpo de Marines de EE.UU. del 30 de marzo al 8 de abril, cuando más de dos docenas de aviones de combate F-35B Lightning II fueron operados desde un portaaviones de asalto anfibio, el USS Tripoli, por primera vez en la historia.

Como dijo un experto al South China Morning Post, la transformación de buques de guerra más pequeños en portaaviones de facto mediante cazas de quinta generación “podría complementar las operaciones de los portaaviones de la Armada de EE.UU. en una zona concreta, o servir como alternativa a un portaaviones si éste no es necesario o no está disponible”.

Para disuadir cualquier agresión china, el Pentágono también desplegó un grupo de ataque liderado por el portaaviones USS Ronald Reagan en el Mar de China Meridional poco antes de la visita de Pelosi a Taiwán.

“Puedo confirmar que el USS Ronald Reagan y su grupo de ataque están ahora en marcha, operando en el Mar de la China Meridional tras una exitosa visita al puerto de Singapur”, dijo el teniente Mark Langford de la Armada estadounidense en un comunicado la semana pasada.

“Como cuestión de política, no discutimos los futuros movimientos de los buques; sin embargo, añadiré que el Reagan continúa con las operaciones normales y programadas como parte de su patrulla rutinaria en apoyo de un Indo-Pacífico libre y abierto”, añadió el portavoz, poco después de que China advirtiera que tomaría “medidas firmes y decididas” en respuesta a la visita de Pelosi.

En medio de las crecientes tensiones en el Mar de China Meridional, Estados Unidos ha intentado tranquilizar a sus aliados del Sudeste Asiático sobre su compromiso con la seguridad regional. El Secretario de Estado estadounidense Blinken se ha embarcado en una gira regional que se espera que le lleve a Filipinas, un aliado del tratado, a finales de esta semana.

Se trata de la segunda reunión de alto nivel entre funcionarios estadounidenses y el nuevo presidente filipino Ferdinand Marcos Jr, que se reunió con la subsecretaria de Estado Wendy Sherman a principios de este año.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos se dirige a Manila.

Se espera que el alto diplomático estadounidense discuta formas de mejorar la cooperación en materia de defensa, incluso mediante la plena aplicación del Acuerdo de Cooperación Reforzada en materia de Defensa entre Estados Unidos y Filipinas, que es vital para los esfuerzos estadounidenses por ampliar su presencia militar en el Mar de China Meridional.

Antes de la visita de Blinken, el Secretario de la Marina estadounidense, Carlos Del Toro, realizó su propia gira regional, reuniéndose con sus homólogos de Tailandia y Filipinas. En Manila, el máximo responsable de la marina estadounidense reiteró el compromiso de Estados Unidos de acudir en defensa de Filipinas en caso de ataques a los buques, aviones y activos estratégicos de este país en el Mar de China Meridional, en virtud del Tratado de Defensa Mutua de 1951 suscrito por ambos aliados.

“Como ha dicho el presidente Biden, si un país viola una pulgada de la soberanía filipina, ya sea en el mar o en la costa o en una isla en alta mar, estaremos allí para apoyar a la nación filipina y al pueblo filipino de todas las maneras posibles”, dijo Del Toro durante su visita a Manila.

Cuando se le preguntó si China seguiría los pasos de Rusia emprendiendo acciones agresivas contra Taiwán o naciones más pequeñas, Del Toro dijo. “Estoy convencido de que los aliados y socios se unirán para hacer lo mismo aquí en el Pacífico”.

Richard Javad Heydarian

5 thoughts on “Las tensiones con Taiwán se desbordan en el Mar Meridional de China

  • el 5 agosto, 2022 a las 16:24
    Permalink

    Para España este es un tinglado en el que no puede meterse. Imposible. Imaginad por un momento a las fuerzas armadas españolas defendiendo el derecho a la independencia de Taiwán. De locos.

    Respuesta
  • el 6 agosto, 2022 a las 01:31
    Permalink

    Nada nuevo, menos la intensidad, que va crescendo

    Respuesta
  • el 6 agosto, 2022 a las 06:25
    Permalink

    En mi criterio, USA se equivoca en UNIR a Rusia, China e Irán.
    Tenia una oportunidad de oro al AISLAR A RUSIA, y disminuirla económica y militarmente, para después enfrentarse a una China solitaria. El embargo a Irán, y la provocación a China va a hacer que esos 3 paises se unan y alteren la victoria del conflicto en Ucrania.
    Irán ya esta suministrando drones a Rusia, China va a necesitar aliados ante una posible guerra con USA, y no va a permitir que Rusia salga derrotada de Ucrania.
    Lo siento por Ucrania, tanto heroísmo y vidas derrochadas por la miopía Yanqui…

    Respuesta
    • el 6 agosto, 2022 a las 16:04
      Permalink

      A veces, el orgullo americano ciega a su gobierno

      Respuesta
  • el 7 agosto, 2022 a las 06:30
    Permalink

    eeuu no tiene mas remedio que fortalecer la defensa misilistica de taiwan, que los chinos entiendan que si invaden pagaran un muy alto precio por tal osadia….lo ideal seria fortalecer a taiwan con los misiles himmars…son moviles precisos y mortales….ademas fortalecer a taiwan con misiles antiaereos El sistema Patriot PAC-3 es un sistema móvil de Defensa aérea que utiliza misiles guiados que simultáneamente enganchan y destruyen múltiples objetivos bajo un ambiente de contramedidas electrónicas…SI TAIWAN rodea la isla con este sistema y los himmars , es muy psoible que china , y el partido comunista chino sean destrozados en el estrecho de taiwan es evidente…

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.