Los sirios quieren ayudar a los ucranianos, citando el sufrimiento compartido bajo el ejército ruso.

Los sirios se están movilizando para apoyar a los ucranianos, compartiendo los conocimientos adquiridos durante años de guerra con las fuerzas rusas, como la supervivencia a los bombardeos, la ayuda a los refugiados y la respuesta a los ataques químicos.

Tanto los ucranianos como los sirios, que buscan responsabilidades por los estragos infligidos por las fuerzas rusas en sus países, sienten que está creciendo un vínculo único entre ellos.

El control del presidente sirio Bashar Assad sobre el poder parecía pender de un hilo tras el estallido de la guerra civil en 2011, hasta que las fuerzas rusas intervinieron cuatro años más tarde, volcando el conflicto a favor del régimen.

“Por nuestra experiencia en Siria, quizá seamos de los más capaces de entender el dolor del pueblo ucraniano”, declaró Raed al-Saleh, jefe de la fuerza de Defensa Civil de Siria, conocida como los Cascos Blancos.

“Los sirios también han vivido los bombardeos, las matanzas y los desplazamientos provocados por las fuerzas rusas.

“El tiempo y el lugar han cambiado, pero la víctima es la misma -los civiles- y el asesino es el mismo: el régimen ruso”, dijo a la AFP.

Durante los combates en Siria, que se han cobrado más de 500.000 vidas, los Cascos Blancos han trabajado como primeros intervinientes, rescatando a miles de personas de entre los escombros de las casas bombardeadas por las fuerzas rusas y del régimen en las zonas sirias controladas por los rebeldes.

El destino del puerto ucraniano de Mariupol, asediado en el sureste del país y escenario de algunos de los ataques más feroces de Moscú, ha suscitado comparaciones con los distritos orientales de la ciudad siria de Alepo, en el noroeste del país.

El antiguo bastión rebelde fue arrasado por ataques aéreos en 2016, durante un asedio de meses.

“Miren la ciudad de Mariupol. Es exactamente lo que hemos visto en la ciudad de Alepo en Siria”, dijo el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky en un foro internacional el mes pasado.

Quería transmitir el mensaje de que “‘Rusia siempre fue un mal actor, Alepo es la prueba de ello y ahora nos toca sufrir a nosotros'”, dijo a la AFP Emile Hokayem, analista del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, con sede en Londres.

Te lo advertimos”.

Este sufrimiento compartido ha impulsado una serie de iniciativas.

Una coalición de grupos ha puesto en marcha la Red Siria-Ucrania (SUN), que ha ayudado a los médicos sirios a viajar a Ucrania, dijo la coordinadora Olga Lautman, una ucraniana que vive en Washington.

“Nos coordinaremos [con] expertos sirios en documentación de crímenes de guerra y ataques químicos”, dijo Lautman a la AFP.

La idea surgió del “deseo de los sirios de utilizar su experiencia para ayudar”, dijo, describiendo el “vínculo” que se está formando entre los dos pueblos.

En el noroeste de Idlib, una de las últimas zonas rebeldes de Siria, los médicos de la Academia de Ciencias de la Salud están formando a médicos y enfermeros ucranianos, según su presidente Abdullah Abdulaziz Alhaji.

Los ucranianos piden sobre todo aprender sobre los ataques químicos, dijo. “Quieren beneficiarse de nuestra experiencia”.

Aunque no se ha confirmado totalmente el uso de armas químicas en Ucrania, durante el conflicto sirio se registraron ataques con cloro o gas sulfúrico, según la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas.

Los socorristas de los Cascos Blancos también están filmando vídeos tutoriales para los ucranianos sobre el tratamiento de las víctimas.

En la frontera entre Ucrania y Rumanía, el sirio Omar Alshakal, fundador de la asociación Refugee4Refugees, ha estado ayudando a los ucranianos que huyen de la guerra.

Y activistas ucranianos y sirios lanzarán el miércoles un “Convoy de Libertad y Justicia” desde París hasta la frontera ucraniano-polaca para mostrar la “solidaridad del pueblo sirio”.

“Los sirios están muy interesados en abrazar la causa de Ucrania porque ayuda a reavivar la desvanecida atención internacional a su propia tragedia y a decir a los occidentales: ‘Os lo hemos advertido, pero habéis preferido mirar hacia otro lado'”, dijo Hokayem.

Responsabilidad

Charles Lister, del Instituto de Oriente Medio, señaló que los activistas sirios han “intentado subirse a esta ola de sentimiento antirruso, para reforzar la causa siria, pero también para fomentar nuevas y significativas relaciones geopolíticas en Ucrania”.

Los líderes de la oposición siria se han reunido con dirigentes ucranianos al margen de encuentros internacionales, y “sus experiencias compartidas han sido un claro motivo de unidad”, dijo a la AFP.

La cuestión más importante para ambos es si Moscú -y en Siria el presidente Assad, respaldado por el Kremlin- rendirá cuentas algún día.

“Si Putin tuvo que rendir cuentas por sus crímenes en Ucrania, esto significa que también tendrá que rendir cuentas por sus crímenes en Siria. Pero si Putin se sale con la suya, el siguiente crimen será sólo cuestión de tiempo”, ha declarado Saleh, de los Cascos Blancos.

El mes pasado, Agnes Callamard, de Amnistía Internacional, señaló que la situación en Ucrania “es una repetición de lo que hemos visto en Siria”.

Muchos han señalado las similitudes en las tácticas rusas en Siria y Ucrania, desde el ataque a las infraestructuras hasta el establecimiento de los llamados corredores seguros y las treguas que pretenden vaciar las ciudades.

Moscú ha demostrado una “falta de principios morales… ya sea en sus acciones en Siria o en Ucrania”, dijo Ivan Cherevychny, residente en la ciudad ucraniana de Zaporizhzhia.

También criticó “la actitud irresponsable de las Naciones Unidas y de los líderes mundiales” ante las dos crisis.

Otros alegaron que varios comandantes que ahora desempeñan papeles destacados en la invasión rusa habían participado en la guerra siria, nombrando entre otros a Alexander Lapin y Alexander Dvornikov, comandante de las fuerzas rusas en Siria en 2016.

“Rusia utilizó Siria como campo de entrenamiento para probar la eficacia de los ataques contra la infraestructura residencial, social y económica”, dijo un destacado abogado ucraniano convertido en combatiente de Kiev, que solo quiso ser identificado como Oleg.

La destrucción de las infraestructuras hace que el país sea “inadecuado para la vida”, añadió.

Lynne Al-Nahhas

5 thoughts on “Los sirios quieren ayudar a los ucranianos, citando el sufrimiento compartido bajo el ejército ruso.

  • el 12 abril, 2022 a las 12:32
    Permalink

    Si Sirios y Americanos quieren ayudar a Ucrania, lo que tendrian que hacer es abrir otro frente de batalla a los Rusos en Siria. Es el momento de echar al carnicero Assad ahora que Putin esta distraido con Ucrania. Putin no puede hacer frente a un conflicto, malamente lo va a hacer con dos. Igualmente habria que apoyar revueltas en Chechenia, Kazajistan, Venezuela y Nicaragua.

    Respuesta
  • el 12 abril, 2022 a las 15:12
    Permalink

    Hoy Putin hablaba en la television rusa de los nobles objetivos de su ejercito en el Donbas y que todos aquellos que se les oponen es que son nazis esto se parece cada vez más a Rebelion en la Granja de Orwell

    Respuesta
  • el 12 abril, 2022 a las 19:26
    Permalink

    Haber figuras, vamos ha leer el articulo sin anteorejeras, “los sirios quieren ayudar a los urcranianos”, creo que cualquiera entiende o deberia entender sin que yo tuviera que decirlo, que esos sirios del titular son los del Consejo Nacional Sirio, Estado Islamico, Frente Al Nusra, Ejercito Libre Sirio, Ansar al islam, Frente Islamico y unos 20 o 30 grupos armados mas, la mayoria de ellos considerados por unos u otros grupos terroristas. Sin duda lo que le haria falta a los ucranianos es que se les metieran estos grupos en su territorio y adios Ucrania.

    Respuesta
    • el 12 abril, 2022 a las 21:52
      Permalink

      Imaginación no te falta campeón. Lo de leer no es tu fuerte. Inventar, parece que si. Médicos, activistas de derechos humanos, Amnistía Internacional. No parecen peligrosos islamistas. O es que el amor a Putin no te deja pensar?

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.