Cómo la Fuerza Aérea de EE. UU. eligió a los pilotos del primer avión furtivo del mundo.

Las escuelas de vuelo de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. tienen fama de producir algunos de los mejores pilotos del mundo.

Pero ni siquiera con ese prestigio, sólo 558 en toda la historia del servicio pudieron ganarse el título de “Bandit”, el nombre que se otorga exclusivamente a los pilotos asignados a volar el avión furtivo de alto secreto F-117 Nighthawk.

Durante los primeros años del programa Nighthawk, en la década de 1980, los pilotos candidatos se seleccionaban de un grupo de pilotos de aviones rápidos. Sólo se tenían en cuenta los pilotos de caza o de ataque con un mínimo de 1.000 horas, aunque se preferían los candidatos con 2.000 o más horas, dada su amplia experiencia de pilotaje.

Según cuenta Warren Thompson en su libro “Bandits over Baghdad”, los responsables del programa stealth buscaron un cuidadoso equilibrio entre el reclutamiento de pilotos con una fenomenal hoja de servicios y el de pilotos conocidos por ir al límite de lo posible, demostrando constantemente su destreza en la cabina de los últimos y mejores cazas multimillonarios del arsenal estadounidense.

Un F-117 aterriza en el Aeropuerto Internacional de Fresno Yosemite, el 15 de septiembre de 2021.

A los primeros bandidos que ya estaban en el programa, tras ganarse su número, se les permitía remitir a sus compañeros pilotos de otras unidades, basándose en evaluaciones críticas de sus habilidades y capacidades como aviadores militares.

Sin embargo, la mayoría de los candidatos procedían de escuadrones de cazas cuyos oficiales al mando tenían instrucciones vagas de elegir a uno o dos de sus mejores pilotos y enviarlos a Arizona para que comenzaran a entrenar en un nuevo fuselaje.

Nadie, incluidos los propios seleccionados, tenía mucha idea de en qué se iban a meter.

El hecho de que este “nuevo” fuselaje fuera en realidad el A-7 Corsair II, un avión de ataque que ya estaba en servicio en las Fuerzas Aéreas desde hacía varios años contribuía a aumentar el misterio.

Los evaluadores del programa Nighthawk eligieron el A-7 por su similitud con el F-117 en términos de manejo, disposición de la cabina y características de vuelo. Una vez concluido el entrenamiento de vuelo, los candidatos se presentaban para una serie de pruebas finales en Nevada.

El 162d Tactical Fighter Group de la Guardia Nacional Aérea de Arizona se encargó de este segmento de la fase de selección en nombre del 4450th Tactical Group. El 4450º fue la tapadera de la existencia del Nighthawk, redactado por la Fuerza Aérea como una supuesta unidad de pruebas de vuelo del A-7.

Un F-117 Nighthawk.

El observador casual, e incluso otros militares que no hayan leído el programa Nighthawk, verían este equipo simplemente como una más de las innumerables unidades aburridas de las Fuerzas Aéreas, aunque en realidad era cualquier cosa menos eso.

Si los candidatos sobrevivían al curso de vuelo del A-7, pasaban las pruebas finales en su nuevo avión y eran aprobados por el cuadro de selección, finalmente se les decía para qué estaban allí realmente: para ser la próxima raza de pilotos de operaciones negras estadounidenses, volando un avión que el gobierno habitualmente negaba que existiera.

El Nighthawk se desarrolló más como un avión de ataque que como un caza, aunque se le concedió la designación “F”, como a otros cazas que la USAF utiliza hoy en día.

Construido para evadir y evitar la detección por radar, el F-117 era el fantasma mortal que los enemigos de Estados Unidos no veían venir ni ir, incluso cuando ya era demasiado tarde y las bombas ya se habían desplegado desde las bahías gemelas del avión.

Todos los futuros Bandidos fueron presentados en persona a su nuevo avión en el campo de pruebas de Tonopah, una instalación militar altamente vigilada conocida por albergar algunos de los proyectos más secretos de la Fuerza Aérea.

Después de extenuantes sesiones en el aula, seguidas de misiones de entrenamiento en simuladores de alta gama, los pilotos eran llevados de vuelta a Arizona, a la Base de la Fuerza Aérea Luke, donde se entrenarían brevemente en el F-15 Eagle, aprendiendo a realizar un aterrizaje “sin alerones”, que simularía la dinámica de manejo del Nighthawk durante las aproximaciones y los aterrizajes.

Un F-117 aterriza después de una misión sobre Irak, el 20 de marzo de 2003.

Después de pasar el reconocimiento, los candidatos recibieron las llaves del F-117 y se les permitió volar por primera vez. Tras su primer solo en el Nighthawk, a cada piloto se le asignó un número y se le otorgó oficialmente el título de “Bandit”.

Como nunca se construyó ningún Nighthawk con cabina doble, los instructores volaban cerca de sus candidatos en aviones de persecución mientras mantenían un contacto constante por radio. Después de otras misiones de entrenamiento nocturnas y diurnas que cualificaban a los pilotos para operar sus aviones en condiciones adversas, siguió una batería de pruebas y evaluaciones.

Para entonces, la clase estaba muy mermada: la cantidad inicial de candidatos disminuía con el tiempo, bien porque los pilotos optaban por abandonar el programa o porque los evaluadores e instructores los dejaban de lado simplemente porque no eran lo suficientemente buenos para volar este avión de siguiente nivel.

Si el candidato tenía éxito en su última ronda de pruebas, se le enviaba a un entrenamiento adicional para que obtuviera la calificación de combate y se le iniciaba como miembro permanente de la comunidad Nighthawk.

A continuación, los pilotos eran enviados a un escuadrón operacional, donde pasarían a volar en audaces misiones en extremo secreto por todo el mundo, desde Panamá hasta Yugoslavia, pasando por Afganistán e incluso Irak.

Desde entonces, el Nighthawk ha sido retirado del servicio, habiendo sido sustituido por el F-22 en su función de avión de ataque furtivo, aunque el número de Bandit se ha limitado permanentemente a 558, sellando para siempre el estatus de estos pilotos como algunos de los aviadores militares de élite de la historia.

Ian D’Costa

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.