Medios de Estados Unidos aconsejan no vender armas a Filipinas.

Dada su ubicación en el Mar de la China Meridional y su utilidad como lugar de estacionamiento de las fuerzas estadounidenses, Filipinas ha podido contar durante mucho tiempo con el apoyo militar de Estados Unidos como elemento disuasorio frente al antagonismo de China. Históricamente, este apoyo ha incluido un flujo constante de transferencias de armas.

Desde 2002, Estados Unidos ha vendido a Filipinas cerca de 900 millones de dólares en armas y ha proporcionado más de 1.300 millones de dólares en ayuda a la seguridad. En febrero de 2021, Filipinas dijo que seguiría adelante con la compra de 15 helicópteros Black Hawk.

Sin embargo, vender armas a países como Filipinas, que tienen un historial desastroso en materia de derechos humanos y un liderazgo caótico, es una receta para el desastre. Ni la venta de helicópteros ni la mayoría de las ventas de armas anteriores tienen ninguna utilidad para disuadir la agresión china. De hecho, continuar con la venta de armas a Filipinas es malo para el país y peligroso para Estados Unidos.

La desventaja más evidente de armar al gobierno de Duterte es que el régimen está utilizando activamente la potencia de fuego estadounidense para matar y encarcelar a su propio pueblo. En 2016, el presidente Rodrigo Duterte dijo a una audiencia televisada que los ciudadanos tenían su apoyo si querían matar ellos mismos a los traficantes de drogas, diciéndoles: “Disparadle y os daré una medalla”.

Desde entonces, como señaló recientemente Amnistía Internacional, miles de civiles han sido ejecutados en ejecuciones extrajudiciales por la policía y el ejército filipinos en la “guerra contra las drogas” de Duterte, muchos de los cuales están armados con pistolas, ametralladoras y rifles semiautomáticos estadounidenses. Duterte también ha utilizado una fuerte fuerza policial respaldada por las recientes entregas de armas en combinación con un bloqueo COVID-19 para ejecutar y detener a más de 30.000 personas que se oponen al régimen.

Ninguno de estos horrores debería ser una sorpresa. Filipinas tiene desde hace mucho tiempo un terrible historial de derechos humanos, que no ha hecho más que empeorar con Duterte. Lamentablemente, a pesar de los intentos ocasionales de detener la venta de armas a Filipinas, el país sigue siendo uno de los cinco principales receptores de armas de mano estadounidenses. Hay casi 2 millones de armas de fuego no registradas en el país, lo que a su vez ha alimentado un vigoroso mercado negro y ha amplificado los problemas de la violencia armada y el desorden en Filipinas.

Desde el punto de vista estratégico de Estados Unidos, no hay ningún beneficio en alimentar los conflictos internos de Filipinas. Ninguna de estas ventas de armas pequeñas o helicópteros Black Hawk tiene valor disuasorio frente a China. En su lugar, Duterte probablemente utilizará este armamento en su draconiana campaña de contrainsurgencia, que ya ha desplazado a más de 450.000 civiles en la isla de Mindanao.

Por otra parte, la venta de armas de Estados Unidos aumenta las perspectivas de un conflicto mortal al convertir a Filipinas en un aliado demasiado confiado. A principios de abril, China envió 30 de sus barcos navales a la zona económica exclusiva de Filipinas en un acto claramente diseñado para intimidar. En respuesta, Estados Unidos reafirmó su compromiso con el Tratado de Defensa Mutua y comenzó su ejercicio militar anual de dos semanas con Manilla.

El portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, reforzó el mensaje públicamente, diciendo a los periodistas que “un ataque armado contra las fuerzas armadas, los buques públicos o las aeronaves de Filipinas en el Pacífico, incluido el Mar de China Meridional, activará nuestras obligaciones en virtud del Tratado de Defensa Mutua entre Estados Unidos y Filipinas”.

La enérgica respuesta estadounidense ha envalentonado a su vez a Filipinas, que ha pedido más transferencias de armas en caso de cualquier agresión china y ha dejado claro que su estrategia principal para resistir a China es que Estados Unidos haga el trabajo.

El portavoz del Departamento de Defensa filipino, Arsenio Andolong, dijo que “a medida que la situación [en el Mar de China Meridional] evoluciona, mantenemos todas nuestras opciones abiertas para gestionar la situación, incluido el aprovechamiento de nuestras asociaciones con otras naciones, como Estados Unidos”.

En 1951, cuando Estados Unidos firmó el Tratado de Defensa Mutua con Filipinas, el riesgo de comprometerse con este país era bastante bajo. China era un país pobre, que se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial y de su propia guerra civil. Simplemente no importaba que China se sintiera amenazada por el apoyo de Washington a Manila. Hoy, sin embargo, China está segura de sí misma, bien armada y es extremadamente sensible -como todas las superpotencias- a cómo van las cosas en su entorno cercano.

Lo último que necesita Estados Unidos es que Filipinas provoque un conflicto con China pensando que Estados Unidos intervendrá para salvarla.

Aunque es evidente que Estados Unidos necesita una estrategia para hacer frente a China, intentar contrarrestar la fuerza regional de China dependiendo de países inestables como Filipinas no debería formar parte de ella. Las ventas de armas a Filipinas hacen poco para disuadir a China, al tiempo que aumentan el riesgo de enredar a Estados Unidos en una guerra que no valdría la pena. Poner fin a esas ventas de armas no sólo reduciría las perspectivas de conflicto, sino que también pondría fin a la complicidad estadounidense con la violencia y los abusos del régimen de Duterte.

Trevor Thrall

10 thoughts on “Medios de Estados Unidos aconsejan no vender armas a Filipinas.

  • el 17 abril, 2021 a las 15:40
    Permalink

    Si nombraran esos “medios”, quizás hasta encontremos cierta relación de negocios e intereses sinocomunista entre medio, por concerniente al tal Trevor Thrall, éste es de los que está en contra de la ventas de armas estadounidenses.

    Respuesta
    • el 17 abril, 2021 a las 16:56
      Permalink

      Me parece que una fuerza armada equipada en Filipinas manda un potente mensaje a china sobre pensarlo bien antes de intentar cualquier cosa.
      Yo que los americanos los armo y dejo que ellos se enfrente con sus armas a China y solo participó de ser necesario.

      Respuesta
  • el 17 abril, 2021 a las 16:37
    Permalink

    Lo retorcido de este artículo es tremendo, asombros lo mismo podríamos aplicarle a china, digo yo, que le vende armas a cada uno que el tufo tira patras o es que china tiene escrúpulos con los derechos humanos en el comunismo totalitario no existen los derechos individuales amigo.

    Respuesta
    • el 17 abril, 2021 a las 22:54
      Permalink

      Que los motivos para no vender a Filipinas harian que los USA no vendieran ni la mitad de las armas que venden, porque fuera de los paises de la OTAN , Corea del Sur, Japon, Australia,y cuatro cosas a Finlandia, Suecia, Austria , Suiza y Nueva Zelanda el resto de las ventas de material USA son a paises tan poco recomendables como Filipinas o peor y algunos son paises que son aliados y amigos de los USA.

      Respuesta
  • el 17 abril, 2021 a las 17:08
    Permalink

    Genial. Los chinos aplauden con las orejas.

    Respuesta
  • el 17 abril, 2021 a las 21:28
    Permalink

    Con respecto a Filipinas, se debe recordar: 1} La centenaria guerra interna que libran el gobierno con la muy minoritaria población musulmana , que se incremento y agravó con la “yihad” sunita, el 2001. 2} El tráfico y lo que es peor el consumo interno de drogas que es espantoso, todo eso fomentado deliberadamente por las “triadas” chinas y la “yacuza”japonesa, esto para ocupar a Filipinas como trampolín para extender sus “negocios “, al resto del pacífico. Estas razones y otras son las explicaciones de porque los EEUU, Australia y otros países son tan “tolerantes” a las barbaridades que dice y hace el actual presidente de Filipinas. Relacionado directamente con lo anterior es bueno tener presente que los fundamentalistas sunitas, tienen una pública y conocida vinculación con la producción y tráfico de drogas { talibanes y estado islámico por ejemplo }.

    Respuesta
    • el 18 abril, 2021 a las 12:17
      Permalink

      Se estima que hay 120,000 muertes y un número incontable de
      heridos y discapacitados a consecuencia de las sobredosis; El surgimiento de “guetos musulmanes” en varias ciudades de Mindanao y en otras partes del país formados por personas desplazadas
      e individuos obligados a abandonar sus áreas de residencia debido a la desaparición de las oportunidades de empleo causadas por el conflicto y las drogas; El tráfico de drogas ilegales y las actividades delictivas generadas por el abuso de sustancias se han convertido en un importante problema de orden público en el área, históricamente LIBRE de estos problemas. no relaciones el islamismo con la drogas porque normalmente suele ser una reacción subversiva a la degeneración social y no su causa.

      Respuesta
      • el 18 abril, 2021 a las 19:03
        Permalink

        Señor Fedayin hice una clara alusión al fundamentalismo sunita, no a la religión musulmana.Estoy plenamente consiente que el problema no es de la religión sino de algunos, que usando la religión, hacen y quieren imponer su criterio. Lamentablemente para conseguirlo necesitan dinero y cuando los aportes no son suficientes se recurre a lo ilícito que genera dinero: producción y tráfico de drogas, armas, personas {especialmente mujeres y niñas}. Todo lo anterior está absolutamente probado por muchas fuentes.Lo que si me llama profundamente la atención es que este problema se sucita principalmente con el fundamentalismo sunita, el fundamentalismo chihita , en poquísimas ocasiones se ha visto involucrado en estos ilícitos, es más en Irán han muertos miles de militares, guardias revolucionarios, gendarmes{ policía iraní}, combatiento a los traficantes de Afganistán desde 1980, situación que ni siquiera los EEUU. a podido desmentir o desconocer y que ha sido reconocida en muchas ocasiones por la ONU.

        Respuesta
        • el 18 abril, 2021 a las 20:40
          Permalink

          Me parece estupendo que sepas diferenciar entre islam e islamismo, pero insisto en que el problema de las drogas en Filipinas no tiene nada que ver con la religión, es algo cultural, antiguo y previo al independentismo islamista, es tan incoherente como si me pongo a comparar entre protestantes y catolicos en base a la pederastia institucionalizada y el consumo de pornografía infantil, incoherente verdad? Todas las mafias del mundo usan las drogas para lucrarse, independientemente de su credo que es respecto al delito totalmente irrelevante, esta mas bien relacionado con la pobreza, la incultura, la falta de oportunidades y quizás con el hedonismo de masas

          Respuesta
          • el 19 abril, 2021 a las 01:22
            Permalink

            Sr. Fedayin me disculpo por no saber expresar bien mi opinión y llevar a confusión. Nunca he intentado relacionar directamente la drogadicción en Filipinas con la religión musulmana, pero hay un factor que como usted muy bien señala es uno de los principales problemas, la pobreza, la incultura, la falta de oportunidades es muy alta en la minoría musulmana y es caldo de cultivo muy fértil para los fundamentalistas islámicos sunies. Estos han mantenido su lucha con el estado filipino hace ya casi 100 años recurriendo al delito para financiarse { piratería y contrabandos de cualquier especie}. A los traficantes de drogas les importa “un carajo” si hay cristianos, musulmanes, budistas { tener presente el triángulo de oro }, solo les interesa producir y vender su porquería y si tienen que aliarse con fundamentalistas religiosos lo hacen sin más, peor aún si esos fundamentalistas consiguen beneficios económicos y políticos de esto. Espero haber dejado más clara mi opinión.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.