Trump anuncia un plan envenenado para aumentar la flota de EE.UU. que no es más que un problema para Biden.

La administración del presidente estadounidense Donald Trump acaba de lanzar una granada de mano a las oficinas del equipo de transición naval del presidente electo Joe Biden.

A sólo un mes del término de Trump, su administración ha comenzado a desarrollar un plan de construcción naval largamente demorado, que tiene pocas posibilidades de sobrevivir a los presupuestos de Biden, pero que podría dar forma a las expectativas en el Pentágono y el Congreso y resultar en una controversia evitable.

No es que el plan, que reduce la construcción planeada de grandes naves de guerra a favor de naves más pequeñas y robóticas, sea malo. De hecho, refleja el amplio consenso entre los expertos navales de que la flota de los EE.UU. necesita crecer y extenderse para poder luchar contra la propia flota de rápido crecimiento de China.

Pero la forma en que Trump está lanzando su plan de flota en realidad socava el fuerte consenso bipartidista sobre la construcción naval. Trump durante años casi ha ignorado a la Marina. Sólo después de perder su reelección, su administración se preocupó de esclarecer un plan para el crecimiento de la flota.

Lo que hace obvio que el objetivo de Trump no es ayudar a la Armada, sino interferir con el presupuesto y la planificación de Biden. “Este es un buen plan que me gusta mucho”, dijo Bryan McGrath, director de la consultoría naval del Grupo FerryBridge en Maryland. “Sólo lamento que se desperdicie en esta táctica política barata.”

La Marina durante años ha vacilado entre los planes de la flota. La incertidumbre se profundizó bajo Trump.

Trump hizo campaña con la promesa de aumentar la flota de primera línea de unos 280 grandes buques de guerra en 2016 a 355 para el 2030, todo ello en un esfuerzo por mantener el ritmo de la propia construcción naval sobrealimentada de China.

Técnicamente, fue la administración saliente del presidente Barack Obama la que, a finales de 2016, propuso por primera vez una flota de 355 buques. Pero Trump defendió la idea. Por un corto tiempo, al menos.

En cualquier caso, la promesa de Trump resultó ser una promesa vacía. Cuatro años después de su mandato, la Marina sólo tiene 296 barcos grandes. En 2019 Trump incluso empezó a desviar fondos para la construcción de barcos de las arcas de la Armada a su esfuerzo multimillonario para construir un muro a lo largo de la frontera sur de los Estados Unidos.

El plan de flota de Donald Trump.

Durante dos años el departamento de la Marina de Trump no presentó un plan anual de construcción naval de 30 años, como lo ordenó el Congreso. Poco antes de que Trump lo despidiera a principios de noviembre, el Secretario de Defensa Mark Esper encargó al Instituto Hudson de Washington, D.C. que elaborara un plan extraoficial para aumentar la flota a 581 barcos, principalmente añadiendo pequeños buques robóticos.

El plan real de Trump para la flota de última hora, que la Oficina de Administración y Presupuesto anticipó hoy, hace crecer la flota a 333 barcos de primera línea para el 2026 – una cifra que incluye 21 barcos sin tripulación. La Marina continuaría creciendo hasta finales de los años 2020 y 2030, alcanzando finalmente el objetivo de 355 buques en 2031, según el plan.

El problema está en los detalles, por supuesto. El plan de Trump reduce los destructores y cruceros, hace una pausa en la construcción de portaaviones y cambia los grandes buques anfibios por un número casi igual de pequeños buques anfibios. Sólo unos pocos tipos de buques representan la mayor parte del crecimiento proyectado, a saber, fragatas de misiles, transportes de catamaranes, buques de logística y corbetas y submarinos robóticos.

No es difícil imaginar que la administración Biden se adhiera más o menos a las líneas generales del plan de Trump, aunque es probable que haya una enorme presión del Congreso y de los grupos de presión de la industria para seguir construyendo buques más grandes y, para los astilleros, más rentables.

Dicho esto, el alto coste del plan de Trump -47.000 millones de dólares además de los presupuestos proyectados hasta 2026- podría causar cierto dolor en la nueva administración al abordar el daño económico de la actual pandemia de coronavirus.

Y si Biden invierte menos de los 47.000 millones de dólares adicionales en la construcción de barcos, sus oponentes políticos podrían pintarlo como el presidente que descuidó a la Marina. Mientras que en realidad, ha sido Trump quien ha dejado la flota a la deriva.

“Cinco semanas antes de que una nueva administración asuma el cargo en medio de una pandemia mundial cuyos requisitos de emergencia aún no han sido contabilizados en el presupuesto a largo plazo, este plan tiene el hedor de la estrategia política ‘demasiado bonito a la mitad'”.

En resumen, Trump ha desperdiciado años sentado en un plan de flota bastante decente y finalmente lo ha publicado sólo después de que su administración no puede ejecutarlo realmente, y en ese punto representa simplemente un cínico intento de hacer estallar la propia planificación naval de Biden.

David Axe

8 thoughts on “Trump anuncia un plan envenenado para aumentar la flota de EE.UU. que no es más que un problema para Biden.

  • el 11 diciembre, 2020 a las 10:54
    Permalink

    Hasta el ultimo dia Trump la va a liarnos una le quedan poco más de cinco semanas y cada dia va a hacer una peor

    Respuesta
    • el 11 diciembre, 2020 a las 13:11
      Permalink

      Tenía que aumentar la flota,además es dinero que se traduce en reactivación y creación de puestos de trabajo.

      Respuesta
      • el 11 diciembre, 2020 a las 13:33
        Permalink

        Ya pero ese argumento solo lo esgrimes con los USA, para Europa utilizas el comprar el armamento en los uSA.
        Y quien ha incumplido es Trump ahora la proxima administración no podra cumplir el plan de Obama.

        Respuesta
        • el 11 diciembre, 2020 a las 22:21
          Permalink

          Cuando he dicho que solo se compre armamento estadounidense, lo que he criticado son las malas prácticas del eje franco-alemán,

          Respuesta
          • el 12 diciembre, 2020 a las 01:07
            Permalink

            Por supuesto que si y no solo eso si no y por partida doble que tambien incluyes la aceptación como dogma de todas las decisiones USA.

        • el 12 diciembre, 2020 a las 15:01
          Permalink

          Asociación y cooperación en un marco extenso,con nuestros socios de la OTAN, y por cierto, nuestros intereses deben estar primero,En todo caso, es indiscutible que el desarrollo de la industria de defensa,con muy pocas excepciones, necesita apoyarse en la cooperación internacional,sea europea, estadounidense o asiática

          Respuesta
  • el 11 diciembre, 2020 a las 11:00
    Permalink

    Pues este es el modus operandi de este tipo de personajes.
    miedo me da lo que podrían llegara a hacer sus imitadores de tercera clase en países europeos, llegado el caso.

    Respuesta
    • el 11 diciembre, 2020 a las 12:12
      Permalink

      Por suerte con la salida de Trump pierden un apoyo importante, les queda Putin que no es poco, las grandes crisis son caldo de cultivo del populismo, de un lado o de otro , y además tienen apoyo desde el exterior pues la tienes liada.

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com